Semanario La Verdad

Semanario de Tlajomulco. Noticias, información veraz, de lo que sucede en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, y lo más relevante del Área Metropolitana de Guadalajara, Jalisco. México. Contacto en Twitter @LaVerdadPrensa

Chicuarotes olvidados

Hace 70 años el cineasta Luis Buñuel retrató en su película “Los Olvidados” la realidad que padecía un amplio sector de la sociedad mexicana: pobreza, falta de oportunidades, violencia intrafamiliar, promiscuidad, ausencia de valores, hacinamiento, lo cual orilla a los jóvenes a la delincuencia debido a la falta de un futuro basado en la educación, pero sobre todo sin apoyo y orientación de la familia.

Recientemente se estrenaron dos películas en la plataforma Netflix que abordan el mismo tema y que obligan a la reflexión “Ya no estoy aquí” y “Chicuarotes”, donde los protagonistas padecen las mismas circunstancias de vida que retrató Buñuel.

Y los números son contundentes, según lo muestra el Inegi, en la actualidad la permanencia en la escuela es el principal reto que viven los adolescentes en el ámbito educativo. En México, 3 de cada 10 adolescentes de 15 a 17 años se encuentran fuera de la escuela; principalmente para ayudar a sus familias. Esto sucede más a menudo en los hogares con menos recursos. Sólo 4 de cada 10 adolescentes en situación de pobreza extrema continúan estudiando después de la secundaria.

Adicionalmente, dos problemas que afectan particularmente a este grupo de edad son el embarazo adolescente y el matrimonio temprano. En el país, 77 de cada 1,000 adolescentes son madres; en 48% de los casos, ese embarazo no fue planeado. Al mismo tiempo, en 2014, 1 de cada 10 adolescentes de entre 15 y 17 años se encontraba casada o mantenía informalmente una unión de pareja, situaciones que pueden afectar negativamente su permanencia en la escuela.

Por otra parte, la organización internacional “Save the Children” en su informe de 2019 da a conocer que se estima que seis de cada 10 niñas, niños o adolescentes mexicanos afrontan en sus hogares métodos de crianza vinculados con algún tipo de violencia física o verbal que causan daños de autoestima o lesiones físicas irreversibles.

La situación que padecen los cerca de 40 millones de niños y adolescentes en México es una de las deudas históricas que tenemos como país, aunado a que por estas circunstancias son caldo de cultivo para el crimen organizado, ya que se estima que alrededor de 30 mil menores de edad “trabajan” para ellos.

Tres generaciones de mexicanos han pasado desde el filme de Buñuel, donde el futuro nos alcanzó y en nada fuimos capaces de revertir las condiciones de “Los Olvidados”, al contrario, parece que nos empeñamos en conservarlas ante la omisión de sociedad y gobierno; la pobreza y las condiciones adversas de los niños y adolescente nos matan la esperanza de un mejor país sin que se vislumbren soluciones a corto, mediano y largo plazo.

La elección de hace poco más de dos años

Quirino Velázquez

(la rebelión de las masas y de las elites)

El pasado 1° de Julio se cumplieron dos años de que se llevó a cabo unos de los comicios más importante de la historia de México. Esa elección federal por su resultados y trascendencia en la vida política del país obliga, una vez más, a la reflexión.

De entrada, la lectura de los números en esos comicios nos dice que fue una arrasadora decisión de las masas. La observación de los hechos también nos supone que fue una intrincada trama de las élites.

Con ese preámbulo, les cuento que he escuchado, aunque no me consta, que el ahora presidente constitucional fue un militante priista que, en ese partido, no le reconocían el perfil suficiente para obtener algo. Por ello, también se dice, que lo llevó al abandono y a la búsqueda de su destino contra el PRI.

Por otra parte, he leído por ahí, que los grandes capitalistas mexicanos e internacionales ya estaban cansados de la corrupta gobernanza priista y decepcionados de, la igualmente corrupta, ingobernanza panista. No dudo ni lo uno ni lo otro. Pero, además, pudieron haberse puesto incomodos (encambronados) con que, tanto el tricolor (PRI) como el blanquiazul (PAN), ya no les pedían su bendición, sólo su opinión, para la postulación de sus candidatos presidenciales, como sucedía antaño.

Así, parece que, en aquella elección federal se encontraron los descontentos de todos. El resto es historia bien sabida. Andrés Manuel López Obrador fue el candidato triunfador, estuvo bien apoyado, arrasó con más votos que todos sus adversarios juntos y fue el primer presidente electo por la mayoría absoluta después de 24 años.

Hablando de los números de la histórica elección. Ellos confirman la presencia de un electorado que ya no pudo creer en los partidos tradicionales (PRI, PAN, PRD). Que ese electorado se instaló en la convicción de que son organizaciones desleales, mentirosas, ambiciosas, onerosas, deshonestas, tramposas, convenencieras, indolentes e innecesarias. Que ellos son los culpables de la perturbación del quehacer público y de la contaminación del ejercicio político. Ese voto de reproche fue lo que parece ser (en aquella elección) la rebelión de las masas.

Pero, por otra parte, he escuchado que la gran aristocracia empresarial (nacional y transnacional) vio el perfil de una opción viable y “cachó” al infatigable Andrés Manuel López Obrador. No sé si lo entrenó. No sé si lo capacitó. No sé si lo financió. No sé si lo dirigió. No sé si lo inventó. Lo cierto es que, de ser así, estaríamos en presencia de lo que parece ser (en aquella elección) la rebelión de las élites.

No estoy en contra de las rebeliones por sí mismas. Muchas han sido las que ponen orden en un mundo enredado. Algunas, promovidas por las élites, como la francesa, la estadounidense y la mexicana. Otras, impulsadas por las masas, como la rusa y la china. En todas, el motor fue el dinero. En las de masas, la insuficiencia de los salarios y la inclemencia de los precios. En las de élites, la insuficiencia de los réditos y la inclemencia de los impuestos.

Pero es necesario que los triunfadores de esos singulares comicios sepan lo que aconteció y cómo se generó. Les sería provechoso encontrar y revisar su “caja negra” porque no es seguro que cuenten con una cabal explicación de las razones de su avasallador éxito, que les permitiera capitalizarlo y preservarlo para el porvenir.

Se trató de un triunfo cuyos números lo hacen indiscutible. Pero ¿cuántos de ese acopio votaron a favor de ellos o cuántos votaron en contra de los otros? ¿Cuáles son los sufragios reales que la hacen una victoria propia y cuáles son los que la hacen una victoria prestada? De ello dependerán los tiempos de la tolerancia y de la paciencia que les brinde la ciudadanía.

Y es que la democracia es impaciente y es intolerante. Y es mayor su impaciencia y su intolerancia mientras mejor esté instalada la democracia. El ciudadano solamente tiene un látigo de castigo o de venganza y se llama boleta electoral. Y el ciudadano mexicano ya aprendió a usar ese fuete y a pegar duro con él.

En ese sentido, yo creo que los vencedores de la elección federal de aquel primero de julio del 2018 deberían ser muy humildes, porque los éxitos de su gobierno no se alcanzan con la pura Presidencia ni con el puro Congreso ni con el puro sexenio. La inseguridad, la corrupción, el “mini” o nulo desarrollo, la pobreza y la desigualdad no se destruyen con una ley, aunque la apruebe 90% de los legisladores ni se remiten en un solo sexenio, aunque dure seis años.

No vaya a ser que los que votaron en contra de los otros den por cancelado su bono, porque ya se fueron aquellos (PRIANISTAS) y no esperan más de los morenos. Y que el 54% se convierta en 27% en un solo día, en ese indescifrable día de la jornada electoral.

Por otra parte, según eruditos de la materia, en aquella elección federal de hace poco más de dos años, el péndulo del partidismo se movió debido a siete causas. Primera, que se gestó un deseo ciudadano creciente de participación política sin la participación partidista tradicional (PRI, PAN, PRD). Segunda, que cada vez resultan menos atractivas, para el ciudadano común, las postulaciones electorales de los partidos tradicionales (ya los mencioné). Tercera, que las próximas elecciones no las ganarán partidos sino candidatos. Cuarta, que la verdadera contienda política mexicana ya no es tanto una contienda de partidos sino una contienda de fuerzas. Quinta, que las organizaciones pequeñas participan en condiciones más cómodas que los grandes partidos. Sexta, que la disciplina, como base de la cohesión partidista, están de “capa caída” pero el liderazgo partidista puede resurgir. Y séptima, que aun con todo lo anterior ya no parece muy atractivo el apetito por gobernar sin militancia.

Además, yo creo que los partidos derrotados de la elección referida tendrán que reconocer que la ciudadanía estaba harta de ellos. Que sus ostentaciones fueron humillantes, que sus raterías fueron imperdonables, que sus soberbias fueron intolerables, que sus frivolidades fueron intragables y que sus ineptitudes fueron irreparables. Esto lo pagaron, también, los candidatos (en aquella elección) decentes y honorables, quienes recibieron la tunda propinada a sus organizaciones. Cierto que hay funcionarios que no medran y que no yerran, pero una boleta electoral es muy pobre instrumento para distinguir a unos de otros.

Opino, que los partidos y los sistemas derrotados deberán comenzar por aceptar la dolorosa realidad de que el voto que los tiró del poder no fue un voto ni injusto ni inmerecido. Sembraron y cosecharon. Sin la madurez para digerir eso, no tendrán futuro alguno en el 2021.

Al respecto, aplica la frase del político británico, primer ministro entre 1916 y 1922, durante la última etapa de la Primera Guerra Mundial y los primeros años de la posguerra David Lloyd George: “Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel”.

PD. En el resultado de una encuesta elaborada por Consulta Mitofsky y publicada en el Periódico El Economista, el Gobernador de Jalisco Enrique Alfaro Ramírez, obtuvo calificación sobresaliente (uno de los 10 mejores gobernadores) en el mes de junio. En hora buena!

PD.2 A la fecha que entregué la presente colaboración (09 de junio) ya había concluido la visita oficial a los Estados Unidos del presidente AMLO y según la crónica de la prensa nacional e internacional fue exitosa a pesar de muchos malos augurios En hora buena!      

El negocio detrás de las buenas acciones.

Fabiola Serratos

“Hay almas esclavizadas que agradecen sus cadenas”
Como cada semana hago un salto a los grupos municipales donde pueden verse con mucha claridad los escenarios de Tlajomulco. Hemos podido ver a muchos perfiles destapar sus intenciones, que aunque siempre fueron predecibles, las redes se convierten en una sátira donde nuestra política parece más una comedia que verdadera construcción social.
Muchos de los perfiles que continúan figurando desde que yo era una adolescente seguirán buscando su participación dentro de la política municipal. El problema quizá no sea que los mismos personajes sean los que participen en el liderazgo de la política, sino que hayan encontrado en ésta los privilegios de toda la familia e incluso parezca un negocio hereditario (quizá ignorábamos que vivíamos en monarquía ¡Avísennos!).
Si uno ve con claridad y presta atención hay establecimientos donde existen lonas publicitarias de campañas pasadas con los mismos rostros, un consejo ambiental para estos políticos sería solo ir a cambiar las fechas y los colores de su publicidad necia, que como ellos permanecen con los años colgados de los ciudadanos.
Decía Nietzsche que los principios comenzaban a hacer terribles cuando se negociaba con ellos, para serles honesta jamás en todos mis años aquí he visto algún tipo de debate o informe que verdaderamente refiera a la construcción de un municipio, la política aquí consiste en vender una imagen de Mesías, líder, héroe y empapar las redes con principios bondadosos que suelen atrapar a las personas menos favorecidas o con menos conocimiento de lo que forma a estos políticos.
Las vidas y los sacrificios falsos obligan a muchos ciudadanos a generar un voto comprometido y agradecido por recibir a cambio despensas o incluso por haber recibido las atenciones que se supone son el trabajo de un ayuntamiento (porque resulta que es muy necesario agradecer el trabajo de forma pública o tener una relación para que las peticiones se atiendan de manera pronta). En estas últimas semanas los vividores del erario han comenzado a trabajar sus perfiles de buenos ciudadanos y también el de mártires. Recordemos que es la forma en la que muchos consiguieron sus empleos y en la que ingenuamente también les hemos comprado ese discurso.
Sin hacer mención de las vidas personales pero si de la ausencia de las virtudes que ahora presumen con cinismo y doble moral, cabe recordar y no olvidar que muchos de esos perfiles fueron también dueños de negocios ilícitos donde la prostitución y las drogas fueron de fácil acceso para menores de edad al valerse de los permisos y las influencias que consiguieron desde sus cargos, ahora andan por ahí anunciándose como deidades desvergonzadas llamando política al circo que cada tres años realizan.

Los antiguos griegos recalcaban la importancia de educar con virtudes y filosofía a todos aquellos que algún día representarían a la ciudadanía, en Tlajomulco resulta que cualquiera que rebuzne y llame la atención puede hacerse regidor o candidato (el chiste es jalar gente). Aunque no todos los perfiles que manejan el municipio son malos y quizá sea por esos pocos que entienden la importancia de gobernar que no se cae en pedazos nuestro entorno, personalmente les confieso que de todo cabildo solo siento que una voz femenina representa mis ideales.
Es sencillo darse cuenta que tan falsas son las redes sociales de los viejos políticos y sus virtudes ficticias. Las vidas y principios de los eternos protagonistas son una versión vulgar de Peña y La Gaviota haciendo un matrimonio negociado y mostrando familias inmensamente felices que por temor a perder sus privilegios se creen sus propios engaños. Después de todo una historia bien vendida es una historia bien comprada y muchos votos ganados.
No es que hoy me sienta mas valiente que en otras columnas, es que hay personajes que lejos de inspirar respeto solo necesitan el copete de Peña para recordarnos que la vieja escuela de la política ya no engaña.
Estas elecciones sin duda vendrán a ser revolucionarias y quizá hasta violentas, mientras muchos dinosaurios se aferran a no ceder participación a nuevos rostros, los jóvenes han creado colectivos sociales que tienen más credibilidad y accesibilidad. Pues sí destacaran por hacer una buena política y no por la infinidad de fotografías e historias vendiendo una falsa imagen sería mas sencillo contar con sinceridad con las personas y no engañándolas con promesas o comprometiendo su voto.
¡Es hora de romper con el autoritarismo! De guardar lo viejo que nada de trascendencia ha traído.

Machos demócratas

Alfonso García Sevilla

La crisis sanitaria que enfrentamos en el país no es la única que padecemos, esta se suma a muchas otras que durante décadas hemos vivido, como la inseguridad, el crimen organizado, la discriminación, la pobreza y en el caso específico del tema de hoy, la violencia contra la mujer en todas sus formas y expresiones que se ha vuelto un mal endémico al mexicano.
Me llama la atención el caso del presidente municipal de Zapotlanejo, Jalisco, Héctor Álvarez, quien en un periodo de seis meses ha sido acusado por violencia en contra de mujeres, en un caso por haber agredido físicamente, en una riña callejera a su vecina, cuya evidencia en vídeo se hizo viral en redes sociales y medios masivos, y recientemente por una regidora del PRI, que en plena sesión del ayuntamiento que preside, al señalar los magros resultados en materia de seguridad pública, fue agredida verbalmente apuntándole con el dedo y diciéndole que no olvidara que ella representa a una minoría y que él representa a cuatro veces más; después dio la orden de cortar la transmisión en vivo de la plenaria.
No ha habido hasta hoy sanción al primer edil de Zapotlanejo, al contrario, la dirigencia de su actual partido, Movimiento Ciudadano solo ha declarado que buscarán “Sensibilizarlo” a través de un curso…mismo que no ha tomado, y que dudo mucho que llegue a tomar, que honestamente refleja el nivel de preocupación y de ocupación, genera en el actual gobierno la lucha contra la violencia en contra de las mujeres.
Basta recordar que en Jalisco se dio la desaparición del Instituto de las Mujeres y en su lugar fue creada una secretaría de Igualdad Sustantiva, misma que en la práctica no ha dado solución al terrible problema que padecen las féminas en el estado, hasta el 01 de mayo se habían registrado 75 feminicidios y un incremento del 37% comparado con el mismo periodo del 2019, al recibirse 5,279 denuncias telefónicas, equivalentes a 44 diarias contra las 3,863 del año pasado.
Resulta evidente que el actual gobierno estatal ha fallado en las estrategias para combatir, sancionar y prevenir la violencia contra las mujeres, si no es capaz de poner el ejemplo contra los políticos que la ejercen, manda un mensaje de impunidad que contribuye más a su propagación que a su control, dejando a su suerte a las mujeres ante el crecimiento exponencial en las cifras.

Poquita fe

Quirino Velázquez

Dada las terribles secuelas de pandemia que vivimos, es muy oportuno que, en nuestros días, valoremos la medida exacta o, por lo menos, la probable, de nuestras vicisitudes. Es grave que nuestra sociedad padezca tantos problemas, de magnitud tan profunda y, lo que es peor, de manera simultánea (crisis de salud, crisis económica, crisis de seguridad, crisis política, crisis social, etc.). Pero, más grave que ello es la sensación muy generalizada de que todo está mal, muy mal.

Allí reside, hoy en día, el peligro de que las dificultades virtuales, por ese sortilegio, se puedan volver reales. De que esos enigmas imaginarios, por magia, se vuelvan adversidad. Haciendo a un lado a los ilusos, cuyo drama es que siempre sienten que estamos muy lejos del paraíso, y descartando a los paranoicos, cuya tragedia es que siempre sienten que estamos muy cerca del infierno tomemos al segmento de hombres sensatos, mesurados y maduros que, en política, se atienen a las ideas concretas y a los hechos reales sin creer ni en la “luz perpetua” ni en “el fuego eterno.

En estos, lamentablemente, ha ido arraigando una riesgosa premonición de debacle y de decadencia. No como exclusivo factor de oposición política, es decir, que va mal el gobierno o que lo que va mal es por culpa del gobierno o de un partido gobernante, sino que van mal todos, incluyendo al gobierno.

Hay una sensación generalizada de orfandad social. De que la mexicana es una sociedad desprotegida que no tiene a quien recurrir ni como ciudadano, ni como elector, ni como empresario, ni como deudor, ni como contribuyente, ni como víctima del delito, ni como trabajador, ni como demandante de justicia, ni como estudiante, ni como ama de casa, ni como enfermo, ni como consumidor, ni como espectador, ni como productor, ni como nada.

Todo ello porque, en esta crisis, siente que el gobierno federal (bueno de los tres niveles para que no se enojen) es ineficiente y parcial. Porque sus legisladores responden sólo a sus partidos y no a sus electores. Porque su sistema de justicia es lento, intrincado y deshumanizado. Porque la administración pública es fábrica de nuevos ricos y de viejos ricos más ricos. Porque su sistema de seguridad es perverso y podrido. Porque el derecho a la salud no existe. Porque la corrupción no se acaba. Porque la educación es anacrónica. Porque los sindicatos no defienden y los patrones no cumplen, porque los trabajadores no desquitan. Porque la economía está por los suelos. Porque la gente está sin lana y lo que es peor casi sin Fe.  Y porque… para que le sigo. Donde vuelven las guerras santas. Donde reside la génesis de las angustias de muchos y de las pocas ilusiones de otros. Si fuera consecuente hablaríamos de los que creen hasta en la catástrofe estelar donde sienten que, cada día, está más cerca el juicio final o que el meteoro ya está cerca de la tierra.

Es urgente reaccionar en la justa medida de los graves acontecimientos, pero, también, en su atinada dirección, a efecto de lograr lo que solo se logra unidos, aunque eso no significa asociados ni complicados.

Así, les cuento algo que un gran amigo (quien fuera mi maestro en política) me dijo (a ver cómo me va…ya vieron cómo me fue la última vez que conté algo que me dijeron) que en los llamados Primeros Cien Días del presidente estadunidense Franklin Delano Roosevelt (único en ganar cuatro elecciones presidenciales en ese país), la nación norteamericana recuperó su propia Fe. No resolvió sus problemas, claro está. Algunas leyes habrían de ser impugnadas de inconstitucionales ante la Corte. Y habrían de pasar muchos problemas cotidianos, incluyendo una gran guerra mundial, antes de logros económicos y políticos. Pero, en esos primeros días, supieron lo que eran, lo que representaban o, por lo menos, lo que creían, que en ocasiones es lo más. Ese fue el principio esencial de su recuperación. Sin esa Fe no hay nación grande. No hay decadencia que no provenga, antes que nada, de nuestro ánimo.

Aquí en México, a dos años del triunfo electoral y a un año siete meses de inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, le gente ve al gobierno federal (bueno de los tres niveles para que no se enojen) como dice el título de la famosa canción, del compositor puertorriqueño Félix Roberto Manuel Rodríguez Capó (Bobby Capó), con: Poquita Fe. Y por el contenido de su letra no la debería cantar el presidente AMLO:

Yo sé que siempre dudas de mi amor
Y no te culpo
Y sé que no has logrado hacer de mi querer
Lo que tu amor soñó

Yo sé que fue muy grande la ilusión
Que en mí tú te forjaste

Para luego encontrar desconfianza
Y frialdad en mi querer…

PD. Sólo para aclararlo de nuevo, no soy miembro (afiliado) de ningún partido político (afortunadamente me libre del último QEPD). Así, sin militancia partidaria, sin amores ni rencores contra nadie y cómo un simple mortal escribo mis modestas colaboraciones para La Verdad.    

Sicarios mediáticos

Alfonso García Sevilla

México es un país con una sociedad polarizada entre el bien y el mal, no busca puntos medios, para el mexicano o estás con él o estás en su contra, no existen medias tintas ni la capacidad de análisis, o eres o no eres.
Derivado de un bajo nivel de escolaridad -el mexicano promedio según el Inegi tiene apenas el primer semestre de bachillerato- nuestra nación basa sus conocimientos en un sistema bien establecido de creencias, no de saberes. Creemos en lo que nos dicen los líderes políticos, de opinión, religiosos y hasta aquel conocido que presume relaciones con gente “importante” y que le da información de primera mano.

Esto es aprovechado por nuestros políticos para polarizar a la sociedad, generar un ambiente de encono hacia sus contrincantes y fortalecer su imagen con sus seguidores, bajo la máxima de “divide y vencerás”.
Para esto hacen uso de todo lo que esté a su alcance, medios, redes sociales, “boots”, “trolls” y sobre todo, de “líderes de opinión”, que, aún en contra de toda ética profesional y sin miramientos del ambiente hostil que para el ejercicio del periodismo se vive en México, se prestan al descredito y al insulto de aquellos que se atrevan a cuestionar al gobierno en turno. Cabe recordar que en nuestro país del año 2000 a la fecha suman 159 periodistas asesinados por el desempeño de su labor.

Esta “Cuarta Transformación” no es la excepción de reclutar plumas para defender su causa de las criticas que se le tienen que hacer a cualquier gobierno. El caso reciente de Jhon Ackerman, académico de la UNAM, señalado por la posesión de inmuebles incapaces de ser adquiridos con el sueldo que percibe, ha desencadenado una respuesta virulenta y fuera de toda ética del gremio al qué según él, se dice pertenecer, al grado de llamar “sicarios mediáticos” a los periodistas que, en sus palabras “buscan desestabilizar a toda costa” refiriéndose al gobierno de López Obrador. Por cierto, Ackerman está casado con la secretaria de la Función Pública, Irma Erendira Sandoval.
Hay que recordarle a Ackerman, al igual que a muchas plumas compradas, lo que la Unesco destaca como una cualidad ética del periodista:
“Adhesión del periodista a la realidad objetiva: La tarea primordial del periodista es la de servir el derecho a una información verídica y auténtica por la adhesión honesta a la realidad objetiva, situando conscientemente los hechos en su contexto adecuado.”
Sin duda, Ackerman nos ha demostrado que bien vale la pena sucumbir ante las tentaciones del poder, y poner en entredicho su grado de doctor en derecho, como su autonombrado título de periodista.

Las otras Minervas. Desfragmentación de un icono

Karen Ortega

Para la ciudad de Guadalajara el monumento más representativo es “La Minerva”, inaugurada en 1956 y que es obra del artista Pedro Medina y del escultor Joaquín Arias Méndez. Ésta ubicada en la avenida Vallarta a su cruce con López Mateos y  ha sido testigo de un sinfín de festejos, eventos musicales, protestas e incluso ha sido intervenida, la más reciente es que a la escultura le fue colocado un cubre bocas cuando la cuarentena por el COVID-19 dio inicio en la ciudad, esto con el propósito de generar concientización, pues al transitar por la zona es imposible que pase desapercibida.

Por tal razón el artista plástico Francisco Orozco, estudiante de la Universidad de Guadalajara, decidió crear a “Las otras Minervas”, dos esculturas inspiradas en el ícono tapatío como parte de una investigación aplicada para la Maestría en Educación y Expresión para las Artes (Posgrado de esta casa de estudios).

Una de las principales razones que inspiraron al artista para llevar a cabo la creación de estas dos esculturas de fibra de vidrio, resina y metal, con una altura de 1.30m, se encuentra la famosa división social que existe en la ciudad que se concreta con la frase “de la Calzada para allá”, y es que la clasificación social, acompañada de una delimitación territorial en Guadalajara ha estado presente desde su fundación y permanece en el imaginario de los habitantes.

Las otras Minervas tienen como soporte dos pedestales abandonados, donde se cree que existieron placas metálicas conmemorativas de algún evento o acontecimiento destacado en la ciudad. La primera se ubica en el cruce de la Av. Dr. Roberto Michel y Salvador López Chávez y la segunda escultura se encuentra en el cruce de la Avenida Jesús González Gallo y Dr. Roberto Michel.

La intervención artística-urbana tendrá una duración de 3 a 6 meses, teniendo como fin el análisis del comportamiento de la ciudadanía ante estas dos Minervas, ya que esta zona se caracteriza por la escasez obra artística, además de presentar un alto índice delictivo y de vandalismo al mobiliario urbano.

ES GRANDE SER GRANDE, PERO MÁS GRANDE ES SER HUMANO

Quirino Velázquez

En seguida trascribo (en letra cursiva), el texto íntegro de mi primera colaboración para La Verdad, formulada hace más de cuatro años, y que se encuentra en los archivos del medio informativo por si alguien lo quiere checar:

Los sordos también escuchan y los mudos también hablan” –Julio Scherer Garcia-

En principio quiero sinceramente agradecerle al joven Director de este Semanario Víctor Hugo Ornelas, por la gentil invitación para colaborar en este medio informativo con esta columna. Son dos las principales y únicas razones de mi gratitud y gusto por tal invitación:

La primera, porque para mí es halagador el ofrecimiento de escribir en La Verdad, dada mi modesta condición en todos los ámbitos, es decir, soy un simple mortal, nada extraordinario, con muchísimas limitaciones, no se escribir, desconozco la técnica gramatical, desde luego no soy periodista, y lo que es más, tengo filia y fobias políticas

La segunda, aun con las limitaciones anteriores, porque, sin lugar a dudas, es un acto de emoción contar (decir, narrar, relatar, confesar, referir, etc) a través de este medio, lo que creo y lo pienso, sin reglas especiales y privativas –así quedamos Víctor y yo–  sólo ejerciendo mi libertad de opinión conforme a la ley.

“Este ejercicio de contar lo que creo y lo pienso, será de tono serio o quizá ligero, formal o quizá informal, objetivo o subjetivo, basado en hechos o quizá en fantasías, para diversión de los lectores y propia. Esta columna, no tendrá estilo o género periodístico formal, a través de ella, contaré a los lectores mi opinión sobre cualquier tema que pudiera, a mi entender, ser de interés. Por ello, anticipo mis disculpas si cometo errores o con mi opinión agravio algún personaje político o persona alguna, como dice la canción de Armando Manzanero “Nada personal”.

Dicho lo anterior, hoy sólo y de manera breve les contera del porqué del título “Tiempo de contar” de esta columna.  

Don Julio Scherer, ícono del periodismo mexicano, murió el 7 de enero de 2015, considerado por muchos, el mejor periodista moderno de la historia del México, dio voz a los sin voz e hizo que los mudos hablaran. Fue la voz de todos nosotros, los mexicanos de a pie, que en el día a día miramos la desfachatez e impunidad de los poderosos. Fundador de la revista Proceso, ganó no sólo premios y reconocimientos a lo largo de su carrera periodística, sino también, como un auténtico hidalgo, se enfrentó a múltiples enemigos en la búsqueda de la verdad, debido a su investigación sobre temas espinosos: corrupción, marginación social, escándalos políticos, protesta social, entre otros temas de importancia pública.

En otra ocasión hablare más sobre este extraordinario personaje, que no se calló ni guardó silencio cómplice frete al poder, fue de esas voces que hacen que los mudos romper el silencio. Porque, como diría él mismo: “Es la hora de contar….

Cómo podrán ver, desde mi primera colaboración para La Verdad, me confesé como lo que realmente soy un simple mortal, nada extraordinario y con muchísimas limitaciones.

Asimismo, dadas mis condiciones anticipé, desde aquella época, mis disculpas por cometer errores o si con mi opinión agravio algún personaje político o persona alguna.

Hoy de nuevo, le vuelvo agradecer al medio informativo La Verdad Periodismo Libre de Tlajomulco, el me permita colaborar con artículos de opinión cómo lo que soy un simple ser humano nada extraordinario y con muchísimas limitaciones. También, nuevamente a todos les afirmó que reconozco que a lo largo de mi vida (61 años) he cometido errores (seguramente propio de mi condición humana) que he reconocido y siempre he tratado de enmendar. Y que también siempre, he pedido perdón cuando he ofendido o lastimado a alguien ya sea por acción o por omisión.    

Refiero lo anterior, porque la semana pasada escribí (con todas mis litaciones que siempre he confesado) con mi carácter de ciudadano mexicano (no ocupo ningún cargo público y tengo años que dejé de ser regidor) y sin militar en ningún partido, un artículo de opinión sobre la política sin la intención de ofender ni lastimar a nadie, el cual solicité que se retirar la publicación y pedí públicamente disculpas a todas las personas que por él se sintieran agraviadas.

Hoy, con todo respeto y humildad y en mi condición de un simple ser humano, sin que me cueste ningún trabajo y si retractado por no cuidar mi escritura, de nuevo pido perdón a todas las personas que se sintieron agraviados con el artículo de opinión que, por error, pero sin intención de lastimar u ofender, me referí a la política.  

Yo sé que hay personas que por su grandeza posiblemente rayan en la perfección y nunca han cometido errores o faltas y que, por ello, a lo mejor les cuesta trabajo comprenderme y disculparme. A ellos también, por el amor de Dios, les pido sus indulgencias porque su superioridad, seguramente, conlleva bondad.

Me quedo con la frase del que fuera un exitoso político estadounidense y Fiscal General de los Estados Unidos de 1957 a 1961 William Rogers: “ES GRANDE SER GRANDE, PERO MÁS GRANDE ES SER HUMANO”.

PD. Bien lo dice banda mexicana de rock en español Caifanes en su popular canción Mariquita: “Hay muertos (y políticos) que no hacen ruido y son mayores sus penas”.

Las palomitas se hacen en casa

Ángel Cárdenas

Yulay

Disponible en YOUTUBE

Visita el canal de este reconocido youtuber mexicano, maestro en hacer investigaciones que van más allá y tocan temas incluso peligrosos, además sube contenido interesante sobre diversos temas del país, si quieres entretenerte un rato en esta cuarentena te recomiendo poner en tu lista de espera los vídeos de Yulay.

Birdman

Disponible en NETFLIX

Seguro conoces a Michael Keaton, actor que dio vida a batman el caballero oscuro en los años 90 lo que le dio alto reconocimiento.

Esta cinta en cierto modo se vuelve autobiográfica para el mismo pues la trama no se aleja mucho de la realidad y el protagonista buscará invertir en sus sueños tal como Keaton lo hizo.

Lego City Adventures

Disponible en AMAZON PRIME VIDEO

Dirigida al público infantil y de la mano de Lego, Amazon nos ofrece esta serie recién estrenada donde los más pequeños podrán adentrarse en un mundo construido a base de juguetes. La serie animada es impulsada por personajes de la vida de la ciudad, explorando las esperanzas, los sueños y las desventuras de una comunidad en constante expansión con personajes únicos y con una mente maestra criminal desconocida que pone en peligro a la ciudad.

La violencia que no importa.

Fabiola Serratos

“Yo nunca he sido capaz de averiguar qué es exactamente el feminismo: solo sé que la gente me llama feminista cuando expreso sentimientos sobre la desigualdad entre hombres y mujeres…”

Como cada semana me gusta narrarles un poco de cómo es que llegan a mí las opiniones y reflexiones que comparto con ustedes. En la universidad aprendí que se puede entender mejor un escrito si se conoce la condición del autor. A mis últimas notas varios lectores pusieron nombres y momentos en específico que no meramente fueron la razón de mis escritos. Sin embargo, agradezco mucho la interactividad y la forma en la que la reflexión lleva a los espectadores a poner mis letras a reconocer que en nuestro entorno existen muchas desigualdades e injusticias.

Es de noche, me acompaña uno de mis tres gatos, un blues que suena con la voz de Ella Fitzgerald y un vaso con agua. He dado varias vueltas para poder elegir la forma de hablar de un tema que parece invisible y que sé después de esto me ganaré un par de etiquetas (ojalá sean nuevas pues las moralistas ya no me son relevantes ). Justo y de forma elegante termino una discusión con un hombre en redes sociales, aunque cuando se tiene conocimiento de lo que se considera como violencia de género parece interminable el poder encontrar la igualdad sin que cada ejercicio de nuestra búsqueda resulte en el aumento de la violencia. Lamentablemente muchas personas continúan normalizando este tipo de situaciones agresivas que únicamente se ejercen en contra nuestra (el desprestigio moral).

Hace un par de días me comprometí con varias mujeres para escribir mi pensar en lo ocurrido con las declaraciones de exfuncionarios que hacían apología de la violencia en las mujeres con sus comentarios. Para serles honesta la política ha sido uno de los espacios más violentos que he conocido. Todo aquello que me había predispuesto a vivir después de la publicación de mi segunda novela de corte erótico no llegó a ser tan severo como mi muy breve participación en la política. Este año he trabajado en una tercer novela fruto de la reflexión y dolorosas experiencias que he rescatado de ese hecho.

Las mujeres dentro de estos espacios se les juzga principalmente por las situaciones personales, por ejemplo su capacidad de llevar la maternidad o se les exige la pulcra virtud que jamás se cuestiona a un hombre. Relaciones afectivas, ideología o decisiones, se nos cuestiona absolutamente todo o se nos aplican castigos disfrazados de apoyo para nuestro crecimiento porque se sienten con el derecho de decirnos cómo hacer política como si las mujeres deseáramos hacer el mismo tipo de política corrupta.

He de confesarles que en los dos últimos años he perdido amistades importantes que desearon disponer de mis decisiones personales y me hicieron sentir como poco virtuosa cuando defendí mi destino. Pero mi libertad y valentía no son las de otras mujeres cuya valiosa participación queda en el olvido por temor a perder la credibilidad o la virtud por la que muchos años creyeron debían demostrar (virtud que siempre termina beneficiando a otros más que a nosotras mismas).

Algunas de mis compañeras dentro de la política han tenido miedo de denunciar agresiones y discriminación por la posibilidad de ser evidenciadas con adjetivos que las descalifiquen, porque a las mujeres nos denigran hasta por no saber cocinar y consideran tal hecho como una falta grave contra el ideal de buena mujer.

“Si no tiene orden en su casa no sabe manejar otras cosas, sino lleva un orden en sus deberes de mujer tampoco puede hacer algo más”
Pude rescatar de muchas de las publicaciones de esta semana dos cosas importantes : Los hombres en ningún espacio deben permitirse usar el ejemplo de la integridad de las mujeres con adjetivos vulgares pero enmascarados de metáforas, estamos viviendo una transformación en la que no se trata de sentirse o no ofendidos por todo como han llamado a la generación de cristal, sino que por situaciones de poder somos el país numero uno de Latinoamérica con más feminicidios.

No podemos darnos el lujo de simplificar o minimizar nuestras palabras cuando la política resulta ser el espacio más violento para las mujeres y el que principalmente debe luchar por erradicarla, para que ésta como une ejemplo pueda emplearse en toda la sociedad. Por otro lado, nosotras debemos saber el justo momento en que la política puede usarnos para ser el escudo de los hombres que peleando su posicionamiento nos llegan a utilizar como la masa que ejercerá el golpe que ellos canallamente no enfrentarán pero serán como los cobardes que se esconden bajo las faldas de su madre.

En el último mes que su servidora ha sido atacada por redes sociales encuentro curioso el caso de que entre todas las posibilidades en las que se me pudiera ofender fuera únicamente las de carácter personal, como si estuviera obligada a rendir cuenta de mi personalidad, nunca tuve una crítica a mi trabajo o profesión, además a tales difamaciones se añadió un tono bastante interesante de minimización y exclusión. “No eres buena mujer porque no pudiste resolver tales cosas” que comparándolas con las actividades de un hombre en ese caso hubieran sido justificadas e incluso hasta apoyadas.

Esta violencia parece exagerada y qué no existe, que es una desventura luchar por cosas tan simples y sin sentido pero que terminan siendo la causa de otras violencias. De algunas de las víctimas que hemos recibido en el colectivo que presido la mayoría de las mujeres o niñas que sufrieron abuso sexual fueron obligadas a convivir con su agresor bajo la ideología y obligación del perdón, minimizando su trauma, porque ademas de considerarse que nuestro sufrimiento no es tan grave, encima tenemos la responsabilidad de perdonar a quienes nos lastiman o nos convertimos en poco tolerantes e histéricas.

Me siento eufórica, es mi nota más larga en mucho tiempo y no sé si llegue a tener la misma lectura que las otras que han sido revolucionarias, pero desde mi análisis social y experiencia no me queda mas que aferrarme al ideal de que en algún tiempo existirán convivencias, lugares justos y dignos para nuestra participación y que un día no muy lejano viviremos en un mundo equitativo donde los derechos sean para todas y no los privilegios de unos cuantos. Sueño con un espacio dónde no nos desvaloricen por nuestras ideologías o acuerdos y dónde nunca más nos vean como un personaje cuya capacidad más vital se encuentra en lo privado (hogar y familia) se valore y respete la capacidad que tiene para también dirigirse en lo público.

“Algún día viviéremos en una sociedad donde se entenderá que las mujeres no vamos a pedir permiso para construir nuestro destino.”

A todas mis compañeras que hacen política, a las funcionarias que han desafiado la violencia y con dignidad son la representación de nuestras voces, infinitas gracias. Desde mis letras y el activismo hago mi parte para ver un futuro donde estemos todas.

A %d blogueros les gusta esto: