Política

GOBERNANTE, DIME CON QUIÉN ANDAS Y EN QUÉ GASTAS
PARA DECIRTE QUIÉN ERES

“Hay que vigilar a los gobernantes que no pueden hacer nada sin dinero y a aquellos que quieren hacerlo todo sólo con dinero” -Indira Gandhi-

Quirino Velázquez

Hay algunos indicadores políticos que nos develaban muchos de los secretos de un gobierno y de un gobernante (presidente, gobernador o alcalde). No obstante, basta con fijarnos en el presupuesto y en el gabinete de cada gobierno. Con ello se adivina el futuro, pero también se descifra el pasado.
En principio, a los políticos y en particular a los gobernantes es muy difícil conocerlos por sus palabras. Muchos de ellos son mentirosos y ocultan la verdad. Otros son sinceros,
pero ignorantes. Dicen el discurso que les hacen sus subordinados sin reparar en su crítica.

Otros más, porque son tontos y no saben dónde está la verdad.
En segundo, también es muy inadecuado conocerlos por sus obras y sus acciones. Éstas las conocemos cuando ya es tarde (casi siempre las anuncia al iniciarlas) y ya no nos
sirve para nada. Son datos para el historiador, pero no para el previsor.
En tercer lugar, es muy riesgoso conocerlos por sus ideas, porque muchos de ellos no tienen ideas y los que son muy inteligentes las cuidan bajo siete llaves mentales que casi
nunca tenemos la clave para abrirlas.

Pero una buena baraja adivinatoria es el Presupuesto. Si un gobierno le regatea a la seguridad es que no le interesa. Frente a ello no hay discurso ni promesa que valgan. Si
ahorra en la eficiente prestación de los servicios públicos básicos o en educación o en salud, es que no le interesa el bienestar, el presente ni el futuro de su pueblo.

Ese método de análisis nunca falla.
Eso mismo sucede hasta en una familia. Si gasta más en viajes que en escuelas, más en cosméticos que en comida, más en bebidas que en medicinas, ya sabremos que le
interesa más la imagen, la farra y el momento que la esencia, la seriedad o el futuro.

No tendremos que preguntarles nada para saber quiénes realmente son y cómo verdaderamente son.
Desde luego que existen momentos en que la pobreza nacional o familiar obliga a desechar las opciones y a jugar “obligado”, como dirían los aficionados al dominó. Pero,
aun así, la insolvencia reduce las elegibilidades, pero no las cancela en su totalidad.

Así, en su miseria de postguerra, Japón le apostó a la educación y le resultó. Así como Alemania le apostó a la industrialización y le resultó. Y la extinta URSS le apostó al armamentismo y le resultó.

Pero muchos de los europeos y de los asiáticos también hicieron su apuesta presupuestaria y, gracias a ello, hoy son lo que son.
De la misma manera, durante la Gran Depresión, Estados Unidos conoció su peor momento monetario. Tuvieron que cancelar muchos de sus proyectos. Pero el último sería
la construcción de sus enormes presas que convertirían a esa nación en una verdadera potencia hidráulica.

Así, en plena miseria se edificó la todavía imponente Presa Hoover,
que embalsa al río Colorado y que surte sustancialmente de electricidad a los estados de California, Nevada y Arizona, ni más ni menos.

Entonces, basta que veamos del gobierno federal, del gobierno del estado o del gobierno municipal a que le apuestan (en que invierten) con el dinero publico y tendremos una
buena señal de los que son.
Pero otro indicador infalible del gobierno de los tres niveles (federal, estatal y municipal) es el gabinete.

Las cartas de cada equipo político tienen las cualidades que algunos
atribuyen a los ocultos del tarot. Están cargadas de significado y hasta de premonición (intuición o sentimiento que presagia un hecho futuro). Indican el carácter y predicen el
destino de un gobierno. Y, muchas veces, lo que no alcanza con la insuficiencia del presupuesto se logra con la eficiencia, la inteligencia y la decencia de los integrantes del
gabinete.

Porque los equipos implican mensaje y pronóstico. Los cargos públicos, por más que queramos verlos con pura institucionalidad, tienen nombre y apellido. Una ratificación en
la cartera de economía anuncia continuidad en los modelos económicos. Una componenda en la cartera de seguridad indica, inexorablemente, que a esa
administración no le interesa la seguridad.

Una designación indescifrable, que por cierto abunda en los tres ordenes de gobierno, denota que el designante (presidente, gobernador o alcalde) no entiende o no quiere que lo entiendan.

En ese orden de ideas, respecto a los equipos en la administración pública, aplica el famoso refrán popular que dice: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”, que muestra que se puede conocer a un gobernante a través de su grupo de colaboradores
designados. Es decir, “Dime con quién andas, y te diré quién eres” sugiere que, mediante las influencias, las preferencias y las compañías que un gobernante tiene se puede
conocer cómo realmente es.

Dejo para que, bajo esos dos métodos (gabinete y presupuesto), cada quien haga sus conjeturas. Veamos el equipo y el presupuesto de cada gobierno (federal, estatal y municipal). Valuemos a sus hombres y examinemos sus cuentas. Esto nos dirá más que sus discursos y que sus informes oficiales. No perdamos tiempo en oír sus declaraciones
o en ver sus publicaciones en las redes sociales.

Yo sí creo, que en materia de gobernantes aplica eso de dime con quién andas y en qué gastas para decirte quién eres. Al respecto, bien lo decía la estadista y política hindú Indira Priyadarshini Gandhi: “Hay
que vigilar a los gobernantes que no pueden hacer nada sin dinero y a aquellos que quieren hacerlo todo sólo con dinero”.

MISMOS DIABLOS DIFERENTE INFIERNO

Alfonso García Sevilla

De cara a la elección del 2021 varias asociaciones políticas buscan su registro, de ellos, los más avanzados son “México Libre” del ex presidente Felipe Calderón y “Redes Sociales Progresistas” de la lideresa moral del Sindicato de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, no descarte que al obtener el registro vayan en alianza, los primeros en contra de Morena y los segundos a favor del partido del presidente López Obrador.

Este año se proyecta dar a los partidos en México 5,239 millones de pesos, lo que nos convierte en uno de los países con el sistema de partidos más caro del planeta.

Desde la ruptura del viejo régimen priista en el 2000, los mexicanos vivimos una borrachera tremenda e interminable de partidos de todas las ideologías, colores, sabores y personajes, que han dado como resultado el que desde entonces, hayan desfilado por las boletas electorales un total de 21 partidos políticos, sin dejar un legado trascendente en la democracia mexicana.

¿Realmente necesitamos en nuestro país tantos partidos y tan caros? Sin duda, NO. Los partidos en México han sido incapaces de resolver, una vez accediendo al poder, resolver los graves problemas que por décadas se han ido acumulando en detrimento de los que aquí vivimos, derivado de políticos cada vez más improvisados o incompetentes, carentes de todo compromiso con la sociedad y hambrientos de dinero y poder.

Esto se afirma al ver que los intereses de los políticos traspasan las líneas ideológicas de los partidos (¿sabrán los políticos qué es una ideología?) así pues, hay quien por seguir mamando del presupuesto ha pasado por todo el espectro ideológico e incluso, venderse como “ciudadano”, renegando de sus orígenes partidistas para garantizar posiciones en otros proyectos políticos que le dejen mayores ganancias.

De esta manera, estamos presenciando lo que nunca en los tiempos del priismo partidazo, imaginamos, ex priistas se juntan con ex panistas y ex perredistas para unirse a un ex priista y ganar los comicios federales del 2018, para tratar de corregir el cochinero de país que les “dejaron”. Lamentablemente esto seguirá hasta que los verdaderos ciudadanos no se involucren en cuestiones públicas y sigan dejando todo en manos de aquellos que hasta hoy, nos tienen en las condiciones que ellos mismos han generado y que prometen van a resolver, sin que se tenga la certeza de que así sea.

AL MENOS CUATRO RETOS DEL PRESIDENTE

“Siempre que hay un reto, también hay una oportunidad para afrontarlo, para demostrar y desarrollar nuestra voluntad y determinación”. -Dalái Lama-

Quirino Velazquez

No es fácil dirigir este país; no lo ha sido nunca y definitivamente tampoco lo es para el actual gobierno. La ambiciosa agenda social que ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador (al tomar posesión del cargo hace un año) no ha logrado todavía generar los consensos de gobernabilidad que su proyecto requiere.

Las encuestas revelan un promedio de 65% de apoyo social al presidente, pero por momentos, queda la impresión de no encuentra cómo convencer a sus opositores, empeñados en acusarlo de no reconocer esa otra realidad, la del México que le rechaza porque no le agrada su forma de hacer política ni mucho menos su decisión de enfrentar y terminar con el modelo de desarrollo por el cual el país está en donde está.

El presidente AMLO enfrenta una oposición que, dicho sea de paso, tampoco le seducen sus ofertas de pacificación y de mayor seguridad frente al imparable crimen organizado; una oposición que no se inmuta con el combate a la corrupción ni mucho menos con la pretensión de activar el desarrollo en el sureste del país, la región más atrasada y miserable de la república.

¿Por qué no ha sensibilizado a la oposición la propuesta presidencial de cambio? ¿Qué cosas remueve en ella? El presidente López Obrador está decidido a pasar a la historia desmontando los engranes ortodoxos que a partir de los años ochenta impulsaron el ajuste del aparato de Estado, modificaron el marco legislativo y renovaron la clase política (con la llegada de los llamados “tecnócratas sabelotodo”), así como el perfil de los servidores públicos para insertar el país por derroteros que lo vincularían al comercio exterior y al mercado globalizado acentuando la concentración de riquezas y las diferencias sociales.

Es muy posible que las dificultades de comunicar por parte de la llamada Cuarta Transformación generen resistencias, pero también es cierto que han salido a flote expresiones de un México racista, xenófobo y clasista decidido a detener la transformación anunciada y para eso parece no estaba preparado el presidente.

En el contexto de sus más de 30 años como opositor, el presidente AMLO asumió su cargo con la determinación de darle un giro ideológico hacia los temas no atendidos por el mal logrado neoliberalismo. A muchos se les olvida el papel que jugó cuando abandonó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a través de la Corriente Democrática que en 1987 impulsó al exgobernador Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano a la presidente de la república, en un proceso electoral polarizado (que mucha gente afirma que ganó). En ese mismo proceso López Obrador compitió por parte del bloque opositor por la gubernatura de Tabasco y quien fuera derrotado, en una elección cerrada, por el defenestrado priista Roberto Madrazo Pintado (el mismo que compitió por el PRI por la presidencia en la elección del 2006 y reconoció, que en ese proceso gano AMLO, en entrevista publicada en El Universal 3/oct/2018).

Tener presente que la trayectoria también ha sido ideológica en la carrera de López Obrador permite entender, consecuentemente, sus compromisos políticos.

No por otra cosa dijo el año pasado que “el Estado se ocupará de disminuir las desigualdades sociales” y que “no se seguirá desplazando a la justicia social de la agenda del gobierno”. Nadie podría estar en desacuerdo con este propósito. De hecho, durante el primer año de su gobierno se han realizado varias reformas al marco jurídico y se han reajustado programas sociales. Recuérdese la promesa de campaña donde arengaba que “por el bien de todos, primero los pobres”. Es por esto por lo que el proyecto presidencial constituye una apuesta a mediano y largo plazo, en la que deberá sortear al menos cuatro retos.

En primer lugar, la imparable violencia del crimen organizado.  El presidente AMLO ha dicho que concluyó la guerra con los cárteles, pero éstos no han dejado de pelear entre ellos por el control territorial de sus áreas de influencia, así como por sus actividades delictivas, en permanente incremento y diversificación. El recuento de muertes sigue una espiral creciente tanto como la impunidad con la cual se conducen, lo cual ha sido aprovechado por la oposición.

En segundo lugar, pueden citarse los indicadores relacionados con el manejo de la economía durante este primer año, que le generó duras críticas por parte de las agencias calificadoras, aunque otros sectores han reconocido la salud financiera del gobierno. La reducción del gasto, pero también la confrontación con algunos integrantes del sector privado han sido elementos que contribuyeron a generar un escenario de incertidumbre, el cual ahora se trata de remontar con el pacto de inversiones emergentes por parte de dicho sector.

Un tercero reto que no ha podido enfrentar con éxito el gobierno de López Obrador es la crítica, tanto periodística como en redes sociales. Existe una disputa permanente entre sus seguidores y quienes lo rechazan por influir en el ánimo de millones de espectadores de ese juego digital en el que la verdad y la mentira están expuestas las 24 horas los 365 días del año. Ejércitos de bots luchan en ambos bandos, con triunfos a favor de uno y otro, como parte de una dinámica que resulta interminable pero también insufrible. Todos los días en esta frecuencia sublimada de la opinión pública el mandatario hace malabares por posicionarse y sostenerse, partiendo de su convicción de respecto a la libertad de expresión.

El cuarto reto que el Ejecutivo debe salvar es de carácter interno y tiene que ver con los asuntos internos de su partido, el Movimiento de Renovación Nacional (Morena). Ideológicamente no hay partido, ya que los principios que un sector de Morena enarbola son rechazados por otro sector. Y sin principios no puede haber dirección mucho menos comprensión del proyecto de cambio que Andrés Manuel López Obrador está impulsando. Habrá que esperar a la renovación de la dirigencia nacional (que por cierto ni siquiera se ponen de acuerdo en la fecha, unos dicen que será en enero otros que hasta junio del año próximo) y al trabajo de reposicionamiento del partido, porque la división hasta hoy existente no le augura nada bueno. Ojalá logren priorizar el diálogo para subsanar la división en Morena ya que le corresponde ser el soporte ideológico y electoral de la Cuarta Trasformación.

Después de todo, seguramente el presidente López Obrador, para sortear los retos contados, tomará en cuenta la frase del líder espiritual del budismo tibetano y premio nobel de la paz, Dalái Lama: “Siempre que hay un reto, también hay una oportunidad para afrontarlo, para demostrar y desarrollar nuestra voluntad y determinación”.

PISADOS…

Alfonso García Sevilla

Poco esperanzadores resultados de un mejor país arroja la evaluación Programa de Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) donde la mitad de los mexicanos de 15 años no alcanza niveles suficientes para desenvolverse en la sociedad: 45% no logra los aprendizajes suficientes en Lectura, 56% en Matemáticas y 47% en Ciencias, resultados que no han sufrido variaciones significativas en los últimos doce años.

Cabe recordar que durante el sexenio de Peña, con bombo y platillo se anunció una reforma educativa que pretendía aumentar la calidad de la educación básica, reflejándose esto en los resultados de las evaluaciones internacionales como PISA y aumentar la matrícula y la calidad de la educación media superior y superior. No cumplió y la actual administración la acaba de derogar.

Y esto se agrava ya que según el INEGI, de cada 100 niños que ingresan a primaria solo 8 concluirán una carrera universitaria, asimismo, según datos de la OCDE, solo el 38 por ciento de los estudiantes universitarios concluyen sus estudios.

Nuestros políticos no han entendido que una verdadera transformación del país inicia con la educación, la cual debe ser integral, transversal y tendiente a desarrollar todas las capacidades del individuo. Así como atacar las causas de la deserción escolar y contar con planteles modernos y que cubran las necesidades de los educandos.

Ante ello y lo poco que se destina en este rubro en el presupuesto de egresos de la federación 2020, así como la ausencia de una reforma que transforme radicalmente el modelo educativo en nuestro país, pasaremos otro sexenio sin un cimiento sólido que siente las bases para realmente lograr una “transformación” significativa en la sociedad.

AMLO-ALFARO semejanzas o mera coincidencia

 “Los dos presumen que les guía la buena fe; ambos se asumen como la última esperanza del pueblo, pero deberían tener presente que las buenas conciencias también se extravían, cuando sucumben a los arrebatados de un poder sin freno y sin contrapesos”. -Pedro Mellado-

Quirino Velazquez

El presidente de México, le ha dicho “linduras” al gobernador de Jalisco como “traidorzuelo”, «farsante» y «amigo de Carlos Salinas».

Por su parte, el gobernador de Jalisco, ha sido uno de los actores políticos que más han alzado la voz para criticar decisiones del presidente AMLO. Así lo hizo en dias pasados durante la ceremonia de inauguración de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara 2019 en donde afirmo que: “Aquí no podemos guardar silencio, cuando se pretende imponer una idea monolítica de lo que significa lo nacional. El futuro de México se debe construir desde la lógica de la pluralidad, del respeto a quienes piensan distinto a nosotros, partiendo de la premisa de que nuestro silencio hoy, por miedo o por displicencia, nos cobrara una factura mañana. No más silencio, no más cabezas agachadas, eso no le sirve a México”.

Pero López Obrador y Alfaro no son opuestos en todo. Por el contrario, existen semejanzas en sus respectivas carrereas políticas y la forma de gobernar de ambos políticos.

A un año de iniciados los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y de Enrique Alfaro Ramírez, la ocasión es propicia para contar de sus semejanzas, que pudieran ser meras coincidencia, en la carrera política de ambos mandatarios. Aquí repasamos algunos aspectos que muestran esos parecidos, aunque sus circunstancias son distintas.

Origen político. AMLO y Alfaro tienen su origen político como militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI); y ambos han ocupado cargos públicos de elección popular gracias al Partido de la Revolución Democrática (PRD). AMLO como Jefe del Gobierno del Distrito Federal (2000-2005) y Alfaro como Presidente Municipal de Tlajomulco (2009-2012), los niveles de aprobación de ambos, en esos periodos, fueron los más altos registrados en dichos cargos.   

Persistente ante las derrotas. Algo que caracteriza a uno y otro mandatario, es que sin dudad son persistentes y no se amilanan ante las derrotas. Antes de ganar sus actuales cargos públicos sufrieron sendas derrotas. AMLO perdió en dos ocasiones 2006 y 2012 (aunque en el 2006 se afirma que gano) las elecciones por la presidencia de México. Alfaro perdió la presidencia de Tlajomulco (2003) y la gubernatura (2012).  

Liderazgos. Prácticamente desde la fundación del partido Morena (julio 2014) y la llegada del mandatario estatal al partido Movimiento Ciudadano (2012), AMLO y Alfaro han sido el centro donde gravitan sus respectivos partidos (a nivel nacional y a nivel estatal respectivamente). No se concibe, hasta hoy, que dichos partidos pudieran subsistir en la arena política sin el liderazgo y presencia de uno y otro político. Hoy día los dos partidos (Morena y MC) son la primera fuerza política en sus respectivos ámbitos de gobierno.       

Elecciones 2018. En julio de 2018, un poco más de treinta millones de mexicanos eligieron por primera vez en la historia contemporánea de México, a un presidente de la República de un partido diferente el PRI y el PAN: Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena. En el mismo proceso electoral, pero en la elección local, Enrique Alfaro Ramírez, también históricamente, fue electo gobernador de Jalisco por un partido (MC) distinto al PRI y al PAN. Rompiendo (a nivel nacional y a nivel estado) ambos políticos con la alternancia del bipartidismo hasta ese entonces dominante (el detestable prianismo).

Los contundentes triunfos de Andrés Manuel López Obrador y de Enrique Alfaro Ramírez en 2018 dejaron inmediatamente un enorme lugar vacío en el escenario político nacional y estatal: el suyo, el de los líderes de la oposición.

Ambos mandatarios tienen (hasta hoy) en sus respectivos ámbitos territoriales (nacional y estatal) en una extrema debilidad al PAN y el PRI y casi en la extinción PRD (otrora partidos dominantes). Es decir, prácticamente no tienen oposición partidaria.

También se puede decir que a nivel nacional el partido MC tiene una presencia marginal y carece de la representatividad necesaria para erigirse como una oposición con peso legislativo y social. A nivel estatal Morena aún no se distingue como un partido opositor organizado, es decir, Morena como oposición necesita hacerse oír, para debatir, criticar, denunciar, investigar, ilustrar a la opinión pública, mostrar cuál es la “politique de rechange” (política alternativa) y ejercer su derecho a convertirse en mayoría. Pero la verdad en Jalisco Morena no se oye.

Lo que yo creo y me parece preocupante es que, con la ausencia de la oposición a nivel nacional y a nivel Jalisco, se está creando un vacío peligroso en el mapa de los contrapesos políticos necesarios en una democracia.

Inicio de la actual gestión. López Obrador y Alfaro iniciaron sus respectivas gestiones en diciembre pasado: López Obrador el día 1; Alfaro, el día 6. Ambos también decidieron comenzar con actos multitudinarios: en su toma de protesta, López Obrador encabezó un encuentro en el Zócalo ante miles de personas, mientras que Alfaro estuvo en la Plaza Liberación, ubicada entre el Congreso local y el Palacio de Gobierno.

Las “aplanadoras” legislativas. Otro punto en común es que los partidos de ambos políticos tienen mayoría en sus correspondientes legislativos (Morena en el plano nacional y MC en el local), lo que les facilita tomar decisiones y sacar reformas.

En el Congreso de la Unión, la “aplanadora” de Morena ha logrado aprobar temas como las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la llamada ‘Ley Taibo’ y el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Dentro del Congreso de Jalisco, MC ha recurrido a esa misma estrategia para impulsar sus asuntos.

La “Cuarta Transformación Nacional” y la “Refundación de Jalisco”. Ambos políticos propusieron cambios profundos y radicales.

López Obrador ha expresado: “Dijimos que se habían llevado a cabo en la historia de nuestro país tres transformaciones: la Independencia, la Reforma, la Revolución, y que nosotros íbamos a llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública de México, dijimos también que íbamos a lograr esta transformación sin violencia, de manera pacífica. Dijimos que iba a ser una transformación ordenada, pero profunda y radical”.

Enrique Alfaro refiere: “Refundación es ruptura con el viejo régimen por la vía del acuerdo social para construir un nuevo orden institucional que nos permita enfrentar con eficacia los desafíos del presente y del futuro. Así de simple, así de complejo. Para nosotros, la Refundación es garantizar a los jaliscienses un gobierno e instituciones que respeten la ley. Pero también, construir juntos una sociedad organizada y protegida por la ley. Es el replanteamiento de las relaciones que Jalisco tiene en todos sus niveles y dimensiones, principalmente sociedad y gobierno”.

Austeridad, sueldos y vehículos. Otro aspecto en común es que los dos políticos defienden una política de austeridad. A nivel nacional, López Obrador y Morena incluso lograron aprobar una ley de salarios máximos que establece que, salvo excepciones, ningún funcionario puede ganar más que el presidente de la República. A nivel local, Alfaro se ha pronunciado por acabar “con los vicios y abusos” en las esferas de gobierno, en particular en el Poder Judicial.

Además, tanto uno como otro han decidido dejar de trasladarse en aeronaves oficiales. López Obrador incluso puso en venta el avión presidencial (ese que ni Obama tenia) y viaja en vuelos comerciales. En tanto, Alfaro puso a disposición de la Secretaría de Salud el helicóptero que sus antecesores usaban como transporte. “(Es) un helicóptero que se usó durante mucho tiempo para que el gobernador se paseara, para que el gobernador, por evitarse unos minutos, se gastara el dinero de los jaliscienses en lujos que hoy no tienen justificación”, dijo al respecto.

Opinión de Pedro Mellado y Felipe Cobián. El destacado periodista y agudo articulista de Jalisco Pedro Mellado Rodríguez (por cierto, amigo de Don Enrique Alfaro Anguiano padre del gobernador) no hace mucho (noviembre de 2018) escribió un interesante artículo de opinión titulado “AMLO Y ALFARO, REPELENTE SIMILITUD”. En él nos cuenta lo siguiente:

“Se parecen tanto, son tan iguales, fuertes y en ocasiones sumamente ásperos… Los mueven propósitos similares: uno pretende llevar a cabo la ‘refundación’ de Jalisco y el otro está obsesionado con la ‘cuarta transformación de la República’.

“Los dos son controladores, dominadores, ejercen el poder de manera vertical: no tienen colaboradores, sólo subordinados, y quienes no se someten a su voluntad o sintonizan con sus deseos, se convierten en contrincantes que deben ser combatidos con vigor.

“Comparten una singular repugnancia por las críticas y por sus críticos: para uno, algunos medios convencionales de comunicación -que en algún momento han expresado puntos de vista que le desagradan- son “basura”; para el otro son “prensa fifí”, sensacionalista y amarillistas, divulgadora de mentiras, en defensa de intereses perversos vinculados a poderes ilegítimos”.

Por otra parte, otro destacado periodista de Jalisco Don Felipe Cobián Rosas respecto de ambos políticos, en un artículo titulado “AMLO Y ALFARO, TAN IGUALES, TAN DIVERGENTES” apuntó: “Quién lo pudiera creer. Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez son tan parecidos, pero divergen y están peleados. Ambos, al principio, caminaron juntos por la misma senda de la política y hasta parecían bien avenidos. El particular carácter de cada uno, tan contrarios a la autocrítica y tan susceptibles a la crítica de la opinión pública; autoritarios en el fondo; apasionados de la política, persistentes, tercos u obstinados hasta el fin”.   

Termino diciendo que más allá de la semejanzas o meras coincidencias de López Obrador y Enrique Alfaro, comparto la opinión del periodista Pedro Mellado, cuando anotó: “Los dos presumen que les guía la buena fe; ambos se asumen como la última esperanza del pueblo, pero deberían tener presente que las buenas conciencias también se extravían, cuando sucumben a los arrebatados de un poder sin freno y sin contrapesos”.   

Y LA CULPA NO ES TUYA

Alfonso García Sevilla


En el pleno día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, 25 de noviembre, dos sujetos a bordo de una motocicleta asesinaron de dos balazos a Abril González, quien circulaba rumbo al aeropuerto para abordar un vuelo a su ciudad natal, Monterrey en el estado norteño de Nuevo León. Este cobarde y lamentable suceso se dio en presencia de sus hijos.

Abril se suma a las 2 mil 833 mujeres que han sido asesinadas en México durante 2019 por su condición de ser mujeres, esto es, por crímenes de odio, derivados de la misoginia, de la creencia de que la mujer es un objeto subordinado a su hombre, y viene precedida por: violación, violencia psicológica, violencia física, violencia doméstica, mutilación, desfiguración, privación de libertad, incomunicación o tortura.

No es equiparable a los homicidios, no es minimizar diciendo que matan más hombres, no es menoscabando un movimiento que solo busca respeto y seguridad para nuestras mujeres, que puedan salir tranquilas a la calle con la certeza de que regresarán a salvo y sin sobresaltos de acoso o agresión verbal o sexual en su trayecto a sus centros de estudio, de trabajo, lugares de recreación, etc,

A diferencia de los homicidios, el feminicidio es perpetrado por un hombre, pareja sentimental regularmente. Misma sospecha se tiene en las mujeres que han desaparecido en nuestro país, que ronda una escandalosa cifra de 3 mil mujeres que salieron de sus casas y no han vuelto a ser vistas de nuevo.

No son “feminazis”, la violencia con la que actuaron un solo día es ínfima comparada a la que padecen a diario, a la que sufren de las omisiones de los gobiernos de los diferentes ámbitos y de una justicia que no llega.
En casos como el de Abril González, incluso se puede hablar de la complicidad del juez que con artimañas legales puso en libertad a su pareja, principal sospechoso de su asesinato, cuando en enero la intento matar golpeándola en la cabeza con un bate de beisbol.

Y mientras las cosas en una cultura de machos no cambie, no esperemos marchas en paz. Nuestra sociedad mexicana muestra un avanzado estado de descomposición y es la violencia contra las mujeres la que mide el tipo de país que somos.

Espero justicia para Abril y para las casi tres mil víctimas de feminicidio y que reaccionemos y pongamos un hasta aquí a esta aberrante práctica contra lo más valioso y hermoso que un ser humano puede tener: nuestras mujeres.

1 Año del Gobierno de AMLO

Tiempo de contar…
“Hemos avanzado mucho, se han sentado las bases para llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública de nuestro país, ya hay un marco legal distinto, se hicieron reformas a la Constitución, en el sentido estricto, práctico, real, ya hay una nueva Constitución que combate la corrupción, que promueve la justicia, que impulsa la democracia». -Andrés Manuel López Obrador-

Quirino Velazquez

Este domingo 1° de diciembre Andrés Manuel López Obrador cumple su primer año como presidente de México.Ha sido un período inédito, dicen los especialistas, no solo porque es el primer gobierno de izquierda en la historia del país, sino por algunas decisiones de la administración pública le han valido críticas, pero también reconocimientos.

Ha sido un año de claroscuros, dice Jaime Cárdenas, académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Por un lado, parece existir «un buen ánimo del presidente y de sus funcionarios» para concretar sus proyectos de gobierno. Pero al mismo tiempo hay resistencias, dice. Hay desconfianza de algunos sectores sociales y desde organizaciones empresariales.

Enseguida, les cuento en seis puntos algo sobre este primer año del gobierno del presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

1- Violencia histórica

El 1 de diciembre de 2018 López Obrador recibió al país con la mayor ola de violencia de su historia reciente.

Más de 36.000 personas fueron asesinadas violentamente ese año, de acuerdo con el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi). Una violencia con elementos distintos a otros años. En el pasado la mayor parte de la violencia era generada por la guerra contra y entre carteles de narcotráfico.

Ahora, parte de los homicidios e inseguridad es provocada por bandas de extorsión y robo de combustible, según especialistas como Guillermo Valdés, exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Para combatir la violencia, AMLO modificó la estrategia de gobiernos anteriores, basada fundamentalmente en operaciones militares. El nuevo plan contempla atacar las causas de la delincuencia con programas de becas y empleo a jóvenes, así como un amplio programa contra las adicciones. También se creó la Guardia Nacional, integrada por policías militares y navales para sustituir a la Policía Federal.

Parte del plan fue una operación especial contra el robo de combustible, conocido como «huachicoleo» y que es uno de los principales desafíos a las autoridades dicen especialistas.

La estrategia contra la inseguridad, sin embargo, no ha logrado contener la violencia. En lo que va de este año se han cometido más de 29.000 homicidios, según el Inegi. Es un tema que debe revisarse dice el investigador Cárdenas Gracia. «En la política de seguridad el gobierno no ha sido exitoso. Tal vez convenga hacer ajustes a la estrategia».

López Obrador reconoce que es un tema pendiente. «No son buenos los resultados» dijo en su primer informe de gobierno. «Constituye nuestro principal desafío».

2- Economía estancada

Según especialistas, la economía mexicana está virtualmente estancada. Hay varias razones:

Por un lado, está un «complejo entorno internacional», marcado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Esto provocó una reducción en la inversión a nivel global que afectó al país, aunque también existen factores internos.

Por ejemplo, la política de austeridad del gobierno, que canceló contratos de servicios y de obra pública, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Esto, a decir de algunos, aceleró la crisis que padece la industria de la construcción desde hace varios años. Se trata de uno de los sectores que más población emplea en el país.

Además de la reducción en el gasto público, también bajó el ritmo de la inversión privada, reconocen consultoras como el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Pero, al mismo tiempo, existen indicadores positivos. Por ejemplo, hasta octubre pasado la inversión extranjera directa superó los US$26.000 millones, un aumento de 7,8%. La tasa de inflación para este año se espera que sea de 3,8%, menor a la registrada en 2018 que fue de 4,9% Y los pronósticos de desempleo indican una cifra de 3,4% este año, similar al del período anterior (3,2%).

3- El desafío del T-MEC

Días después de ganar la elección presidencial el 1 de julio de 2018, Andrés Manuel López Obrador enfrentó su primer desafío: la renegociación el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El presidente Donald Trump había amagado con sacar a su país del acuerdo, lo cual significaba su posible cancelación.

Casi toda la economía mexicana depende de la relación comercial con Estados Unidos. El intercambio de mercancías es de US$549.000 millones al año, en promedio.

Del TLCAN depende el 25% del PIB de México, según datos oficiales. Las consecuencias de su cancelación hubieran sido graves.

El equipo de López Obrador participó en las negociaciones, y en octubre de 2018 se concretó un nuevo acuerdo llamado Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Más de un año después, el convenio comercial todavía no ha entrado en vigor, porque solo México lo ha ratificado. El proceso en Estados Unidos está detenido el enfrentamiento entre Donald Trump y legisladores del Partido Demócrata. Canadá espera la ratificación estadounidense. El gobierno mexicano confía en que el T-MEC entre en vigor en 2020.

4- El polémico acuerdo migratorio

Otro de los problemas que AMLO enfrentó desde el primer día de su gobierno fue el éxodo de miles de personas procedentes de Centroamérica, quienes cruzaron la frontera sur de México en numerosas caravanas en su camino hacia EE.UU.

Al principio el gobierno de López Obrador ofreció permisos de residencia y empleo a los migrantes. Pero en pocos meses cambió la estrategia.

En junio pasado, Donald Trump amenazó con imponer aranceles de 5% a las importaciones mexicanas si no se reducía significativamente el número de migrantes que cruzan irregularmente la frontera estadounidense. Para evitar estos aranceles, el gobierno mexicano estableció un plan de 90 días en el que desplegó 6.000 elementos de la Guardia Nacional para controlar el flujo migratorio en sus fronteras. También aceptó albergar en su territorio a miles de migrantes mientras esperan una resolución a su petición de asilo en cortes estadounidenses.

El plan redujo el número de migrantes irregulares, según datos del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

«Se pudo pactar de otra forma», dice el académico Jaime Cárdenas. «Trump no parece aportar lo mismo que México».

5- AMLO y Latinoamérica

El desafío más reciente del gobierno de López Obrador ha sido el asilo al expresidente de Bolivia, Evo Morales.

Es una decisión que internamente fue cuestionada, pero que, de acuerdo con especialistas, es parte de la política exterior de AMLO, que pretende acercarse a América Latina.

En este camino se encuentra el Mecanismo de Montevideo promovido por México con Uruguay, Barbados y Trinidad de Tobago. El acuerdo busca un diálogo en Venezuela entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

Lo mismo sucede con el plan de ayuda e inversión en el Triángulo Norte de Centroamérica, formado por Honduras, Guatemala y El Salvador.

Con ello México recupera el protagonismo de la diplomacia que tuvo hasta el inicio de los años 90, dice a BBC Mundo el exembajador Eduardo Navarrete.

El inesperado protagonismo de México en la crisis de Bolivia al conceder asilo a Evo Morales «Es el ejercicio de una tradición bien plantada que no es vieja ni obsoleta», recuerda.

6- Popularidad de AMLO

Una encuesta reveló que el nivel de aprobación para el presidente López Obrador bajó del 80% del que gozaba l cumplir 100 días de mandato a 68% al acercarse el primer aniversario del inicio de su gestión, de acuerdo con una encuesta divulgada este lunes pasado (18 de nov/2019).

Otros indicadores, entre ellos su imagen, también han mostrado algunos cambios significativos, pues actualmente, 65% de los mexicanos tienen una imagen positiva de él. Esto representa una baja de 15 puntos porcentuales respecto a la primera evaluación.

De igual manera, la calificación de su trabajo a lo largo del último año ha ido cambiando. A los 100 días de gobierno, 42% le dieron calificaciones de 8 a 9. Hoy, a casi un año de haber sido nombrado presidente, 40% le otorgan estas calificaciones (bajó el 2%).

Respecto a las características con las que identifican a López Obrador, 72% creen que es una persona sincera, 79% que es un líder, 80% lo consideran una persona cercana a la gente, 73% lo ven como alguien que tiene experiencia para gobernar, 67 % tiene la percepción de que es alguien capaz de resolver problemas y 7 % consideran que toma sus propias decisiones.

La ciudadanía considera que a lo largo de este último año ha habido avances importantes en temas como libertad de expresión (67%), combate a la corrupción (58%), combate a la pobreza (58%) educación pública (55%), creación de empleos (49%) y servicios de salud pública (45%).

Por otra parte, 52% de los mexicanos aseguran que, con la llegada de López Obrador al poder el 1 de diciembre de 2018, ellos y sus familias están mejor que antes.

De las Heras realizó el estudio del 21 al 22 de noviembre por medio de mil encuestas telefónicas a personas mayores de 18 años seleccionadas mediante un muestreo aleatorio sobre el listado de teléfonos del país, y cuenta con un 95 % de confianza y error estadístico de 3,2 %.

Finalmente, les cuento que a través de sus redes sociales el presidente Andrés Manuel López Obrador compartió un video en el que invita a todos los ciudadanos a que asistan al Informe que dará el domingo 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México, para conmemorar un año del inicio de su gobierno constitucional.

En dicho video, el Primer Mandatario señala que la cita para dicho evento será a las 11:00 horas. “Hemos avanzado mucho, se han sentado las bases para llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública de nuestro país, ya hay un marco legal distinto, se hicieron reformas a la Constitución, en el sentido estricto, práctico, real, ya hay una nueva Constitución que combate la corrupción, que promueve la justicia, que impulsa la democracia», destaca el mensaje del presidente.

Estado de indefensión femenina

Alfonso García Sevilla

Nuevamente tenemos que lamentar los resultados de la marcha llevada a cabo este lunes en el marco del Día Internacional de la eliminación de la violencia contras las mujeres. Vandalizar espacio público y agredir a la autoridad no resolverá el grave problema estructural que padecen la mayoría de las féminas en este país. A pesar de la deuda histórica que México tiene con sus mujeres, las protestas no deben ser con esa misma intensidad. Violencia genera violencia y no se soluciona el fondo del asunto.

La realidad es contundente, en el país el 30 por ciento de los hogares son encabezados por una mujer, según refiere el Inegi, 44 por ciento de las mexicanas han padecido violencia de pareja, 10 por ciento de las que tienen 15 años o más han sido víctimas de algún acto de violencia por parte de un integrante de su familia, el nivel de violencia doméstica es del 66 por ciento y los feminicidios rondan nueve diarios. Cabe señalar que en todos estos casos la impunidad ronda el 96 por ciento al no castigarse la gran mayoría de los casos, mismos que no se denuncian por temor a la doble victimización, que es la que hacen las autoridades en el proceso mediante el cual se produce un sufrimiento añadido por parte de instituciones y profesionales encargados de prestar atención a la víctima (ya sea de malos tratos o violencia de género, secuestros, abusos sexuales, etc) a la hora de investigar el delito o instruir las diligencias oportunas en el esclarecimiento de lo ocurrido: jueces, policías o abogados entre muchos otros.

Datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2018 reflejan que las mujeres se sienten más inseguras que los hombres tanto en lugares públicos como en privados: cajero automático en vía pública (87.4%), transporte público (74.2%), calle (72.9%), carretera (69.5%), mercado (65.5%), parques (62.1%), automóvil (48.9%), escuela (39.2%), trabajo (36.2%) y casa (26.7%). Asimismo, la violencia que ejercen parejas, esposos, exnovios o exesposos contra las mujeres en México es «severa y muy severa» en 64.0% de los casos.

No han sido suficientes las acciones positivas ni las alertas de género emitidas en ¡18 estados del país! Lo que nos demuestra la poca importancia que los gobiernos toman a este lacerante mal que impacta a toda la sociedad. A nuestros políticos hay que exigirles que se pongan a trabajar para revertir esta penosa realidad que viven y encausar esos esfuerzos en reeducar a la sociedad, tarea difícil pero impostergable.

¡A propósito! Espero que la cancelación en Zapopan del concierto del cantante Gerardo Ortíz, cuyas letras incitan a la violencia de género, sea parte de acciones integrales y transversales y no solo una decisión para salir en la foto. Hay que recordar que hace 2 años en Jalisco se emitió una alerta de género y en la Universidad de Guadalajara hay denuncias de acoso y casos penosos de abuiso como el de la banda de mequetrefes de «Los Tornillos». Estaremos atentos al respecto.

EJIDO EL ZAPOTE Y SU LUCHA EN LA ERA DE LA 4TA TRASFORMACIÓN

“…[Zapata] comenzó el movimiento revolucionario para restituir las tierras que las haciendas les habían arrebatado a los pueblos de Morelos y a los pueblos de todo México. Esa es una enseñanza mayor: No al abuso, no a la prepotencia; sí a la justicia, sí a la justicia” -Adres Manuel López Obrador-

Quirino Velazquez

El pasado 10 de abril se cumplieron cien años del asesinato de Zapata y por ese motivo el gobierno federal decretó al 2019 como “Año del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata”. En contrapunteo a los ánimos celebratorios (de aquel acontecimiento), este texto recuerda otra historia que reflejan las aspiraciones y el devenir de aquel movimiento popular la lucha del Ejido El Zapote por lograr justicia.

Ya en la era de la “4ta Trasformación Nacional” la historia de oprobio gubernamental y la digna lucha del ejido El Zapote, sobre las 307 hectáreas en las que se ubican parte de las instalaciones del aeropuerto internación de Guadalajara, prosigue.

Esta disputa tiene origen desde hace casi 70 años cuando les fueron ilegalmente arrebatas parte de sus tierras. Les presento una breve relatoría cronológica de la sustracción ilegal de las tierras (307 has) del ejido El Zapote, usurpadas hoy por el GAP (Grupo Aeroportuario del Pacifico), y de la desigual lucha entre el gobierno federal (en contubernio con el GAP) y nuestros paisanos ejidatarios de El Zapote.

  1. En 1949 el Gobierno Federal ocupó (ilegalmente) una superficie aproximada de 247-53-97 hectáreas de terrenos propiedad del ejido El Zapote, para la construcción del Aeropuerto Civil Federal de la ciudad de Guadalajara. Exp. SOP/408 relativo al procedimiento de expropiación instaurado por la entonces Dirección General de Tierras y Aguas del denominado Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización (hoy SEDATU).
  • En julio de 1950. Se inicia la construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de Guadalajara, en un predio de 250 hectáreas del Ejido El Zapote y el fracc. Asturias. El aeropuerto «Las Ánimas» tendría 2 pistas. Periódico El Informador de fecha 21/07/1950.
  • En marzo 1951 fue inaugurado por el entonces presidente de la República Miguel Alemán el Aeropuerto Civil Federal de la Ciudad de Guadalajara, que tuvo un costo de 10 millones de pesos, contando con dos pistas: la principal de 2,200 metros (actual 10-28) y una secundaria de 1,800 metros (02-20), ambas de 56 metros de ancho, así como un edificio terminal de 1,500 metros cuadrados de construcción. Periódico El Informador de fecha 01/03/1951 y 02/03/1951.
  • En 1967 en su Segundo Informe del Gobernador de Jalisco Francisco Medina Ascencio, mencionó: “En la segunda gran remodelación del Aeropuerto de Guadalajara, la Federación invirtió 120 millones de pesos (Información obtenida de la Biblioteca del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente).
  • En mayo de 1968, el Jefe del entonces Departamento de Asuntos Agrario y Colonización (posteriormente Secretaria de la Reforma Agraria hoy SEDATU) autorizó, de manera ilegal, a la Secretaría de Obras Públicas (hoy SCT) la ocupación provisional de 257-03-51.77 hectáreas propiedad del ejido El Zapote Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. (ya se había construido el aeropuerto). Exp. SOP/408.
  • El 1° de agosto de 1968 fue inaugurado (reinaugurado), por el entonces presidente de México Gustavo Díaz Ordaz, el Aeropuerto Internacional de la ciudad de Guadalajara. Periódico El Informador de fecha 02/08/1968.
  • El 19 de septiembre de 1975 se decretó (de manera ilegal) la expropiación a favor de la entonces Secretaría de Obras Públicas (ahora SCT), de una superficie del ejido El Zapote, Municipio de Tlajomulco, Jalisco, de 306-89-60 Has., para ser destinadas a la ampliación del Aeropuerto de Guadalajara, Jalisco. El citado decreto fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 26 de noviembre de 1975.
  • El 29 de junio de 1998, el Gobierno Federal, por conducto de la Secretaría de Comunicaciones y Trasporte (SCT), otorgó (de manera ilegal), entre otros, la Concesión de bienes del dominio público (propiedad del ejido El Zapote), a favor de la empresa AEROPUERTO DE GUADALAJARA, S.A. DE C.V. subsidiaria del Grupo Aeroportuario del Pacifico, SAB de CV (GAP).
  • El 15 de noviembre de 1999, se modificó íntegramente las condiciones y anexos de la Concesión, referida en el punto inmediato anterior.
  1. El 25 de noviembre de 2009 el Comisariado ejidal del ejido El Zapote del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, promovió juicio de amparo indirecto, en contra de la ocupación ilegal ordenada el 14 de mayo de 1968, de un total de 306-89- 60 hectáreas de terrenos de su propiedad; del Decreto expropiatorio de fecha 19 de septiembre de 1975 y su ejecución; así como de su respectivo avaluó; además en contra de la concesión otorgada de los mismo.
  1. El 31 de julio de 2014, el decreto presidencia de expropiación (anotado en el punto 7 anterior) fue dejado insubsistente al declararlo inconstitucional por sentencia dictada el Juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa y de Trabajo en el Estado de Jalisco, en el juicio de amparo indirecto número 1788/2009.
  1. Por resolución de fecha 14 de abril de 2016, pronunciada por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, en el Recurso de Revisión número 298/2015, se confirmó la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión en cuanto ve al Decreto Presidencial Expropiatorio emitido el 19 de septiembre de 1975 y publicado el 26 de noviembre del mismo año. La ejecutoria referida en su resolutivo cuarto literalmente dispone: “CUARTO. Se CONFIRMA la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión al quejoso, poblado «EL ZAPOTE», del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, por cuanto ve al decreto expropiatorio reclamado, con el consecuente pago de la indemnización con motivo de la expropiación…». (foja 801 de la Ejecutoria de la Revisión Principal 298/2015).
  1. El 4 de julio de 2016  el Diputado Federal (en ese entonces) Salvador Zamora Zamora (hoy presidente municipal de Tlajomulco) presentó, ante la Cámara de Diputados, una proposición con punto de acuerdo de urgente y obvia resolución “por la cual se exhorta al titular de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes para que dé cumplimiento a la sentencia mediante la cual deberá restituir o en su caso indemnizar las tierras ejidales de los ejidos de El Zapote…” del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, donde se ubica el hoy aeropuerto internacional de la ciudad de Guadalajara.
  1. En el año 2018 el aeropuerto internacional de Guadalajara se consolidó como el tercer lugar con mayor afluencia a nivel nacional, al acumular 14 millones 351 mil pasajeros durante el año pasado, según el balance del GAP, administrador de la terminal. El total de usuarios superó en 12.1% el registro de 2017, cuando utilizaron el espacio 12 millones 808 mil usuarios nacionales e internacionales.

Del total de personas que utilizaron el aeródromo, ubicado en tierras del ejido El Zapote, en 2018, 10 millones 313 mil son nacionales y 4 millones 038 mil son internacionales. En ese mismo año aproximadamente 164.2 mil toneladas métricas de carga fueron transportadas a través del aeropuerto

Asimismo, el aeropuerto de Guadalajara en el año 2018 tuvo una utilidad de operación de 2 mil 454 millones de pesos (información obtenida del Reporte anual del GAP que presenta de acuerdo con las disposiciones de carácter general aplicables a las emisoras de valores y a otros participantes del mercado).

Por otra parte, cabe señalar que desde el mes de abril del 2016 la resolución, anotada en el punto 11 anterior, se convirtió en sentencia ejecutoriada, por ende, en cosa juzgada por que surge de una sentencia definitiva e inatacable y, por tanto, desde esa fecha es la verdad legal sobre el litigio de las tierras propiedad del ejido El Zapote, que hoy usurpa el GAP. Y digo que usurpa porque una consecuencia natural y jurídica del amparo concedido al ejido el Zapote, se entiende que el procedimiento y consecuente decreto expropiatorio se encuentran viciados y son ilegales, por haberse violentado en su perjuicio la garantía de audiencia. Entonces si no hay decreto expropiatorio la ocupación de las tierras por parte del GAP resulta también ilegal.   

Ya agotadas todas las instancias legales, el anterior gobierno federal priista (afortunadamente a un año de haber concluido su funesto periodo) que encabezó Peña Nieto, con el apoyo del gobierno priista de Jalisco (también concluido hace un año gracias a Dios) encabezado por Aristóteles Sandoval, retardaron, con “triquiñuelas y huisacheadas”, el pago que por orden de la autoridad debió hacer al ejido El Zapote por las 307 hectáreas, incluso después de haber alcanzado varios acuerdos (incumplidos todos).

Las tácticas dilatorias llegaron hasta el punto de aprender a los líderes del ejido, mientras realizaban una manifestación pacífica. La Fiscalía General del Estado de Jalisco (encabezada en ese entonces por un nefasto servidor público de nombre Eduardo Almaguer Ramírez) ordenó la detención de 15 manifestantes, entre ellos el presidente del Ejido, en ese entonces, Nicolás Vega Pedroza, su hija Violeta Vega, así como ejidatarios y asesores legales, argumentando delitos “fabricados”. La falta de cargos contra los detenidos dio lugar a su posterior liberación, lo que dejó clara la estrategia de intimidación contra los ejidatarios, que han ganado en todas las instancias los juicios en reclamo de sus tierras.

Ahora bien, no se puede ocultar que la historia de la expropiación de tierras ejidales de El Zapote se ha traducido en corrupción e injusticia para esa comunidad agraria. El despojo de la tierra ha sido un problema persistente reflejado hoy en día es la desigual lucha entre el ejido El Zapote y el gobierno-GAP.  

Cierto, la lucha del ejido El Zapote por recobrar sus tierras u obtener el pago de las mismas siempre ha sido una lucha desigual,  porque gobierno y GAP siempre han estado en ominoso contubernio, basta con que sepamos que el actual Director General del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalem “fue Subdirector de finanzas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por seis años en donde participó en diferentes procesos de privatización en el sector comunicaciones y transportes y tiene una amplia experiencia en concesiones federales” (información tomada de la página oficial del GAP). Y otro ejemplo de ese aciago contubernio entre el gobierno y el GAP es que el Lic. Sergio Flores Ochoa actual Director Jurídico del GAPfue anteriormente Gerente de lo Contencioso y Administrativo de la Dirección General Adjunta de Asuntos Jurídicos de ASA y Subprocurador de Justicia de la Ciudad de México, además de haber sido Jefe del Departamento Legal del INFONAVIT y Gerente Jurídico de NAFINSA (en la época de los gobiernos federales priistas y panistas).

Así, con la confabulación entre gobierno-GAP y no obstante que han pasado casi 70 años del ilícito despojo de esas tierras y que el ejido El Zapote ya ganó en lo jurídico el pago de sus tierras, y a pesar de que el año pasado, el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez (en ese tiempo electo), expresará en su Twitter que “su lucha es legítima” y anunciará que se comprometía a hacer su parte “para que se haga justicia y el gobierno federal salde esta deuda histórica, aún no les pagan a los ejidatarios las tierras donde se asienta una gran porción (estacionamiento, parte de pistas, hangares, terminal, etc.) del aeropuerto internacional de Guadalajara.

Por otra parte, cabe señalar que el GAP cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y en la Bolsa de Valores de New York (NYSE) bajo el símbolo “GAP B” y “PAC” respectivamente, y opera, administra y desarrolla 12 aeropuertos internacionales en las regiones del pacífico y centro de México y uno en el Caribe (Jamaica) y tiene como socio a la empresa AENA Internacional que es una sociedad propiedad de Estado español que administra todas las operaciones aeroportuarias en España, lo que la convierte en una de las operadoras de aeropuertos más grandes del mundo. AENA Internacional es uno de los tres socios clave de GAP, actuando como su socio operador (ni así nos quieren pedir perdón los “gachupines” por los desmanes de la conquista).

El Consejo de Administración del GAP es presidido por la señora Laura Díez Barroso Azcárraga quien es una de las personas más acaudaladas de México y prima hermana del magnate Emilio Azcárraga Jean dueño de televisa.

Se deja así evidencia de la desigual lucha entre el ejido de El Zapote y el binomio en contubernio gobierno-GAP. Ojalá el actual mandatario federal termine con esa infame confabulación. Aunque en obvias desigualdades, y al grito de “¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!”, “¡Si Zapata viviera, con nosotros estuviera!” el ejido el Zapote, encabezado por su líder Nicolás Vega, sigue en la lucha contra el binomio gobierno-GAP por el pago justo de sus tierras.  

Al mismo tiempo se desea, en el marco del 109 aniversario de la Revolución Mexicana, que ahora sí se haga realidad lo dicho por el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador “…[Zapata] comenzó el movimiento revolucionario para restituir las tierras que las haciendas les habían arrebatado a los pueblos de Morelos y a los pueblos de todo México. Esa es una enseñanza mayor: No al abuso, no a la prepotencia; sí a la justicia, sí a la justicia”.

REVOLUCIÓN SIN DESTINATARIO

Alfonso García Sevilla

Se cumplen 109 años del levantamiento armado de 1910, cuya herencia más preciada fue la utopía de un país más justo, plasmada en una Constitución de vanguardia mundial que nunca fue entendida por los encargados de los destinos de la nación, vamos, lejos de lograr reducir la desigualdad económica y social, esta se ha ensanchado y no se ha logrado hacer que la mayoría de los mexicanos logremos siquiera un ligero nivel de bienestar en los servicios que recibimos llámense salud, educación, agua potable, seguridad, espacios públicos, entre otros.

Uno de los aspectos que ha jugado en contra del pueblo ha sido el modelo educativo posrevolucionario, mismo que durante décadas se encargó de fomentar la deserción escolar y privilegiar lo informativo sobre lo formativo, machetear sucesos y fechas para pasar exámenes y no formar pensamiento crítico a partir del desarrollo de habilidades y capacidades, por ello se explica que siempre hemos padecido en la enseñanza del inglés y las matemáticas, materias que siguen generando que alumnos dejen las aulas.

No es difícil entonces de explicar nuestro promedio de escolaridad de 9 años, equivalente a tercero de secundaria, lo que ha mantenido a un país rico en recursos naturales sumido en la mediocridad. La ausencia de la inteligencia necesaria para extraer y transformar la materia prima por nacionales ha hecho que seamos exportadores y maquiladores de la misma.

Y el futuro no es halagador. En la actualidad, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) nuestro país ocupa el primer lugar en el abuso sexual, violencia física y homicidios de menores de 14 años, situación que no es nueva y que lamentablemente al estado mexicano le ha valido, incumpliendo sistemáticamente con la Convención Internacional de los Derechos del Niño, que establece que los Estados deben adoptar medidas para proteger a sus niños y adolescentes contra cualquier abuso o explotación.

Lejos estamos de contar con política públicas que garanticen el acceso de nuestra niñez a una vida libre de violencia y sí a la educación, formación, recreación y todo lo necesario para formar seres humanos responsables y comprometidos con su sociedad.

Al contrario, lo que nos ha dejado las omisiones han sido adultos resentidos, sin compromiso con su entorno y con una formación baja, que incide en repetir en su seno familiar los patrones de violencia que vivieron en su infancia.

Los números son fríos, según la OCDE, en la actualidad son cerca de 5 millones de infantes que son víctimas de la violencia en nuestro país, sin que a la fecha se reconozca como lo que es: un cáncer que frena el desarrollo futuro de nuestro país y más que se actúe en consecuencia… Lamentablemente al Estado Mexicano NO le importa su niñez ni las familias donde se supone, deberían formarse los ciudadanos responsables.

¿Hasta cuándo? Hasta que la sociedad despierte y se concientice que el México violento e ignorante que vivimos se debe reformar desde los cimientos y el Estado caiga en cuenta que debe ser el individuo el objeto de la atención de las políticas públicas tendientes a mejorar nuestra nación. Mientras eso no pase a seguir estancados en el tercer mundo y desperdiciando la riqueza de nuestro país. A ver cuando nos llega la revolución de conciencia necesaria para que las cosas cambien de fondo.

A %d blogueros les gusta esto: