Política

Machismo social y político

Fabiola Serratos

Antes de enfrentar el miedo decidiendo si valía la pena o no hablar de la violencia de género en un municipio donde el machismo es una peculiaridad muy notoria, (incluso en los mismos cargos públicos) me enfrenté principalmente a la idea del acoso, pero recordé la cantidad de veces que dentro del colectivo alentamos a las mujeres a ejercer denuncia o apoyar en las decisiones que les garantice seguridad y puedan tomar el valor para evidenciar lo incorrecto.

Mi principal reto como activista ha sido una lucha constante con el miedo, “de la sociedad y de las víctimas” Pues prejuicios que nos han inculcado como principios tales como “la culpa, la obediencia y la vergüenza” son las terribles bases de un entorno violento que minimiza lo ocurrido en mujeres y niños.

Un caso en particular de una niña que había sido abusada por su padre fue uno de mis enfoques esta semana, comprendí que es tanta la culpa y la presión que la sociedad normaliza, que pese al daño la niña se sentía responsable de las constantes violaciones. La mamá se negaba a denunciar y tenían miedo porque muchas personas las habían convencido de que no era para tanto el problema y al final la niña quedaría más dañada si otros conocían la historia.

Aquí aparece otro de los prejuicios más terribles “La vergüenza”
La niña me dijo en terapia lo siguiente.
“Si mi papá enfermara de todos modos lo cuidaría porque nadie más lo querría”

La culpa es algo que la sociedad se niega a quebrantar, continuamos moralizando la violencia y la obediencia, condenamos a un sin fin de mujeres y niños a aceptarla.

Quizá no nos damos cuenta de la verdadera necesidad que existe de exponer los factores de la violencia.
A través de redes sociales me han preguntado si sirven las marchas cuando la sociedad critica o toma a influencers ignorantes como punto de referencia y opinión.

La misma respuesta es la que utilicé para responderme a mí misma cuestionándome si era necesario exponer un tema del cual vendría la polémica y una que otra señal de violencia.

-Las marchas no son la solución, las cosas no se resuelven en ese justo momento. Pero entiéndase que SÍ son una forma de visibilizar un problema a nivel mundial. Son la forma de que se exponga que nos están excluyendo, lastimando y que somos el primer país en América con asesinatos a mujeres.

Cuando existen estadísticas tan altas socialmente necesitamos trabajar en disminuirlas y el ideal sería desaparecerlas; esto no hace menos importante otro tipo de muertes. Necesitamos comprender que la violencia no es siempre igual, no la causa lo mismo y por lo tanto no puede solucionarse de la misma manera. Existe en cada tipo un factor social en específico que la genera. Narcotrafico, inseguridad, deseo, etc.

En nosotras las mujeres se ha creado una idea de posesión y de dominio público que es la causa del disgusto que lleva a someter y callar la libertad que no nos fue permitida ejercer y ahora luchamos por conseguir. Esa es la razón de que ahora observemos tanto enojo social que viene del machismo.

El machismo no es el hombre en sí sino la serie de conductas y principios que son el origen de la violencia. En mujeres las estadísticas de violencia son elevadas y en hombres la causa número uno de depresión y suicidios.

Esta semana una serie de reflexiones me mantuvieron intranquila entre ellas mi decisión de hacer pública la forma en la que dentro de un intento político la culpa, el engaño, el abuso y un tremendo machismo me mantuvo sujeta a un proyecto del cual siempre tuve el deseo de renunciar y no pude por cargar con la presión grupal. Dentro de este equipo, me encontré con infidelidades, promiscuidad, engaños, censura a las mujeres y en los personal un manejo de la culpa tal que terminó llevándome a un problema delicado de salud y una pérdida muy grande.

Pese a mis años de activista, de lo que consideré madurez y astucia, me vi sumergida en estereotipos y adjetivos que incluso otras mujeres ejercieron (porque el machismo es un mal social). Ahora que con claridad defino esos adjetivos y situaciones dentro de la política, más interés me causa en conocer liderazgos femeninos que realmente nos representen. Que por supuesto luchen por una verdadera paridad y justicia.

Que este mes de reflexión nos sirva en específico a las mujeres para integrarnos con dignidad, sororidad, valentía y justicia a los espacios públicos que nos requieren y nos demandan.
¡Por nosotras y por todas!

EL CONFLICTO DEL AEROPUERTO, LAS MENTIRAS O MEDIAS VERDADES DEL DIRECTOR DEL GAP -PARTE 2-

Quirino Velázquez

En la entrega anterior (-parte 1-) les conté de las mentiras o medias verdades del Director General del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP Lic. Raúl Revuelta Musalem en sus declaraciones en torno al antiguo conflicto, entre el gobierno federal (SCT) que en contubernio con el GAP han sostenido en contra del ejido de El Zapote, suscitado por las tierras donde se encuentra parte del aeropuerto internacional de Guadalajara.

Pues bien, en esta segunda entrega le cuento que el pasado día 12 de febrero en entrevista (de la cual tengo grabación) con el periodista Enrique Toussaint en el programa #Zona3Noticias de la estación de radio 91.5 FM, el Director General del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdeclaró:

1.- “…SÓLO POR RECORDAD, NOSOTROS SOMOS UNA CONCESIÓN FEDERAL, LOS TERRENOS SON DEL GOBIERNO FEDERAL…”. (1er mentira o media verdad).

Lo expresado por el Director del GAP es verdad en cuanto a que es una concesión federal, aunque, respecto a las casi 307 hectáreas de conflicto con el ejido El Zapote, yo le recomendaría que leyera la condición 11 de su título de concesión de fecha 29 de junio de 1998 y la condición 3.2. de la modificación, a ese título de concesión, ambas condiciones reemiten a los artículos 16 y 20 de la entonces vigente Ley General de Bienes Nacionales, que textualmente disponen: 

Artículo 16.- Los bienes de dominio público son inalienables e imprescriptibles y no estarán sujetos, mientras no varié su situación jurídica, a acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

Artículo 20.- Las concesiones sobre bienes de dominio público no crean derechos reales; otorgan simplemente frente a la administración y sin perjuicio de terceros, el derecho a realizar los usos, aprovechamientos o explotaciones, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezca las leyes.

Las disposiciones legales trascritas son claras en su redacción y de fácil interpretación. Así, el artículo 16 en su porción normativa mientras no varié su situación jurídica advierte que los bienes del dominio público pueden variar su situación jurídica (como las casi 307 hectáreas del ejido El Zapote por el ilegal decreto expropiatorio de 1975, nulificado por el amparo y protección de la justicia federal concedido al ejido en 2016) y entonces podrán ser objeto acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

El artículo 20 contiene la disposición de “sin perjuicio de terceros” que ha operado históricamente como una garantía implícita, es decir, una conditio iuris en favor de quienes tienen títulos de propiedad o derechos reconocidos, frente a la concesión de bienes del dominio público que pudiera perturbar situaciones consolidadas con anterioridad, cómo puede ser el caso de las casi 307 propiedad del ejido El Zapote, dada la nulificación del decreto expropiatorio.

Lo que sí es una gran mentira o media verdad del Director del GAP es lo que, en la entrevista referida, expresó: “…los terrenos son del gobierno federal…” ya que en lo que respecta a las casi 307 hectáreas, expropiadas ilegalmente al ejido El Zapote, no son del gobierno federal en razón, de que precisamente el procedimiento y consecuente decreto expropiatorio (emitido en el año 1975) se declaró inconstitucional (sentencia ejecutoriada dictada en abril del 2016) por haberse violentado en perjuicio del ejido El Zapote la garantía de audiencia. Ello es así, porque al haberse calificado de inconstitucional el procedimiento y el decreto expropiatorio, la consecuencia natural sería devolver el terreno (casi 307 hectáreas) al ejido. Es decir, el efecto de la sentencia de amparo es restablecer las cosas al estado que guardaban antes de que se efectuara la violación. Por lo tanto, las casi 307 hectáreas no son propiedad de gobierno federal, sino que volvieron al estado o condición de propiedad ejidal que antes (del decreto expropiatorio tildado de ilegal) tenían; y mientras no les sean pagada la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido, éste sigue siendo propietario de esas tierras.

También le recomendaría al Director del GAP que conozca y lea la nota marginal donde se ordena dejar insubsistente la inscripción del Decreto Presidencial de fecha 19 de septiembre de 1975 registrado con el número 584663, del expediente 627 a fojas 34-35 de 27 de noviembre de 1975 del Registro Agrario Nacional.

En la referida entrevista el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpresó:

2.- “…YA LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y YA DIO SU DICTAMEN FINAL… SÓLO POR CAMINAR RÁPIDO EL ASUNTO LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y LA SUPREMA CORTE DIJO: 1 LOS TERRENOS FUERON PAGADOS; 2 LOS PAGOS NO OCURRIERON EN EL TIEMPO QUE DEBÍAN OCURRIR; …HAY UN TERCER PEDAZO QUE DEBE HABER UN TIPO DE INDEMNIZACIÓN POR ESE DESFACE…”. (2da mentira o media verdad).

En efecto el asunto llego a la Suprema Corte, pero jamás la SCJN ha dicho que los terrenos fueron ya pagados eso es una grave mentira, argüida por el Director del GAP para distraer la atención o quien sabe por qué razón. La Suprema Corte jamás ha dicho que los pagos no ocurrieron en el tiempo que debían ocurrir eso es otra grave mentira; y la Corte jamás ha dicho que debe haber un tipo de indemnización por ese desface esa es otra grave mentira del Director del GAP.

Yo no sé, si el director del GAP es o sea hace… o simplemente tiene, al respecto, mala información de sus abogados (que puede ser) por eso y para que no incurra en mentiras ni medias verdades yo le recomiendo al Lic. Raúl Revuelta que lea el Incidente de Cumplimiento Sustituto radicado en la Suprema Corte de Justica de la Nación con el número de expediente  7/2018  derivado del juicio de amparo indirecto 1788/2009 del Juzgado Tercero de Distrito en materia Administrativa y del Trabajo promovido por el ejido El Zapote. Dicho incidente fue resuelto, por unanimidad de votos de los Ministros integrantes de la Segunda Sala de la SCJN, en sesión de fecha 20 de junio de 2018, determinando: “Esta Suprema Corte considera… en el caso debe… ordenarse la devolución de los autos al órgano jurisdiccional que conoció el juicio a fin que incidentalmente proceda a desahogar las pruebas necesarias para determinar si ha lugar al cumplimiento sustituto y… en la propia interlocutoria también se cuantifiquen los correspondientes daños y perjuicios…” (foja 23).

Para que no incurra en mentiras ni medias verdades, también le recomiendo al Director del GAP que lea la Inconformidad número 17/2017 resuelta, por Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, el día 31 de agosto de 2017, que esencialmente dice: “En consecuencia,… a efecto de que, en esta primera fase, esto es, a partir de que se solicitó el cumplimiento sustituto de la sentencia de amparo, el Juez de Distrito reponga el procedimiento en el capítulo de cumplimiento del fallo protector, y proceda en términos de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, relativa al incidente de cumplimiento sustituto…” (foja 136).

En la entrevista aludida el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdijo:

3.- “…SOLO QUEDA LA INDEMNIZACIÓN HAY QUE ESPERAR QUE LOS JUECES DICTAMINEN…”. (3ra mentira o media verdad).        

Efectivamente sólo queda la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido El Zapote y que se viene tramitando conforme lo marca la Ley de Amparo, es decir, mediante un Incidente de Cumplimiento Sustituto en el que las partes contarán con la oportunidad de aportar diversas pruebas tendentes a precisar el monto de la indemnización que deba pagarse a la parte quejosa (en este caso al ejido El Zapote) por concepto de daños y perjuicios y tiene por efecto que la ejecutoria se dé por cumplida. También procede celebrar un convenio entre las partes (cómo sucedió con el ejido Santa Cruz del Valle).

Es cierto que “…solo queda la indemnización hay que esperar que los jueces dictaminen…”, al respecto cabe señalar que la Suprema Corte de Justica de la Nación, ha señalado que: “La propiedad privada o ejidal… es un derecho humano que el Estado puede afectar a través de las formas que el orden jurídico previene, entre otras, la expropiación. Para evitar afectaciones injustificadas a ese derecho, el pago de la indemnización en caso de expropiación, en términos de los artículos 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se erige como una medida para resarcir su afectación y garantizar el debido y adecuado respeto al mencionado derecho humano. (Tesis, Registro 2017905).

Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que en casos de expropiación: «El pago de una indemnización constituye un principio general del derecho internacional, el cual deriva de la necesidad de buscar un equilibrio entre el interés general y el del propietario». Y que para alcanzar el pago de una justa indemnización ésta debe ser «adecuada, pronta y efectiva» (Corte IDH. Caso Salvador Chiriboga Vs. Ecuador. Excepción Preliminar y Fondo. Sentencia de 6 de mayo de 2008. Serie C No. 179. Párrafo 96.).

En la entrevista antedicha el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpuso:

4.- “…EL VOLUMEN DE OBRA QUE ESTAMOS PLANTEANDO EN GUADALAJARA PARA LOS PRÓXIMOS 5 AÑOS ES DEL MISMO TAMAÑO DE LOS ÚLTIMOS 70 AÑOS (que se ha hecho en el aeropuerto) …” (4ta mentira o media verdad).

En este pedazo (como el Director del GAP dice) de la entrevista el Lic. Raúl Revuelta además de mentiroso parece que se muestra con desvergüenza. No es verdad que hace 70 años ya había aeropuerto en Guadalajara, en 1950 apenas empezaba la construcción del Aeropuerto denominado “Las Animas” hoy aeropuerto de Guadalajara (véase Periódico el Informador de fecha 21/07/1950 pág. 1ª.) Y al señor se le olvida que la empresa Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C.V. (subsidiaria del GAP Grupo Aeroportuario del Pacifico, S.A.B. de C.V.) se le concesionó los servicios aeroportuarios y los bienes del dominio público desde el año de 1998 es decir, desde hace de 22 años. Por lo que si no han hecho obras es precisamente porque la empresa que representa ha sido negligente e incumplida en cuanto a las obras de infraestructura que tenía que llevar a cabo en esos 22 año de concesión.

Lo que sí es verdad es que el GAP a través de su Director General y otros diversos voceros intentan permanentemente maquillar la realidad, cerrar los ojos ante la evidencia o usar subterfugios respecto al conflicto sobre las casi 307 hectáreas propiedad del ejido El Zapote y en las cuales se asienta parte del aeropuerto de Guadalajara, como una manera de engañar a los ciudadanos en particular a los inversionistas y propietarios de las acciones que se cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (GAP BMV) y en la Bolsa de Valores de Nueva York (PAC NYSE). Pero al público, y por supuesto a los medios de comunicación, les toca desvelar las mentiras deliberadas y las medias verdades malintencionadas del Director y de otros empleados y voceros del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP.

Para finalizar les cuento que el día de hoy 05 de marzo de 2014 (fecha en que hice la entrega de esta colaboración) el GAP ofreció una rueda de prensa en la que su vocero Miguel Alejandro Solís dijo una sarta de mentiras y medias verdades en torno al conflicto del que les vengo hablando. Pero sobre eso y las mentiras o medias verdades del Director del GAP (parte -3-) en próximas colaboraciones les contaré.     

CRIMEN SIN CASTIGO

Alfonso García Sevilla

Impunidad se define como la cualidad de dejar una culpa o exceso sin el merecido castigo. La palabra proviene del latín impunitas que quiere decir, literalmente, “sin castigo”. A partir de esto, se tiende que la impunidad es la condición que permite que sean cometidos delitos sin que los responsables paguen las consecuencias.

En México durante 2019, solo se denunciaron ante las procuradurías y fiscalías 2 millones de delitos, sin embargo en el país se cometieron más de 30 millones de ilícitos, por lo que hay una cifra negra asciende a más del 90 por ciento, y ello responde a que los ciudadanos no denuncian porque no confían en la autoridad ni en la justicia.

La impunidad le cuesta a los mexicanos al menos 420 mil millones de pesos al año, indica el estudio Costos de la impunidad, elaborado por investigadores bajo la coordinación del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y Creatura, Critical Thinking Advocates.
Asimismo, las causas por la que padecemos de esta alta impunidad se deben a la falta de inversión de las autoridades en policías mejor capacitadas, personal de reclusorios, ministerios públicos insuficientes y lentos, lo que ocasiona una saturación del sistema de justicia.

Ante este escenario la costumbre se vuelve ley. La ausencia de castigo y la falta de conciencia de los mexicanos hacen un caldo gordo de cultivo para la violencia y el crimen en todas sus facetas. La percepción de los ciudadanos es que el nuevo gobierno, de la llamada “Cuarta Transformación” poco o nada ha logrado para detenerla. Así lo reflejan los números de la encuesta que publica hoy el diario “Reforma” y que le dan al presidente López Obrador, una baja considerable en su aceptación, con respecto a la última medición realizada, de 19 puntos.

Los temas donde menos resultados percibe la gente son precisamente el combate al crimen organizado y la violencia, con el 62 y 67 por ciento, respectivamente, aspectos en los cuales, por lo plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo y el Presupuesto de Egresos de 2020, poco se avanzará en este año.

Mientras no se le dé mayor auge a instrumentos tales como la mediación como una forma de resolver pacíficamente los conflictos sin que lleguen a judicializarse, y se sancione desde a aquellos que invaden una banqueta, que toman como suya la vía pública, que no respetan los señalamientos viales, que dejan de dar pensiones alimenticias o simplemente se niegan a darla, a los funcionarios que desvían recursos públicos para fines personales, a aquellos que inflan precios de adquisiciones públicas, y un largo etcétera, difícilmente podremos transitar a un estado de derecho, armónico y de paz.

Los acarreados

Fabiola Serratos

Hace algunas décadas al menos tenían la decencia de darle su torta y su jugo a los acarreados a eventos políticos. Mismas personas que después por mayoría decidían el futuro de los políticos y nos sentenciaban a años de pobreza y cinismo.

Hoy pese a que nos han saturado en los libros de historia las tristes dificultades que el país vivió a causa de del acarreo y la manipulación de los medios de comunicación, lo cierto es que continuamos sumergidos en la ignorancia.

Basta con echar un vistazo a la dinámica establecida el día de ayer en una página de zona valle. Dónde gran cantidad de empleados sometidos y incluso presionados aseguraron el excelente trabajo de nuestro gobierno municipal. Pudimos apreciar en distintas capturas y conversaciones el desespero con el que compartían y pedían a sus dependencias hablar bien del gobierno en la página.

“Hablar bien del gobierno para que tenga buena imagen el municipio”
Palabras de algunos servidores públicos que defendiendo su cargo olvidaron un poco su compromiso con el pueblo y se quitaron la dignidad para asegurar el compromiso con su salario y privilegios. Nos causa gran frustración y tristeza el abandono que vivimos, pero sin duda nos indigna más no tener representación real dentro del gobierno.

Hace días que ex candidatos figuran en distintas zonas haciendo sus redes y aunque ya no se ven las tortas, si vemos un montón de promesas ya escuchadas una y otra vez.

La apatía de los ciudadanos es tan grande que no se compara con la bien estructurada nómina de la cual depende nuestro futuro. Lamentablemente por defender el empleo una minoría decide nuestro destino y a nosotros como ciudadanos consientes nos queda el concientizar el voto, jóvenes ancianos, mujeres, hombres.

Hacer la invitación con dignidad y amor a nuestro entorno para reconocer que solo elige el conformismo quienes se están enriqueciendo de ello. Tu familia, la mía, nuestros vecinos, los obreros, los comerciantes, los estudiantes, los niños etc. Somos quienes pagamos la indiferencia y la avaricia de unos cuantos.
“¿Permitiremos nuevamente el acarreo? “

Sus prioridades y las nuestras

Víctor Hugo Ornelas

En la vida hay pocas cosas que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, entre ellas, podemos estar seguros que no importa la hora en la que usted pueda estar leyendo este escrito, mientras lo hace, hay un alto número de personas que están sufriendo por el desabasto de agua potable en su colonia o fraccionamiento.

Ahora bien, si usted está leyendo estas líneas por la noche, le aseguro que hay centenas de ciudadanos que para llegar a casa deben recorrer un camino en total penumbra debido a los problemas con el alumbrado público.

De entre todas esas personas, a muchas les acompaña en cada paso el temor a sufrir algún asalto o agresión física, porque son conscientes que la escalada delictiva y de violencia ya rebasó nuestras posibilidades de disfrutar un paseo nocturno por los alrededores del lugar al que apostaron para ofrecer a su familia y le han invertido el patrimonio de toda una vida.

Si nos situamos en otra hora del día el panorama no es mucho mejor, pensemos en que comenzó a leer este artículo durante la mañana, entonces le puedo asegurar que a tiempo que avanza en cada línea, miles de personas tienen que lidiar con el estrés, la frustración y el enojo producido por un insuficiente servicio colectivo de transporte, al cual invierten de 2 a 4 horas del día y al que le destinan parte importante de su percepción salarial.

Un sistema que muchos han prometido convertir en digno, pero que hoy por hoy no podría estar más alejado del significado de esa palabra, quienes suben a una unidad de transporte público se deben encomendar a que aquel que lo conduce tenga el ánimo de hacerlo de manera responsable y educada, o al menos de buena gana, además tienen que digerir que el costo del pasaje le alcanza únicamente para costear un recorrido que se asemeja a la manera en que se transporta al ganado, claro, con la agravante de protagonizar un accidente o asalto a bordo de la unidad.

No importa la hora en la que lea éste escrito, hay al menos una persona que trata de hacer las cosas de manera adecuada porque entiende de valores y principios, pero mientras suda, sufre y se angustia por ser un buen ciudadano, es testigo de que la corrupción, el influyentísimo y sobre todo la impunidad, le pasan por encima a lo que socialmente está establecido como lo correcto.

Algún día, unos cuantos establecieron que había que segmentar las clases sociales, que se tenía que separar a los que más y a los que menos tienen, catalogar las clases por debajo de ellos como media, media baja, baja, pobre y pobre en extremo, decidieron además que todos ellos se encargarían de sostener a las clases que estuvieran por encima de las mencionadas, optaron simplemente por ignorar el respeto igualitario de los derechos y las obligaciones de cada ser humano, se olvidaron de la justicia social sencillamente porque no padecen ni la mitad de lo que el ciudadano promedio.

Muchos de los que hoy gobiernan y tienen poder nacieron en clases que están por encima de la mayoría, sus padres pudieron costear escuelas de prestigio y así asegurar su futuro, a ellos no les importa ni les conviene que una escuela pública compita con las privadas, porque saben que, en iguales condiciones, perderían muchas batallas.

Esas personas que en cada elección piden el voto se encargan de sostener un círculo vicioso que les ha sido redituable desde hace muchos años, dejan que se generen problemas, carencias y necesidades, para que cuando llegue el momento en su calendario apegado a un proceso electoral, emerjan como salvadores y con frases como “estamos trabajando” y “nos esforzamos” se jacten de escuchar, de atender y de solucionar para que aquellos que sufren a diario los sigan manteniendo en su lugar privilegiado.

La clase política en éste país se confía a la ceguera unos y la mala memoria de otros en una sociedad que aún en estos tiempos se encarga de seguir falsos salvadores, personajes que aseguran con voz profética hacer lo que los otros no hicieron, sujetos que esbozan un futuro con promesas que no tienen la mínima intención de cumplir, que se alimentan de votos, de paleros, de likes en sus publicaciones pagadas en las redes, de aduladores y de ingenuos que sean capaces de adorarlos y defenderlos.

Mientras yo escribía, mientras usted lee esto, en la agenda de muchos de los que “mandan” se están estableciendo prioridades, de lo que tenemos que empezar a darnos cuenta es que son completamente diferentes a las nuestras, en ellas hay reuniones con constructores y empresarios, es prioridad escuchar a todo aquel que les represente negocio y deje dinero, en sus «pendientes» no aparece el nombre de un ciudadano, sus problemas o necesidades, eso se atiende si sobra tiempo.

Como ciudadanos debemos replantearnos el papel que jugamos, pues hay otra realidad irrefutable, sin la gente, los actores políticos no son nada, es el ciudadano el actor principal y más necesario, pero mientras no exijamos, mientras no presionemos, mientras no pidamos cuentas, el ciudadano seguirá con el papel de principal proveedor y a la vez como el más afectado, y así funcionará esto: ellos harán lo que quieran y nosotros, a sufrir hasta donde aguantemos.

Ya dejen de chingar…

Alfonso García Sevilla

Retomo las letras de Octavio Paz para definir el vocablo más utilizado por los mexicanos: La Chingada. Paz refiere “La idea de romper y de abrir reaparece en casi todas las expresiones. La voz está teñida de sexualidad, pero no es sinónima del acto sexual; se puede chingar a una mujer sin poseerla. Y cuando se alude al acto sexual, la violación o el engaño le prestan un matiz particular. El que chinga jamás lo hace con el consentimiento de la chingada. En suma, chingar es hacer violencia sobre otro. Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha. Y provoca una amarga, resentida satisfacción en el que lo ejecuta.”

Y nuestro país es líder mundial en chingar mujeres, las estadísticas así lo demuestran las cifras en 2019, fueron asesinadas 1,006 mujeres, lo que dio un promedio de casi tres por día, asimismo, en enero de 2020 se han registrado 73, según el reporte de víctimas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación, todos ellos clasificados como feminicidios a razón de odio, la forma más extrema de violencia contra la mujer.

Esto no es nuevo, ¿Recuerdan ustedes a “Las muertas de Juárez”? Los asesinatos de mujeres registrados de 1993 a diciembre del 2008 en Ciudad Juárez, según el informe Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez, elaborado por la Procuraduría de Chihuahua, ascendían a 447 y la mayoría de estos eran atribuidos a la violencia doméstica asociada a la misoginia y la violencia de género, reconocida y documentada a detalle en la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra México.

¿Qué hace el Estado Mexicano para garantizarle seguridad a sus mujeres en un contexto de violencia y saña creciente? Nada. 18 estados del país tienen una “alerta de género” que no ha reducido en nada las agresiones, violaciones y feminicidios, al contrario, cada día aumentan sin que se vea que realmente hay voluntad política para revertir las cifras. Los esfuerzos por empoderar a la mujer han sido inocuos, ser mujer en México es un peligro solo por serlo. La violencia en todas sus expresiones las acompaña desde la infancia y en ocasiones es la que las lleva a la tumba.
Y para reafirmar lo anterior, De acuerdo con un comparativo entre los presupuestos de Egresos de la Federación (PEF) de 2019 y 2020, hubo una disminución de casi 2 mil millones de pesos en planes para la equidad de género, protección de derechos humanos y prevención de la discriminación, así como apoyo al empleo.

El año pasado, para estos programas se destinaron 2 mil 707 millones 618 mil 900 pesos; sin embargo, en 2020 se les asignaron 835 millones 54 mil 400, 69% menos de apoyos para ese sector, con lo que se viene abajo la declaración de Eréndira Sandoval, secretaria de la función pública quien refirió que AMLO es el presidente más feminista de la historia. (Risas)
Mientras no apostemos por reformas encaminadas a educar, reeducar, prevenir y concientizar con base a valores universales como la tolerancia, el respeto, la igualdad, equidad, para todos los seres humanos que aquí vivimos, difícilmente vamos a transitar a una sociedad más justa y armónica, sin garantías de que se deje de chingar a nuestras mujeres ante la mirada omisa e irresponsable de sociedad y gobierno.

El conflicto del Aeropuerto de Guadalajara, las mentiras o medias verdades del director del GAP -parte 1-

Quirino Velázquez

Mucho se ha dicho y escrito (así lo han documentad y dan testimonio diversos medios de comunicación local y nacional) sobre el añejo conflicto que priva por las tierras donde se encuentra parte del aeropuerto internación de Guadalajara. De ese conflicto han sido principales protagonistas el gobierno federal (SCT) los ejidos de El Zapote del Valle y de Santa Cruz del Valle y un tercero interesado la concesionaría de los servicios (aeroportuarios en el que incluye complementarios y comerciales) y de los bienes (bienes del dominio público) la sociedad mercantil denominada Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C. V. (subsidiaria del GAP Grupo Aeroportuario del Pacifico, S.A.B. de C.V.)

Lo más destacado de las noticias al respecto, se dio el pasado día 05 de febrero en el marco de la “comida de gala” (a la que por cierto el Gobernador Alfaro llego sin ropa apropiada y se disculpó) que denominaron “LO MEJOR ESTSA POR VENIR” organizada por el GAP en la que, en voz de la Presidenta del Consejo de Administración, la Señora Laura Diez Barroso Azcarraga, el GAP anunció una inversión de 25 mil millones de pesos (MDP) en los próximos cinco años en la ampliación y modernización de su red de 12 terminales aéreas concesionadas. De ese monto, 11 mil millones se destinarán para el aeropuerto tapatío y otros cuatro mil millones para el aeropuerto de Puerto Vallarta. Más de la mitad de los recursos del Plan Maestro de Desarrollo del Grupo Aeroportuario del Pacífico 2020-2024 serán para Jalisco, informaron ese día.

Hasta aquí todo bien y ojalá esta vez sí cumpla el GAP (yo tengo mis reservas por los antecedentes de cómo actúa la concesionaría y sobre todo si no se soluciona el conflicto con el ejido El Zapote) con la inversión anunciada y con la tan esperada ampliación (construcción de nueva terminal, segunda pista, estacionamientos y hotel, entre otros) del tan “llevado y traído” aeropuerto.

La verdad sea dicha, el aeropuerto de Guadalajara (desde que fue concesionado en el año 1999) ha dejado mucho que desear para sus usuarios. Al grado tal que, en mayo de 2018, el hoy gobernador de Jalisco (en ese entonces candidato a gobernador) Enrique Alfaro durante su participación en The Construction Summit, que organizó en Expo Guadalajara la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Jalisco, exactamente dijo: «Si el Gobierno federal no puede, entonces vamos a tener que ver cómo resolverlo. ¿Qué pasa con el Aeropuerto Internacional de Guadalajara?, ¿nos vamos a quedar esperando cuántos años más a que el Grupo Aeroportuario del Pacífico, que es una de las empresas con mayores utilidades en todo el país, con mayores porcentajes de ganancia, haga la infraestructura que requerimos para tener un aeropuerto digno para la segunda ciudad más grande de México o nos vamos a poner de acuerdo todos para ponerle un alto a ese abuso?», cuestionó. «Decirle al Gobierno federal que, o aprieta al Grupo Aeroportuario del Pacífico o vamos a ir todos juntos a revocar esa concesión, porque no es posible que tengamos un aeropuerto como el que tenemos». Momentos después en entrevista comentó que ya también se debe de solucionar el problema con los ejidatarios de El Zapote, para que se libere la parte de la construcción de la segunda pista.

Pero entrando al tema que hoy nos ocupa, el Director General del Grupo Aeroportuario del Pacifico, S.A.B. de C.V. Lic. Raúl Revuelta Musalem, al término aquel suntuoso evento (en el que se hizo el anuncio de la inversión) en entrevista con diversos medios (de la cual tengo grabación en mi poder) expresó (cito textual): “…el único dueño de los terrenos (del aeropuerto) es el gobierno federal, el único dueño…”. (1er mentira o media verdad).

Al respecto puedo afirmar que el Director del GAP miente o por lo menos dice una media verdad. En lo tocante a las casi 307 hectáreas (donde se asienta la avenida de ingreso, la gasolinera, el estacionamiento, los locales comerciales y renta de autos y el edificio de la terminal aérea, entre otros) es hasta este momento propiedad del Ejido El Zapote, en virtud de la sentencia, que en abril del 2016, emitió el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, en la que confirmó la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión en cuanto ve al decreto expropiatorio emitido en el año de 1975. La sentencia referida literalmente dice: “CUARTO. Se CONFIRMA la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión al quejoso, poblado «EL ZAPOTE», del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, por cuanto ve al decreto expropiatorio reclamado, con el consecuente pago de la indemnización con motivo de la expropiación…». 

El Director del GAP ciertamente no es abogado (es economista) pero sus asesores o el director jurídico del GAP (Lic. Sergio Enrique Flores Ochoa) le debieron informar (para que no dijera mentiras o medias verdades) que, si se concedió el amparo al Ejido El Zapote, el efecto inmediato de ese amparo será nulificar la validez jurídica del Decreto Expropiatorio, por tanto, si no hay Decreto expropiatorio la tierra (casi 307 hectáreas) ya no son bienes del dominio público de la nación, sino que, mientras no de indemnice al ejido El Zapote, esa tierra pertenece al ejido. Para ilustración véase la jurisprudencia de rubro: “SENTENCIA QUE OTORGA EL AMPARO. TIENE COMO CONSECUENCIA INMEDIATA Y DIRECTA LA INSUBSISTENCIA DEL ACTO VIOLATORIO DE GARANTÍAS”, que en su texto dice: “Los efectos de una sentencia de amparo que establece la inconstitucionalidad de un determinado acto no están supeditados a que la autoridad realice alguna declaratoria formal sobre la insubsistencia del acto; por el contrario, el acto deja de surtir efectos legales desde que se pronuncia la ejecutoria correspondiente.”. Además, le debieron informar al Director del GAP que en el recurso de revisión 196/2019 tramitado en el Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito, relativo al juicio de amparo indirecto 2/2019) en  el que el GAP fue parte, en la ejecutoria (sentencia) respectiva se estableció textual: “… si en virtud de aquella concesión de amparo, el procedimiento de expropiación se estimó inconstitucional es evidente que el bien inmueble (las casi 307 hectáreas) no se desincorporó del régimen ejidal con independencia de que no se haya dejado sin efecto la concesión (del GAP) a virtud de la imposibilidad material de restituir al ejido quejoso del cito inmueble,…” (párrafo 22)  

También, es de explorado derecho (eso lo saben los abogados del GAP) que, si el amparo se concede contra actos reclamados de carácter positivo (cómo el amparo concedido del ejido El Zapote), es decir, que impliquen un hacer de la autoridad responsable, la sentencia que concede el amparo al quejoso tiene por objeto restituir al agraviado en el pleno goce de la garantía individual violada, restableciendo las cosas al estado que guardaban antes de la violación, lo que implica que la autoridad responsable deje insubsistente su acto que fue declarado inconstitucional. Cierto, de acuerdo con lo establecido en el artículo 77 fracción I de la Ley de Amparo en vigor (80 fracción I de la Ley de Amparo anterior) y en la tesis de jurisprudencia número 174, publicada en la página 297 de la Octava Parte del Apéndice al Semanario Judicial de la Federación de 1975: “El efecto jurídico de la sentencia definitiva que se pronuncie en el juicio constitucional, concediendo el amparo, es volver las cosas al estado que tenía antes de la violación de garantías, nulificando el acto reclamado y los subsecuentes que de él se deriven.

En esa misma entrevista el Director del GAP dice: “nosotros ni siquiera somos participes de las demandas (del ejido El Zapote) nosotros no somos parte de las demandas…” (2da mentira o media verdad).

El Director del GAP o está mal informado o es o se hace… ya que en todos los juicios en los que el ejido El Zapote ha sido parte en defensa de las tierras donde se asienta el aeropuerto, el GAP (a través de su subsidiaria Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C. V.)   ha intervenido como tercer interesado, sólo mencionare dos ejemplos: Juicio de Amparo Indirecto 1788/2009 Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Administrativa y del Trabajo; y Revisión Principal 298/2015 Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito.

Asimismo, en la entrevista citada el Director del GAP afirmó: “…tiene mucho que ver con la adquisición que hicimos por 750 millones de pesos al ejido Santa Cruz del Valle el año pasado…” (3er mentira o media verdad).

Para atreverse a decir lo anterior, seguramente al Director del GAP le dieron otro concepto y otras cifras sus abogados, ya que el GAP no adquirió nada, por 750 millones de pesos, al ejido Santa Cruz del Valle. Lo que realmente hizo el GAP fue que el 10 de julio de 2019 firmó, a través de su directos jurídico y apoderado legal de su filial Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C.V. (Lic. Sergio Enrique Flores Ochoa), un CONVENIO de cumplimiento de la ejecutoria de amparo dictada en el juicio 598/1997 tramitado por el Ejido Santa Cruz del Valle en el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, Civil y del Trabajo en el estado de Jalisco, junto con gobierno federal a través de la SCT representada por Lic. Rodrigo Vásquez Colmenares Guzmán en su carácter de Director General de Aeronáutica Civil (hoy Agencia Federal de Aviación Civil) y el presidente, secretario y tesorero del comisariado del ejido Santa Cruz del Valle (Jorge Flores Soledad, Ángel Fierros Magdaleno y Severo López Quezada respectivamente). En el Convenio referido, se pactó una INDEMNIZACIÓN CONSTITUCIONAL en su modalidad de “COMPLEMENTARÍA Y DEFINITIVA” para el ejido Santa Cruz del Valle por la cantidad de $657’290,027.46 (seiscientos cincuenta y siete millones doscientos noventa mil veintisiete pesos 46/100 m.n.) que fue aportada por GAP, pero que seguramente, de alguna manera u otra, recuperará esa aportación (en otra colaboración les cuento). Pero que quede claro, el GAP no adquirir por 750 millones absolutamente nada del Ejido Santa Cruz del Valle.         

En la entrevista relatada el Director del GAP manifestó: “…la realidad es que nuestra relación con el ejido Santa Cruz del Valle es espectacular… la seguridad de los nuevos terrenos que compramos a Santa Cruz del Valle la están prestando ejidatarios…”(4ta mentira o media verdad).

Insisto el Director de GAP no sabe por qué no le informan bien o se hace o es un mentiroso, cualesquiera de las tres cosas creo que son delicadas ya que dirige una importante empresa que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (GAP BMV) y en la Bolsa de Valores de Nueva York (PAC NYSE) imagínese que si los compradores de acciones o inversionistas se enteran de las falacias o de lo mal informado que esta el Director del GAP… Bueno lo cierto como ya lo dije es que el GAP NO ha comprado terrenos al Ejido de Santa Cruz del Valle, sólo financió con sus recursos la INDEMNIZACIÓN CONSTITUCIONAL en su modalidad de “COMPLEMENTARÍA Y DEFINITIVA” que le entregaron a ejido Santa Cruz del Vallea través del convenio del 10 de julio de 2019 que antes mencione. Y en cuanto la relación espectacular que dice que tiene con el ejido la verdad es que aún no encuentro a ningún ejidatario que diga que lo conoce o que diga que tiene relación con él, y lo que sí es espectacular es que extrañamente se han desaparecido documentos (actas de asamblea) y hasta el exsecretario del ejido (Ángel Fierros Magdaleno) no aparece a raíz del convenio de marras (luego contare más al respecto). Además, si fuera de verdad una relación espectacular con el ejido Santa Cruz del Valle, yo creo por cortesía los hubieran invitado a la “comida de gala”(aquella del 5 de febrero) aunque no hubieran ido los ejidatarios (porque no todos tienen “tacuche”).  

Lo que sí es cierto y no es una media verdad, es que no obstante, que ya existe una sentencia ejecutoriada (es una resolución que alcanzó la categoría de cosa juzgada // que no puede ser ya combatida por algún medio legal) que obliga al consecuente pago de la indemnización con motivo de la expropiación a favor del Ejido El Zapote, la historia, de oprobio gubernamental (en contubernios con el Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP) y la digna lucha de nuestros(as) paisanos(as) ejidatarios(as) de El Zapote, sigue.

Que lamentable que el decepcionante actual gobierno federal (SCT) aún no resuelva ese añejo problema, a pesar de contar con todos los antecedentes y documentos atinentes. Pero no se trate de indemnizar a las grandes empresas porque hasta maravillas hacen (véase el problema del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México) al igual que lo hacían los mal recordados gobiernos del PRIAN.

Concluyo diciendo que no hay peor individuo que el que hace uso constante de mentiras o medias verdades. Porque quien conjuga las medias verdad con la falsedad, tarde o temprano evidencia la mentira completa. Porque los engaños camuflados con buenas maneras son dañinos y desgastantes. Además, tienden a salir a flote, al igual que las mentiras enteras.

Mentir o decir verdades a medias es la estrategia más familiar que he visto en casi todas las declaraciones del GAP en la esfera del conflicto del ejido El Zapote por las tierras donde se asienta parte del aeropuerto internacional de Guadalajara.

En la próxima colaboración seguiré contándoles sobre las mentiras o medias verdades del Director del GAP en torno a ese conflicto.

Laguna de Cajititlán, el falso rescate

Fabiola Serratos

Este jueves, varios activistas se reunieron con autoridades que entre muy propias atenciones nuevamente vinieron a prometer soluciones. Aunque fue inevitable la divinización de ciertos personajes y como en otros tantos recorridos fue notorio que el medio ambiente sigue politizándose.
Tenemos “FE” en que no será un círculo de palabras de consuelo y soluciones irreales que nunca llegarán.

La Laguna de Cajititlán se ha convertido en un punto clave para ganarse con falsedad y promesas unos cuantos votos. ¿Recuerdan cuántos candidatos fueron a prometer soluciones en su campaña? Quienes incluso realizaron videos evidenciando el problema a través de canales de televisión y redes sociales para una vez llegando al cargo quedaran en el olvido sus entusiastas y falsas palabras.

Hace semanas que con insistencia me piden asista a las reuniones y apoye a alzar la voz ante la corrupción que se vive con el tema de la contaminación en la laguna, algo muy similar al reto que vivieron mis colegas en la defensa del bosque ante la construcción en el cielo. Lo cierto es que todos conocemos las irregularidades, la corrupción y cómo se ha maquillado todo aquel tema.

También conocemos la forma tan cínica con la que ante la demanda y exigencia de los activistas llega el falso rescate de un gobierno sediento de fotografías que delate la presunción del trabajo vacío que realizan. Sabemos que después de todo aquel show publicitario nuevamente quedarán en el olvido las peticiones de los activistas que representan a sus pueblos.

Esta es una lucha inmensa en la que solo se ven desfilar caras avariciosas, que han ido poco a poco desgastando las voces de quienes preocupados por su medio, su entorno y su vida exclaman.
Hoy cansados de una realidad mezquina donde no queda más que tener Fe en que las autoridades federales tomaran por fin su trabajo deseando ver un mejor panorama en el medio ambiente. Las voces de muchos incluyendo la mía, se reunirán para exigir se deje de usar para comerciales políticos un problema que nos daña a todos.

“¿Si no luchamos nosotros quién lo hará?”
Dejemos de lado la ingenuidad y comencemos a ver con claridad que ningún político a tomado el tema porque están más preocupados por figurar como mártires para garantizar sus capitales políticos.

En este momento todos son buenos, sacrificados, presuntuosos de una gracia casi celestial y entre sus bien actuadas intenciones corremos el riesgo de repetir historias ya contadas donde de ninguna manera veremos el cuidado del bosque y nuestra laguna.

Cabalgando al fracaso

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

Quienes aseguran que el gobierno municipal de Tlajomulco con su actual administración no va hacia ninguna parte, están equivocados, en realidad nos han demostrado que si tiene una ruta, que está muy bien trazada y su destino es bastante claro: el fracaso.

En la última década, Tlajomulco acaparó el protagonismo en el Área Metropolitana de Guadalajara en diferentes ámbitos, principalmente por su creciente densidad poblacional y desarrollo urbano, además, se convirtió en el epicentro de un movimiento político que hoy es primera fuerza en la entidad.

Sin embargo, lo anterior se ha ido diluyendo, a poco más de un año de que Salvador Zamora asumiera el cargo como alcalde, los pasos que ha dado la demarcación han sido en retroceso, incluso al interior de la agrupación política, pues en ese lapso de tiempo se ha fracturado la estructura emecista y se ha reducido el nivel de aceptación del partido naranja en la localidad. Ahora, el protagonismo del municipio en la ciudad es por la violencia, inseguridad, corrupción y carencia de servicios públicos.

Los números que se pueden encontrar en el propio portal de transparencia del gobierno municipal no podrían ser mejor reflejo del caos administrativo que impera en Tlajomulco, las últimas dos administraciones mantuvieron la plantilla laboral en un estimado de 3 mil 900 empleados con un gasto de 55 millones de pesos mensuales para el pago de sus honorarios. Para el mes de enero del presente año el número se incrementó a 4 mil 579 trabajadores, mientras que el pago mensual de salarios reflejó un gasto de 71 millones de pesos.

El incremento en la plantilla laboral no se refleja en la operación del municipio, no se puede ver en el mantenimiento de vialidades, jardines o espacios públicos y eso se debe a que muchos de esos nuevos puestos son administrativos, es decir, solamente saturan oficinas, claro ejemplo es el archivo municipal, donde la plantilla laboral apenas llega a los 15 empleados y de ellos, uno es director, cuatro son jefes y uno supervisor.

En Tlajomulco se confunde la fortaleza y firmeza con el autoritarismo, los empleados municipales se desempeñan bajo constante acoso laboral, hay amenazas y se les amedrenta, se les cuestionan sus comentarios y se monitorea su actividad en redes sociales, pero el doble discurso dice que viven preocupados por el respeto de los derechos humanos.

Al ciudadano no se le resuelve nada y de manera irónica quienes se llevan las malas caras y los reclamos de la gente son los servidores públicos que menos ganan y más trabajan. La molestia generalizada se pretende contrarrestar con anuncios publicitarios en redes sociales de supuestos logros que no son más que obligaciones municipales menores, ninguna que pueda catalogarse como algo que prevalecerá en la posteridad.

Si pudiéramos enumerar los logros del alcalde en la actual administración reduciríamos la lista a comer tamales con simpatizantes políticos el día de la candelaria, ganar un premio por engorda de ganado y organizar unas cabalgatas, con “amigos”, tal como él mismo lo publicó, en los tres casos, dudo mucho que se trate de temas que le importen y le aporten a los ciudadanos. Fuera de ello sus anuncios han estado vacíos, políticas públicas sin seguimiento, infructuosas y maquilladas.

La imagen del presidente municipal luce desgastada y débil, al menos por el momento no podría compararse con Enrique Alfaro, Ismael del Toro o Alberto Uribe, se ha devaluado a tal grado que personas como el secretario Omar Cervantes o la regidora Isabel Palos piensan que pueden llegar a ocupar dicho cargo y ya se anotan para candidatos, cuando el primero en mención parece habérsele olvidado que no ha hecho otra cosa más allá de servir y adular a quienes han sido sus jefes desde que llegó al municipio para así ganarse el lugar que hoy ostenta.

En tanto que la regidora, bueno, farsante es una palabra adecuada para alguien que busca sacar provecho personal en cada paso que da mientras engaña a la gente al decir que trabaja sin parar durante el día y noche, pero se dedica únicamente a levantar reportes para mantener un capital político, a crecer sus negocios personales y hacer oídos sordos en temas importantes durante las sesiones del pleno.

Si existiera una verdadera oposición en el municipio ya habrían hecho pedazos al actual gobierno, un gobierno que no hace mas que «nadar de muertito» y que parece vivir al día, un gobierno que para guardar las apariencias habla de que buscará una “reelección” pero que en el fondo saben que su realidad no les alcanza para poder asomar la cara en el siguiente proceso, un gobierno que comenzó el “año de Hidalgo” desde el primer año de mandato y que de seguir como hasta hoy, lo único que podremos esperar, serán cosas peores.

DERECHOS A HUMANOS

Alfonso García Sevilla

Cualquier estudiante de Ciencia Política, Derecho, Sociología, Historia o carrera afín a las ciencias sociales conoce los orígenes del Estado y su fin primordial de conservar la vida de sus habitantes, la seguridad. De ahí se desprende el uso legítimo de la fuerza pública para la defensa de la nación ante amenazas externas e internas. Nadie puede hacer uso de la fuerza para someter a otro si no es el Estado mismo.

En estos términos, cito la obra de J. J. Rousseau, en “el Contrato Social”, que es fundamento del Estado actual: “cualquier malhechor, atacando el derecho social, se hace por sus maldades rebelde y traidor a la patria; violando sus leyes deja de ser uno de sus miembros; y aun se puede decir que le hace la guerra.

En tal caso la conservación del estado es incompatible con la suya; fuerza es que uno de los dos perezca; y cuando se hace morir al culpable, es menos como ciudadano que como enemigo. El proceso y la sentencia son las pruebas y la declaración de que ha roto el pacto social y de que por consiguiente ya no es un miembro del estado. Mas como ha sido reputado tal, a lo menos por su residencia, se le debe excluir por medio del destierro como infractor del pacto, o por la muerte como enemigo público; pues semejante enemigo no es una persona moral, es un hombre, y en este caso el derecho de la guerra es de matar al vencido.”

Ante ello, reproduzco también lo dicho por el presidente López Obrador, el pasado 15 de febrero, Al inaugurar el cuartel de la Guardia Nacional en el municipio de Tepatitlán de Morelos: “Sin excesos, sin autoritarismo, respetando los derechos humanos, pueden ser los delincuentes hasta familiares, hermanos, primos que se fueron por el camino equivocado de las conductas antisociales”. 

¿Podemos decir que alguien que secuestra, desuella, “pozolea”, decapita, tortura, viola, asesina y descuartiza, cuelga en puentes peatonales a sus víctimas, tiene humanidad en su ser? ¿Pueden estos seres “readaptarse” a la sociedad? Algo es cierto, en nuestro país se han incrementado los casos y la saña con la que actúan los delincuentes. Para muestra un par de botones: el feminicidio de Ingrid Escamilla y el brutal asesinato de la niña de 7 años Fátima, encontrada desmembrada en bolsas de plástico.

¿Es hora de poner en la mesa la pena de muerte contra este tipo de delincuentes? En un país donde la impunidad ronda el 90 por ciento, es imposible poder transitar a una sociedad donde prevalezca la legalidad, el orden y la armonía, sin tomar acciones de igual o mayor magnitud, de la mano con procesos de reeducación y sobre todo, prevención, misma que a los gobernantes no les interesa o no les alcanza la vista, para implementar.

Usted amigo lector ¿qué opina?

A %d blogueros les gusta esto: