Los sueños que se cumplen

Alberto Reveles

Cuando somos niños estamos tan lejos del pesimismo que todo nos resulta fácil de hacer, podemos cuestionar a cada niño de 5 o 6 años con la siguiente pregunta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande?, en segundos te darán su respuesta con mucha más seguridad que la que tenías en tu
primer día de trabajo después de egresar la carrera profesional.

Reflexionando un poco seguramente de niño respondiste esa pregunta y tal vez no recuerdes la respuesta o no la quieras recordar. También estoy seguro que tuviste sueños que no se han concretado o que quizá ya salieron de los planes porque te «lesionaste la rodilla».

Si no estás haciendo nada por conseguir algo especial o algo fuera de lo común, te invito a que te des un espacio de 15 minutos para que sueñes despierto, que te hagas muchas preguntas al respecto y te pongas a soñar sobre lo que quieres conseguir o como quisieras que fuera tu vida en
los próximos años.

Si ya estas trabajado en hacer realidad tus sueños te recomiendo que lo hagas como un proyecto de trabajo, como si fuera parte de tu desempeño laboral el cual va a ser entregado a tu jefe o a un cliente. Esto incluye hacer una lista, clasificarlos por temporalidad (largo, mediano y corto plazo),
definir objetivos cortos, simples y ponerles fechas de realización, conocer a los involucrados, rendir cuentas y mucha acción, por mencionar algunos elementos.

Cuando vamos cumpliendo esos anhelos nos vamos diferenciando del resto, comenzamos a ser otras personas, identificados por esa pasión por ejemplo personas que corren maratones (runners), compositores, músicos, lectores, etc. En otras palabras, dejamos de ser los típicos, los comunes que por nuestras acciones laborales nos etiquetan o identifican la mayor parte del
tiempo, el ejecutivo de aquel banco, el gerente de aquella tienda departamental, el carnicero de la esquina.

Sin embargo, si perteneces al segmento de personas cuya actividad profesional es aquello que soñaste, todo mundo te recordará porque lo harás con pasión y siempre darás un plus en la atención y servicio, transmitirás ese gusto por la actividad que desempeñas y considero que eso es lo mejor que te puede pasar, el hecho de que nos levantemos todos los días sabiendo que iremos a hacer lo que más nos gusta, que ayudaremos a muchas personas en nuestro ramo y que además nos van pagan por ello, es algo que todo mundo deseamos.

Los sueños por lo general vienen acompañados de pasión y de energía por realizarlo, también debes saber que los sueños son personales, intransferibles y de autogestión, así que lo más seguro es que inicies solo y termines solo, nadie va a trabajar por tus sueños podrá existir colaboración
por parte de personas de tu entorno, pero eres tú el que debe estar todos los días a por ello.

Los sueños a partir de hoy deben significar metas, acciones llenas de pasión y optimismo, anhelos, deseos, pero por encima de eso es que son posibles, a la mayoría de las personas nos pasa que le damos prioridad a las cosas cotidianas, en lugar de priorizar aquello que hemos deseado desde
pequeños.

Es momento de retomar planes, organizar, prepararse, aprender y como dice Richard Bach, “rechazar todo lo que nos limite” para ser diferentes del resto.

Justicieros excluidos Lambiscones incluidos.

Fabiola Serratos


Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, pero existe una línea delgada entre el agradecer por un servicio y cegarnos ante la realidad por ser beneficiados con atenciones particulares.

Los servidores públicos en sus reuniones (permítanme agregar el “NO TODOS” para no herir susceptibilidades) piden el trabajo en equipo y entre apoyos exclusivos se van formando los populares consejos sociales. En las últimas semanas vía grupos de WhatsApp hemos visto cómo son excluidos ciudadanos que no caen en la adulación o son constenmente un dolor de cabeza al pedir su participación. Muchas han sido las demandas a jefes, coordinadores y directores que aseguran ignoran y limitan a las personas que exigen constantemente se cumpla con el trabajo.

“Recordemos y no olvidemos la función y finalidad de un consejo social”
Mientras unos dicen que son participaciones ciudadanas otros aseguran que son redes políticas. Lo cierto es que hemos visto desfilar a muchos ciudadanos traidores a su comunidad brincando de un partido a otro buscando benéficos personales y los verdaderamente interesados en la participación de la comunidad se ven envueltos en constantes trabas.

Y es que nuestro municipio parece un campo de batalla donde los grupos políticos pelean por tener el control y la razón. Un escenario donde vemos servidores que no apoyan a grupos contrarios como ciudadanos que se aferran a la grilla (nada les embona -dicen-) Las únicas afectadas son las personas que siguen en el olvido, ignoradas y con trabas para poder levantar la comunidad. Porque incluso ya dentro de los consejos también se les va gran parte del tiempo pidiendo comprensión para los servidores que no hacen como debieran su trabajo.

Justificar a un servidor nos convierte en gran parte del problema y si como consejeros no comprenden que el trabajo en equipo que ellos piden no implica estar siempre de su lado, sino el de la misma comunidad nunca veremos realmente un avance.
¿Usted que opina de los consejos sociales?
¿Están realmente del lado de la comunidad?

Sangre de mi sangre, un tejido monumental para hacer conciencia

Karen Ortega/Guadalajara

En la avenida Vallarta como cada domingo desde hace algunos años se desarrolla la vía recreativa, donde familias conviven y se divierten, a la par, algunas personas y grupos civiles desarrollan actividades que se pueden apreciar a lo largo del trayecto, pero es en el llamado Parque Rojo donde cerca de cerca de 15 personas, en su mayoría mujeres tienen entre sus manos hilos de color rojo que enlazan para formar una red de tejido con un significado profundo.

En las pérgolas de este parque en punto de las 11:00 horas del pasado domingo 26 de enero se llevó a cabo la quinta sesión de tejido colectivo, que forma parte del movimiento titulado “Sangre de mi sangre” impulsado por el Colectivo Hilos, un grupo de mujeres sin fines de lucro que desde hace años han buscado por medio de una actividad tan sencilla como lo es el tejer, la denuncia de algunos de los tantos problemas sociales.

Desde el lanzamiento de la convocatoria abierta para formar parte de este proyecto en el pasado mes de diciembre, se estima que han participado cerca de 140 personas, sin embargo, las integrantes del colectivo hacen mención que el mayor interés por colaborar ha provenido de personas extranjeras, nativas de España, Suecia, Francia por mencionar algunas. El objetivo, de generar un tejido monumental para concientizar sobre el tema de la violencia en México, un problema tan preocupante desde hace años. Se busca la restauración del “tejido social” que, en los últimos tiempos por diversos factores, nos han llevado a la deshumanización y enajenación ante múltiples situaciones, en su mayoría nocivas.

La elección del color rojo en los hilos provenientes de Bangladesh en donativo para este movimiento, es para hacer referencia a la sangre derramada por cada mujer asesinada y por los más de 61 mil 637 desaparecidos de nuestro país.

Con el tejido monumental se busca crear una “mancha roja” que cubra a los asistentes a la “Procesión” agendada para el mes de marzo (fecha por confirmar) para hacer conciencia de que todas las personas que han padecido el horror de la violencia en nuestro país, así como el sufrir de miles de familias por saber ¿Dónde están?, son una gran carga social en la que de cierta forma todos estamos involucrados.

A los amigos, Justicia y Gracia

Alfonso García Sevilla


El primer mandatario, Andrés Manuel López Obrador, desde su campaña prometió qué de ganar la elección presidencial, acabaría con la corrupción, cáncer que ha carcomido las estructuras de las instituciones del país y que se ha arraigado en la cultura popular del mexicano.

De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción 2019 de Transparencia Internacional, México es aún la nación peor evaluada entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en la posición 36 de 36 países miembros.

Rescato el hecho de que se mejoró un punto (ante los datos y la inercia de un lustro en tobogán, es un respiro saberlo) en comparación al 2019, sin embargo, es primordial que se den más señales de que el combate a la corrupción no se debe de quedar en el discurso, que esta administración efectivamente va con todo para, al menos, seguirla conteniendo.

Pendientes hay varios que deben de resolverse con sanciones severas, y que el mandatario mediáticamente ha señalado, desde los culpables del huachicoleo en todos sus niveles, la presunta corrupción en el fallido aeropuerto de Texcoco, el caso Odebrecht, y, entre muchas otras más, la reciente crisis por el desabasto de medicamentos, de la cual el propio AMLO justificó: «No querían dejar el negocio y no quieren dejar de robar, pero se tienen que acostumbrar a la nueva realidad, ya no hay corrupción, todos a portarnos bien, a actuar con rectitud e integridad».

Señalamientos ha hecho muchos, acciones de fondo para dar certeza de que se combatirá, pocas. Lamentablemente el caso de las propiedades descubiertas a su director de la CFE, Manuel Bartlett por 800 millones de pesos y el pronto carpetazo por la Función Pública, en similitud con el caso “Casa Blanca” de Peña Nieto, así como la reciente exoneración y compra de medicamentos a una de las empresas del ex súper delegado de Jalisco, Carlos Lomelí, por 128 millones de pesos, nos dejan ver que se seguirá con el doble discurso de “A los amigos justicia y gracia; a los enemigos la ley a secas”.

AMLO debe entender que la popularidad que goza principalmente está sustentada en su reiterado discurso en contra de la corrupción, de la “mafia del poder”, de los saqueadores del país, donde prometía combatirla y como lo dijo, “barrerla como las escaleras, de arriba hacia abajo» y a un año de su gestión, se ven pocos avances de acuerdo a la magnitud por él reconocida, del problema.

Espero y sinceramente, no sea otro sexenio perdido en la lucha contra la corrupción.

Gracias Kobe

El legado de Kobe Bryant va más allá de la duela, su ejemplo es de vida

Alberto Reveles/Tlajomulco

Para los que somos aficionados del basquetbol es lógico que nos enteramos del fallecimiento de uno de los más grandes jugadores de la NBA, pero para los que seguimos de cerca al jugador de los Lakers no solo se fue un basquetbolista de ejemplo, sino que se perdió la vida de un legendario ejemplo de superación, motivación, disciplina y mentalidad de triunfo.

Muchas veces nos vemos superados por la carga de trabajo y no destinamos el tiempo para mejorar diversos aspectos de nuestra persona, “Black Mamba” nos deja muchas lecciones de vida, yo me quedo con dos situaciones que en lo personal me dicen bastante:

  1.  La pasión, motivación, compromiso, disciplina y mentalidad de triunfo, todo esto y quizá más es lo que reunió para conseguir los 5 campeonatos de la mejor liga del mundo, y ser el cuarto máximo anotador de la misma. La pasión que se le aplica a cada acción que hagamos nos dará un resultado multiplicado, para esto se debe trabajar, Kobe era de los jugadores que entrenaba fuerza y técnica más horas que el resto del equipo, no es que hubiera nacido con esas habilidades, trabajo mucho tiempo para desarrollarlas. Eso podría decirnos que para actividades más complejas en la vida profesional y llevarlas a un nivel de competencia como al que él estaba sometido, se debe trabajar mucho y en muchos conceptos para conseguir resultados competitivos.
  • La resiliencia después de sus primeros 3 campeonatos tuvo una lesión de rodilla que lo dejaría fuera de las canchas, sumándose una demanda en su contra por agresión sexual a una empleada del hotel donde se hospedaba durante su recuperación. Kobe supera esa situación a pesar lidiar con un proceso de divorcio con su esposa que no culmino. A veces nos rendimos antes de tiempo, queremos prematuramente es que arrojar la toalla y él nos demostró con hechos que cuando se quiere recuperar algo que injustamente pudiera ser arrebatado hay que luchar y aferrarse para no perderle y más cuando se trata de la familia.

Partidos políticos en 2020

Tiempo de contar…

“La mayor parte de la opinión pública más que distinguir a los partidos por sus nombres, los distingue por el nombre de sus líderes, lo que demuestra es un nivel de personalización muy alto y alarmante para el futuro de una democracia representativa” -Guillermo O’Donnell-

Quirino Velázquez

Es innegable que el proceso electoral de 2018 fue una elección crítica, todavía está por verse si la nueva clase gobernante logrará dar continuidad a su proyecto político para realmente llevar a cabo una nueva era política en el país, o si solamente fue una elección desviada. Sin embargo, a partir de un ejercicio analítico sobre los partidos políticos no es descabellado aventurase a señalar que se está en la antesala de un nuevo sistema de partidos.

Si bien es cierto que aquel proceso electoral modifico los equilibrios en el sistema de partidos. El surgimiento de un partido que podría convertirse en hegemónico (MORENA), el debilitamiento de las que fueran las tres principales fuerzas políticas en los últimos veinte años (PAN, PRI y PRD) y el probable registro de nuevos partidos, por lo menos modificará el funcionamiento del sistema de partidos.

Por otra parte, muchos piensan y dicen que los partidos políticos no sirven y que eso ha quedado demostrado durante los últimos años. Lo que, si es cierto es que desde hace tiempo pocas instituciones han sufrido un desprestigio tan fuerte como los partidos políticos que se supondría representan uno de los pilares más importantes en los que se asienta nuestra democracia.

El malestar hacia los partidos es grande y ha sido bien ganado. Si bien tomó años el poder construir un sistema que permitiera la competencia entre diferentes fuerzas políticas, al lograr cierto equilibrio entre tres partidos tradicionales, estas fuerzas prefirieron enfrascarse en sus dinámicas internas que en atender los cambios de la sociedad que les mantenía en el poder. PAN, PRI y PRD llegaron a aglutinar más del 80% de la votación total, el resto de los partidos gravitaron alrededor de ellos durante casi 20 años y estuvo en sus manos la construcción del Estado mexicano que conocemos hoy en día, con todos sus aciertos y sus muchísimas fallas. No es extraño entonces que estos tres partidos (PAN, PRI y PRD) se encuentren en crisis internas tan graves después de la elección que les arrojó de su zona de confort.

Pero el problema no se restringe a los tres mencionados, sino que de fondo todos los partidos que hay, en este inicio del 2020, en México están teniendo dificultades muy grandes para poder decirse representantes de los intereses y confianza de (por lo menos) una parte de la ciudadanía.

De entrada, hay que plantear que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se ha desfondado por sus pugnas internas y carencia de liderazgos (los Chuchos dejan mucho que desear), lo que apunta a que se mantenga, si acaso, en un espacio marginal para las elecciones federales del 2021 (independientemente de que decida ceder su registro a un grupo de cuadros de la dirigencia priista que han renunciado a la militancia en el tricolor) porque carece en su mayoría de una base social que le aporte un nuevo electorado para reposicionarlo como el representante de la izquierda mexicana que era. En Jalisco, el sol azteca está más muerto, es decir, putrefacto.

El Partido Acción Nacional (PAN) se debate, de igual forma, en diferencias de percepción y de criterio, razón por la cual no ha podido materializar la unidad, que sigue siendo una asignatura pendiente. La detención de quien fuera secretario de Seguridad Púbica con Felipe Calderón y director de la Agencia Federal de Investigación, que pretendió emular al Federal Bureau of Investigation de Estados Unidos, Genaro García Luna, ha pegado en la línea de flotación de la derecha mexicana, que continúa pasmada ante ello y seguramente lo seguirá estando, con el efecto dominó que esa detención en Estados Unidos ha traído consigo.

Al PAN le ha sido imposible desmarcarse de los gobiernos del “bembo” Vicente Fox y “comandante borolas” Felipe Calderón, que no son precisamente activos, sino pasivos para el histórico partido de la derecha mexicana. Y, más todavía, si García Luna resulta culpable de los delitos imputados la situación para el PAN se volvería de pronóstico reservado. Ese pasivo, más los que se vayan sumando en el corto y mediano plazos, colocará a los panistas en una posición compleja para seguir siendo competitivos en los comicios de 2021. Además, Acción Nacional no solamente enfrenta fuertes divisiones internas, sino que tiene ante sí la eminente aparición del partido político México Libre, con el cual rivalizará por capturar a los votantes que se ubican a la derecha del espectro político, que tendrá entre sus seguros liderazgos al “comandante borolas” Felipe Calderón y a Margarita Zavala, actores que por su peso específico atraerán a militantes panistas inconformes. El blanquiazul en Jalisco se encuentra en un estado muy crítico de salud (semi muerto) absorbido por el Alfarismo.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), por su parte, vive una crisis sistémica a raíz de los diferendos surgidos por la unción del gobernador con licencia de Campeche Alejandro “Alito” Moreno como presidente de su Comité Ejecutivo Nacional. Que además no solamente carga con una elevada percepción de corrupción, también pareciera que sus liderazgos no se han recuperado del duro golpe propinado por Morena en julio de 2018 y no saben hacia dónde conducir el partido. En su calvario, también ha sufrido abundantes escisiones que lo hacen ser una inviable alternativa para recuperar el poder. En Jalisco, el PRI parece ser más espectro que un instituto político.

El Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no es en el sentido estricto un partido político, sino una alianza de diversos movimientos y actores políticos, cuyo principal referente sigue siendo el presidente AMLO, por lo que es previsible que siga atrayendo a actores, fundamentalmente locales que se han movido en otras fuerzas políticas, que busquen un espacio con posibilidad de triunfo político.

La condición preocupante en Morena es que, si las historias de agravios al interior son ciertas, entonces se verá un proceso de lucha interna que derive en un proceso de división y descomposición paulatina, como la que vivió el PRD desde su fundación. Morena hasta hace poco ha exhibido una política de cerrazón, división y resta, justo al contrario de lo que debe hacer un partido que ha ganado el gobierno de la República. Sólo comentaré que le pidan a Dios para que no se les vaya AMLO porque si se va “adiós mi gabán”. En Jalisco, a los morenos no se le ve ni pies ni cabeza.

El Partido Movimiento Ciudadano (MC) si bien parece que ha llevado a cabo un proceso de “entreveramiento generacional” al que se refería el ideólogo priista Jesús Reyes Heroles. La palabra de su “líder” de facto Dante Delgado todavía es definitiva, también lo es que Clemente Castañeda, piensan con cabeza propia y sus prendas profesionales los avalan como líder emergente con formación.

Movimiento Ciudadano quiso marcar una línea clara para alejarse de los partidos tradicionales como PAN, PRI o PRD. Pero en Jalisco no se ve así. La violencia (que se insiste en que la culpa fue de los gobiernos anteriores) y algunas políticas públicas fallidas del gobierno lo mantiene, supuestamente, como uno de mediana popularidad (media tabla para abajo) en México. El partido naranja en Jalisco, aún con la aparente baja de popularidad de sus gobiernos, tiene, si no se equivocan, con que competir.

De la demás chiquilla (PT, PVEM, PES etc) les cuento en otra ocasión.

Así también se espera que, a nivel nacional, nazca a la vida jurídica el partido del expresidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, México Libre, tocado por el efecto de la detención de García Luna por presuntos nexos con el narcotráfico. Aun así, México Libre busca atraer el voto del PAN. En Jalisco aún no se le ve presencia.

Del mismo modo, el Partido Redes Sociales Progresistas, que encabeza Fernando González, el yerno de la maestra Elba Esther Gordillo, ha logrado hacer un efectivo control de daños después de haber sufrido una lucha intestina protagonizada por su exlíder Juan Iván Peña. Tampoco en Jalisco aún se le ve presencia.

A nivel estatal se perfilan dos nuevos partidos políticos «Somos un Bosque o el del Arbolito» como se le conoce al posible partido político estatal Futuro, impulsado por el ex diputado Pedro Kumamoto y la agrupación «Hagamos», ligada a la Universidad de Guadalajara. Ambos aún no merecen mayorees comentarios.

Lo cierto es que ningún partido es perfecto ni monolítico, ninguno está exento de rivalidades internas, intrigas, incongruencias, oportunismo, corrupción, ni liderazgos torpes o irresponsables. Ninguno. Pero sin una pluralidad de partidos relativamente fuertes y estables, la democracia es inviable. Así lo demuestra la experiencia desde que existen los regímenes democráticos.

Pero también es cierto que la evolución política en México se caracteriza por la momificación de los partidos políticos, proceso que impone una narrativa con un cuestionamiento de fondo: ¿hasta dónde llegará la simulación y el inmovilismo de los partidos, que, sin compromiso social, siguen al garete?

Las condiciones políticas están dadas para que los partidos políticos resurjan desde la democratización de sus estructuras, la fuerza vital de sus militantes y el valor de la dignidad humana, argumentos primigenios que han perdido y que hoy expresan en este sórdido sigilo inaudito, que los tiene en la oscuridad y como auténticas momias. A ver que pasa…

Mientras tanto, bien lo decía el que fuera un destacado politólogo argentino Guillermo O’Donnell: “La mayor parte de la opinión pública más que distinguir a los partidos por sus nombres, los distingue por el nombre de sus líderes, lo que demuestra es un nivel de personalización muy alto y alarmante para el futuro de una democracia representativa”.

Cindy la Regia

La rutina se rompe y la vida cambia

Por: Ángel Cárdenas

En algún lugar de Monterrey más específicamente en San Pedro, vive Cindy quien es considerará como la chica más fresa que jamás existió, a unos días de poder llegar a formar ese lazo con su pareja y ser una mujer casada, opta por cancelar el compromiso con su novio mismo que alguna vez vio como un «Partidazo».

Ahora en la amplia ciudad de México se encontrará con nuevas amistades que nunca imaginó, además de situaciones complicadas que finalmente le harán comprender que creyendo en ella misma puede llegar a tener posibilidades con su persona, las cuales antes hubiese considerado imposibles.

Duración: 109 minutos

Clasificación: B15

Tema: Comedia romántica

Selecta protagonista: Entre más de 100 actrices para encontrar a la indicada, Cassandra Sánchez Navarro fue finalmente la elegida para el personaje.

Salida del papel: La película se basa en una tira cómica que mantiene el mismo nombre del filme.

Con followers: En Twitter el famoso personaje cuenta con más de 400, 00 seguidores a la fecha.

Convierte tus propósito en un hábito

Alberto Reveles

Todos los años en los días de inicio y con la emoción de arrancar con nuevos objetivos o propósitos tenemos la idea de implementar nuevos hábitos para nuestra vida, para esto nos pronunciamos los propósitos nuevos, los propósitos repetidos que no fueron cumplidos en años pasados y algunos otros contagiados por nuestras amistades.

Sin embargo, al ser ideas las que tenemos se quedan en representaciones mentales de lo que queremos lograr, inclusive hasta casi sentimos el dolor muscular que viene después de ejercitar cualquier musculo, porque siempre nos proponemos una vida saludable que implica ejercicio y buena alimentación.

Por otro lado, los hábitos son conductas que se adquieren por la practica constante y una vez formados y desarrollados se vuelven parte de la vida diaria del ser humano. Y aquí cabe la pregunta, ¿Qué es aquello que hacemos de manera habitual?, una vez que lo identifiques te darás cuenta que los hábitos forman o deforman personas.

Por lo anterior, los expertos recomiendan que al iniciar con nuevos hábitos los relaciones con un motivo, con algo que de verdad te apasione porque de ese modo te mantendrás puesto en acción de manera ininterrumpida; por ejemplo, cuando a una persona que padece de “altos niveles de colesterol”, se ve motivada a hacer ejercicio cardiovascular, porque quiere recuperar su estado de salud y lo más probable es que después de librar el padecimiento adquiera el hábito del ejercicio cardiovascular, conozco muchas personas con diferentes hábitos adquiridos después de diferentes padecimientos.

La salud es un buen motivo para cambiar hábitos, pero podemos tener listas muy grandes de motivos y así adquirir hábitos nuevos en temas de educación, convivencia, afectivos, mentales, higiene, recreativos, etc.

Dos recomendaciones más, la primera es que este año te propongas a dejar un hábito que pueda ocasionarte algún daño, por ejemplo: tomar menos o dejar de tomar bebidas alcohólicas, y/o fumar menos o dejar de fumar, sobre todo si padeces alguna enfermedad crónica; la segunda es que inicies con un hábito nuevo de preferencia en beneficio a tu persona, dedicándole poco tiempo, por ejemplo: hay quien lee solo 5 minutos al día, sí solo invirtieras 5 minutos en leer de los 1,440 que tiene, con este tiempo podrías leer hasta 14 libros al año, o caminar 1 km en 10 minutos y con solo 10 minutos de tu día podrías caminar 365km en el año.  

Por último, te comparto una frase de uno de los jugadores más grandes y legendarios de la historia del Basquetbol Michael Jordan, “paso a paso, no concibo otra manera de lograr las cosas”, los hábitos no están precargados en nuestra personalidad los vamos adquiriendo y desarrollando a lo largo del tiempo de vida, y tú ¿Cuáles tienes en lista?.

Funcionarios mediocres

Fabiola Serratos

Resulta que en semanas anteriores varios medios de comunicación expusieron el problema de los servicios en zona valle. A lo que casi enseguida respondieron algunos funcionarios públicos justificando nuevamente la falta de atención. Y es que algunos servidores han llegado a un cinismo tal que de fotografías y juntas vecinales hacen alarde de un trabajo excelente, cuando sabemos es incompleto o mal hecho. 

Sabemos de la carente educación que la mayor parte de los servidores y funcionarios tiene. Pero exponer su ignorancia y mediocridad en sus redes sociales es terrible, pues nos deja en evidencia la clase de gobierno que tenemos.

Una funcionaria pública recalca “que no es el gobierno sino la gente cochina que ha decidido vivir así”

Misma gente cochina que en su momento sirvieron como acarreados para el partido que hoy gobierna y ella trabaja. Es muy común que los servidores digan que mientras se tenga buena voluntad no son necesarios los estudios y supongo que desde ahí comenzamos a ver las prioridades de que quienes están encargados de nuestro municipio. 

La buena voluntad surge de la experiencia y esa no siempre es lo correcto para los demás. Sería primordial conozcan como mínimo ética e historia y comprendan que un gobierno no solo tiene como trabajo el recoger basura y posar en fotos.

-Es obligación de todos los gobiernos crear los escenarios y sistemas que ayuden al progreso de sus comunidades.

Es absurdo y ridículo que los funcionarios no conozcan como mínimo una teoría de sistemas que les haga entender la verdadera función de su cargo. No son activistas, no son reyes ni mártires sacrificándose por su entorno, son representantes y organizadores de un municipio y quizá no lo han comprendido porque no tienen ni idea de lo que implica gobernar, se han quedado en las labores comunitarias con las que “chapulinearon” al hueso. 

Últimamente en todo el país, las redes sociales se han visto abarrotadas de comentarios clasistas misóginos, homofóbicos y racistas por parte de funcionarios públicos. Tlajomulco no ha sido la excepción pues la gran mayoría de nuestros representantes o empleados parecen más influencers que verdaderos y coherentes servidores. Y dirán que dentro de la vida personal cada quien puede exponer lo que le plazca. Pero lo cierto es que desde la intimidad uno puede conocer realmente a quienes nos representan y si sus principios son tan reales como predican o como tenemos conocido en la política son viles máscaras publicitarias.

Que un ciudadano promedio se aferre a la libertad de expresión como permiso para decir falacias es un tanto entendible. Pero que un funcionario pretenda justificar sus opiniones con tal cosa es imperdonable.

Cómo evaluar buenos gobiernos

Alfonso García Sevilla

La Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico define a los buenos gobiernos como aquellos que cumplen con las siguientes características:

Participación, Legalidad, Transparencia, Responsabilidad, Consenso, Equidad, Eficacia y Eficiencia y Sensibilidad. Cumpliendo lo anterior, se asegura que la corrupción será mínima, y el proceso de la toma de decisiones se hace buscando el consenso de todos, tomando en cuenta a la minoría y sus peticiones, así como a la voz de los más desfavorecidos.

También se trabaja para implementar políticas públicas de estado que garanticen cubrir las necesidades presentes y futuras de la sociedad.

Dicho lo anterior, un buen gobierno no busca confrontar ni dividir a los actores políticos y sociales, ni imponer su visión a rajatabla sobre la sociedad, mucho menos evadir su responsabilidad en los temas torales que afectan sistemáticamente a sus gobernados y la rendición de cuentas y la transparencia debe ser una constante desde la toma de decisiones hasta la evaluación de los recursos ejercidos.

Los grandes males de muchos países, incluyendo a México, son debido a sus malos gobiernos. Las decisiones se toman de manera cupular, el ejercicio público no involucra a la sociedad y quien es electo para ejercer cargos de elección popular lo sigue considerando como un legado patrimonialista, más que un mandato de los ciudadanos para buscar mejoras a las condiciones de todos. De esta manera el gasto de los recursos públicos es discrecional, opaco y privilegia la nómina administrativa sobre la inversión en servicios, así como se acapara la adjudicación de obra a compromisos de campaña con los mecenas.

Le invito amigo lector, a que se tome un tiempo y evalúe, por usted mismo, si el gobierno de su municipio, estado o el federal cumplen con los principios fundamentales de un buen gobierno. De usted depende que las cosas mejoren en función de la evaluación que de ellos de haga y de la participación responsable que todos tomemos en los asuntos de interés público.

A %d blogueros les gusta esto: