Metrópoli

Rehabilitan calles de El Santuario

La zona es intervenida y se espera que para fin de año concluyan las obras

Karen Ortega/Guadalajara

En las últimas semanas, los cierres viales en las calles que conforman el Barrio de “El Santuario” en la zona centro de la ciudad de Guadalajara han sido constantes, pues la repavimentación de estas vías y la instalación de rampas con bolardos de acero en las esquinas, forman parte de la rehabilitación a las rutas alternas que tanto transporte público como particular han utilizado desde el año 2014, cuando inició la construcción de la línea 3 del tren eléctrico urbano.

Se estima que estas obras concluyan antes de la temporada alta del mes de diciembre, es por eso que el proyecto se dividió en etapas, para evitar que la ciudad de nuevo se vea afectada tanto turística como económicamente.

La inversión por parte del gobierno estatal asciende a los 200 millones de pesos, y las vialidades beneficiadas serán 42 en total, sin embargo, los habitantes y comerciantes del barrio, hacen mención que la calidad del material que están utilizando deja mucho que desear, pues a simple vista el cemento asfáltico se desprende, además de que las banquetas han sido dañadas por las maquinarias, y solo esperan que esta intervención a las calles tenga un beneficio prolongado y no se convierta en un fracaso a corto plazo.

Concluye búsqueda, localizan 31 cuerpos en Tlajomulco

Las autoridades dieron por finalizados los trabajos en el predio de El Zapote, garantizan que no hay más indicios en el lugar, a partir de éste viernes, trabajan en otro predio.

Víctor Hugo Ornelas/Guadalajara

Las labores de búsqueda de restos en una finca ubicada en la delegación El Zapote en el municipio de Tlajomulco, por parte de la Fiscalía del Estado, concluyeron de manera oficial, puesto que peritos antropólogos así como de agentes del Ministerio Público, descartaron la presencia de más indicios en el lugar, por lo que la cifra de cuerpos localizados en el lugar, cerró en 31.

De acuerdo a datos ofrecidos por la dependencia estatal, 25 de los cadáveres corresponden a personas del sexo masculino, en tanto que los 6 restantes pertenecen a mujeres; cabe señalar, que han sido identificados y reclamados por familiares los restos de 10 de las víctimas.

La Fiscalía enfatizó en que “los trabajos realizados en este predio fueron observados por miembros de los diferentes colectivos de personas desaparecidas con la finalidad de dar certeza a los mismos” y dio a conocer que, de las 10 personas identificadas, 9, contaban con carpeta abierta de investigación por desaparición.

#La ubicación de esta finca se logró gracias a los trabajos de investigación derivados de la búsqueda de personas, luego del aseguramiento de una bodega situada en Toluquilla, en el municipio de San Pedro Tlaquepaque el pasado 6 de noviembre, hechos en los cuales se detuvo a 15 personas las cuales ya fueron vinculadas a proceso”, aseguró la Fiscalía del Estado.

Además, las autoridades adelantaron que se logró identificar otros predios en los que se presume, también podría haber restos humanos. Se trata de lugares para los cuales se ha solicitado órdenes de cateo, proceso que ya concluyo de manera satisfactoria para uno de ellos y en donde a partir de este viernes iniciarán las labores de búsqueda de personas desaparecidas.

Inició demolición de antiguo Registro Civil N°1

La nueva sede del Registro Civil número 1 se encuentra en la planta alta del Mercado Corona

Karen Ortega/Guadalajara

El abandono y deterioro en un edificio tan concurrido ubicado en la avenida Alcalde 924 frente al icónico templo de “El Sagrario”, era evidente, pues desde el pasado 13 de febrero la mudanza de las oficinas que conformaban el registro civil No. 1 (ahora ubicadas en el tercer piso del Mercado Corona) abrieron paso al proyecto que el Gobierno Municipal aprobó, donde se construirán dos torres habitacionales en conjunto a una zona comercial.

Desde el año pasado, el predio de aproximadamente 3 mil metros cuadrados fue vendido a una constructora, quienes serán los encargados de llevar a cabo el proyecto anteriormente mencionado. El primer paso fue la demolición del edificio, acto que se comenzó a llevar a cabo de manera oficial desde el pasado 17 de noviembre, aprovechando el fin de semana largo.

Meses atrás se podía observar que el inmueble habría sufrido daños en su estructura, así como vandalismo en las instalaciones que en un sinfín de ocasiones fueron testigo de enlaces matrimoniales, hechos y actos civiles que las familias tapatías recuerdan con nostalgia y sumando a todo esto, muchos habitantes aún no conocen la nueva sede de este Registro.

Van 25 muertos localizados en finca en El Zapote

Además hay 13 bolsas con restos humanos que se sumarán a la cifra de fallecidos, las labores de búsqueda continúan.

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

Autoridades periciales continúan realizando labores de búsqueda de cuerpos en el predio de la calle San Judas Tadeo, de la delegación El Zapote en el municipio de Tlajomulco, lugar donde hasta el momento, han encontrado 25 cadáveres y 13 bolsas con restos humanos.

Al cierre de la jornada de este lunes 18 de noviembre, la Fiscalía del Estado informó que “se han recuperado los cuerpos de 25 personas, de los cuales 5 corresponden a mujeres y 20 a masculinos”.

También actualizaron la cifra de personas fallecidas identificadas pro familiares, misma que incrementó a 6 personas que además contaban con carpeta de investigación abierta por la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, adicionalmente se informa que por cruces de información las seis contaban con antecedentes penales.

En cuanto a las 13 bolsas con indicios, la Fiscalía informó que “se encuentran en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses para su apertura y se informa también que al momento no se cuenta con partes anatómicas sin relacionar”.

Los trabajos de búsqueda de personas desaparecidas en el punto no se han dado por concluidos, por lo que continuarán de manera permanente hasta que se pueda garantizar que no existen más indicios en el lugar.

«Semestre Base» prepara a futuros alumnos UdeG

Con este proyecto de cursos sabatinos se pretende fortalecer las competencias de alumnos que ingresarán a educación Media Superior en el próximo calendario.

Daniel H. Sánchez/Tlajomulco

La Universidad de Guadalajara admitió un total de 56,035 alumnos que aspiraron al bachillerato general por competencias. Nuestro municipio cuenta con cuatro planteles: en la Cabecera, Cajititlán, San Agustín y el Zapote del Valle.

Cada semestre, ingresan 1313 estudiantes en dos calendarios, agosto y enero. Para aquellos que por puntaje no logran entrar en el primero, hay un lugar en el siguiente ciclo.

La Universidad, preocupada por disminuir el índice de deserción y aumentar el perfil deseable de ingreso, puso en marcha el “Semestre Base”, en el que se brindan cursos sabatinos a quienes salieron en listas en segunda oportunidad, es decir, en 2020A.

Los cursos son impartidos por los profesores más capacitados de cada escuela. La finalidad es fortalecer las competencias del alumno en distintas áreas estratégicas de bachillerato (habilidades cognitivas, lectura y redacción, matemáticas, inglés, responsabilidad social e incluso normatividad universitaria).

El proyecto abarca todas las preparatorias que la Universidad pública del Estado tiene en Jalisco. Cada sábado, 320 alumnos acuden a la preparatoria de la cabecera municipal, 120 a San Agustín, 80 a Cajititlán y 20 al Zapote del Valle.

Se espera que, en enero del 2020, los nuevos preparatorianos cuenten con las competencias mínimas necesarias para proseguir sus estudios y no con un semestre de inactividad.

El trabajo que realizan los estudiantes es presencial y durante la semana continúan haciéndolo en línea, a través de una plataforma especializada en educación que les permite acceder desde su celular o computadora, con ello se habitúan a las nuevas tecnologías de manera autogestiva.

La respuesta ha sido positiva y la opinión en general de los alumnos y los padres es muy favorable.

Ejidatarios se entrevistan con AMLO

Antes de abordar el avión para regresar a la Ciudad de México, el presidente de la República dialogó con representantes del Ejido El Zapote, que le pidieron su intervención para solucionar conflicto con GAP y SCT.

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

Poco antes de las 19:00 horas del domingo 18 de noviembre, Ejidatarios de El Zapote tuvieron la oportunidad que buscaban, dialogar, aunque de manera breve, con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para solicitar la intervención del mandatario y de una vez reciban el pago que reclaman por sus tierras.

Nicolas Vega Pedroza, vocero de la comunidad agraria, fue el encargado de intercambiar el dialogo con AMLO, que detuvo la camioneta en la que arribó a la terminal aérea para atender ejidatario.

La conversación fue breve, alrededor de dos minutos en los que Vega Pedroza expuso al Presidente de México la situación que prevalece entorno al pago de tierras que demanda el Ejido desde hace varios años.

Además, el representante de los comuneros le entregó un documento al mandatario nacional, en el que detalla la petición y solicita la intervención, en tanto que la respuesta de López Obrador fue de revisar él mismo el tema y tratar de resolver a la brevedad.

El último acuerdo entre autoridades federales y el Ejido El Zapote, por el pago de tierras, consideraba una cifra de más de mil millones de pesos, sin embargo los ejidatarios han señalado en repetidas ocasiones la falta de voluntad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para destrabar el proceso y por ende, no se les ha liquidado y tampoco se ha negociado la compra de un nuevo predio para la ampliación de la terminal aérea.

Ejidatarios de El Zapote se plantan en el Aeropuerto

Buscan audiencia con Andrés Manuel López Obrador con el objetivo de que se salde deuda de terrenos donde se instaló el GAP

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

Aunque ya habían advertido que se manifestaría en en los próximos días, ejidatarios de El Zapote sorprendieron la tarde de este domingo al arribar al Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo y realizaron una protesta con la esperanza de llamar la atención del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien se esperaba que pudiera arribar a la terminal aérea para regresar a la Ciudad de México de una gira por occidente en la que también visitó Jalisco.

Integrantes de la comunidad agraria se hicieron presentes en el Aeropuerto Internacional con pancartas dirigidas al presidente de la República en donde exigen su ayuda y un «alto a la impunidad», pues sostienen que existe una resolución judicial que ordena el pago de más de 300 hectáreas en los setentas fueron expropiadas de manera irregular para la construcción de la terminal aérea.

Además los ejidatarios piden que se haga una «revisión urgente» de la concesión entre el grupo aeroportuario y el gobierno de México, puesto que aseguran que el capital no se invierte en el país, aunado a que, a su consideración, se valen del tráfico de influencias para violar «derechos y suspensiones judiciales».

Los integrantes del grupo agrario explicaron que únicamente reclaman lo que les «arrebataron desde hace 50 años» y también enviaron un mensaje para disculparse con los usuarios del aeropuerto por las molestias que pudiera generar sus actividades pero aseguraron que su patrimonio está en riesgo.

Sobre el tiempo que permanecerán en los alrededores del aeropuerto, los ejidatarios aseguraron que solamente se moverán hasta que logren que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes establezca una mesa de comunicación para continuar con el diálogo y establecer una fecha para el pago.

Aún buscan restos en Tlajomuco, contabilizan 22 cadáveres.

Víctor Hugo Ornelas/Tlajomulco

A casi una semana de labores en un predio de la localidad el Zapote del Valle en Tlajomulco la fiscalía del Estado informo que hasta el momento han extraído los restos que corresponden a 22 personas 15 del sexo masculino 5 mujeres y un cuerpo que permanece en el proceso de identificación de sexo.

El terreno que era utilizado como fosa clandestina fue encontrado por las autoridades de manera posterior a la localización de una bodega en Tlaquepaque en donde se almacenaba armamento hice tenía a 8 personas privadas de la Libertad mismo lugar en el que 15 individuos fueron detenidos por su probable responsabilidad en los hechos.

A través de un comunicado, la Fiscalía estatal brindó una actualización en los datos arrojados por la busqueda de cuerpos en dicho lugar, «como parte de los trabajos de búsqueda de personas desaparecidas en una finca ubicada en El Zapote, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, se han localizado 22 cuerpos de personas: 5 corresponden a mujeres, 16 a hombres y uno más está por determinar su sexo».

la instancia también dio a conocer que hasta la tarde de viernes, se ha realizado la identificación de tres personas, las cuales contaban con Carpeta de Investigación abierta ante la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, además confirmaron que los trabajos de búsqueda de personas continuarán en el lugar hasta descartar completamente la posibilidad de más cuerpos en el predio.

PRIMER INFORME DEL GOBERNADOR

Quirino Velazquez

“De ahí que la crisis que atraviesa nuestro Estado, la enfermedad que corroe su cuerpo político no sea una crisis provisional que requiera una cirugía menor (por ejemplo, una nueva reforma electoral), sino se trata de una crisis de Estado, una crisis política, que reclama una cirugía mayor (refundación del Estado).” Sergio Ortiz Leroux

En las democracias representativas, en las que los ciudadanos delegan a sus representantes el poder de decidir en su nombre, es necesario que los gobernantes rindan cuentas y justifiquen sus acciones ante los gobernados. El modelo de representación contemporáneo crea una necesidad de reciprocidad entre los actos de gobierno y los intereses de los ciudadanos.

La teoría política considera que la rendición de cuentas, para ser efectiva, debe contener al menos tres elementos: la información (que presentan los gobernantes para dar cuenta de sus actos y decisiones), la justificación (que los gobernantes expliquen los porqués de sus actos y decisiones) y la posibilidad de castigo o recompensa (para que los ciudadanos puedan decidir si los gobernantes deben seguir en sus puestos).

En ese entendido, considero que hay que cambiar algunas cosas de los llamados “informes de gobierno” o “informes del estado que guarda la administración pública”, pues históricamente no es una rendición de cuentas, sino un documento político con una relatoría de hechos, toda vez que, en el caso de Jalisco, la legislación no establece normas que regulen el contenido y la manera de presentación del informe.   

El “informe de gobierno” o el “informe del estado que guarda la administración pública” debería ser un documento que permita poder comprobar sus cifras, las aplicaciones de los recursos presupuestales y sus resultados en función del beneficio social o económico y, en su caso, sirva para poder fincar responsabilidades políticas, civiles o penales. También, debería ser delito mentir en este documento, porque solo se glosa y no requiere la aprobación del Congreso.

Ya en materia, contar acerca del primer informe del gobernador Enrique Alfaro Ramírez parece un tema obligado por ser un asunto de interés general. Aunque, a decir verdad, a mí me resulta difícil hacerlo por lo extenso de los temas que abordar y dese luego por mis propias limitaciones. Por ello, solamente comentaré (de manera muy breve y sin prejuzgar) dos temas quizás los más sensibles para la ciudadanía: la inseguridad y la corrupción-impunidad, ambos relacionados entre sí.  

De inicio, habrá que señalar que con una aparente (las apariencias engañan) merma en su respaldo popular (la encuesta #RankingMITOFSKY gobernadores y gobernadoras de México de sep/19 le da 34% de aprobación) de lo cual dan cuenta los estudios demoscópicos (publicados en diversos medios siempre conforme convenga a los empresarios de este ramo), es decir, hipotéticamente disminuida la figura estrella de MC (después de su contundente triunfo en las elecciones anteriores), el pasado 6 de noviembre, con un discurso improvisado pero apoyado con una presentación digital, el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez rindió, ante el pleno del Congreso, su primer informe labores al frente del gobierno de Jalisco.

Así, el gobernador Enrique Alfaro retoma, después de once años de abandono iniciado por el exmandatario panista Emilio (“etilio” lo apodaban por su recurrente gusto por las bebidas etílicas) González Márquez (aquel de la mentada de madre frente al Cardenal Juan Sandoval y que le provoco el repudio general), la republicana práctica de presentar personalmente, ante la representación popular (Congreso de Jalisco), el informe del estado que guarda la administración pública estatal.

Los resultados de los primeros once meses de trabajo del gobierno actual, alguien pudiera decir, que no son los que como ciudadanía deseamos. Sin duda nuestro anhelo es vivir en un estado seguro, sin corrupción e impunidad. Sin embargo, estos meses han sido difíciles y lo son para cualquier administración que llega al poder a través de la alternancia. Las gestiones del gobernador, en este casi primer año, arrastran las inercias (en materia de seguridad, corrupción e impunidad) del trabajo de gobiernos anteriores y apenas se logran hacer los primeros planteamientos de las nuevas estrategias. No obstante, a estas alturas, para más de alguno parece que las expectativas de campaña exceden por mucho los hechos de gobierno.

En materia de seguridad los habitantes de Jalisco vivimos sin duda el problema que más nos preocupa y alarma. Es cierto que gran parte (yo diría que casi todo por no decir todo) de la crisis de seguridad es herencia de erradas políticas del pasado, por cierto muchos analistas señalan que esta crisis tiene su origen fecundo en los periodos (estatal y federal respectivamente) de los ex panistas Emilio “etilio” González Márquez y de Felipe (“tomamdante borolas” apodado así por su arraigado gusto por las bebidas alcohólicas) Calderón Hinojosa, (este último, en el afán de legitimar la usurpación de la presidencia de México inició una guerra sin análisis ni diagnóstico, según sus propias palabras) pero el hecho es que conforme pasa el tiempo vemos lamentablemente que aumenta la espiral de la inseguridad en sus muy variadas expresiones.

En Jalisco vivimos a diario, y no podemos ocultarlo, la zozobra de los asaltos, las balaceras, las ejecuciones y la guerra entre grupos criminales, además, de la generalización de la delincuencia callejera, tal vez, esta última, alimentada por el hambre. El número de desaparecidos no se reduce, las fosas clandestinas y cuerpos embolsados siguen apareciendo, los secuestros no frenan, los robos son el pan de cada día y las extorciones están a la vuelta de la esquina y detrás de una llamada telefónica.

Como muestra basta un botón: la encuesta ENVIPE del INEGI señala que, en Jalisco, la percepción de la población respecto a la inseguridad púbica (de marzo-abril 2019) fue del 77.7% esto quiere decir que 7.7 de cada 10 habitantes aprecian inseguridad en el estado.   

Y si le agregamos, que aún no se siente en el imaginario colectivo la presencia eficiente de los cuerpos policiacos y menos que actúen con la coordinación debida y, además se sabe, que trabajan con limitados apoyos y en algunos lugares desprovistos de los mínimos para actuar y con poca articulación con el sistema de justicia.

Las preguntas son: ¿Vamos bien en seguridad? ¿Llegará el momento en que Jalisco toque fondo? ¿O será que la degradación humana en que hemos caído jamás saciará su exigencia de sangre, sufrimiento y dolor en nuestro suelo?

Mas allá de las interrogantes anteriores, lo cierto es que el problema de la inseguridad, por sus dimensiones, es un reto que trasciende e involucra a los tres poderes, a los tres niveles de gobierno y a la propia sociedad.

Por otra parte, la corrupción es una plaga insidiosa que tiene un amplio espectro de consecuencias corrosivas para la sociedad. Socava la democracia y el estado de derecho, da pie a violaciones de los derechos humanos, distorsiona la economía, menoscaba la calidad de vida y permite el florecimiento de la delincuencia organizada y otras amenazas a la seguridad humana. La corrupción afecta infinitamente más a los pobres porque desvía los fondos destinados al desarrollo, socava la capacidad de los gobiernos de ofrecer servicios básicos y alimenta la desigualdad y la injusticia.

La impunidad, de acuerdo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, se define como: “Inexistencia, de hecho, o de derecho, de responsabilidad penal por parte de los autores de violaciones, así como de responsabilidad civil, administrativa o disciplinaria, porque escapan a toda investigación con miras a su inculpación, detención, procesamiento…”.

Tenemos entonces que en Jalisco la corrupción y la impunidad son problemas sistémicos y transversales sobre los que parece que aún no se ha actuado debidamente. A pesar de que la lucha contra la corrupción y la impunidad forma parte de todos los discursos y ofertas políticas de los partidos y gobernantes, mucha gente cree que no han mostrado un compromiso real con la disminución de esta práctica. Y que sigue prevaleciendo entre ellos la costumbre de abusar del poder político para beneficio personal (corrupción) y, después de abusar, la práctica de sustraerse a la justicia (impunidad).

En las empresas y en la sociedad en general tampoco se reportan avances en esta materia. La jalisciense sigue siendo una sociedad dispuesta a practicar la corrupción si piensa que de ella obtendrá un beneficio personal.

La verdad, en Jalisco, no sabemos a ciencia cierta si todas aquellas conductas que engloba el término de corrupción han aumentado o disminuido a lo largo del tiempo y en particular en este primer año del gobierno estatal. Pero sí sabemos tres cosas. Primero, la percepción sobre la corrupción, particularmente la que campea en el sector público, crece año con año. Segundo, en las mediciones de percepción de los problemas que aquejan a nuestro estado, la corrupción se ha posicionado como una de las principales preocupaciones, incluso por encima del desempleo y la pobreza. Tercero, la impunidad que acompaña a la corrupción se ha mantenido constante. Como ocurre con el resto de los delitos, faltas e infracciones en Jalisco, los que se definen como actos de corrupción casi nunca se castigan. La encuesta ENVIPE del INEGI señala que, en Jalisco, la Cifra Negra fue 91.8% (2018) Esto quiere decir que 9.18 de cada 10 eventos criminales pasaron sin repercusiones legales (impunidad) para el presunto delincuente.

Se registra, eso sí, en estos primeros meses del periodo gubernamental, una participación cada vez mayor en movimientos institucionales comprometidos con la lucha contra la corrupción y la impunidad (ejemplo: iniciativas y reformas legales al respecto que dotan de instancias y mecanismos para la identificar, acreditar y sancionar la corrupción).

Habrá que decir también, que la vida pública del Jalisco no es una agenda exclusiva del Gobernador, la seguridad pública, el combate a la corrupción y a la impunidad es una corresponsabilidad de todos los Poderes.

Los tres Poderes del Estado tienen aún demandas pendientes por atender, pero no pueden renunciar a la corresponsabilidad en estas materias. La seguridad, la corrupción y la impunidad son agendas comunes. Cada Poder y cada nivel de gobierno tiene su ámbito de responsabilidad. No busco justificar desaciertos, no se busca eximir de las responsabilidades a quienes ya ocupan un lugar en la administración pública y de las decisiones que han tomado (en materia de seguridad, corrupción e impunidad), pero sí comprender que los cambios toman tiempo y dificultad y solo teniendo el objetivo claro estos podrán conseguirse.

Queda para el debate los logros o errores y los hechos u omisiones de este primer año del gobierno estatal en estos delicados temas.

Lo que sí puedo afirmar con seguridad, es que en Jalisco el viejo sistema político y el antiguo pacto social que le dio norma a nuestras relaciones está fatalmente agotado. La alternativa que tenemos no debe ser, por supuesto, intentar levantar el viejo sistema moribundo y pretender apuntalar sus gastadas formas con pequeños cambios «gatopardescos», ello sólo alargaría su agonía, pero ocasionaría grandes costos a los jaliscienses.

Nuestro estado se encuentra en un cruce de caminos, y de cuál camino se escoja, dependerá el Jalisco que reclama la sociedad. Opino que el mejor camino que tenemos todos los jaliscienses es el de entender y asumir la necesidad del cambio profundo y ayudar a “bien morir” a ese viejo sistema político que nos ha dejado las calamidades que hoy padecemos.

Por eso también opino que la transición hacia la refundación de Jalisco que promueve el Gobernador Enrique Alfaro es viable e inevitable, y coincido con lo expresado (en su artículo ¿reforma o refundación del cuerpo político?) por el profesor investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Sergio Ortiz Leroux: “De ahí que la crisis que atraviesa nuestro Estado, la enfermedad que corroe su cuerpo político no sea una crisis provisional que requiera una cirugía menor (por ejemplo, una nueva reforma electoral), sino se trata de una crisis de Estado, una crisis política, que reclama una cirugía mayor (refundación del Estado).”.

Procesan a involucrados con Bodega en Tlaquepaque

15 personas fueron sometidas a proceso luego de ser detenidas durante un operativo de la Guardia Nacional donde localizaron armas y personas privadas de la libertad.

Víctor Hugo Ornelas/Tlaquepaque

Un total de 15 individuos, entre ellos tres menores de edad, fueron sometidos a proceso al ser señalados por la desaparición en contra de particulares agraviada, luego de que fueran detenidos por elementos de la Guardia Nacional durante la localización de una bodega con armas en Toluquilla, municipio de Tlaquepaque.

La fiscalía informó que “al concluir la audiencia de vinculación, el Ministerio Público tanto del área de Adolescentes como de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas lograron aportar elementos de prueba ante el juez” sobre la posible relación de los 15 retenidos con el ilícito cometido en agravio de ocho personas que estaban privadas de su libertad en la bodega situada en el municipio antes señalado.

En cuanto a los menores de edad involucrados, la autoridad judicial determinó vincular a los tres a proceso por desaparición cometida por particulares y ordenó que permanezcan en internamiento preventivo durante un mes, medida que al concluir se analizará nuevamente, cabe señalar, que durante la audiencia de los menores, estuvieron presentes familiares de los mismos.

Para el caso de los 12 adultos, otro juez también ordenó la vinculación a proceso por el delito de desaparición cometida por particulares y desaparición cometida por particulares agravada y les fue dictado 18 meses de prisión preventiva como medida cautelar.

Cabe señalar que tras la detención de las personas antes mencionadas, las autoridades dieron a conocer que realizarían labores en otros domicilios en donde se creía que podría haber restos humanos, uno de ellos en la delegación El Zapote, municipio de Tlajomulco, donde hasta éste jueves 14 de noviembre, se habían contabilizado 12 cuerpos en más de 50 bolsas plásticas enterradas en el predio señalado.

A %d blogueros les gusta esto: