Tequila, Jalisco

Retrato hablado. Así te vemos Guadalajara

Foto: Armando Parvool
Texto: Víctor Hugo Ornelas

Otomiés y Chichimecas fueron los primeros en pisar ésta tierra volcánica y rojiza que se extiende sobre la superficie bajo un clima semitropical adornado por un paisaje donde la planta de agave es protagonista.

Era entonces la tierra del mezcal, una bebida que se obtenía antes de que se conociera el proceso de destilación, que fue introducido en la región en el año 1600 por un padre franciscano, que se maravilló del jugo obtenido del peculiar cactus, el cual florece una sola vez en su vida y es polinizado por el murciélago tequilero.

En la actualidad, Tequila es uno de los ocho pueblos mágicos de Jalisco, su reluciente kiosko es muestra del colorido y magia de esta tierra de murales y esculturas; de galerías, restaurantes y museos. Hogar de antiguas destilerías, de productores caseros y de grandes industrias.

Este pueblo ubicado en el centro norte de Jalisco le da color a la entidad, le brinda historia al país y se encarga de darle nombre a una bebida que ha conquistado el mundo entero.

Caso en Tlajomulco, no es Coronavirus

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

Tras los estudios y análisis correspondientes, el paciente de Tlajomulco que se había convertido en el décimo caso probable de la enfermedad en México, fue descartado como portador de Coronavirus, información que confirmó la Secretaría de Salud y el Gobernador del Estado, Enrique Alfaro Ramírez.

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, que se ha encargado de analizar los diez casos sospechosos, ha informado en sus resultados que todos resultaron “negativos al 2019-nCoV. Todos con sintomatología leve. El Sinave continúa con el monitoreo activo para la identificación de casos”, informó la Secretaría de Salud del país.

En Jalisco, el gobernador también difundió la información para confirmar que no hay presencia del virus en la entidad “La sospecha de un caso de Coronavirus en Tlajomulco resultó negativo. No hay ningún contagio en Jalisco. Mantendremos la vigilancia epidemiológica”, publicó el mandatario en redes sociales.

El paciente de Tlajomulco se había mantenido aislado en su domicilio y las personas con quienes había tenido contacto se encontraban bajo observación, sin embargo, al descartarse el contagio de Coronavirus, podrán reanudar sus actividades de manera regular.

Analizan posible caso de Coronavirus en Tlajomulco

El paciente alertó a las autoridades sanitarias al presentar síntomas, vivió en Wuhan, regresó el 15 de enero a nuestro país.

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

La posibilidad de que exista Coronavirus en México se dio a conocer durante éste domingo, luego de que un hombre con domicilio en Tlajomulco informara a las autoridades sobre la presencia de síntomas característicos de dicha enfermedad.

Hasta el momento, la información ofrecida por las autoridades es que se trata de un hombre de 54 años de edad que estuvo expuesto a la posibilidad de contraer Coronavirus debido a que era residente de la comunidad de Wuhan, China, lugar en el que surgió el primer caso de la mencionada enfermedad.

El paciente presentó algunos síntomas que podrían encontrarse en el resfriado común, tales como secreción nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos fiebre y cuerpo cortado, sin embargo, se trata de padecimientos que también adquieren los portadores del Coronavirus, por lo que el mismo hombre de 54 años de edad, fue quien alertó a las autoridades.

El Coronavirus se propagó a finales de 2019, mientras que el paciente, con domicilio en el municipio de Tlajomulco, permaneció en China hasta el día 14 de enero, posteriormente viajó a Taipéi para tomar un vuelo a la Ciudad de México, a donde arribó el 15 de enero, para finalmente llegar a su destino el día 16 del mismo mes.

La Secretaría de Salud Jalisco, a través del área de epidemiología, tomó la muestra biológica correspondiente y la envió a la capital del país para su estudio en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, quien emitirá el resultado en las próximas horas.

En caso de confirmarse, se trataría del primer caso de Coronavirus en México y como protocolo, las autoridades sanitarias tendrían que dar seguimiento a las personas con las que el paciente pudo haber tenido contacto durante el periodo de tiempo transcurrido desde su regreso a México.

Las tendencias más padres de esta primavera/verano 2020.

Cynthia Astorga

¡Amigas! Ha iniciado este 2020 de una manera ¡increíble! Y debemos de aprovechar este año padrísimo, lleno de frescura y novedades.

Cada vez es más difícil “establecer” que sí y que no, hay más combinaciones de tendencias, más rebeldía en el vestir, más mezclas sin reglas, y esto está ¡increíble! Porque nos hace un outfit mucho más divertido. 

En seguida vamos a leer unos tips padrísimos que les aseguro les van a encantar… debemos de iniciar ésta Primavera/Verano 2020 ¡con todo!

♡Slouchy.. Ya habíamos hablado de ésta silueta y reitero viene ¡cañón! Su corte es de cintura alta, pierna holgada y bajos angostos, su largo es más corto, no es el largo común de los vaqueros, el largo perfecto es justo 5 cm. Arriba de tobillo, si te queda un poquito más largo, ayúdate haciendo un dobladillo hacia afuera, te va a dar un look más padre, recuerda que combina perfecto con Croptops, Jersey y cualquier tipo de calzado.

♡Maxi dress.. Ésta tendencia no sólo es que sean largos, para estar dentro de ella tu vestido debe de tener muchos cortes, olanes y mucha mucha tela.. ¡pero mucha! Que tu vestido tenga una dosis extra de volumen, de preferencia que sea una tela ligera y volátil, teniendo uno de estos, la tendencia es tuya.

♡Blazer Torera.. Cada que inviertes en un buen Blazer, estás haciendo algo muy bueno por ti, los Blazer nuuuuunca pasan de moda y nunca van a dejar de ser tendencia, lo que cambia, solamente son los largos y los estampados, esta temporada, el ideal es usarlo corto, de la cintura hacia arriba, combínalo con vaqueros de tiro alto, esto hará que tu silueta sea más definida.

♡Un toquecito de plumas.. Esta tendencia es una de las más arriesgadas, pero que no te dé miedo usarla, combínala en pequeños detalles, por ejemplo, en una T-shirt con una aplicación, en un cuello de alguna chaqueta, en los puños de las blusas o en los bajos de los pantalones, si de plano no te atreves, lo puedes usar en aretes, esos nunca van a fallar.

♡Cuello tipo bebé.. ¡Úsalo! Te prometo que no te verás «ñoña” hay vestidos con estampados increíbles con este cuello en contraste, blusas con algún tipo de aplicación sobre este cuello, por ejemplo, bordados, perlas, encajes, etcétera, cualquiera que te decidas usar, hazte una coleta linda para que tu cuello sea la total atracción.

Amoooooooooo que una tendencia inicie, hay tanto que recomendar, tantos tips que conocer, tanto nuevo que ver y aprender, es por eso, que por esta ocasión aquí nos quedamos y en la siguiente columna le vamos a seguir.

Por lo pronto ve visitando tu plaza favorita para que vayas conociendo como viene esta tendencia, pruébate todo y ve armando tus outfits.

Waves, Un Momento en el Tiempo

Ángel Cárdenas/Guadalajara

En el sur de Florida existe una familia afroamericana quienes sobreviven tratando de superar una tragedia inimaginable.

Tyler y su hermana Emily vivirán un momento crucial, Tyler perdidamente enamorado de su pareja se encuentra en constante tensión pues a ella su padre le exige bastante en la escuela, deportes y hasta en el trabajo, por otra parte Emily tiene su primer gran amor.

La historia desarrollará una profunda reflexión sobre la comunicación y a más de uno dejará pensando sobre la forma en que llevan sus relaciones.

Director: Trey Edward Shults

Estreno: 1 De Febrero

Duración: 2h 16min.

Wow: Por su papel en este filme la actriz Taylor Russell fue galardonada con el premio a Mejor Intérprete Revelación en los Premios Gotham.

Playlist: La banda sonora de la cinta la componen Trent Reznor y Atticus Ross, ganadores del Oscar por La red social estrenada en 2010.

Locación: La película se rodó en Florida, mismo sitio donde la historia toma lugar.

MORENA y los tres anteriores “grandes” partidos mexicanos

Tiempo de contar…

“Puertas abiertas para que ingresen quienes tengan algo que aportar; puerta abierta para que se vayan los oportunistas (persona que se acomoda a las circunstancias para obtener provecho, subordinando, incluso, sus propios principios), mal que sufre cualquier partido en el poder”.  -Jesús Reyes Heroles-

Quirino Velázquez

La política no es algo elemental y sencillo, sino que es algo muy confuso y difícil. Sobre todo, en un país tan enredado como el nuestro. Con población y territorio muy grandes. Con desigualdades muy polarizadas. Con perversiones estructurales muy arraigadas. Con sistemas de sostén muy fracturados. Con dos vecindades muy conflictivas. Con un gobierno que aún no logra encarrilarse y con una oposición que aún no logra cimentarse. Y para acabarla, con factores anímicos que en mucho nos estorban y que en muy poco nos inspiran.

Así, es que no es nada fácil pensar la política. Mucho más difícil es hablar de política. Pero mucho más complicado que todo lo anterior, es hacer política. Y si no lo creen pregúntenles a los partidos y en particular a Morena.

En efecto, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se encuentra ante una de las encrucijadas decisivas de su historia, que solo podía abordar asumiendo su responsabilidad como lo que debería ser: un partido político hecho y derecho (con todas la de ley) cuya labor fundamentalmente es hacer política. Sin embargo, y muy a pesar de todo, los hechos demuestran lo contrario.

Hace algunos meses nos preguntamos si la política partidaria mexicana iba a cambiar por el hecho de que teníamos nuevo de presidente y nuevo partido en el poder. Al parecer la realidad nos dice que la política en los partidos no ha cambiado en nada.

Hagamos un pequeño repaso de la historia reciente de los partidos políticos en México.

Los anteriores “grandes” partidos mexicanos (PRI, PAN y PRD) se fueron hundiendo en su propia antinaturaleza. Todos fueron contribuyendo a su propia debacle y a su autonegación. Dejaron de ser aquello para lo que cada uno existía y quisieron convertirse en otra cosa distinta. Como en el circo: saltaron sin red y se estrellaron de manera terminal.

El PRI, que debía su origen y su existencia a un proyecto y a una promesa de bienestar y de progreso, quizás medios cumplidos durante sus primeros 40 años, no pudo procesar su paso temporal. Abrazó el gusto por un México aristocrático y desigual. Se corrompió ideológicamente. Después, se corrompió económicamente. Por último, se corrompió funcionalmente.

Al final de cuentas, en el 2018 para ser más exactos, el PRI no pudo resistir la opinión de los jóvenes. A todos los priistas los acusaron de ser rateros. A los pocos que no lo eran y a los muchos que si lo eran. La historia los enjuició al parejo. Nadie pudo (puede) defenderlos. Las nuevas generaciones los llevaron al paredón político.

El PAN, que debía su origen y su existencia a un proyecto de cambio, no pudo procesar su ineficiencia. Con el tiempo y con algunas concesiones del antiguo régimen fue logrando posiciones de poder. Primero, diputaciones y alcaldías. Más tarde, senadurías, gubernaturas y hasta la banda presidencial (con el “bembo” de Fox y el “tomandante bororlas” Calderón). Para que cambiara lo que los tricolores habían hecho mal o habían deteriorado. Para restaurar la seguridad. Para fortalecer la economía. Pero no pudieron. Todo se le fue en acusar al pasado. En renegar de los opositores (particularmente de AMLO). En deslindarse de responsabilidades y en tratar de endilgarles a otros sus ineptitudes. El cambio no llegó. La corrupción sobrevivió con más fuerza. A ella se asoció la inseguridad que aún prevalece y la ineficiencia panista. El resultado fue desastroso.

El PAN al igual que los tricolores, al final de cuentas (en el 2018) no pudo resistir la opinión de los jóvenes. A todos los acusaron de ser “pendejos”, persignados y rateros. A los pocos que no lo eran y a los muchos que si lo eran. La historia los enjuició al parejo. Su incapacidad no pudo defenderlos. Las nuevas generaciones los llevaron a la horca política.

El PRD, que debía su origen y su existencia a una oferta de salvamento, no pudo procesar su extravío. El tiempo se encargó de envejecerlo vertiginosa y prematuramente. Casi desde su nacimiento se mostró como un partido anciano y obsoleto. Rápidamente se llenó de los vicios que a los otros los habían invadido en décadas. Buscó posiciones y se burocratizó. Buscó recursos y se corrompió. Buscó un discurso y se confundió. Cuando resulto gobierno se parecía mucho al PRI. Cuando resultaba oposición se parecía mucho al PAN. Pero nunca logró una identidad propia y original.

El PRD al igual que los tricolores y los blanquiazules, al final de cuentas (en el 2018) no pudo resistir la opinión de los jóvenes. A todos los acusaron de ser salvajes e insurrectos por todo. A los pocos que no lo eran y a los muchos que si lo eran. La historia los enjuició al parejo. Su extravío no pudo defenderlos. Las nuevas generaciones los llevaron a la guillotina política.

Esos tres anteriores “grandes” partidos mexicanos habían llegado a ser verdaderos trasatlánticos de lujo. Pero el iceberg, el enemigo y la colisión que los golpeó tenían filosas puntas. Una de ellas fue su insensibilidad cupular. Malas dirigencias. Estancos de poder. Apropiación individual de la fuerza colectiva. La otra fue su incapacidad de renovación. Su mala aptitud para conectarse transgeneracionalmente. Con ambas puntas fueron golpeados, hicieron agua, no supieron sortear la marea, no tenían equipo de salvamento y naufragaron hasta tocar fondo.

Eso sí, eso tres anteriores “grandes” partidos (PRI, PAN y PRD) fueron como el famoso Titanic. Lo más suntuoso de la navegación política (gastaron y gastan mucho dinero). Pero se hundieron. Yo creo que ya no pueden rescatarse. La historia nos demuestra cómo los tres anteriores “grandes” partidos políticos mexicanos se fueron difuminando hasta casi extinguirse.

A raíz de aquello, emergieron nuevas corrientes, pero sobre todo nuevas agrupaciones, como Morena, para el ejercicio de la política. Morena podrían haber carecido de innovación ideológica y hasta programática. Pero representaban el atractivo de una alternativa confiable y respetable para los nuevos electores mexicanos. Sin embargo, parce que resultó casi igual que los otros (corrupción, ineficiencia, rijosidad, insensibilidad de su cúpula, etc.) por lo que no se le adivina futuro transexenal.

Así las cosas, se acerca la elección del 2021 (la elección más grande, más compleja
y probablemente con la mayor cantidad de partidos disputándose 17 gubernaturas, la cámara de diputados, numerosos congresos locales y centenares de municipios) y, como ya quedó evidenciado, Morena no existe como partido. No son capaces ni de organizar una elección interna porque, en realidad, solamente parecen ser una enorme masa de voluntades que se nutre de la autoridad moral y política que tiene el presidente AMLO. Sin su liderazgo, Morena no existiría y muchos no hubieran alcanzado los espacios que ahora ocupan (incluyendo algún regidor de Tlajo que ni en su corral lo hacían).

La encrucijada de Morena no puede terminar bien. Llama la atención que un partido joven, que ha alcanzado tales cotos de poder, esté enfrascado en una lucha interna tan virulenta, tan dura, con posiciones tan antagónicas en donde, incluso, lo que parece ser la única razón de ser del movimiento reconvertido en partido, la afinidad en torno al presidente López Obrador quien por momentos se ve ignorado.

La verdad, no hay modo con Morena. Sigue atrapado en un movimiento que, no partido, en el que prevalece el enfrentamiento y la lucha, implacable, por el poder. El domingo 26 de enero se dio otro capítulo de su incapacidad para asumirse como partido político y se refleja en dos vías: la distancia de AMLO con Morena, que él creó, y la incapacidad del partido para asumirse como tal.

En el Congreso de ese domingo, eligieron a Alfonso Ramírez Cuéllar (“La Polla” cómo se le conoce) cómo su presidente interino, lo que la presidenta en funciones, Yeidckol Polevnsky, desconoció, confirmando no la división, sino el enfrentamiento que, sólo la mano de López Obrador, aunque no quiera, podrá resolver.

Pero ese penoso acontecimiento parece no preocuparle al dueño, fundador y principal accionista del partido en el poder, argumentando que él no tiene por qué participar en el proceso de elección del dirigente de su partido. ¿Cuál es la línea para nombrar a los dirigentes del partido?, se preguntó el presidente AMLO en la mañanera. Y él mismo se respondió: La línea es que no hay línea, que se resuelva de manera democrática. ¡Por mí que se agarren a chingadazos!, quiso decir.

Aunque suene demasiado anticipado, muchos analistas, incluso encumbrados morenistas, dicen que lo que está en juego hoy en Morena es su candidatura presidencial para 2024. Bertha Luján y Alfonso Ramírez Cuéllar son claramente dos piezas clave en el equipo político de Claudia Sheinbaum. Los demás aspirantes a dirigir el partido pertenecen a otros grupos políticos. Mario Delgado, incondicional de Marcelo Ebrard, y Alejandro Rojas Díaz Durán, del equipo político de Ricardo Monreal. Por su parte Yeidckol Polevnsky corre por la libre de la mano de los hijos el mandamás, identificada como una de las responsables de la crisis por su afán de querer ser presidenta de la República. Se dice que ellos y otros más han convertido a este partido, en un botín de las ambiciones e intereses personales antes que en instrumento político para el fortalecimiento de la democracia en el país.

Por lo pronto Morena tiene hoy dos presidentes, y al mismo tiempo, ninguno. El presidente Andrés Manuel López Obrador, su creador, fundador y dueño no ha sido capaz de poner orden en el interior de su movimiento. El problema es que, con su actual crisis interna, Morena envía el mensaje de que es igual que los demás partidos. Sus grupos internos se disputan el poder, la militancia y las prerrogativas. Ojalá no se les olvide la historia de los tres anteriores “grandes” partidos mexicanos.

Morena debería hacerle caso al ideólogo Don Jesús Reyes Heroles cuando dijo: “Puertas abiertas para que ingresen quienes tengan algo que aportar; puerta abierta para que se vayan los oportunistas (Persona que se acomoda a las circunstancias para obtener provecho, subordinando, incluso, sus propios principios), mal que sufre cualquier partido en el poder” 

Los sueños que se cumplen

Alberto Reveles

Cuando somos niños estamos tan lejos del pesimismo que todo nos resulta fácil de hacer, podemos cuestionar a cada niño de 5 o 6 años con la siguiente pregunta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande?, en segundos te darán su respuesta con mucha más seguridad que la que tenías en tu
primer día de trabajo después de egresar la carrera profesional.

Reflexionando un poco seguramente de niño respondiste esa pregunta y tal vez no recuerdes la respuesta o no la quieras recordar. También estoy seguro que tuviste sueños que no se han concretado o que quizá ya salieron de los planes porque te «lesionaste la rodilla».

Si no estás haciendo nada por conseguir algo especial o algo fuera de lo común, te invito a que te des un espacio de 15 minutos para que sueñes despierto, que te hagas muchas preguntas al respecto y te pongas a soñar sobre lo que quieres conseguir o como quisieras que fuera tu vida en
los próximos años.

Si ya estas trabajado en hacer realidad tus sueños te recomiendo que lo hagas como un proyecto de trabajo, como si fuera parte de tu desempeño laboral el cual va a ser entregado a tu jefe o a un cliente. Esto incluye hacer una lista, clasificarlos por temporalidad (largo, mediano y corto plazo),
definir objetivos cortos, simples y ponerles fechas de realización, conocer a los involucrados, rendir cuentas y mucha acción, por mencionar algunos elementos.

Cuando vamos cumpliendo esos anhelos nos vamos diferenciando del resto, comenzamos a ser otras personas, identificados por esa pasión por ejemplo personas que corren maratones (runners), compositores, músicos, lectores, etc. En otras palabras, dejamos de ser los típicos, los comunes que por nuestras acciones laborales nos etiquetan o identifican la mayor parte del
tiempo, el ejecutivo de aquel banco, el gerente de aquella tienda departamental, el carnicero de la esquina.

Sin embargo, si perteneces al segmento de personas cuya actividad profesional es aquello que soñaste, todo mundo te recordará porque lo harás con pasión y siempre darás un plus en la atención y servicio, transmitirás ese gusto por la actividad que desempeñas y considero que eso es lo mejor que te puede pasar, el hecho de que nos levantemos todos los días sabiendo que iremos a hacer lo que más nos gusta, que ayudaremos a muchas personas en nuestro ramo y que además nos van pagan por ello, es algo que todo mundo deseamos.

Los sueños por lo general vienen acompañados de pasión y de energía por realizarlo, también debes saber que los sueños son personales, intransferibles y de autogestión, así que lo más seguro es que inicies solo y termines solo, nadie va a trabajar por tus sueños podrá existir colaboración
por parte de personas de tu entorno, pero eres tú el que debe estar todos los días a por ello.

Los sueños a partir de hoy deben significar metas, acciones llenas de pasión y optimismo, anhelos, deseos, pero por encima de eso es que son posibles, a la mayoría de las personas nos pasa que le damos prioridad a las cosas cotidianas, en lugar de priorizar aquello que hemos deseado desde
pequeños.

Es momento de retomar planes, organizar, prepararse, aprender y como dice Richard Bach, “rechazar todo lo que nos limite” para ser diferentes del resto.

Justicieros excluidos Lambiscones incluidos.

Fabiola Serratos


Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, pero existe una línea delgada entre el agradecer por un servicio y cegarnos ante la realidad por ser beneficiados con atenciones particulares.

Los servidores públicos en sus reuniones (permítanme agregar el “NO TODOS” para no herir susceptibilidades) piden el trabajo en equipo y entre apoyos exclusivos se van formando los populares consejos sociales. En las últimas semanas vía grupos de WhatsApp hemos visto cómo son excluidos ciudadanos que no caen en la adulación o son constenmente un dolor de cabeza al pedir su participación. Muchas han sido las demandas a jefes, coordinadores y directores que aseguran ignoran y limitan a las personas que exigen constantemente se cumpla con el trabajo.

“Recordemos y no olvidemos la función y finalidad de un consejo social”
Mientras unos dicen que son participaciones ciudadanas otros aseguran que son redes políticas. Lo cierto es que hemos visto desfilar a muchos ciudadanos traidores a su comunidad brincando de un partido a otro buscando benéficos personales y los verdaderamente interesados en la participación de la comunidad se ven envueltos en constantes trabas.

Y es que nuestro municipio parece un campo de batalla donde los grupos políticos pelean por tener el control y la razón. Un escenario donde vemos servidores que no apoyan a grupos contrarios como ciudadanos que se aferran a la grilla (nada les embona -dicen-) Las únicas afectadas son las personas que siguen en el olvido, ignoradas y con trabas para poder levantar la comunidad. Porque incluso ya dentro de los consejos también se les va gran parte del tiempo pidiendo comprensión para los servidores que no hacen como debieran su trabajo.

Justificar a un servidor nos convierte en gran parte del problema y si como consejeros no comprenden que el trabajo en equipo que ellos piden no implica estar siempre de su lado, sino el de la misma comunidad nunca veremos realmente un avance.
¿Usted que opina de los consejos sociales?
¿Están realmente del lado de la comunidad?

Sangre de mi sangre, un tejido monumental para hacer conciencia

Karen Ortega/Guadalajara

En la avenida Vallarta como cada domingo desde hace algunos años se desarrolla la vía recreativa, donde familias conviven y se divierten, a la par, algunas personas y grupos civiles desarrollan actividades que se pueden apreciar a lo largo del trayecto, pero es en el llamado Parque Rojo donde cerca de cerca de 15 personas, en su mayoría mujeres tienen entre sus manos hilos de color rojo que enlazan para formar una red de tejido con un significado profundo.

En las pérgolas de este parque en punto de las 11:00 horas del pasado domingo 26 de enero se llevó a cabo la quinta sesión de tejido colectivo, que forma parte del movimiento titulado “Sangre de mi sangre” impulsado por el Colectivo Hilos, un grupo de mujeres sin fines de lucro que desde hace años han buscado por medio de una actividad tan sencilla como lo es el tejer, la denuncia de algunos de los tantos problemas sociales.

Desde el lanzamiento de la convocatoria abierta para formar parte de este proyecto en el pasado mes de diciembre, se estima que han participado cerca de 140 personas, sin embargo, las integrantes del colectivo hacen mención que el mayor interés por colaborar ha provenido de personas extranjeras, nativas de España, Suecia, Francia por mencionar algunas. El objetivo, de generar un tejido monumental para concientizar sobre el tema de la violencia en México, un problema tan preocupante desde hace años. Se busca la restauración del “tejido social” que, en los últimos tiempos por diversos factores, nos han llevado a la deshumanización y enajenación ante múltiples situaciones, en su mayoría nocivas.

La elección del color rojo en los hilos provenientes de Bangladesh en donativo para este movimiento, es para hacer referencia a la sangre derramada por cada mujer asesinada y por los más de 61 mil 637 desaparecidos de nuestro país.

Con el tejido monumental se busca crear una “mancha roja” que cubra a los asistentes a la “Procesión” agendada para el mes de marzo (fecha por confirmar) para hacer conciencia de que todas las personas que han padecido el horror de la violencia en nuestro país, así como el sufrir de miles de familias por saber ¿Dónde están?, son una gran carga social en la que de cierta forma todos estamos involucrados.

A los amigos, Justicia y Gracia

Alfonso García Sevilla


El primer mandatario, Andrés Manuel López Obrador, desde su campaña prometió qué de ganar la elección presidencial, acabaría con la corrupción, cáncer que ha carcomido las estructuras de las instituciones del país y que se ha arraigado en la cultura popular del mexicano.

De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción 2019 de Transparencia Internacional, México es aún la nación peor evaluada entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en la posición 36 de 36 países miembros.

Rescato el hecho de que se mejoró un punto (ante los datos y la inercia de un lustro en tobogán, es un respiro saberlo) en comparación al 2019, sin embargo, es primordial que se den más señales de que el combate a la corrupción no se debe de quedar en el discurso, que esta administración efectivamente va con todo para, al menos, seguirla conteniendo.

Pendientes hay varios que deben de resolverse con sanciones severas, y que el mandatario mediáticamente ha señalado, desde los culpables del huachicoleo en todos sus niveles, la presunta corrupción en el fallido aeropuerto de Texcoco, el caso Odebrecht, y, entre muchas otras más, la reciente crisis por el desabasto de medicamentos, de la cual el propio AMLO justificó: «No querían dejar el negocio y no quieren dejar de robar, pero se tienen que acostumbrar a la nueva realidad, ya no hay corrupción, todos a portarnos bien, a actuar con rectitud e integridad».

Señalamientos ha hecho muchos, acciones de fondo para dar certeza de que se combatirá, pocas. Lamentablemente el caso de las propiedades descubiertas a su director de la CFE, Manuel Bartlett por 800 millones de pesos y el pronto carpetazo por la Función Pública, en similitud con el caso “Casa Blanca” de Peña Nieto, así como la reciente exoneración y compra de medicamentos a una de las empresas del ex súper delegado de Jalisco, Carlos Lomelí, por 128 millones de pesos, nos dejan ver que se seguirá con el doble discurso de “A los amigos justicia y gracia; a los enemigos la ley a secas”.

AMLO debe entender que la popularidad que goza principalmente está sustentada en su reiterado discurso en contra de la corrupción, de la “mafia del poder”, de los saqueadores del país, donde prometía combatirla y como lo dijo, “barrerla como las escaleras, de arriba hacia abajo» y a un año de su gestión, se ven pocos avances de acuerdo a la magnitud por él reconocida, del problema.

Espero y sinceramente, no sea otro sexenio perdido en la lucha contra la corrupción.

A %d blogueros les gusta esto: