Opinión

Ahora vamos por el 10

Alfonso García Sevilla


No es la primera vez que escribo acerca de los motivos de una marcha, no es la primera vez que me duele escribir que en nuestro país el ser mujer es un riesgo mayúsculo por las violencias que en ellas se ejercen, en todos los espacios donde tienen presencia, desde el hogar, escuelas, parques, empleo, y un largo etcétera.

Los gritos y las demandas del 8 de marzo tuvieron eco en el silencio de ayer, 9 de marzo. Es impresionante lo que sería cualquier espacio sin las mujeres y con ello se hace necesaria la acción; ellas pasaron de las palabras a los hechos, ahora los hechos deben consolidar acciones tendientes a erradicar todo tipo de violencia

Nos urge que pongamos un “hasta aquí”, valoremos su ausencia, es hora de que, sociedad y gobierno, iniciemos un proceso que permita eliminar el miedo, no solo de las mujeres, sino de todos los que aquí vivimos, aceptémoslo, nuestro país muestra un avanzado estado de descomposición y es la violencia contra las mujeres la que lo mide.

No quiero volver a leer una publicación de mi hija en redes donde exprese un temor, quiero que los episodios de violencia que ha vivido cercano en escuela y lugares públicos, sean solo malos recuerdos de cosas que no regresarán. Les comparto su sentir ante el ambiente que priva en su entorno y con sus amistades:

“Papá, si un día desaparezco búscame en las estrellas, y grita, lucha y berrea, porque así como yo ya no estoy muchas ya no están.
Diles a mis primas que luché por ellas, que quiero que salgan a jugar tranquilas, que cuando crezcan por lo único que se preocupen sea por escoger el outfit más bonito y no por si volverán o no a casa.

Papá, si un día desaparezco quiero que sepas que no me fui sin dar pelea…que busques la justicia que muchas aún no encuentran
Papá…quémalo todo el día que no esté, que mi espíritu revolucionario siempre estará a tu lado, así como el de todos los padres que ahora marchan porque sus hijas ya no pueden marchar
Papá…tengo miedo, no quiero desaparecer, no quiero ser violada, no quiero morir solo por ser mujer.”

Que el legado del 9 se refleje en el 10, que lleguemos a ser una sociedad de diez ¡No más violencia en las calles, en los hogares, en las escuelas! De nosotros depende lograrlo y ahora presionar a las autoridades a que hagan su trabajo. Ellas ya gritaron con su ausencia, ahora nos toca garantizar su presencia.

Es nuestra culpa, no de ellas

Víctor Hugo Ornelas

Según la ciencia existen condiciones biológicas que nos permiten diferenciar entre los machos y las hembras en una especie, fisonomía, pares de cromosomas, genitales, tamaño del individuo, etc. Hablamos de condiciones irrefutables que, salvo extrañas excepciones, también aplican en el ser humano y eso es algo que debemos entender tanto hombres como mujeres. Biológicamente no somos iguales

Por otra parte, en términos sociales, hasta el momento no he podido encontrar ni un solo documento, al menos en nuestro país, que condicione los derechos y obligaciones de los ciudadanos tomando como base el sexo de cada uno de estos, nada que pueda determinar que las leyes deban aplicarse de manera diferente, ya sea a favor o en contra a un hombre o una mujer.

Y lo anterior es muy sencillo de entender, cuando hablamos de un crimen las consecuencias son exactamente las mismas sin importar el sexo de quien lo cometió, un asesinato tiene como resultado la muerte ya sea que el arma utilizada fuera empuñada por uno u otro de los sexos.

Piense que usted es un juez que está escuchando el testimonio de una asesina que trata de explicar las razones de su crimen, entonces de pronto ella dice: “perdón, es que me salí de control porque estaba en mi periodo menstrual”. Estoy seguro que está razón importará un carajo, nadie en sus cabales podría pensar que el motivo es justificable y determinaría poner de inmediato a la pobre mujer en libertad.

Ahora, ya que tenemos la idea clara pensemos en otro escenario, en el que la víctima ahora es una jovencita que sufrió de violación y al momento de hacer la correspondiente declaración para interponer la denuncia, el agente que le atiende le pregunta “¿Oiga, pero usted qué ropa traía?” en alusión a que la acción pudo haber sido provocada.

El planteamiento es igual de absurdo que en el ejemplo anterior, el de una reacción hormonal de cada uno de los sexos, la mujer que argumenta cometer el crimen cuando tenía alteraciones por su periodo menstrual y el hombre que argumenta la violación por estar alterado hormonalmente por el atuendo de su víctima. El primer caso expuesto jamás ha ocurrido, sin embargo, el segundo sí, he atestiguado dicho escenario al menos en tres ocasiones con diferentes protagonistas.

A ese tipo de cosas es a las que se deben enfrentar las mujeres, si la vida es complicada para cualquier persona, agregue unas rayitas más cuando de una mujer se trata. Si el transporte público resulta un calvario por el costo, los tiempos de recorrido y las condiciones de viaje, tomen en cuenta que las mujeres viven exactamente lo mismo, pero habrá que agregar que deben soportar a sujetos que por alguna extraña razón, en su cabeza creen que es una buena idea repegar sus partes a las de una chica.

Si la escuela resulta complicada por la cantidad de tareas, los horarios incompatibles con una oportunidad laboral y el costo de las colegiaturas, tomen en cuenta que las mujeres padecen exactamente lo mismo, pero además deben lidiar y soportar el acoso de sus compañeros de salón y sus maestros.

Un ambiente laboral donde los salarios son bajos, las prestaciones mínimas o nulas, la incertidumbre es pan de todos los días y las horas se vuelven largas es una constante para el grueso de la población, una población también integrada por mujeres, que además de lo anterior deben soportar salarios más bajos que el de los hombres y sumar el hecho de que las oportunidades se distribuyen de manera favorable y con prioridad al sexo masculino.

Sostener una familia es cada vez más complicado, el tiempo que se puede dedicar a los hijos es reducido porque la prioridad es cumplir con un trabajo para poder garantizar el alimento, algo que se torna en un infierno cuando la mujer debe de enfrentar también la violencia proporcionada por alguien que juró amarla y respetarla, pero que saca provecho de su superioridad física para maltratarla, dominarla y someterla.

Aunque en el papel es diferente, cada escenario que vemos en la vida real resulta más complicado para las mujeres que para los hombres, quienes aún tenemos el descaro de sorprendernos cuando las vemos salir a las calles y exigir igualdad de condiciones, no biológicas, esas ya entendimos que no dependen de nosotros, pero sí sociales, las cuales presentan un abismo entre géneros porque así lo hemos determinado.

Se critican sus movimientos, pero no entendemos que las hemos orillado a utilizar y gritar frases que no debería ser necesario pronunciar porque tendrían que estar sobre entendidas, las empujamos a tal abismo que ahora recurren a desaparecer todo un día para hacerse visibles.

Un día que tendría que estar destinado a celebrarlas, ellas lo utilizan para pedir lo que los hombres tenemos y que, por alguna extraña razón, en determinado momento de la historia establecimos que nos pertenece de manera exclusiva. Las diferencias entre hombres y mujeres son evidentes si de biología hablamos, pero al tocar base en lo social, no hay nada que nos haga distintos, salvo la ignorancia, los prejuicios y la falta de respeto con la que podamos actuar los unos y los otros.

Si aun conscientes de lo anterior no pensamos apoyarlas, entonces no debemos estorbarles, porque entendamos que su lucha y la dimensión de la misma ha sido generada por nuestro fracaso como colectivo.

Machismo social y político

Fabiola Serratos

Antes de enfrentar el miedo decidiendo si valía la pena o no hablar de la violencia de género en un municipio donde el machismo es una peculiaridad muy notoria, (incluso en los mismos cargos públicos) me enfrenté principalmente a la idea del acoso, pero recordé la cantidad de veces que dentro del colectivo alentamos a las mujeres a ejercer denuncia o apoyar en las decisiones que les garantice seguridad y puedan tomar el valor para evidenciar lo incorrecto.

Mi principal reto como activista ha sido una lucha constante con el miedo, “de la sociedad y de las víctimas” Pues prejuicios que nos han inculcado como principios tales como “la culpa, la obediencia y la vergüenza” son las terribles bases de un entorno violento que minimiza lo ocurrido en mujeres y niños.

Un caso en particular de una niña que había sido abusada por su padre fue uno de mis enfoques esta semana, comprendí que es tanta la culpa y la presión que la sociedad normaliza, que pese al daño la niña se sentía responsable de las constantes violaciones. La mamá se negaba a denunciar y tenían miedo porque muchas personas las habían convencido de que no era para tanto el problema y al final la niña quedaría más dañada si otros conocían la historia.

Aquí aparece otro de los prejuicios más terribles “La vergüenza”
La niña me dijo en terapia lo siguiente.
“Si mi papá enfermara de todos modos lo cuidaría porque nadie más lo querría”

La culpa es algo que la sociedad se niega a quebrantar, continuamos moralizando la violencia y la obediencia, condenamos a un sin fin de mujeres y niños a aceptarla.

Quizá no nos damos cuenta de la verdadera necesidad que existe de exponer los factores de la violencia.
A través de redes sociales me han preguntado si sirven las marchas cuando la sociedad critica o toma a influencers ignorantes como punto de referencia y opinión.

La misma respuesta es la que utilicé para responderme a mí misma cuestionándome si era necesario exponer un tema del cual vendría la polémica y una que otra señal de violencia.

-Las marchas no son la solución, las cosas no se resuelven en ese justo momento. Pero entiéndase que SÍ son una forma de visibilizar un problema a nivel mundial. Son la forma de que se exponga que nos están excluyendo, lastimando y que somos el primer país en América con asesinatos a mujeres.

Cuando existen estadísticas tan altas socialmente necesitamos trabajar en disminuirlas y el ideal sería desaparecerlas; esto no hace menos importante otro tipo de muertes. Necesitamos comprender que la violencia no es siempre igual, no la causa lo mismo y por lo tanto no puede solucionarse de la misma manera. Existe en cada tipo un factor social en específico que la genera. Narcotrafico, inseguridad, deseo, etc.

En nosotras las mujeres se ha creado una idea de posesión y de dominio público que es la causa del disgusto que lleva a someter y callar la libertad que no nos fue permitida ejercer y ahora luchamos por conseguir. Esa es la razón de que ahora observemos tanto enojo social que viene del machismo.

El machismo no es el hombre en sí sino la serie de conductas y principios que son el origen de la violencia. En mujeres las estadísticas de violencia son elevadas y en hombres la causa número uno de depresión y suicidios.

Esta semana una serie de reflexiones me mantuvieron intranquila entre ellas mi decisión de hacer pública la forma en la que dentro de un intento político la culpa, el engaño, el abuso y un tremendo machismo me mantuvo sujeta a un proyecto del cual siempre tuve el deseo de renunciar y no pude por cargar con la presión grupal. Dentro de este equipo, me encontré con infidelidades, promiscuidad, engaños, censura a las mujeres y en los personal un manejo de la culpa tal que terminó llevándome a un problema delicado de salud y una pérdida muy grande.

Pese a mis años de activista, de lo que consideré madurez y astucia, me vi sumergida en estereotipos y adjetivos que incluso otras mujeres ejercieron (porque el machismo es un mal social). Ahora que con claridad defino esos adjetivos y situaciones dentro de la política, más interés me causa en conocer liderazgos femeninos que realmente nos representen. Que por supuesto luchen por una verdadera paridad y justicia.

Que este mes de reflexión nos sirva en específico a las mujeres para integrarnos con dignidad, sororidad, valentía y justicia a los espacios públicos que nos requieren y nos demandan.
¡Por nosotras y por todas!

EL CONFLICTO DEL AEROPUERTO, LAS MENTIRAS O MEDIAS VERDADES DEL DIRECTOR DEL GAP -PARTE 2-

Quirino Velázquez

En la entrega anterior (-parte 1-) les conté de las mentiras o medias verdades del Director General del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP Lic. Raúl Revuelta Musalem en sus declaraciones en torno al antiguo conflicto, entre el gobierno federal (SCT) que en contubernio con el GAP han sostenido en contra del ejido de El Zapote, suscitado por las tierras donde se encuentra parte del aeropuerto internacional de Guadalajara.

Pues bien, en esta segunda entrega le cuento que el pasado día 12 de febrero en entrevista (de la cual tengo grabación) con el periodista Enrique Toussaint en el programa #Zona3Noticias de la estación de radio 91.5 FM, el Director General del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdeclaró:

1.- “…SÓLO POR RECORDAD, NOSOTROS SOMOS UNA CONCESIÓN FEDERAL, LOS TERRENOS SON DEL GOBIERNO FEDERAL…”. (1er mentira o media verdad).

Lo expresado por el Director del GAP es verdad en cuanto a que es una concesión federal, aunque, respecto a las casi 307 hectáreas de conflicto con el ejido El Zapote, yo le recomendaría que leyera la condición 11 de su título de concesión de fecha 29 de junio de 1998 y la condición 3.2. de la modificación, a ese título de concesión, ambas condiciones reemiten a los artículos 16 y 20 de la entonces vigente Ley General de Bienes Nacionales, que textualmente disponen: 

Artículo 16.- Los bienes de dominio público son inalienables e imprescriptibles y no estarán sujetos, mientras no varié su situación jurídica, a acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

Artículo 20.- Las concesiones sobre bienes de dominio público no crean derechos reales; otorgan simplemente frente a la administración y sin perjuicio de terceros, el derecho a realizar los usos, aprovechamientos o explotaciones, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezca las leyes.

Las disposiciones legales trascritas son claras en su redacción y de fácil interpretación. Así, el artículo 16 en su porción normativa mientras no varié su situación jurídica advierte que los bienes del dominio público pueden variar su situación jurídica (como las casi 307 hectáreas del ejido El Zapote por el ilegal decreto expropiatorio de 1975, nulificado por el amparo y protección de la justicia federal concedido al ejido en 2016) y entonces podrán ser objeto acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

El artículo 20 contiene la disposición de “sin perjuicio de terceros” que ha operado históricamente como una garantía implícita, es decir, una conditio iuris en favor de quienes tienen títulos de propiedad o derechos reconocidos, frente a la concesión de bienes del dominio público que pudiera perturbar situaciones consolidadas con anterioridad, cómo puede ser el caso de las casi 307 propiedad del ejido El Zapote, dada la nulificación del decreto expropiatorio.

Lo que sí es una gran mentira o media verdad del Director del GAP es lo que, en la entrevista referida, expresó: “…los terrenos son del gobierno federal…” ya que en lo que respecta a las casi 307 hectáreas, expropiadas ilegalmente al ejido El Zapote, no son del gobierno federal en razón, de que precisamente el procedimiento y consecuente decreto expropiatorio (emitido en el año 1975) se declaró inconstitucional (sentencia ejecutoriada dictada en abril del 2016) por haberse violentado en perjuicio del ejido El Zapote la garantía de audiencia. Ello es así, porque al haberse calificado de inconstitucional el procedimiento y el decreto expropiatorio, la consecuencia natural sería devolver el terreno (casi 307 hectáreas) al ejido. Es decir, el efecto de la sentencia de amparo es restablecer las cosas al estado que guardaban antes de que se efectuara la violación. Por lo tanto, las casi 307 hectáreas no son propiedad de gobierno federal, sino que volvieron al estado o condición de propiedad ejidal que antes (del decreto expropiatorio tildado de ilegal) tenían; y mientras no les sean pagada la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido, éste sigue siendo propietario de esas tierras.

También le recomendaría al Director del GAP que conozca y lea la nota marginal donde se ordena dejar insubsistente la inscripción del Decreto Presidencial de fecha 19 de septiembre de 1975 registrado con el número 584663, del expediente 627 a fojas 34-35 de 27 de noviembre de 1975 del Registro Agrario Nacional.

En la referida entrevista el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpresó:

2.- “…YA LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y YA DIO SU DICTAMEN FINAL… SÓLO POR CAMINAR RÁPIDO EL ASUNTO LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y LA SUPREMA CORTE DIJO: 1 LOS TERRENOS FUERON PAGADOS; 2 LOS PAGOS NO OCURRIERON EN EL TIEMPO QUE DEBÍAN OCURRIR; …HAY UN TERCER PEDAZO QUE DEBE HABER UN TIPO DE INDEMNIZACIÓN POR ESE DESFACE…”. (2da mentira o media verdad).

En efecto el asunto llego a la Suprema Corte, pero jamás la SCJN ha dicho que los terrenos fueron ya pagados eso es una grave mentira, argüida por el Director del GAP para distraer la atención o quien sabe por qué razón. La Suprema Corte jamás ha dicho que los pagos no ocurrieron en el tiempo que debían ocurrir eso es otra grave mentira; y la Corte jamás ha dicho que debe haber un tipo de indemnización por ese desface esa es otra grave mentira del Director del GAP.

Yo no sé, si el director del GAP es o sea hace… o simplemente tiene, al respecto, mala información de sus abogados (que puede ser) por eso y para que no incurra en mentiras ni medias verdades yo le recomiendo al Lic. Raúl Revuelta que lea el Incidente de Cumplimiento Sustituto radicado en la Suprema Corte de Justica de la Nación con el número de expediente  7/2018  derivado del juicio de amparo indirecto 1788/2009 del Juzgado Tercero de Distrito en materia Administrativa y del Trabajo promovido por el ejido El Zapote. Dicho incidente fue resuelto, por unanimidad de votos de los Ministros integrantes de la Segunda Sala de la SCJN, en sesión de fecha 20 de junio de 2018, determinando: “Esta Suprema Corte considera… en el caso debe… ordenarse la devolución de los autos al órgano jurisdiccional que conoció el juicio a fin que incidentalmente proceda a desahogar las pruebas necesarias para determinar si ha lugar al cumplimiento sustituto y… en la propia interlocutoria también se cuantifiquen los correspondientes daños y perjuicios…” (foja 23).

Para que no incurra en mentiras ni medias verdades, también le recomiendo al Director del GAP que lea la Inconformidad número 17/2017 resuelta, por Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, el día 31 de agosto de 2017, que esencialmente dice: “En consecuencia,… a efecto de que, en esta primera fase, esto es, a partir de que se solicitó el cumplimiento sustituto de la sentencia de amparo, el Juez de Distrito reponga el procedimiento en el capítulo de cumplimiento del fallo protector, y proceda en términos de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, relativa al incidente de cumplimiento sustituto…” (foja 136).

En la entrevista aludida el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdijo:

3.- “…SOLO QUEDA LA INDEMNIZACIÓN HAY QUE ESPERAR QUE LOS JUECES DICTAMINEN…”. (3ra mentira o media verdad).        

Efectivamente sólo queda la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido El Zapote y que se viene tramitando conforme lo marca la Ley de Amparo, es decir, mediante un Incidente de Cumplimiento Sustituto en el que las partes contarán con la oportunidad de aportar diversas pruebas tendentes a precisar el monto de la indemnización que deba pagarse a la parte quejosa (en este caso al ejido El Zapote) por concepto de daños y perjuicios y tiene por efecto que la ejecutoria se dé por cumplida. También procede celebrar un convenio entre las partes (cómo sucedió con el ejido Santa Cruz del Valle).

Es cierto que “…solo queda la indemnización hay que esperar que los jueces dictaminen…”, al respecto cabe señalar que la Suprema Corte de Justica de la Nación, ha señalado que: “La propiedad privada o ejidal… es un derecho humano que el Estado puede afectar a través de las formas que el orden jurídico previene, entre otras, la expropiación. Para evitar afectaciones injustificadas a ese derecho, el pago de la indemnización en caso de expropiación, en términos de los artículos 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se erige como una medida para resarcir su afectación y garantizar el debido y adecuado respeto al mencionado derecho humano. (Tesis, Registro 2017905).

Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que en casos de expropiación: «El pago de una indemnización constituye un principio general del derecho internacional, el cual deriva de la necesidad de buscar un equilibrio entre el interés general y el del propietario». Y que para alcanzar el pago de una justa indemnización ésta debe ser «adecuada, pronta y efectiva» (Corte IDH. Caso Salvador Chiriboga Vs. Ecuador. Excepción Preliminar y Fondo. Sentencia de 6 de mayo de 2008. Serie C No. 179. Párrafo 96.).

En la entrevista antedicha el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpuso:

4.- “…EL VOLUMEN DE OBRA QUE ESTAMOS PLANTEANDO EN GUADALAJARA PARA LOS PRÓXIMOS 5 AÑOS ES DEL MISMO TAMAÑO DE LOS ÚLTIMOS 70 AÑOS (que se ha hecho en el aeropuerto) …” (4ta mentira o media verdad).

En este pedazo (como el Director del GAP dice) de la entrevista el Lic. Raúl Revuelta además de mentiroso parece que se muestra con desvergüenza. No es verdad que hace 70 años ya había aeropuerto en Guadalajara, en 1950 apenas empezaba la construcción del Aeropuerto denominado “Las Animas” hoy aeropuerto de Guadalajara (véase Periódico el Informador de fecha 21/07/1950 pág. 1ª.) Y al señor se le olvida que la empresa Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C.V. (subsidiaria del GAP Grupo Aeroportuario del Pacifico, S.A.B. de C.V.) se le concesionó los servicios aeroportuarios y los bienes del dominio público desde el año de 1998 es decir, desde hace de 22 años. Por lo que si no han hecho obras es precisamente porque la empresa que representa ha sido negligente e incumplida en cuanto a las obras de infraestructura que tenía que llevar a cabo en esos 22 año de concesión.

Lo que sí es verdad es que el GAP a través de su Director General y otros diversos voceros intentan permanentemente maquillar la realidad, cerrar los ojos ante la evidencia o usar subterfugios respecto al conflicto sobre las casi 307 hectáreas propiedad del ejido El Zapote y en las cuales se asienta parte del aeropuerto de Guadalajara, como una manera de engañar a los ciudadanos en particular a los inversionistas y propietarios de las acciones que se cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (GAP BMV) y en la Bolsa de Valores de Nueva York (PAC NYSE). Pero al público, y por supuesto a los medios de comunicación, les toca desvelar las mentiras deliberadas y las medias verdades malintencionadas del Director y de otros empleados y voceros del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP.

Para finalizar les cuento que el día de hoy 05 de marzo de 2014 (fecha en que hice la entrega de esta colaboración) el GAP ofreció una rueda de prensa en la que su vocero Miguel Alejandro Solís dijo una sarta de mentiras y medias verdades en torno al conflicto del que les vengo hablando. Pero sobre eso y las mentiras o medias verdades del Director del GAP (parte -3-) en próximas colaboraciones les contaré.     

Aumentar y diversificar el patrimonio.

Alberto Reveles

Diversos autores señalan que el generar patrimonio es sinónimo de riqueza, sin embargo, no siempre es el caso hay quienes lo obtienen como producto de una herencia, quien lo va adquiriendo por medio del ahorro de sus ingresos, en fin, hay diferentes vías para acumular un cierto patrimonio.

Se entiende como patrimonio a la suma de todos los bienes y riquezas de una persona, para ejemplificar, terrenos, casas, vehículos, dinero en efectivo, cuenta de bancos, televisor, celulares, etc., siempre que estén totalmente liquidados y no se debe cualquier cantidad por su adquisición.

 El autor del libro “el hombre más rico de babilonia” sugiere que una vez que se han pagado las deudas a corto plazo, se satisfacen las necesidades de la familia, y se tenga dinero ahorrado se destine alguna parte para adquirir un bien inmueble, pudiendo ser éste un terreno, casa habitación o local comercial, con el objetivo de aumentar el patrimonio y diversificar los bienes.

Sugiere también que para tomar una decisión de adquirir un bien inmueble se desarrolle una habilidad para escoger las mejores opciones dependiendo el fin destinado a cada inmueble; en la actualidad existen asesores de inmobiliarias donde te pueden ofertar opciones lo recomendable es que personalmente se analice cada opción, así validar una opción que se adecue al proyecto del que va adquirir dicho inmueble, entonces acceda.

Se recomienda que los bienes se adquieran sin el uso de un crédito, porque recuerda el objeto, es aumentar el patrimonio y diversificar los bienes, por lo que un crédito se vuelve una obligación de pago que afectara las finanzas personales y mediáticamente y físicamente se contara con dicho inmueble, pero hasta no liquidar la deuda pasara a pertenecer al patrimonio real.

Por otro lado, la mayoría adquiere la casa habitación para dejar de pagar renta y esa cantidad destinarla a la mensualidad de un crédito, lo que se debe tener claro es que se adquiere una deuda que es a largo plazo y que genera intereses, si las finanzas son sanas y soportan la obligación de pago adelante, por el contrario debería de seguir pagando una renta barata y conseguir acumular el dinero suficiente para adquirir una casa sin crédito o dando un porcentaje mayor al 50% de anticipo para pagar menos intereses y liquidarlo en menos tiempo.

El mismo autor señala que una persona que tiene casa propia será bendecida, se refiere a que alrededor de ello se genera un entorno positivo, la familia está segura, se genera confianza, sentido de logro, se piensa mejor y se duerme mejor bajo un techo propio, pero no acaba ahí la recomendación, también señala que si ya tienes casa tomes acción sobre aumentar y diversificar tu patrimonio, porque a su vez tus bienes te darán resultados positivos a tus ingresos, comenta que el oro prefiere estar con un poseedor que sepa como multiplicarlo que con aquel que fácilmente lo derrocha.

En las próximas ediciones se escribirá más a detalle de cada una de las características del patrimonio, los pros y los contras, tipos de bienes, los créditos, como elegir bien en que inmueble invertir relativo al objetivo, y todos los temas relacionados al patrimonio.

CRIMEN SIN CASTIGO

Alfonso García Sevilla

Impunidad se define como la cualidad de dejar una culpa o exceso sin el merecido castigo. La palabra proviene del latín impunitas que quiere decir, literalmente, “sin castigo”. A partir de esto, se tiende que la impunidad es la condición que permite que sean cometidos delitos sin que los responsables paguen las consecuencias.

En México durante 2019, solo se denunciaron ante las procuradurías y fiscalías 2 millones de delitos, sin embargo en el país se cometieron más de 30 millones de ilícitos, por lo que hay una cifra negra asciende a más del 90 por ciento, y ello responde a que los ciudadanos no denuncian porque no confían en la autoridad ni en la justicia.

La impunidad le cuesta a los mexicanos al menos 420 mil millones de pesos al año, indica el estudio Costos de la impunidad, elaborado por investigadores bajo la coordinación del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y Creatura, Critical Thinking Advocates.
Asimismo, las causas por la que padecemos de esta alta impunidad se deben a la falta de inversión de las autoridades en policías mejor capacitadas, personal de reclusorios, ministerios públicos insuficientes y lentos, lo que ocasiona una saturación del sistema de justicia.

Ante este escenario la costumbre se vuelve ley. La ausencia de castigo y la falta de conciencia de los mexicanos hacen un caldo gordo de cultivo para la violencia y el crimen en todas sus facetas. La percepción de los ciudadanos es que el nuevo gobierno, de la llamada “Cuarta Transformación” poco o nada ha logrado para detenerla. Así lo reflejan los números de la encuesta que publica hoy el diario “Reforma” y que le dan al presidente López Obrador, una baja considerable en su aceptación, con respecto a la última medición realizada, de 19 puntos.

Los temas donde menos resultados percibe la gente son precisamente el combate al crimen organizado y la violencia, con el 62 y 67 por ciento, respectivamente, aspectos en los cuales, por lo plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo y el Presupuesto de Egresos de 2020, poco se avanzará en este año.

Mientras no se le dé mayor auge a instrumentos tales como la mediación como una forma de resolver pacíficamente los conflictos sin que lleguen a judicializarse, y se sancione desde a aquellos que invaden una banqueta, que toman como suya la vía pública, que no respetan los señalamientos viales, que dejan de dar pensiones alimenticias o simplemente se niegan a darla, a los funcionarios que desvían recursos públicos para fines personales, a aquellos que inflan precios de adquisiciones públicas, y un largo etcétera, difícilmente podremos transitar a un estado de derecho, armónico y de paz.

Todos somos vendedores

Alberto Reveles

Cuando te habla un vendedor automáticamente tu mente se bloquea para evitar cualquier comunicación al respecto, por ejemplo, el tipo vendedor de productos en la calle, las llamadas molestas que te hacen para vender servicios, las personas que si bien no lucran sí intentan colocar alguna idea religiosa en tu persona.

Sin embargo, este espacio se refiere a los vendedores de ideas, te has preguntado lo siguiente: ¿Qué ideas he comprado?, ¿Quién es mi proveedor principal de ideas?, ¿Cuántas ideas he comprado?, ¿Habré utilizado o aplicado todas esas ideas?, ¿Por qué estoy comprado esas ideas?, en fin, son muchas las preguntas a resolver. Cuando respondas a las preguntas anteriores te darás cuenta que alguna vez compraste ideas y más de alguna vez has vendido ideas.

Algunas personas han tenido la idea de iniciar un negocio, ya sea vendiendo productos o servicios y para llevar a cabo esa idea leen, toman cursos, preguntan a diferentes personas sobre el tema de negocios, y traen por semanas la plática de lo que quieren arrancar como negocio independiente, pero terminan en una conclusión que quizá ya la tenían desde el inicio, VENDER. Todo negocio necesita vender, por lo que se requiere saber vender.

Recordando lo que el autor Robert Kiyosaki, en su libro “El cuadrante del flujo del dinero” menciona que el primer paso para moverse del cuadrante de empleado a auto empleado es vender. Si tu desarrollas esa habilidad y además la pones en práctica enfocada hacia lo que quieres iniciar a comercializar, entonces será mucho más fácil ese movimiento en los cuadrantes.

Cabe señalar, que cuando se acude a una entrevista de trabajo hay una operación de compra venta, no en términos económicos, pero sí de planeación, proyección, ideas y consideraciones; el comprador es el entrevistador, aquel que puede adquirir ese talento para su equipo de trabajo o bien no considerar ese valor agregado del entrevistado; por otro lado, el entrevistado es el vendedor, aquel que con entusiasmo, emocionado y preparado va en busca de obtener ese empleo deseado y como tal va a vender la idea que él es el indicado para el puesto ofertado y no solo eso sino que dará un valor agregado a la empresa.

Por todo lo anterior, en breves ejemplos te das cuenta que desde niñ@ has vendido tu persona, habilidades o características y lo practicamos con los papas, la pareja, los amigos, los vecinos, en general con todo el entorno y de alguna manera hemos tenido resultados, lo que se sugiere es que enfoques esa habilidad para convencer que lo nuevo que vas a promover, son buenos productos y/o buenos servicios.

Para terminar, si eres empleado y quieres iniciar un negocio comienza por prepararte para que seas un vendedor de ese producto o ese servicio que deseas, para luego poder combinar tus fuentes de ingresos, siendo empleado con una actividad extra de vendedor y con el tiempo darás con el momento indicado para desprenderte del empleo y ubicarte en el cuadrante de autoempleo.

Los acarreados

Fabiola Serratos

Hace algunas décadas al menos tenían la decencia de darle su torta y su jugo a los acarreados a eventos políticos. Mismas personas que después por mayoría decidían el futuro de los políticos y nos sentenciaban a años de pobreza y cinismo.

Hoy pese a que nos han saturado en los libros de historia las tristes dificultades que el país vivió a causa de del acarreo y la manipulación de los medios de comunicación, lo cierto es que continuamos sumergidos en la ignorancia.

Basta con echar un vistazo a la dinámica establecida el día de ayer en una página de zona valle. Dónde gran cantidad de empleados sometidos y incluso presionados aseguraron el excelente trabajo de nuestro gobierno municipal. Pudimos apreciar en distintas capturas y conversaciones el desespero con el que compartían y pedían a sus dependencias hablar bien del gobierno en la página.

“Hablar bien del gobierno para que tenga buena imagen el municipio”
Palabras de algunos servidores públicos que defendiendo su cargo olvidaron un poco su compromiso con el pueblo y se quitaron la dignidad para asegurar el compromiso con su salario y privilegios. Nos causa gran frustración y tristeza el abandono que vivimos, pero sin duda nos indigna más no tener representación real dentro del gobierno.

Hace días que ex candidatos figuran en distintas zonas haciendo sus redes y aunque ya no se ven las tortas, si vemos un montón de promesas ya escuchadas una y otra vez.

La apatía de los ciudadanos es tan grande que no se compara con la bien estructurada nómina de la cual depende nuestro futuro. Lamentablemente por defender el empleo una minoría decide nuestro destino y a nosotros como ciudadanos consientes nos queda el concientizar el voto, jóvenes ancianos, mujeres, hombres.

Hacer la invitación con dignidad y amor a nuestro entorno para reconocer que solo elige el conformismo quienes se están enriqueciendo de ello. Tu familia, la mía, nuestros vecinos, los obreros, los comerciantes, los estudiantes, los niños etc. Somos quienes pagamos la indiferencia y la avaricia de unos cuantos.
“¿Permitiremos nuevamente el acarreo? “

Sus prioridades y las nuestras

Víctor Hugo Ornelas

En la vida hay pocas cosas que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, entre ellas, podemos estar seguros que no importa la hora en la que usted pueda estar leyendo este escrito, mientras lo hace, hay un alto número de personas que están sufriendo por el desabasto de agua potable en su colonia o fraccionamiento.

Ahora bien, si usted está leyendo estas líneas por la noche, le aseguro que hay centenas de ciudadanos que para llegar a casa deben recorrer un camino en total penumbra debido a los problemas con el alumbrado público.

De entre todas esas personas, a muchas les acompaña en cada paso el temor a sufrir algún asalto o agresión física, porque son conscientes que la escalada delictiva y de violencia ya rebasó nuestras posibilidades de disfrutar un paseo nocturno por los alrededores del lugar al que apostaron para ofrecer a su familia y le han invertido el patrimonio de toda una vida.

Si nos situamos en otra hora del día el panorama no es mucho mejor, pensemos en que comenzó a leer este artículo durante la mañana, entonces le puedo asegurar que a tiempo que avanza en cada línea, miles de personas tienen que lidiar con el estrés, la frustración y el enojo producido por un insuficiente servicio colectivo de transporte, al cual invierten de 2 a 4 horas del día y al que le destinan parte importante de su percepción salarial.

Un sistema que muchos han prometido convertir en digno, pero que hoy por hoy no podría estar más alejado del significado de esa palabra, quienes suben a una unidad de transporte público se deben encomendar a que aquel que lo conduce tenga el ánimo de hacerlo de manera responsable y educada, o al menos de buena gana, además tienen que digerir que el costo del pasaje le alcanza únicamente para costear un recorrido que se asemeja a la manera en que se transporta al ganado, claro, con la agravante de protagonizar un accidente o asalto a bordo de la unidad.

No importa la hora en la que lea éste escrito, hay al menos una persona que trata de hacer las cosas de manera adecuada porque entiende de valores y principios, pero mientras suda, sufre y se angustia por ser un buen ciudadano, es testigo de que la corrupción, el influyentísimo y sobre todo la impunidad, le pasan por encima a lo que socialmente está establecido como lo correcto.

Algún día, unos cuantos establecieron que había que segmentar las clases sociales, que se tenía que separar a los que más y a los que menos tienen, catalogar las clases por debajo de ellos como media, media baja, baja, pobre y pobre en extremo, decidieron además que todos ellos se encargarían de sostener a las clases que estuvieran por encima de las mencionadas, optaron simplemente por ignorar el respeto igualitario de los derechos y las obligaciones de cada ser humano, se olvidaron de la justicia social sencillamente porque no padecen ni la mitad de lo que el ciudadano promedio.

Muchos de los que hoy gobiernan y tienen poder nacieron en clases que están por encima de la mayoría, sus padres pudieron costear escuelas de prestigio y así asegurar su futuro, a ellos no les importa ni les conviene que una escuela pública compita con las privadas, porque saben que, en iguales condiciones, perderían muchas batallas.

Esas personas que en cada elección piden el voto se encargan de sostener un círculo vicioso que les ha sido redituable desde hace muchos años, dejan que se generen problemas, carencias y necesidades, para que cuando llegue el momento en su calendario apegado a un proceso electoral, emerjan como salvadores y con frases como “estamos trabajando” y “nos esforzamos” se jacten de escuchar, de atender y de solucionar para que aquellos que sufren a diario los sigan manteniendo en su lugar privilegiado.

La clase política en éste país se confía a la ceguera unos y la mala memoria de otros en una sociedad que aún en estos tiempos se encarga de seguir falsos salvadores, personajes que aseguran con voz profética hacer lo que los otros no hicieron, sujetos que esbozan un futuro con promesas que no tienen la mínima intención de cumplir, que se alimentan de votos, de paleros, de likes en sus publicaciones pagadas en las redes, de aduladores y de ingenuos que sean capaces de adorarlos y defenderlos.

Mientras yo escribía, mientras usted lee esto, en la agenda de muchos de los que “mandan” se están estableciendo prioridades, de lo que tenemos que empezar a darnos cuenta es que son completamente diferentes a las nuestras, en ellas hay reuniones con constructores y empresarios, es prioridad escuchar a todo aquel que les represente negocio y deje dinero, en sus «pendientes» no aparece el nombre de un ciudadano, sus problemas o necesidades, eso se atiende si sobra tiempo.

Como ciudadanos debemos replantearnos el papel que jugamos, pues hay otra realidad irrefutable, sin la gente, los actores políticos no son nada, es el ciudadano el actor principal y más necesario, pero mientras no exijamos, mientras no presionemos, mientras no pidamos cuentas, el ciudadano seguirá con el papel de principal proveedor y a la vez como el más afectado, y así funcionará esto: ellos harán lo que quieran y nosotros, a sufrir hasta donde aguantemos.

Ya dejen de chingar…

Alfonso García Sevilla

Retomo las letras de Octavio Paz para definir el vocablo más utilizado por los mexicanos: La Chingada. Paz refiere “La idea de romper y de abrir reaparece en casi todas las expresiones. La voz está teñida de sexualidad, pero no es sinónima del acto sexual; se puede chingar a una mujer sin poseerla. Y cuando se alude al acto sexual, la violación o el engaño le prestan un matiz particular. El que chinga jamás lo hace con el consentimiento de la chingada. En suma, chingar es hacer violencia sobre otro. Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha. Y provoca una amarga, resentida satisfacción en el que lo ejecuta.”

Y nuestro país es líder mundial en chingar mujeres, las estadísticas así lo demuestran las cifras en 2019, fueron asesinadas 1,006 mujeres, lo que dio un promedio de casi tres por día, asimismo, en enero de 2020 se han registrado 73, según el reporte de víctimas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación, todos ellos clasificados como feminicidios a razón de odio, la forma más extrema de violencia contra la mujer.

Esto no es nuevo, ¿Recuerdan ustedes a “Las muertas de Juárez”? Los asesinatos de mujeres registrados de 1993 a diciembre del 2008 en Ciudad Juárez, según el informe Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez, elaborado por la Procuraduría de Chihuahua, ascendían a 447 y la mayoría de estos eran atribuidos a la violencia doméstica asociada a la misoginia y la violencia de género, reconocida y documentada a detalle en la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra México.

¿Qué hace el Estado Mexicano para garantizarle seguridad a sus mujeres en un contexto de violencia y saña creciente? Nada. 18 estados del país tienen una “alerta de género” que no ha reducido en nada las agresiones, violaciones y feminicidios, al contrario, cada día aumentan sin que se vea que realmente hay voluntad política para revertir las cifras. Los esfuerzos por empoderar a la mujer han sido inocuos, ser mujer en México es un peligro solo por serlo. La violencia en todas sus expresiones las acompaña desde la infancia y en ocasiones es la que las lleva a la tumba.
Y para reafirmar lo anterior, De acuerdo con un comparativo entre los presupuestos de Egresos de la Federación (PEF) de 2019 y 2020, hubo una disminución de casi 2 mil millones de pesos en planes para la equidad de género, protección de derechos humanos y prevención de la discriminación, así como apoyo al empleo.

El año pasado, para estos programas se destinaron 2 mil 707 millones 618 mil 900 pesos; sin embargo, en 2020 se les asignaron 835 millones 54 mil 400, 69% menos de apoyos para ese sector, con lo que se viene abajo la declaración de Eréndira Sandoval, secretaria de la función pública quien refirió que AMLO es el presidente más feminista de la historia. (Risas)
Mientras no apostemos por reformas encaminadas a educar, reeducar, prevenir y concientizar con base a valores universales como la tolerancia, el respeto, la igualdad, equidad, para todos los seres humanos que aquí vivimos, difícilmente vamos a transitar a una sociedad más justa y armónica, sin garantías de que se deje de chingar a nuestras mujeres ante la mirada omisa e irresponsable de sociedad y gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: