Covid y responsabilidad

Por Mario Ornelas

Algunos me dicen que no usan tapabocas porque es incómodo o porque son mentiras del gobierno, y me entero que ya están haciendo reuniones de amigos o vecinos porque ya se aburrieron de vivir esta «nueva normalidad» y extrañan el «antes»…

Bueno, digamos que una mañana te despiertas con una tos terrible, fiebre y dolor de cuerpo. Inmediatamente vas al médico y te diagnostican Covid-19 (coronavirus).

Claro que hace unas semanas no sabías que te habías infectado. Te juntaste con amigos a comer pizza, fue gente a tu casa y después saliste al bar a «seguirla» . Pensaste: «tengo derecho a una vida normal y nadie me va a decir como tengo que vivir o qué es lo que tengo que hacer»

Te pasas como 6 días en cama sintiéndote súper mal pero finalmente pasa rápido porque eres joven. ¿Que exagerada es la gente no? «Fueron 6 días y ya», «no pasa nada», «nos mienten», «nos quieren contagiar, pero el miedo».

Qué bien que ya te sanaste, pero te cuento…

Tu mejor amigo se contagió en esa visita a tu casa y sin saberlo visitó a su abuelo, quien después de un final agónico, ahora está muerto.

Otro amigo que asistió a la reunión, visitó a sus padres de la tercera edad, él se contagió, pero es asintomático, lamentablemente su madre no pudo con la enfermedad y también falleció.

Tu amigo el que sufre de sobrepeso, se contagió en tu reunión donde «no pasa nada»; ahora, se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos luchando por su vida y de paso también contagió a toda su familia, quienes manifestarán la enfermedad en unos días más.

La chica que te cobró la pizza para llevar, se llevó el virus a casa. Su mamá tiene diabetes, y esto la hace más propensa a contraer con mayor riesgo el coronavirus. Se la llevan al hospital porque no puede respirar. Puede que muera rodeada de máquinas o que ni siquiera tenga la suerte de conseguir cama y fallezca sin poder obtener atención médica.

Varias personas más que tuvieron contacto con la chica de la pizzería, se enfermaron y a su vez contagiaron a más personas, algunas fueron asintomáticas, otras se enfermaron durante varios días y otras no corrieron con tanta suerte y tuvieron muerte súbita por falta de oxígeno en sus pulmones.

Y todo esto porque te incomodaba el tapabocas y respetar el distanciamiento social y las recomendaciones tan sencillas como el «quedate en casa».

Si tu lema es: «Nadie me dice que hacer con mi vida», no lo hagas sólo por ti, hazlo por tu familia, por tus amigos, por tus conocidos, a eso se le llama…  ¡RESPONSABILIDAD!

A veces tiene que pasarnos una desgracia cercana para sentir el verdadero dolor de perder a alguien, evitemos que eso suceda.

No porque te pongas la camiseta de la selección de fútbol, eres más mexicano o más patriota. Siendo más responsable ante el Covid-19, serémos mejores personas y entonces si, mucho más patriotas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: