Opinión

Convierte tus propósito en un hábito

Alberto Reveles

Todos los años en los días de inicio y con la emoción de arrancar con nuevos objetivos o propósitos tenemos la idea de implementar nuevos hábitos para nuestra vida, para esto nos pronunciamos los propósitos nuevos, los propósitos repetidos que no fueron cumplidos en años pasados y algunos otros contagiados por nuestras amistades.

Sin embargo, al ser ideas las que tenemos se quedan en representaciones mentales de lo que queremos lograr, inclusive hasta casi sentimos el dolor muscular que viene después de ejercitar cualquier musculo, porque siempre nos proponemos una vida saludable que implica ejercicio y buena alimentación.

Por otro lado, los hábitos son conductas que se adquieren por la practica constante y una vez formados y desarrollados se vuelven parte de la vida diaria del ser humano. Y aquí cabe la pregunta, ¿Qué es aquello que hacemos de manera habitual?, una vez que lo identifiques te darás cuenta que los hábitos forman o deforman personas.

Por lo anterior, los expertos recomiendan que al iniciar con nuevos hábitos los relaciones con un motivo, con algo que de verdad te apasione porque de ese modo te mantendrás puesto en acción de manera ininterrumpida; por ejemplo, cuando a una persona que padece de “altos niveles de colesterol”, se ve motivada a hacer ejercicio cardiovascular, porque quiere recuperar su estado de salud y lo más probable es que después de librar el padecimiento adquiera el hábito del ejercicio cardiovascular, conozco muchas personas con diferentes hábitos adquiridos después de diferentes padecimientos.

La salud es un buen motivo para cambiar hábitos, pero podemos tener listas muy grandes de motivos y así adquirir hábitos nuevos en temas de educación, convivencia, afectivos, mentales, higiene, recreativos, etc.

Dos recomendaciones más, la primera es que este año te propongas a dejar un hábito que pueda ocasionarte algún daño, por ejemplo: tomar menos o dejar de tomar bebidas alcohólicas, y/o fumar menos o dejar de fumar, sobre todo si padeces alguna enfermedad crónica; la segunda es que inicies con un hábito nuevo de preferencia en beneficio a tu persona, dedicándole poco tiempo, por ejemplo: hay quien lee solo 5 minutos al día, sí solo invirtieras 5 minutos en leer de los 1,440 que tiene, con este tiempo podrías leer hasta 14 libros al año, o caminar 1 km en 10 minutos y con solo 10 minutos de tu día podrías caminar 365km en el año.  

Por último, te comparto una frase de uno de los jugadores más grandes y legendarios de la historia del Basquetbol Michael Jordan, “paso a paso, no concibo otra manera de lograr las cosas”, los hábitos no están precargados en nuestra personalidad los vamos adquiriendo y desarrollando a lo largo del tiempo de vida, y tú ¿Cuáles tienes en lista?.

Funcionarios mediocres

Fabiola Serratos

Resulta que en semanas anteriores varios medios de comunicación expusieron el problema de los servicios en zona valle. A lo que casi enseguida respondieron algunos funcionarios públicos justificando nuevamente la falta de atención. Y es que algunos servidores han llegado a un cinismo tal que de fotografías y juntas vecinales hacen alarde de un trabajo excelente, cuando sabemos es incompleto o mal hecho. 

Sabemos de la carente educación que la mayor parte de los servidores y funcionarios tiene. Pero exponer su ignorancia y mediocridad en sus redes sociales es terrible, pues nos deja en evidencia la clase de gobierno que tenemos.

Una funcionaria pública recalca “que no es el gobierno sino la gente cochina que ha decidido vivir así”

Misma gente cochina que en su momento sirvieron como acarreados para el partido que hoy gobierna y ella trabaja. Es muy común que los servidores digan que mientras se tenga buena voluntad no son necesarios los estudios y supongo que desde ahí comenzamos a ver las prioridades de que quienes están encargados de nuestro municipio. 

La buena voluntad surge de la experiencia y esa no siempre es lo correcto para los demás. Sería primordial conozcan como mínimo ética e historia y comprendan que un gobierno no solo tiene como trabajo el recoger basura y posar en fotos.

-Es obligación de todos los gobiernos crear los escenarios y sistemas que ayuden al progreso de sus comunidades.

Es absurdo y ridículo que los funcionarios no conozcan como mínimo una teoría de sistemas que les haga entender la verdadera función de su cargo. No son activistas, no son reyes ni mártires sacrificándose por su entorno, son representantes y organizadores de un municipio y quizá no lo han comprendido porque no tienen ni idea de lo que implica gobernar, se han quedado en las labores comunitarias con las que “chapulinearon” al hueso. 

Últimamente en todo el país, las redes sociales se han visto abarrotadas de comentarios clasistas misóginos, homofóbicos y racistas por parte de funcionarios públicos. Tlajomulco no ha sido la excepción pues la gran mayoría de nuestros representantes o empleados parecen más influencers que verdaderos y coherentes servidores. Y dirán que dentro de la vida personal cada quien puede exponer lo que le plazca. Pero lo cierto es que desde la intimidad uno puede conocer realmente a quienes nos representan y si sus principios son tan reales como predican o como tenemos conocido en la política son viles máscaras publicitarias.

Que un ciudadano promedio se aferre a la libertad de expresión como permiso para decir falacias es un tanto entendible. Pero que un funcionario pretenda justificar sus opiniones con tal cosa es imperdonable.

Cómo evaluar buenos gobiernos

Alfonso García Sevilla

La Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico define a los buenos gobiernos como aquellos que cumplen con las siguientes características:

Participación, Legalidad, Transparencia, Responsabilidad, Consenso, Equidad, Eficacia y Eficiencia y Sensibilidad. Cumpliendo lo anterior, se asegura que la corrupción será mínima, y el proceso de la toma de decisiones se hace buscando el consenso de todos, tomando en cuenta a la minoría y sus peticiones, así como a la voz de los más desfavorecidos.

También se trabaja para implementar políticas públicas de estado que garanticen cubrir las necesidades presentes y futuras de la sociedad.

Dicho lo anterior, un buen gobierno no busca confrontar ni dividir a los actores políticos y sociales, ni imponer su visión a rajatabla sobre la sociedad, mucho menos evadir su responsabilidad en los temas torales que afectan sistemáticamente a sus gobernados y la rendición de cuentas y la transparencia debe ser una constante desde la toma de decisiones hasta la evaluación de los recursos ejercidos.

Los grandes males de muchos países, incluyendo a México, son debido a sus malos gobiernos. Las decisiones se toman de manera cupular, el ejercicio público no involucra a la sociedad y quien es electo para ejercer cargos de elección popular lo sigue considerando como un legado patrimonialista, más que un mandato de los ciudadanos para buscar mejoras a las condiciones de todos. De esta manera el gasto de los recursos públicos es discrecional, opaco y privilegia la nómina administrativa sobre la inversión en servicios, así como se acapara la adjudicación de obra a compromisos de campaña con los mecenas.

Le invito amigo lector, a que se tome un tiempo y evalúe, por usted mismo, si el gobierno de su municipio, estado o el federal cumplen con los principios fundamentales de un buen gobierno. De usted depende que las cosas mejoren en función de la evaluación que de ellos de haga y de la participación responsable que todos tomemos en los asuntos de interés público.

Bienvenido 2020

Tiempo de contar…

“No se puede cambiar el curso de la historia a base de cambiar los retratos colgados en la pared”.-Sri Pandit Jawaharlal Nehru-

Quirino Velázquez

En el 2019 trascurrió el primer año de los gobiernos de la cuarta trasformación del país y de la refundación de jalisco, fue de ensayo y error. Un año en el que el presidente López Obrador y el gobernador Enrique Alfaro decidieron probar límites y “pilotear” muchas de sus ideas y conceptos sobre la tarea de gobernar. En ambos casos, para muchos, el saldo deja que desear.

El 2020 es el segundo año de los gobiernos federal y estatal, para los expertos debe ser el año de empezar a dar resultados. El país en general y Jalisco en particular han tenido un 2019 muy complicado en muchos aspectos, si bien todo primer año de cualquier gobierno es de aprendizaje, el del presidente López Obrador y el del gobernador Enrique Alfaro han generado muchas expectativas y desencantos entre la población, porque siguen sin concretarse algunos de los muchos compromisos de sus respectivas campañas electorales.

El 2020 es un año bisagra, está llamado a ser el momento de consolidación de los nuevos gobiernos. Es la oportunidad para que la alternancia a nivel federal y estatal comience a rendir frutos en lo social, lo económico y lo político. Pero también y no hay que perder de vista que abre la posibilidad de profundizar yerros, aferrarse en equívocos y seguir buscando en los críticos al presunto enemigo y al culpable de los tropiezos.

Una cosa es segura, este 2020 es el preámbulo de la gran elección de 2021, en la que Morena y López Obrador; y Movimiento Ciudadano y Enrique Alfaro deberán someterse al escrutinio de las urnas. Será un año de preparación para refrendar la confianza depositada en los proyectos de país y de estado que ambos propusieron y abanderan, o para engrosar las filas de los decepcionados. Es el año que pidió el presidente en su discurso del 1 de diciembre de 2019, para que los resultados del nuevo régimen comiencen a verse y sentirse. Es el año en el que gobernador de Jalisco tendrá que demostrar lo mismo.

2020 es el año en el que la curva de aprendizaje deberá superase ya en todas las dependencias tanto federales como las del estado. Un año para dejar de buscar justificaciones en el pasado y comenzar a vislumbrar un mejor futuro. Este año la agenda de lo previsible marca momentos de atención obligada; además, habrá que hacerse cargo de los imprevistos, que en el país y en Jalisco son cosa de todos los días.

Por ejemplo, en el combate a la corrupción, si bien se reconoce que hay avances a nivel federal, y a nivel estado un poco más rezagados, estamos lejos de tener un Estado de derecho. ¿Dónde está el dinero de los políticos que supuestamente han robado a México y a Jalisco? ¿Cuántos estarán en la cárcel? Son interrogantes que las personas van a comenzar a preguntarse en el 2020 porque para eso fueron electos estos nuevos gobiernos. Se necesita, que el presidente y el gobernador, den señales claras de que tendremos un Estado de derecho.

Otra de las grandes interrogantes que nos quedan para el 2020, es la inseguridad. No se vio ningún cambio radical en el 2019 en este tema porque todos los días hay violencia, terror, inseguridad y muerte en el país y desde luego en nuestra entidad federativa. Es un tema delicado, pero en el 2020, la Guardia Nacional, principal estrategia de la política de seguridad del presidente López Obrador, deberá entregar resultados tangibles para la población en materia de combate a la violencia y mejora de la seguridad. También la iniciativa del gobernador de construir y organizar la Policía de la Zona Metropolitana de Guadalajara que fue proyectada como la gran apuesta de las autoridades locales para reducir los índices delictivos, deberá ya implementarse con éxito en las calles. Por ello, estas nuevas corporaciones y los mandatarios federal y estatal estarán bajo escrutinio permanente.

En lo político el año al que inicia es trascendental, pues es la antesala del 2021, se espera que sea un reto para Morena y para MC y para que la oposición de ambos resuelva sus dilemas. Aunque a decir verdad a nivel federal no se nota fuerza en la oposición y en Jalisco menos.

Los ajustes en el tablero político 2020 serán determinantes para el gobierno federal y el gobierno estatal, así como para la oposición.

Los escenarios de los espectros políticos son diversos, van cabalgando en este recién inaugurado 2020, lleno de incertidumbre y perplejidad. Éste es un año decisivo y de enormes retos que deberán sortear todos aquellos que buscan ampliar su espacio dentro del tablero de la política nacional y local.

El proyecto de la Cuarta transformación y el de la refundación de Jalisco tienen el desafío gigante de posicionarse, de darse a entender más allá de la figura de los dos hombres que ya lograron el poder AMLO y Alfaro. La 4T y la RJ como se entienden son la idea de trascender políticamente, incluso de cambiar el curso de la historia, una estrategia que el presidente López Obrador y el gobernador Alfaro siempre han pensado para que su, respectiva, idea de gobierno no se quede estancada en los únicos seis años que podrán gobernar el país y el estado.

Por eso, tanto Morena como MC tienen que demostrar que son más que la figura presidencial y la del gobernador e incluso que son más que el triunfo electoral del 2018. El año al que entramos es trascendental para ello, pues como ya lo dijimos es la antesala del 2021, las elecciones más grandes y coincidentes de la historia, cuando en una sola jornada se vote por miles de candidatos.

A pesar de que no es tan alarmante la caída en las encuestas en el caso del presidente y más pronunciada en el caso del gobernador, el que no participen ni uno ni otro en las boletas si pudiera significar un duro golpe electoral al lopezobradorismo y al alfarismo, por lo que este 2020 es un año de fortalecimiento en cuanto a sus estructuras políticas-partidistas y no sólo atenerse al clientelismo electoral obtenido por lo programas sociales o por las estructuras (pagadas) disfrazadas de comités de participación ciudadana.

Por su parte, la oposición en México es un sol de invierno, ahí está, pero no calienta, no funciona. Este 2020 deberán de recomponer su imagen e ir más allá de las vergonzosas “marchas fifís”. Nuevos rostros deberán de aparecer, pues los del 2018 y 2019 no solo no fueron suficientes, sino que más allá de que los chairos los odiasen, muchos de los personajes opositores son vistos con malos ojos por su funestos antecedentes. Y si bien, ya se habla que los partidos de oposición (PRI, PAN, PRD, MC y quizá el de Calderón Margarita) a Morena, buscarán formar una gran coalición electoral (por cierto, a propuesta del “bembo” de Vicente Fox) existen muchas dudas si se lograra y sobre todo de su posible efectivada electoral.    

En Jalisco, tampoco se ve ni se siente la oposición (es más ni existe) a MC o mejor dicho al alfarismo. El partido Morena (en Jalisco) se encuentra en etapa de desarrollo, pero lo que es peor sin bruja aún y sin el liderazgo necesario que marque el rumbo que los pueda llevar a confrontar electoralmente con éxito a MC (alfarismo) y su coalición de facto. Por cierto, se oye en los corrillos políticos que, en Jalisco, para la elección local del 2021, se prepara una gran coalición electoral conformada por (MC, PAN, PRI, PRD, empresariado, etc, etc,) para enfrentar el posible sunami que representan el lopezobradorismo (que no morena) y sus programas sociales. Qué curioso, en Jalisco una coalición opositora pero no al gobierno del estado, de ser cierto corroboraría lo dicho: no existe oposición a MC.     

Sin duda este segundo año es definitorio para el resto del sexenio del gobierno federal y del gobierno del estado, con las experiencias del primer año se darán cuenta (espero que sí) de que hay muchas cosas que cambiar para sacar al país y a Jalisco del terrible bache en que los tomaron, o este año podría marcar el principio del declive de Morena y de la cuarta trasformación del país; y de Movimiento Ciudadano y de la Refundación de Jalisco.

Lo que, si es cierto y bien lo decía el político indio Sri Pandit Jawaharlal Nehru, es que: “No se puede cambiar el curso de la historia a base de cambiar los retratos colgados en la pared”. Bienvenido 2020.

PD. Nuestros paisanos del Ejido El Zapote siguen este año 2020 bien y de buenas respecto al conflicto (sobre las tierras de su propiedad donde se asienta parte del aeropuerto internacional de Guadalajara) que aún persiste (pero en vías ya de solucionarse) con el Gobierno Federal. El pasado día 15 de los corrientes representantes del ejido encabezados por su líder moral Nicolas Vega Pedroza y dos de los abogados estuvieron en la ciudad de México en la Secretaría de Gobernación y al parecer sigue aumentando la luz al final del túnel donde se vislumbra una solución definitiva a ese añejo conflicto. Ojalá el GAP y la “zopilotera política” que ya ronda por eso rumbos no entorpezcan la posible solución.       

Ahorrar: La Disciplina Olvidada

Alberto Reveles

Hablar de ahorro en la actualidad, es un tema aspiracional porque se ve muy lejos el futuro y se deja de lado ese hábito; ya que lo que en este momento importa para muchas personas es el presente y gastar en gustos pasajeros, llevados por la emoción de encontrarse en un buen trabajo. Lo cual dificulta ver que se debe destinar una cantidad considerable para mantener los gastos de una vida básica, cuando nos encontremos en la etapa donde sea más complicado encontrar una forma de producir ingresos.

Los jóvenes tratamos de ahorrar para una meta específica y una vez conseguida, se deja de llevar a cabo tan apremiante práctica. Por ejemplo, los que ahorran dinero para un enganche de auto, un enganche de casa o por mencionar algo más simple un “gadget” tecnológico y sin olvidar los
“outfits” de moda.

Por otro lado, existen las personas adultas que no olvidaron la disciplina del ahorro y que además pueden compartir otros buenos hábitos, por ejemplo, sin tener alguna doctrina específica de finanzas personales se pusieron a ahorrar enserio, ahorraban todo aquello que les sobrara después de los gastos que la mayoría de las veces significaba más del 10%, además de que controlaban el gasto semanal dando prioridad a la alimentación familiar y registraban todo lo que se gastaban semanalmente para hacer un análisis contra lo que se generaba, con esa simple práctica lograron mantener a grandes familias por mucho tiempo y sin la necesidad de trabajar a una edad avanzada.

Cabe mencionar, que anteriormente el mundo digital y los productos tecnológicos a los cuales estamos condenados a su consumo, afectan de manera gradual y crónica la economía personal. Sin embargo, el disfrutar de tantas amenidades en la vida se ha vuelto un tema cultural y se ha dejado de lado la disciplina del ahorro.

El autor George S. Clason acuñó la frase de “págate primero” que hace referencia al ahorro como disciplina por el resto de etapa productiva, que consiste en apartar el 10% de tus ingresos totales con la finalidad de etiquetarlo como pago a tu esfuerzo y que no debe ser utilizado para ingún tipo de gasto, para que cuando llegue esa etapa donde ya no puedas o no quieras trabajar tengas de donde echar mano sin limitar tu estilo de vida.

El problema es que actualmente pagas por todo, casa, vehículo, alquiler, comida, celular, servicios de hogar, telefonía, internet, televisión por cable, suscripciones de aplicaciones, etc.

Lo único que comúnmente no se paga es un salario o un tesoro para el “tú del futuro” y esa persona sí que va a necesitar dinero, porque se va a encontrar con la escasez del trabajo habitual, con la vida más cara, con mayores probabilidades de enfermarse, con servicios de pensión de vergüenza, en fin, creo que es labor del personaje actual resolver esa situación. Por lo tanto, es de suma importancia desarrollar la disciplina del ahorro para diversos fines a corto y mediano plazo, pero fundamentalmente el ahorro a largo plazo y la recompensa será mucho mejor que una vida con excesos.

Por último, toma como ejemplo el ahorrar el 10% de tus ingresos para la meta etiquetada como el “salario del futuro” considerando que el resto deberá cubrir el presupuesto de tus necesidades y de ser necesario deberás ajustar tus gastos.

Comprometiendo el futuro

Alfonso García Sevilla

El 3 de diciembre del 2010, cuando tenía 14 años de edad, fue detenido en Morelos por elementos del Ejército Edgar Jiménez Lugo, ‘El Ponchis’ o ‘El niño sicario’, cuya historia refiere que comenzó a consumir drogas y a asesinar por encargo a los 11 años, proveniente de una familia disfuncional, las calles fueron su escuela, refugio y hogar.

Entre enero y agosto de 2019, fueron detenidos 2.135 adolescentes. La Red Por los Derechos de la Infancia en México (Redim), señala que 7.000 niñas, niños y adolescentes están desparecidos en México. En suma, en México 4 niños y adolescentes desaparecen por minuto, mientras 3 son asesinados principalmente por arma de fuego.

Según Redim, el diciembre de 2006 a marzo de 2019, se registraron 19.000 niñas, niños y adolescentes víctimas de homicidio intencional. El dato más llamativo es que ocho de cada 10 fueron víctimas de arma de fuego, lo que significa que fueron asesinados o murieron en medio de un enfrentamiento con organizaciones rivales o con las fuerzas del orden.

Por otra parte, En su informe ’Niñas, niños y adolescentes víctimas del crimen organizado en México’, presentado en noviembre pasado, la CNDH puntualizó que la actual situación de violencia es consecuencia de problemáticas estructurales que resultan «devastadoras» para los menores y donde se asegura que las niñas, niños y adolescentes constituyen uno de los grupos más vulnerables, una muestra de ello es que los asesinatos de menores de edad casi se han triplicado y alrededor de 30,000 de ellos engrosan las filas del crimen organizado.

En México, el grueso de la población carcelaria es joven: el 34.7 por ciento tiene entre 18 y 29 años de edad. Si hablamos de adolescentes, 4 mil 500 son internados cada año, en promedio, en algún centro de reclusión por cometer delitos graves.

El caso reciente del niño que acabó con la vida de su maestra en Coahuila y posteriormente se suicidó, viene a recordarnos la realidad que miles de niños mexicanos viven día a día, la ausencia de atención desde casa, el bombardeo incesante por todos los medios de la violencia como forma de resolver los conflictos y la falta de valores en su formación.

Asimismo, desde el gobierno y conocedores de esa realidad, no se han diseñado políticas públicas que redunden programas escolares que atiendan y orienten de manera eficaz las conductas violentas de los educandos.

Una sociedad que no cuida a sus niños es una sociedad que pone en riesgo su futuro y en este contexto, no garantiza que seamos capaces de lograr en el corto plazo la anhelada paz que en los últimos años nos ha robado también, el crimen organizado.

EJIDO EL ZAPOTE EMPIEZA EL AÑO BIEN Y DE BUENAS

Tiempo de contar…

“El campesino tenía hambre, padecía miseria, sufría explotación y si se levantó en armas fue para obtener el pan que la avidez del rico le negaba. Se lanzó a la revuelta no para conquistar ilusorios derechos políticos que no dan de comer, sino para procurar el pedazo de tierra que ha de proporcionarle alimento y libertad, un hogar dichoso y un porvenir de independencia”. -Emiliano Zapata-

Quirino Velázquez

He visto muy de cercas las largas y sufridas batallas legales y extralegales contra la SCT y el Grupo Aeroportuario del Pacifico (GAP) por las tierras (donde se asienta parte del aeropuerto de Guadalajara) que les arrebataron hace casi 71 años, al ejido El Zapote. Hoy encabezado por su aguerrido líder Nicolas Vega Pedroza, empiezan el año 2020 bien y de buenas.

Digo que el ejido empieza este año bien y de buenas porque parece que se acerca el final del litigio entre el gobierno federal que en ominosa confabulación con el Grupo Aeroportuario del Pacifico (GAP) han sostenido contra nuestros paisanos ejidatarios de El Zapote.

Este problema que tiene origen en el año de 1949, cuando el gobierno federal de manera arbitraria e ilegal despojo de las 307 hectáreas de terreno al ejido para la construcción del Aeropuerto Civil Federal de la ciudad de Guadalajara.

Pues sí, después de muchos años (71) de no aprovechar sus tierras y de casi 4 años (abril 2016) de haber ganado (con sentencia ejecutoriada) en los tribunales federales el litigió donde se resolvió que el procedimiento y decreto expropiatorios (de esas 307 hectáreas) quedo insubsistente, el ejido El Zapote parce que empieza ver luz al final del túnel.

Con lo anterior quiero decir, que el gobierno federal, a través de la SCT le ha pedido al ejido asistir a una reunión de trabajo para el día 15 de enero de este año (2020) donde al parecer ya existe la voluntad de las partes para llevar a un arreglo que ponga fin de manera definitiva a ese conflicto a través de un convenio en el cual se dé por cumplida la sentencia de amparo a que me referiré en el párrafo siguiente.

En efecto, desde abril del 2016 el ejido El Zapote cuenta con una sentencia ejecutoriada (que ya no puede ser combatida por algún medio legal) de un tribunal colegiado de circuito (Revisión Principal 298/2015 resuelta a favor del ejido El Zapote por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito) que le otorgó el “amparo y protección de la justicia federal en cuanto ve al decreto expropiatorio reclamado, con el consecuente pago de la indemnización con motivo de la expropiación…».

La razón por la que el ejido El Zapote obtuvo el amparo de los tribunales federales fue porque no se le respeto su derecho de audiencia en el procedimiento expropiatorio que databa de los años 70’s del siglo pasado.

De ahí que, en la sentencia referida se asienta que: “…se vulneró el derecho de audiencia consagrado en el artículo 14 constitucional, en perjuicio del ejido El Zapote… Y que, el respeto al derecho de audiencia, dentro de un procedimiento privativo, como lo es la expropiación, recae en dos aspectos fundamentales, que son, la justificación de la causa de utilidad pública, y la indemnización, debiendo ser esta justa, acorde con el bien expropiado…”.

Además en dicha sentencia se estableció que “…una consecuencia natural y jurídica de que se entienda que el procedimiento y consecuente decreto expropiatorio se encuentran viciados, por haberse violentado en perjuicio del ejido quejoso la garantía de audiencia, sería que todo lo actuado con posterioridad sea igualmente ilegal… empero, las cosas ya no pueden volver al estado en que se encontraban… es que resulta inocuo para el ejido quejoso, invalidar la concesión del mencionado aeropuerto, es decir, dicha parte no obtiene de ello algún beneficio, puesto que tal superficie no le puede ser restituida…”.

En el caso que nos ocupa, la restitución de las cosas al estado que guardaban antes de la violación cometida, debe ser una restitución de carácter jurídico y consistir en la indemnización a que estaban obligadas las autoridades responsables al ocupar la propiedad ejidal, y el amparo que se concedió fue para ese efecto, ya que no sería procedente otorgar la protección federal para el de que se restituyeran físicamente las cosas al estado que guardaban antes de la violación, si la obra ejecutada es de interés público (como es el aeropuerto), por tanto, debe entenderse que la sentencia relativa, limita a la SCT a que le pague al ejido El Zapote la indemnización correspondiente. Y mientras no pague esa indemnización NO hay expropiación (véase artículo 27 constitucional) y por tanto las tierras siguen siendo propiedad del ejido El Zapote. 

Por otra parte, en el Recurso de Revisión 196/2019 (en la que participó el ejido El Zapote y el GAP) resuelto (7 de noviembre de 2019) a favor del ejido por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito, en la sentencia respectiva se señala que: “… no se advierte que el procedimiento de expropiación se haya consolidado precisamente por los efectos de la protección del amparo,… sin que, por otro lado, se haya precisado que el predio materia de la expropiación haya salido del régimen ejidal… Esto es, si en virtud de aquella concesión de amparo, el procedimiento de expropiación se estimó inconstitucional es evidente que el bien inmueble no se desincorporó del régimen ejidal con independencia de que no se haya dejado sin efectos la concesión en virtud de la imposibilidad material de restituir al ejido quejosos del citado inmueble…”.   

Así las cosas, desde el pasado día 17 de noviembre el ejido El Zapote tiene en posesión la tierra (de su propiedad por que mientras no le paguen no sale del régimen ejidal) donde se asientan las instalaciones del estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara y desde esa fecha hasta hoy (8 de enero 2020) no se cobra por ese servicio gracias al ejido El Zapote, con lo que se ha beneficiado a muchísimos usuarios del aeropuerto.

¿Ahora bien, la gran interrogante sobre el conflicto que les comento es QUE SIGUE?

En principio contarles que de conformidad con el artículo 107, fracción XVI, párrafo tercero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prevé dos formas a través de las cuales la sentencia de amparo podrá cumplirse de manera distinta a lo previsto en la propia resolución: 1) mediante el incidente de pago de daños y perjuicios al quejoso; o, 2) a través de un convenio. La razón de esta figura es que las sentencias de amparo siempre deben cumplirse, pues precisamente, ante la inconveniencia de ello o su imposibilidad, el Constituyente dispuso que puedan cumplirse de manera sustituta en los supuestos y las formas precisados.

Cabe señalar al respecto que ya se tramita el incidente de cumplimiento sustituto (incidente de pago de daños y perjuicios) de la sentencia de amparo, sin que se pueda precisar cuándo concluiría dicho procedimiento incidental.

En este caso, el pago de daños y perjuicios como cumplimiento sustituto de la sentencia de amparo el valor comercial de los bienes inmuebles es el adecuado para fijar su cuantía. Esto es porque si bien es cierto que en términos la Ley de Amparo las sentencias que concedan la protección constitucional tienen el efecto de restituir al quejoso en el pleno goce de la garantía individual violada, también lo es que la cantidad a entregar con motivo del cumplimiento sustituto del fallo protector debe tener un poder adquisitivo razonablemente análogo al que la respectiva obligación pecuniaria tenía al momento en que jurídicamente aquél tuvo derecho a percibirla.

Es decir, a través del incidente de pago de daños y perjuicios o cumplimiento sustituto, se concede al ejido El Zapote el derecho a obtener la suma de dinero que corresponda al valor económico de las prestaciones originarias de dar, que la sentencia impuso a la responsable, como si ésta se hubiera acatado, sin comprender prestaciones diversas como sería el pago de ganancias lícitas dejadas de percibir con motivo de los actos reclamados o cualquier otro concepto diverso al equivalente de la obligación esencial; pero esta regla se encuentra acotada en el tiempo por la Ley de Amparo, conforme la cual, las cosas deben volver al estado en el que se encontraban antes de la violación. Por tanto, si el cumplimiento sustituto consiste en pagar un monto de dinero en vez de la devolución del bien originalmente afectado, el cálculo del avalúo debe retrotraerse, y tomar en cuenta el valor que dicho bien tenía en la época en que se violaron las garantías constitucionales del ejido El Zapote, valor que una vez determinado, debe actualizarse conforme lo previsto en la Ley del Impuesto sobre la Renta.

En segundo lugar, como ya les comenté el día 15 del presente se llevará a cabo una reunió en la ciudad de México entre autoridades federales y ejido El Zapote con el objeto den llegar a un convenio que de por cumplido la sentencia referida.

Deseo subrayar que, en términos del artículo 107 constitucional antes citado, el cumplimiento sustituto de las sentencias de amparo procede en el supuesto de que las partes establezcan un convenio sancionado ante el propio órgano jurisdiccional, en cuyo caso, por regla general, la voluntad de las partes rige sobre la forma en que habrá de cumplirse con la sentencia de garantías. Así, el órgano jurisdiccional sólo debe verificar que lo que, en su caso, acuerden las partes (ejido El Zapote y SCT) se verifique en los términos del propio convenio, sin que resulte imperioso analizar los términos de dicho instrumento. Ello será así, precisamente porque el incumplimiento de la sentencia de amparo, en los términos consignados en ésta, es lo que permite que las partes convengan en cumplir de manera alterna dicho fallo.

Pues bien, así están las cosas hasta hoy respecto al tortuoso conflicto suscitado por el ilegal despojo de las 307 hectáreas propiedad del ejido El Zapote donde se asienta parte del aeropuerto internacional de Guadalajara.

A la lucha de nuestros paisanos del ejido El Zapote (que empiezan el año bien y de buenas) le viene bien la frase de uno de los líderes militares y campesinos más importantes de la Revolución mexicana y símbolo de la resistencia campesina en México, Emiliano Zapata: “El campesino tenía hambre, padecía miseria, sufría explotación y si se levantó en armas fue para obtener el pan que la avidez del rico le negaba. Se lanzó a la revuelta no para conquistar ilusorios derechos políticos que no dan de comer, sino para procurar el pedazo de tierra que ha de proporcionarle alimento y libertad, un hogar dichoso y un porvenir de independencia”.

La hipocresía

Fabiola Serratos

Recientemente se han visto publicaciones de diversos sectores molestos en el municipio, desde el corredor López Mateos que acusa de indiferencia y de destrucción de los bosques, hasta la zona valle que sin duda está en completo olvido. Lo intrigante, triste y muy decepcionante es ver la gran cantidad de funcionarios públicos con actitudes déspotas y soberbias, quienes a su vez rompieron muchos de los principios de justicia y protección a su comunidad.

Quienes ahora exigen se paguen los impuestos a pesar de que en sus campañas alardeaban de rebeldía contra el gobierno.
“Que nos se paguen los impuestos hasta que no se brinden los servicios”
Últimamente nuestro ayuntamiento a manejado el discurso inverso de hacer creer a los habitantes de las zonas marginadas que ellos viven así por merecerlo; cuando sabemos que un gobierno siempre será responsable de crear los escenarios correctos para sus comunidades y la mejora de las mismas.

Esta clase de discursos viene sugerido por los mismos que prometieron pintar mejores entornos para los que confiaron en ellos y es que entre la falta de seguridad, de agua, de transporte, la oscuridad ante la falta de alumbrado público,entre otros factores.

Somos en zona valle «el olvido absoluto» y no es en vano el que muchos rebeldes y revolucionarios continúen luchas de justicia que siguen siendo censuradas en las redes sociales del ayuntamiento, quien continúa utilizando la publicidad repetitiva solo para los eventos donde el acarreo y
la lambisconería es su principal forma de utopía.

“Conciencia y acción” dos partes importantes que como habitantes nos corresponde entender. La irrealidad y soberbia de un gobierno vanidoso que paga millones en publicidad y la realidad del entorno en el que vivimos para así poder cambiar aquello que hemos dado ya por vencido.

¿Futuro femenino?

Fabiola Serratos

Entre miles de manifestaciones en todo el mundo, vivimos el 2018 como algo que se queda a lo largo de la historia en las luchas femeninas.

Así como en muchas de las olas del movimiento de nuestras antecesoras feministas la búsqueda de la libertad y la independencia parece no terminar. Entre más se consigue transformar los derechos igualitarios más crece la violencia en nuestra contra.

Desde los malos chistes y considerar que la tradición y la cultura son tan fundamentales que dentro de aquellos asuntos que nombramos valores normalizamos muchos de los aspectos que dan origen a la violencia.

El 2020 sin duda será de desarrollo para las mujeres, a quienes esperamos ver en puestos relevantes desde la política, la cultura y el arte. Sobre todo que dentro de los centros educativos podamos encontrar principios realmente justos y equitativos.

Las mujeres tienen grandes retos, dejar para la historia un legado tan profundo que para las futuras generaciones sean la libertad y la seguridad una forma de vida y no un anhelo.

Para ello sin duda esperamos nuevas líderes surjan y que de la mano de la justicia sin compasión por la violencia y quienes la generen nos representen de formas íntegras.

Propositos de año nuevo

“Nunca es demasiado tarde para convertirte en lo que podrías haber sido” -George Elliot-

Quirino Velazquéz

Se completa una vuelta de la tierra al sol, 365 días de regalo que nos brindó el 2019, el cual vive sus últimos momentos; las fiestas de Navidad dan paso acelerado al Año Nuevo, las familias y personas se reorganizan y hacen planes para recibir el 2020, ahora no solo es un nuevo año, en el proximo enero le damos la bienvenida a otra década.

Entre todo el ruido de las reuniones familiares, los mensajes de las redes sociales y el trabajo que no se detiene, son necesarios momentos de reflexión y meditación acerca de lo acontecido en el tiempo pasado, esto como una manera de observar retrospectivamente el camino recorrido, con ello se puede experimentar gratitud y también tomar decisiones sobre lo queda atrás. Es mejor visualizar una nueva etapa y emprender el viaje si vamos ligeros de equipaje. Tal vez, es el tiempo de soltar amarras y dejar los apegos o es probable que queramos conservar muchas cosas que nos ayuden a emprender los cambios necesarios para poder formular nuevos propósitos, el tener claro lo que deseamos nos ayuda a tener dirección y sentido, puede ser parte de un ritual de fin de año o la necesidad de cerrar ciclos y abrir nuevas etapas.

Cuando estamos a punto de despedir el año y la década, y dar la bienvenida al 2020 y a la nueva década, nos invade la nostalgia. Un año y década que acaban, y otros que comienzan, nos provoca el sentimiento de que pudimos hacer más, y al mismo tiempo, nos da esperanza saber, que siempre podemos empezar de nuevo.

Para ello, no faltan los propósitos de Año Nuevo, que casi siempre, son los mismos del año anterior. Dejar de fumar, ir al gimnasio, perdonar, ser mejor persona, estudiar más, encontrar trabajo…

Algunos propósitos son ya trillados y se repiten año con año, se formulan con ahínco y determinación en enero, pero ahí por junio sino es que antes, son ya una batalla perdida. Estas metas forman parte de los clásicos que están presentes en las listas, nadie los discute, solo que el plan para ejecutarlos es demasiado débil o no existe. Hay grandes sueños que requieren más de un año para lograrse, por ello podemos plantear ideales a largo plazo, un gran viaje, construir o comprar una casa, encontrar a un compañero(a) de vida, tener una profesión, independizarte, ganar mejor, estos logros tardan tiempo en cumplirse, a dicho de Marlene Dietrich: “vísteme despacio que tengo prisa”. Por ello la invitación a formular propósitos para el 2020 y la década próxima y emprender acciones consistentes.

Antes de formular los propósitos se requiere un balance o recuento de los logros de los últimos 10 años y del último que despedimos, parece que fue ayer que era 2010 y estábamos celebrando el 100 aniversario de la revolución mexicana y ahora nos asomamos a la ventana de un nuevo gran ciclo que representa el 2020. En este último año (2019) se encuentra en el gobierno otro presidente Andrés Manuel López Obrador que después de intentarlo muchas veces, por fin se dan las condiciones sociales y políticas, el resto es historia. Este hecho nos muestra un ejemplo de perseverancia y acciones para alcanzar los propósitos y no enseña a ser constante con las metas que se persiguen.

Por otra parte, en el ámbito de gobierno de nuestro estado, los representantes políticos, imagino que tendrán sus propósitos para Año Nuevo. Hacemos un repaso a las asignaturas, en las que año tras año nuestra entidad federativa no ha llegado aprobar. Grandes casos de corrupción y abusos, en la época de Aristóteles Sandoval, que por “h o por b”, han sido ignoradas o en larga etapa de instrucción: caso “desfalcado al sector salud”, caso “red de venta de plazas para maestros SE jalisco”, caso “desfalco en Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal)”, caso “reparto de plazas Poder Judicial”, caso “Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco (IIEG)” y otros tantos que se están investigando. Otros que no se saben, que seguro serán más, que los que conocemos.

Intuimos, que acabar con la corrupción, nunca fue un propósito de Año Nuevo para los representantes políticos pasados del PRIAN y para los actuales pareciera que tampoco. La solución existe, recuperar el dinero, endurecer las penas, evitar la prescripción de los delitos, eliminar las puertas giratorias, mayor transparencia en el gasto del dinero público, acabar con el clientelismo, pero el cáncer es tan grande, que los mismos infectados se tapan entre ellos. Por eso, Jalisco finaliza el año en segundo lugar del país con más denuncias (22,442) de casos de corrupción.

Entonces desde una perspectiva política, los propósitos de Año Nuevo (aquellos que tienen que ver con transformar los comportamientos para hacerlos más constructivos y responsables con el bienestar colectivo) parece que son una pérdida de tiempo. Mejor dicho, quienes sostienen que es posible transformar la sociedad mediante una sumatoria de cambios en las actitudes individuales están profundamente equivocados. No basta con la buena voluntad y los buenos propósitos. Las estructuras existentes son mucho más sólidas y resistentes de lo que la gente cree, y no se van a desmoronar o transmutar simplemente con la decisión de no comer carne, dejar de fumar o tomar o de cepillarse los dientes con la llave cerrada.

En efecto, el cambio de régimen propuesto por el presidente López Obrador y por el Gobernador Enrique Alfaro ha avanzado muy poco en su respectivo primer año de gobierno e incluso se advierten riesgos de retroceso en materia de seguridad, derechos y de regresión autoritaria en relación con los equilibrios de poder y con la institucionalidad del sistema político.

No obstante, el presidente AMLO y el gobernador Alfaro deben tener por lo menos un propósito y una obligación fundamental para el 2020: no dejar que la esperanza sembrada en las elecciones del 2018 por una 4ta trasformación nacional y por la refundación de Jalisco se disuelva en medio de la ineficacia o la corrupción,

Finalmente, a todos les deseo éxito con sus propósitos de año y década nueva y como lo decía la escritora británica Mary Anne Evans, más conocida por su seudónimo masculino George Eliot: “Nunca es demasiado tarde para convertirte en lo que podrías haber sido”.

A %d blogueros les gusta esto: