Opinión

Funcionarios desconcentrados ¿o sólo inútiles?

hugo color 2016

#Columna: Víctor Hugo Ornelas

¿Ha tratado usted de meterse una cucharada de sopa a la boca mientras estornuda, bosteza y deletrea la palabra supercalifragilistoespiralidoso, todo al mismo tiempo? Qué bueno que no lo ha hecho, seguramente eso acabaría en un asunto vergonzoso, y sí a alguien se le ocurre grabarse mientras lo hace, pues no dude que ahí tendría como babosos a un montón de cibernautas reproduciendo una y otra vez su video.

Además de que no lograría ni bostezar, ni estornudar, ni tragar la sopa y de la palabra ni hablemos, se vería ridículo intentando semejante “hazaña”, y es así más o menos, el grado de ridiculez que detectamos en algunos servidores públicos, que según ellos intentan hacer su chamba al mismo tiempo que se promueven para mantener algún cargo en el próximo gobierno, andan de galanes con la secretaria, suben fotos “al face” para quedar bien con sus jefes y aparte según ellos son activistas sociales.

Si de por sí muchos funcionarios son medio inútiles, pues imagínese en una situación como esta, en la que ocupan sus cabezas en cosas como por ejemplo el 2018, porque aunque usted y yo pensemos que eso no podría ser posible, que apenas han transcurrido siete meses del actual gobierno y que las elecciones están muy lejanas, existen algunos funcionarios que ya se mueven como ajolote en charco con poca agua y esperan lograr posicionar pequeños cotos de poder para que estos le sirvan como cartas a la hora de medir fuerzas con otros suspirantes.

Lo malo de esta situación es que como lo hemos dicho con anterioridad, muchos de estos servidores públicos carecen de talento y capacidad para desarrollar sus funciones, lo mismo que para lograr generar estrategias adecuadas para llevar a gua a su molino y recurren a situaciones irregulares que pueden incluso tacharse de corruptas.

Cualquier acuerdo con un particular para no sancionarlo, es una omisión a sus funciones y eso es corrupción, cualquier favoritismo para realizar trámites y prestar servicios a cambio de “apoyo para cuando se necesite”, es corrupción, cualquier cosa que se salga de sus atribuciones y que además persiga otro fin que no sea el del bien común, es corrupción.

Para que exista un buen gobierno se requiere trabajo colectivo, no solamente de un proyecto de gobierno, porque de nada sirve una política que pretenda cuidar al medio ambiente si los funcionarios no entienden esa política, la adoptan como parte de la institución a la que pertenecen y la desarrollan como parte de su filosofía laboral.

De nada sirve que se programe un proyecto anti corrupción que tenga por objeto erradicar las malas prácticas de un gobierno, si no ocurre que los funcionarios se comprometan a fondo con el tema, entiendan el problema, y se conviertan en parte de la solución.

De nada sirven los proyectos si el gobierno municipal, estatal o federal como ente público, entienden la relevancia de los mismos y se apropian de estos para implementarlos en las actividades cotidianas.

Contrario a esto, de pronto dan la impresión de que la administración pública es un mar inmenso en el que navegan un montón de marineritos que se creen capitanes y que cada uno va en busca de su propio tesoro y en su ceguera crees que son los dueños de la razón y se pelean porque los demás se alineen a sus pretenciones, pero son incapaces de aceptar con humildad sus errores ponerse a las órdenes de su verdadero capitán y entender que el rumbo que lleva el barco es el mismo que llevarán ellos, pero por otro lado, también es necesario que en casos como este, el capitán tenga el coraje y valor suficiente para prescindir de aquellos que de plano no ayudan.

Estar pensando en la inmortalidad del cangrejo y cosas que todavía no ocurren, no sólo es una distracción para el trabajo de los funcionarios, es además un asunto que recae de manera directa en los ciudadanos, que acuérdense, y no lo saquen nunca de su mente, son los ciudadanos los que pagan sus sueldos.

Irrealidad virtual, gobernar desde las redes

aaron

#Columan: Por Aarón Estrada

Una pasarela de máscaras, para cubrir la verdad identidad y personalidad, se ha convertido en diversos perfiles de redes sociales de distintos actores políticos en nuestro Estado y Municipio.

 El mal uso de las redes sociales, sin estrategias informativas de por medio, entre los políticos de nuestro municipio, ha generado resultados adversos a los que esperan tener con la ciudadanía, desde ser flanco de críticas, parodias y burlas, mejor conocidas como memes, hasta exhibición de su estilo de vida que llevan distinto a lo que predican.

Pero el que se quemen solos, muestra una máscara que no son, es lo de menos. Lo que ha sucedido aquí, es que están creando una irrealidad virtual, para decir a un mundo poco creíble y físicamente inmóvil -como son las redes sociales en México- de un actuar en sociedad, donde ellos piensan que tener más «me gusta», vistas, compartidas y retuits, son similares a un aplauso y respaldo ciudadano.

El que directores, ediles con sus máscaras virtuales exhiban un trabajo, que por obligación salarial deben hacer, pensando que la gente les debe de aplaudir, es un concepto erróneo, muestran incluso un analfabetismo digital, grave, que muchos de ellos padecen, pero eso no es lo lamentable de fondo, sino lo que algunos gobiernos divulgan en estas redes.

A seis meses de haber iniciado las actuales administraciones municipales, principalmente las que tienen la bandera de Movimiento Ciudadano en Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco,  su mayoría de spots en redes sociales, se enfocan a acciones en común, con poco que presumir en obras públicas, avancen en mejoras reales en los servicios públicos y cambios circunstanciales en la administración pública.

Su atmósfera digital que han creado en redes sociales, a cuyas empresas han tenido contratos millonarios -lo que no le dan a las televisoras, ahora se los dan a empresas de sus cuates-, ha sido tan alta, que los mismos funcionarios, alcaldes y directores de dependencias, si creen que van avanzando en la agenda de compromisos que establecieron con los ciudadanos de la Metrópoli.

 Tres ejemplos recientes, presumen más que Alfaro fue a dar una cátedra a Harvard, que la agenda de seguridad y mejoramientos de espacios públicos que han emprendido. En Zapopan, abundan más sobre el ejercicio del Presupuesto Participativo, pero no hacen eco a las obras que han resuelto, que dejó tiradas la administración pasada.

En Tlajomulco, invitan a sembrar árboles en estiaje, cuando existen problemas de desabasto de agua en diversas colonias. Esa entre otras más, hay una aparente irrealidad entre lo que está haciendo y dejando de hacer el Gobierno, con el sentido de esas pautas que vemos en redes sociales.

Un hecho insólito fue lo que hizo el alcalde Alberto Uribe, el miércoles pasado, al bajarse de su automóvil con su equipo que lo acompaña en su agenda diaria y apoyar a un taxista accidentado.  La hizo desde socorrista hasta agente de tránsito, imagen que divulgó en redes sociales, la cual tuvo miles de compartidas, principalmente por empleados del Ayuntamiento, pero en realidad, pocos de los que compartieron han seguido el ejemplo, de su alcalde, aunque en su máscara del facebook, aparenten lo contrario, en el pie a tierra, muchos sabemos cómo se las gastan, con sus mismos vecinos.

 Además de irrealidad virtual, el analfabetismo digital de algunos funcionarios, ha venido a establecer otra atmósfera en los medios digitales, su falta de actitud, aptitud en el cargo que ocupan, que en general terminan por mostrar en la realidad física, una falta de entusiasmo para la labor que desempeñan.

No es posible que un veterinario sea el que expide Licencias de Giros Comerciales, o que funcionario de primer nivel con apenas estudios de secundarias o este por terminar una preparatoria abierta, sean quienes laboren en la Contraloría Municipal. Inspectores, que no tienen el mínimo conocimiento de la palabra Derecho Constitucional; contadores en espacios públicos; coordinadores sociales, sin conocimientos mínimos de administración pública, nutriólogos en atención ciudadana, radiólogos en áreas administrativas, agrónomos en áreas jurídicas y abogados en recuperación de espacios públicos, esos entre muchos casos más.

Pero su partido, sus padrinos políticos, y su propia esfera de irrealidad virtual, los respalda. No se necesita ser futurólogo para saber, que así con ese problema de actitud y aptitud, una administración que busca políticos no grillos, no va caminar por el tema de la excelencia. No hay entusiasmo. Ojo, aquí nadie habló de ineptitud.

Por qué no les creo

hugo color 2016

Por Victor Hugo Ornelas

#Columna

El discurso de los gobernantes, ya sea para ser presentado en un evento público, la colocación de una primera piedra, una gira de trabajo o cualquier cosa similar, está creado con un propósito, ofrecer un panorama actual sobre el lugar en el que se desempeñan, Alberto Uribe habla de cómo está Tlajomulco, Aristóteles Sandoval hace lo propio sobre el Estado y Peña Nieto como que intenta lo mismo con respecto al país.

La mayoría de las ocasiones, estos discursos son generados por un grupo de asesores, que se basan en diversas teorías y técnicas de comunicación para la elaboración de estos alegatos y así asegurarse (según ellos) de que la gente reciba el mensaje correcto con respecto al desempeño del gobernante.

Pero pocas veces ocurre así, la mayoría de las veces cuando escuchamos un discurso sobre el lugar en que vivimos solemos darnos cuenta que todo suena muy bonito, pero se vive de otra manera en la calle.

cuando Peña habla de que México es el país cuya economía es la que más ha crecido en América, aun por encima de la estadounidense, entonces uno se pregunta, ¿Sí es así, por qué carajos estamos sumergidos en una crisis?, por qué a las familias promedio ya no nos alcanza para llevar y ofrecer a nuestros hijos una vida digna, ya no digamos con lujos, sino con una alimentación completa, con un adecuado vestir, con una educación de calidad.

Por qué sí México tiene en su agenda la prioridad de hacer respetar los derechos humanos, existen más de 26 mil personas desaparecidas en los últimos seis años, y por qué sí el gobernador del estado dice que Jalisco es un estado seguro, aquí se concentra más del 20 por ciento de estas desapariciones.

Por qué si somos una ciudad segura, tenemos que poner doble llave a las cerraduras de nuestras casas, o por qué tenemos que gastar miles de pesos en protecciones de acero para proteger puertas y ventanas y convertir el lugar donde vivimos en una especie de cárcel con barrotes que tienen como objetivo que nadie ajeno se meta, pero que reflejan el hecho de que somos prisioneros de una renta, de un pago de 30 años por una pocilga que quienes hacen las leyes llaman “vivienda digna” pero el tamaño de esa casa es apenas equivalente a las dimensiones de su dormitorio.

Por qué si dicen que México es un país con seguridad social universal, a la señorita que nos atiende en cualquier clínica, hospital o centro de salud público, no le basta que seamos mexicanos para darnos el servicio, y así nos estemos retorciendo de dolor, tenemos que presentar un carnet que nos acredite como derechohabientes.

Por qué si el eslogan principal de un gobierno que lleva tres años de gestión es “Mereces estar bien”, pero todos los días tenemos que viajar repegandole el ombligo a desconocidos en un camión, soportando el estado de humor del chofer que un día buen puede decirnos “buenos días” que otro “recórrase por en medio” aunque no quepa ya ni una mochila.

Por qué sí el propósito de los que gobiernan es reducir la brecha entre los que tienen y los que no, existen salarios tan disparatados entre funcionarios “de primer nivel” y personas que sudan doce horas diarias para apenas lograr llevar los justo a su casa y no poderse dar el lujo de convivir con su familia.

Por qué entre la diarrea verbal que expulsan algunos de los gobernantes y la marginación en la que vive más de la mitad del territorio nacional hay tanta diferencia, de qué México nos hablan, a qué estado se refieren, que nos lo digan, por qué sin lugar a dudas se trata de un lugar en el que quisiéramos vivir, pero del cual ignoramos la ubicación para comenzar con la mudanza.

El fantasma de Peña

aaron

#Columan: Teiwari: Público y al aire

Por Aarón Estrada @aaronprensa

La crisis de derechos humanos que atraviesa el Estado Mexicano en su conjunto, es un monstruo fantasmal que persigue a toda la clase política del País, principalmente al Poder Ejecutivo y su diplomacia. Así lo demuestra la reciente gira por países de Europa de Enrique Peña Nieto, donde los mandatarios de esos países de manera diplomática le dejaron ver que en México faltan 43.

La mandataria alemana Angela Markel, en su encuentro oficial con Peña Nieto, le ofreció apoyo del Gobierno de Alemania en una «cooperación concreta» para el esclarecimiento de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, a través de la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional, además, tendió la mano para apoyar a México en la generación de reformas con su cuerpo de policías para elevar su capacitación y consolidar fuerzas del orden independientes del crimen organizado y respeto a los derechos humanos.

Ante este apoyo, a Enrique Peña Nieto no le quedó de otra más que aceptar que «comparte» con Markel «los grandes retos en materia de seguridad» que enfrenta México. Es decir, el Poder Ejecutivo, reconoce ante el Centro del Mundo, Alemania, que el Estado Mexicano no puede garantizar el respeto de los Derechos Humanos de todos sus gobernados.

Mientras Peña Nieto con su esposa Angélica Rivera establecían reuniones protocolarias con la clase gobernante de Alemania,  afuera de cada uno de estos encuentros diplomáticos, distintos grupo de defensa de los derechos humanos, protagonizaban protestas, reclamos hacía el Presidente de México por abusos de las fuerzas federales en derechos humanos, en casos como Tlatlaya y principalmente Ayotzinapa.

El fantasma de Ayotzinapa persigue a Peña Nieto por todos los lados y seguramente lo seguirá persiguiendo después de que deje la Presidencia de México en 2018, aunque trate de darle carpetazo a ese caso el Gobierno de la República, la realidad es que los mexicanos e los gobiernos de otros países, siguen con la mirada puesta y exigen conocer la realidad de la desaparición de estos 43 estudiantes, que en septiembre cumplirán tres años.

Para abonar a esa crisis de falta de respeto a los derechos humanos que atraviesa México, ayer se dio a conocer un video en redes sociales, donde elementos del Ejército Mexicano y la Policía Federal, torturan a un mujer con métodos de asfixia, para qué confiese sobre su supuesta ubicación de integrantes del crimen organizado. Lo evidenciado en este material audiovisual, se trata de un caso de tortura ocurrido en una comunidad de Guerrero en enero de 2015, del cual supuestamente ya se dio seguimiento legal por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional desde hace meses para sancionar a los elementos responsables.

Si se hizo justicia o no por este caso, lo cierto es que se exhibe cada vez más los constantes atropellos a las garantías individuales que cometen quienes son los encargados de velar por estos derechos. La Casa Blanca ya se ha pronunciado al respecto por estas violaciones a los derechos humanos que el Estado Mexicano ha hecho hacía los mexicanos.

La crisis de los derechos humanos intensificada en esta administración, es un fantasma que persigue a Peña Nieto y mientras avance el fin de su sexenio, más agudo será el eco de este monstruo en otros países del mundo. El esclarecer la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, caigan quien caiga de la clase política, podría ser una cura para eliminar ese fantasma, tiene tres años para decir la verdad, sobre uno de los peores pasajes de la historia reciente de México.

Sistema penal fallido

hugo color 2016

#Columna: Por Víctor Hugo Ornelas

Los centros penitenciarios están muy lejos de ser en México ese lugar en el que los criminales puedan convertirse en “ciudadanos de bien”, están a años luz de garantizar que los presos que cumplan condena, se puedan reintegrar de manera adecuada a la sociedad, y en general, las cárceles en México se han convertido en pequeños centros de mafia y mini empresas del crimen organizado.

Puente Grande Jalisco, es una prisión de alta seguridad con las que cuenta el país, y que refleja perfectamente la realidad de los centros penitenciarios en el País, la cárcel tiene decenas de problemas, el más grave es la sobre población, su infraestructura es adecuada para albergar un máximo de dos mil 700 reclusos, pero actualmente cuenta con más de siete mil internos, en tanto que para controlar lo que ocurre al interior, apenas registra una plantilla de 200 custodios que se dividen en tres turnos.

Al conocer los datos anteriores, no se necesita ser un Pitágoras de las matemáticas para entender que existe un problema de autoridad en Puente Grande, pero mientras más se adentra uno a revisar lo que ocurre a su interior, mayor gravedad se puede detectar tras los barrotes de este lugar.

Recientemente, la Fiscalía del Estado llevó a cabo un operativo para detectar artículos prohibidos en el penal, y al mencionar “artículos prohibidos”, nos referimos a casi todo, pues no podemos olvidar que hablamos de un reclusorio, sin embargo, entre las pertenencias de los reclusos encontraron televisiones, armas caseras, drogas, teléfonos celulares, tabletas, medicamento, es más, había presos que tenían espadas en su celda, sí, espadas, como las de los piratas y mosqueteros.

Más grave aún es el dato que hace poco nos reveló en una conversación en propio Fiscal del Estado, en Puente Grande, al menos mil, de los siete mil presos que hay, son integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación, es decir, este grupo delincuencial supera 5 a 1 al personal de custodia del penal, por lo que sobrará decir que son ellos quienes controlan lo que ocurre dentro del inmueble de alta seguridad.

El grupo delictivo que tiene en jaque la seguridad en Jalisco, gobierna al interior de uno de los penales más importantes del país, y enfrentarlo aun en confinamiento, no es nada sencillo, pues intentar quitarle de golpe el control que ostenta, podría derivar en  motín como el que ocurrió en la cárcel de Topochico en Nuevo León, donde murieron en cuestión de unas horas más de 50 personas.

El sistema penitenciario en México es un sistema fallido, viciado, corrompido, fracturado y débil, desde el interior de estos lugares se  cometen crímenes que afectan fuera del mismo, entre esas actividades la extorsión, pero también se arreglan secuestros, asesinatos, ajuste de cuentas y otros que no dan lugar a dudas sobre la incapacidad de las autoridades para controlar estos sitios que muchas veces llegan a ser centros de operaciones de la delincuencia organizada.

Lo que ocurre al interior de los penales nos deja en claro la vulnerabilidad de las autoridades, nos hace preguntarnos cómo es posible que les puedan permitir a unos cuantos, obtener el control de un espacio dedicado a confinar delincuentes y tratar de cambiar su conducta, no cabe duda que lo que vemos en las calles es solo una punta del iceberg.

Cuando uno conoce datos como los mencionados en este espacio no resulta difícil creer en aquellas versiones que aseguran que algunos presos tienen ciertas concesiones por parte de la autoridad, como libertad total para actuar y hacer negocios al interior de estos lugares, o como aquellos que aseguran pueden salir de noche del penal a distraerse y regresar al día siguiente, no sería difícil creer que los centros penitenciarios son una escuela, una catapulta para muchos delincuentes, y el botón de muestra de un sistema fallido como el mexicano.

No es sólo un video, sino toda una moda

hugo color 2016

#Columna por Víctor Hugo Ornelas

Uno de los temas  polémicos durante esta semana ha sido sin duda el video de un cantante grupero, cuyo contenido fomenta la violencia contra la mujer, y que ha generado hasta el momento la destitución de tres policías de Zapopan que participaron en dicha grabación, la cual además, es importante mencionar que se llevó a cabo en una finca que se encontraba bajo resguardo de las autoridades, ya que en su interior se encontró un arsenal clandestino en 2014.

La participación de los policías en el video fue la punta de lanza de algo que era necesario poner en el debate social, pues si bien esta pieza normaliza la violencia hacía la mujer, el contenido de muchas de las canciones sobre todo del género grupero hace apología del delito y le hace daño a la sociedad de un País que atraviesa por una crisis de violencia.

En dicho video, el protagonista encuentra a una mujer teniendo relaciones sexuales con otro hombre, lo que hace entonces es sacar un arma y matar de un tiro en la cabeza al tipo, mientras que a la voluptuosa mujer, la carga, la introduce en la cajuela de un automóvil y luego le prende fuego.

Es evidente que se trata de algo ficticio, y es evidente que ese tipo de escenas las podemos ver en el cine o en alguna serie televisiva, aunque dudo mucho que en el mismo contexto, sin embargo por más defensa que se le quiera buscar, no hay justificación para tratar de exonerar este tipo de música solo porque resulta del agrado de mucha gente.

De lo que hablamos es un tema serio, que puede traer consecuencias igual de serias, porque al referirnos a un cantante con éxito, hablamos de una figura pública con miles de seguidores, una figura a la cual muchos escuincles quieren imitar, y ante la falta de un criterio adecuado para digerir la información que reciben a través de los videos y la música, tienden a imitar las estúpidas acciones sin medir el efecto que eso conlleva.

Si analizamos el contenido de las canciones tenemos algunos ejemplos que demuestran perfectamente lo nocivo que puede llegar a ser, por ejemplo esta: “Con cuerno de chivo y bazuca en la nuca , volando cabezas al que se atraviesa, somos sanguinarios locos bien ondeados
nos gusta matar
”, o que tal esta otra: “Te compre ropa y bolsa de diseñador, unos lentes con brillantes incrustados, te puse pechos, te puse nalgas y una cintura dónde tu tenías llantas,
nariz bonita, respingadita, y pa’ blanquear te aplicaron concha nácar, ahora resulta muñequita ahora resulta, maldita puta, antes de mi tú no eras nada
”. No necesito decir que el contenido discrimina y puede afectar psicológicamente a alguna chica con problemas de auto estima o depresión.

O qué tal esta otra pieza: “Te estoy engañando con otra aquí estoy ya en el hotel y ya le quite el pantalón, y los calzones también, esta re buena la plebe, el cuerpo lo tiene al 100”, nada que ver con Agustín Lara y su “María Bonita”, o con Consuelo Velázquez y su “Bésame Mucho”, pero es la música que domina en esta época y que está consiguiendo una importante cantidad de seguidores.

Muchas de las seguidoras de los interpretes de estas canciones han salido a las redes sociales a defender con todo el contenido “Ke les importa pinches nacos, zi no les gusta no la escuchen, envidiosos, yo zoi mujer y no me ofende”, fue el comentario que puso una fan con todo y esa manera tan “folklórica” de redacción, posiblemente con esa mentalidad no sería raro que en algunos años defienda a su esposo golpeador diciendo que ella lo quiere y que tiene que permitir que a veces le dé su pareja unas cachetadas.

A todas estas personas que defienden a capa y espada estas canciones quizá hay algunos datos que deban considerar, como el que una  mujer muere cada tres horas en México, y que 78 de cada 100 mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia en Jalisco, y con esto no digo que la culpa la tenga la música, por supuesto que no, pero tampoco podemos evadir el hecho de que se convierte en un elemento que puede incrementar las estadísticas, y que en realidad, nada aporta de provecho a nadie.

Entre la realidad y la histeria colectiva

hugo color 2016

#Columna: Víctor Hugo Ornelas @Hugo_Ornelas

Si el día de mañana alguna persona publica en sus redes sociales que fue visto en un recóndito lugar del País el “Chupacabras”, – temible criatura que en la década de los noventas aterrorizó al País entero – estoy seguro que no pasarían tres días para que en las mismas redes comenzaran a surgir los testimonios de personas que juren y perjuren haberlo visto.

Entonces comenzarían a surgir algunos medios que en busca de ganar lectores harían caso a esos testimonios sin asegurarse antes que exista al menos una probabilidad de veracidad en ellos, publicarían noticias sobre el regreso del “Chupacabras” y acto seguido se generaría una histeria colectiva.

Una situación de esa magnitud es la que estamos enfrentando en Jalisco actualmente como sociedad, pues en los últimos días se han comenzado a difundir un sinfín de denuncias de desapariciones y supuestos intentos de secuestro, un tema que sin lugar a dudas despierta el miedo en los ciudadanos debido a las condiciones de inseguridad que atraviesa la nación, pero que de alguna manera se ha sobre dimensionado por el mal actuar de algunas personas que aun no logro comprender el propósito que persiguen al difundir datos falsos sobre desapariciones y raptos.

Por otro lado se encuentran otros ejemplos, en casos como el de Evelyn, quien fue reportada desaparecida el 14 de marzo por la mañana, sin embargo la joven de 17 años había decidido no llegar a su domicilio por decisión propia y sus familiares tuvieron que hacer la aclaración de que se encontraba sana y salva; por otra parte, también se registran hechos que han concluido de manera violenta, como la muerte de Paola Ruelas, reportada desaparecida a través de redes sociales el 12 de marzo pasado, y localizada muerta dentro de su domicilio, víctima de su propio hermano.

Y en un tercer panorama está el de las jovencitas que aseguran haber sido víctimas de personas que las intentaron secuestrar, o subir a un automóvil en la vía pública y que aunque no se haya perpetrado el acto, genera desconfianza y temor entre la gente y un desconcierto sobre lo que está ocurriendo en las calles, ya que entre toda esta información, no faltan aquellos que difunden la existencia de un grupo de secuestradores de mujeres.

Todo lo anterior en conjunto dificulta la intervención de las autoridades, por un lado, no pueden ser omisas al problema de violencia contra las mujeres, que es evidente y existe, pero también hay casos en los que se maneja información falsa y hacer caso de todo ello, puede llevar a sobre dimensionar las cosas y que estas salgan de control.

La autoridad debe mostrar posturas claras, posicionamientos firmes y olvidarse de los asuntos políticos al hablar de situaciones relacionadas con la seguridad, pero no solo eso, los gobiernos y entes de procuración de justicia cometerían un grave error si desestiman las denuncias, por más mínimas que sean, pues en el momento en que una de estas sea verídica, se cuestionará la omisión de las autoridades.

En todo el territorio mexicano no se ha podido resolver el problema de las desapariciones, pero sí se puede evitar que la línea de la cordura social se sobre pase, las autoridades tienen todas las herramientas necesarias a su alcance para abordar los problemas que sean, pero para ello se tienen que crear estrategias adecuadas, se deben explotar todos los recursos y se debe perseguir y sancionar la difusión de información falsa que confunde y daña el tejido social, pero sobre todo, que desarrolla una percepción equivocada de la realidad y llegar a grados de psicosis colectiva como la que se llegó a registrar en junio de 2013 cuando a través de redes sociales se viralizaron las denuncias de supuestos robos de niños, lo que derivó en que muchos padres decidieran no llevar a sus hijos a la escuela, incluso en algunos casos, algunos planteles suspendieron clases por lo que resultó ser una falsa amenaza supuestamente del crimen organizado para secuestrar y matar a niños al azar en escuelas públicas.

Las redes sociales son una gran herramienta en nuestros tiempos, y puede ser utilizada tanto para bien, como para mal, por ello, hay que aprender a utilizarlas, manejando la información de manera responsable.

Se muere Pemex, se muere una parte de nuestra soberanía

aaron columna color

Por Aarón Estrada @aaronprensa

Petróleos Mexicanos (Pemex) es un moribundo que pese a múltiples inyecciones de eutanasia se niega a morir. Cada vez que está más cerca el final de la empresa paraestatal, se pierde un tanto la soberanía nacional.

La terapia intensiva de Pemex comenzó la semana pasada, cuando se anunció de manera formal que en próximos días iniciará la instalación de gasolineras de la empresa norteamericana GULF en México, para ofrecer combustible a un precio más bajo de lo que oferta la empresa mexicana.

Es un golpe contundente que a punto de cumplirse el 78 Aniversario de la Expropiación Petrolera de 1938, regrese a nuestro territorio, una de esas empresas norteamericanas que expulso Lázaro Cárdenas del Río, el mejor presidente que ha tenido este País.

La expropiación fue el acto patriótico más pacífico que se ha registrado en la historia de México. En cualquier parte del territorio nacional, los abuelos, ancianos, recuerdan como sus padres de ellos o incluso ellos siendo jóvenes, entregaron sus animales, dinero en especie, joyas, automóviles incluso, hasta terrenos, para pagarle a las empresas norteamericanas el dinero, a fin de finiquitar el saldo por el decreto de expropiación de 1938.

Las anécdotas sobre este acto patriótico y nacionalista, son de los más suculentos de nuestra historia civil. La forma en que el pueblo salió a esta gran consulta ciudadana, en plebiscito a refrendar la decisión tomada por los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, demostró un auténtico ejercicio de participación ciudadana, que seguro jamás se volverá a repetir.

El hecho conmovió incluso a otras naciones de Latinoamérica, Europa y el resto del mundo, nuestros abuelos, ancianos, fueron ejemplos de un acto nacionalista, de rebelión contra los intereses de los Estados Unidos, y todo esto, sin disparar una sola bala.

Todo el esfuerzo de una nación, su trabajo, su dinero, joyas, ganado, incluso disminuyeron la cantidad de sus alimentos, todo para que 78 años después, unos «hijos de… Hernán Colón», con corbatas del PRI, PAN, PRD, entre otros, avalaran la reforma energética de Enrique Peña Nieto, para abrir el regreso de los petroleros norteamericanos a nuestra nación, con esto, no hay memoria ni moral.

Pemex se muere, lo acabaron los mismos que gozaron de su enorme riqueza, los presidentes voraces, sindicatos corruptos, sus administradores con costal, además del deficiente manejo de las finanzas.

La empresa que dio recursos para escuelas, hospitales, carreteras, que pagó las profesiones de miles de egresados de universidades públicas de todo el País, que curó a enfermos, que dio paz y estabilidad a todo el territorio nacional, la compañía que pago campañas de los candidatos oficiales, la de los viajes de lujo de sus representantes, la del eterno soborno.. se acabó, está muriendo, y todos sus beneficiados están felices, esperando como aves de carroña su caída para devorar lo último de sus entrañas.

Por eso, este 18 de marzo, no hay nada que festejar, iniciaron los preparativos para los funerales de Pemex y lo peor, para nuestra soberanía. Lo dijo el mismo Lázaro Cárdenas, “quien esté contra los intereses de la soberanía nacional, es un traidor a la patria”.

Parece, que el `más si osare un extraño enemigo´, es quien nos gobierna y nos representa en los Poderes de la Unión.

Violencia sin salida

aaron columna color

#Columna Teiwari: Público y al aire

Por Aarón Estrada @aaronprensa

Tres muertes violentas con la estampa del crimen organizado se registran al día en promedio en la Zona Metropolitana de Guadalajara, eso sin contar lo que sucede en todo el interior del Estado, la lógica, es que estamos en una situación de guerra, aunque las autoridades responsables digan lo contrario.

En ese contexto, en los 62 días que han transcurrido de este 2016, se han registrado cerca de 200 muertes violentas en la Metrópoli, situación alarmante, la lógica es que estamos en un estado de guerra, algo que al parecer ya se les salió del control a las autoridades Federales, Estatales y obviamente Municipales.

Sin profundizar en casos, es sabido que la crisis de inseguridad que vive Jalisco, se suma al problema de credibilidad que tienen sus autoridades, principalmente las que dependen del Poder Ejecutivo.

Por si eso fuera poco, los congestionamientos vehiculares, embotellamientos y todo lo que en ellos deriva, -choques, molestias, contaminación- hace de esta Metrópoli, un clima poco cercano a la paz, concordia, equidad y justicia.

Estos factores podrían repercutir seriamente en el clima de inseguridad por la que atraviesa la Metrópoli, incluso de desencanto social, sumado a ella a la falta de empleos remunerados, ambientes adecuados para recreación. Todo ello se va sumando un embudo descontento y descomposición social, poco favorable para todos los sectores de los poderes y empresarios.

Ya han transcurrido cuatro meses del ingreso de las nuevas autoridades municipales, donde Movimiento Ciudadano tiene la mayoría de los Municipios Metropolitanos, pero se han dado con pocos cambios. Prácticamente nulos en materia de seguridad, puesto que la violencia va a la alza. Si bien no es de toda su responsabilidad, lo cierto es que los mismos alcaldes naranjas han demostrado que ellos no tienen la cara mágica para regresar un clima de seguridad en la ciudad.

Incluso se observa que ellos tampoco tienen una solución a corto plazo para cambiar la realidad, la violencia también le está pegando en sus indicadores electorales y ellos lo saben perfectamente, por esa circunstancia deben asumir con responsabilidad las acciones que van a emprender para la materia. Definitivamente tampoco se vale que ciertos actores saquen tajada política al respecto, para denotar a los presidentes de MC u otros para lanzar la piedra al Gobernador del PRI.

El garantizar un estado de derecho, seguridad y paz, es responsabilidad de los tres niveles de Gobierno, aunque pareciera que no hay un plan estratégico emergente entre ambas instancias para resolver la situación.

Lo peor es que no se observa un panorama donde se pueda decir que habrá tregua a la violencia, o seguridad en las calles, el clima de violencia que azota a Jalisco y su ciudad central, parece no tener fin, al menos en los próximos meses.

Todas las mañanas cuando Brozo dice en su Mañanero “Chamacos estamos vivos, pero sólo por hoy”, aplica para Jalisco y el resto de los 31 Estados de la República. Parece que no hay salida.

Viva Di Caprio, que muera Trump y nos cuenten el chisme

hugo color 2016

#Columna: De política y otras perversiones

Por Victor Hugo Ornelas

 

En los últimos días, tres temas se han conjuntado para de alguna manera ofrecernos una estampa de la sociedad actual en nuestro País, que es capaz de odiar a un güero ojo azul por su ambición de poder y el desprecio a los mexicanos, amar a otro güero ojo azul por su ambición de fama aunque también odia a los mexicanos, y demostrar un alto grado de interés por temas que de ninguna manera son coyunturales, por encima de crisis como la política, económica, ambiental y de violencia por la que atraviesa el País.

La noche del pasado domingo, cientos de personas salieron a las calles, en particular a dos monumentos que poseen un alto grado de representación social, la Minerva en Guadalajara y El Ángel de la Independencia en México, el motivo, Leonardo Di Caprio y su premio Oscar.

Los connacionales que salieron a las calles a festejar gritaban a coro frases como “Leo, hermano, ya eres mexicano”, pero entre líneas, lo que realmente estaban gritando a los cuatro vientos era su necesidad de un referente positivo, y por supuesto, lo vacía que están sus vidas cuando optan por convertir en un triunfo nacional lo que realmente no es otra cosa sino el logro personal de un extranjero que nunca ha tenido un gesto o aportación hacía este País.

Por otra parte, en la misma semana, en un evento al que los “gringos” le llaman el “Súper martes”, el magnate Donald Trump, dio un paso importante de cara a convertirse en el candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el partido republicano, lo que representa una seria posibilidad de que se convierta en el mandatario más poderoso del mundo en las elecciones del próximo 8 de noviembre de 2016.

Este güero en particular, se ha ganado un desprecio por parte de los mexicanos que lo tachan de racista, represor, prepotente, ignorante y mediocre, cosa que ha sido tema de análisis por parte de muchos de esos que se auto denominan “intelectuales” aquí abro un paréntesis y pregunto, ¿De casualidad ya se asomaron a Los Pinos? Se rumora que ahí hay un tipo similar.

El desprecio hacía Trump por parte de los mexicanos también demuestra la intolerancia y visceralidad de la raza de bronce, que al escuchar un comentario despectivo se ofende, se enoja y despotrica contra el autor del mismo, pero que no es capaz de confrontarlo y revirar por la vía del intelecto, que no se da cuenta que hay más de 2.5 millones de mexicanos en Estados Unidos que pueden acceder de manera legal a la ciudadanía de ese País e incidir en las decisiones políticas y entonces sí, a ver quién se anima a señalarlos como los enemigos del Tío Sam, en otras palabras, lo que demuestra la reacción de odio contra Trump, es que no somos muy buenos para hacernos respetar y darnos a querer.

Por otra parte, además de ese exquisito programa con alto contenido cultural de la señorita Laura, a, uno de los éxitos en la última década de la televisión ha sido aquel que conduce Paty Chapoy y Pedro Sola, llamado Ventaneando.

Cuando inicié mis “pininos” en esto del periodismo, recuerdo el coraje que me daba escuchar a los conductores que se auto denominaban periodistas, cuando el contenido se basa no en noticias de espectáculos, sino en chismes sobre la vida personal de actrices, actores y cantantes, de vez en cuando uno que otro político, y mientras más morboso fuera el chisme, más éxito podría alcanzar.

Pero entonces ya dentro del medio, me doy cuenta que muchos que se desarrollan como periodistas o reporteros, basan mucho de su trabajo en chismes, incluso podría asegurar sin temor a equivocarme que sí el día de mañana alguien encontrara un chismógrafo respondido por Aristóteles Sandoval, Enrique Alfaro o Alberto Uribe en sus épocas de secundaria, habría medios que lo convertirían en portada dos o tres días seguidos.

Es así porque lamentablemente nos hemos acostumbrado a que el chisme y el morbo venden, y dejamos de lado la responsabilidad que llevamos en cada tecla que apretamos y cada palabra que elegimos para conformar los párrafos que ofrecemos a los lectores, contribuye a la formación de un criterio social, y al escribir y publicar idioteces, estamos marcando un rumbo de la misma índole para aquellos que confían en los medios, y que de alguna manera se pueden llegar a convertir en esos que critican a Trump porque todos lo hacen, festejan a Di Caprio porque está de moda y lee chismes, porque es más entretenido.

A %d blogueros les gusta esto: