Palabrerías de candidaturas.

“Si desde lo interno los políticos no llegan a acuerdos y al orden…
¿Cómo espera usted que ordenen un municipio?

Fabiola Serratos

El otoño dio inicio hace unos días con un viento helado, las mañanas comienzan a acompañarse con chocolate y por las tarde regresar con los suéteres cargando nos recalca la variación del clima a lo largo del día. Estas últimas semanas el clima no ha sido el único cambiante e inestable, podemos encontrar gran variedad de cambios y palabrerías dentro de la política. En encuestas inventadas por ellos o realizadas únicamente a cierto sector de la población, si existiera una encuesta donde se incluyera a la gente harta de la misma política seguro esa sería la más alta y la más importante.

Hace tiempo que entre mis reflexiones me he percatado de la necedad e infamia con la que siguen trabajando los políticos, la publicidad es y será una de las más importantes pues de ésta depende su popularidad aunque en trayectoria no tengan nada que presumir. El asunto es que cada temporada de precampañas dejan a relucir su sed de poder, convierten las redes sociales en chismerio, campos de guerra y esto solo da a notar la falta de organización interna que cada partido tiene. Si nosotros fuéramos más reflexivos y nos diéramos el tiempo de analizar a cada personaje que actualmente y a destiempo se dice a sí mismo CANDIDATO comenzaríamos a notar que cada partido muy a su cínico modo esta peleando batallas para alcanzar las candidaturas anheladas.

En las últimas semanas además de los políticos clásicos de cada elección, he conocido 4 personas que se dicen candidatos de morena y 3 independientes. Los políticos que comienzan a ver sus cargos tambalear son los más agresivos en redes sociales, han apelado a la ofensa contra sus compañeros o contrincantes, es evidente como se ha invertido en publicidad de redes sociales y como se han valido de perfiles falsos, administradores de grupos y de las personas que en época de pandemia apoyaron para que ahora luchen las batallas que a ellos les garantice su trabajo,pues solo esperan puedan seguirse manteniendo en aquellos espacios de los cuales siempre han vivido y que de otra manera no podrían obtener, dada su falta de profesionalismo y preparación academia.

La política actual debe comprender que han pasado las décadas donde el gandallismo, la grilla y la compra de votos, el sector más alto de votantes conscientes son los jóvenes y la gran mayoría han tenido acceso a la educación, estas generaciones demandaran políticos a la altura y aunque los perfiles de la vieja política, tienen la seguridad de que el acarrero y las despensas siguen siendo garantía de votos, deberán exigirse actualización en temas como derechos humanos, participación con perspectiva de género y más, pues la gran mayoría de los personajes que se dicen a si mismos candidatos profesan únicamente sus prejuicios y un discursos vacío digno de un PRIista en 1990.

Un buen político no es el que ayuda cuando necesita de nuestro voto, sino aquel que sabe organizar escenarios para que las personas puedan desarrollar con libertad sus derechos, educación, trabajo, seguridad etc. Y eso comparado con las despensas que han entregado parece ni siquiera existir.
Compartir nuestra opinión sobre nuestros prospectos y añadir la razón por la que consideramos serían buenos para representarnos, sería una genial alternativa para que todos conozcamos las mejores posibilidades.

¿Cuál es la tuya?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: