Que los mantenga su madre patria.

“Si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente.”

Fabiola Serratos

Las lluvias trajeron consigo otros escenarios, los más reales repletos de violencia y abandono, los otros como pan y circo traen de nuevo la farándula desde los personajes políticos, que nuevamente nos entretienen como novela de Thalía en los años noventa.

Así es la política dentro de nuestro municipio que no ha cambiado el guión en muchos años. Viejas figuras políticas que se victimizan para popularizarse y otras más que se venden como héroes del mismo mal que construyeron ellos.

Es casi medio día de una mañana nublada, un son popular y un café me acompañan para escribir para ustedes un pensamiento que viene surgiendo desde los últimos días al indagar en nuestros grupos municipales. Mientras muchos perfiles nuevos se vienen posicionando como independientes o en la búsqueda del protagonismo de los partidos políticos.

Lo mas real de todo esto es la cantidad de personajes que nuevamente buscaran en los cargos públicos la forma cómoda de vivir ellos y sus familias, pues cabe recalcar que existen familias enteras que por años han vivido del erario público.
La esperanza de muchos esta puesta en los nuevos perfiles, esperando no ser decepcionados como en las candidaturas pasadas donde incluso lo nuevo resulto ser más de lo mismo (la grilla se calla con chamba, la justicia no tiene precio.)

Mientras nuestras figuras políticas descuidan su trabajo para iniciar su pre-campaña y no perder a sus seguidores, los ciudadanos nos preguntamos ¿no seria más sencillo posicionarse por su trabajo?
Realmente son contadas las personas que han fungido como funcionarios ya que en su mayoría solo desfilaron con campañas eternas. Esto no debería resultarnos sorprendente pues sabemos que muchos de aquellos personajes solo conocen principios éticos cuando de ellos se necesitan beneficiar.

Es muy común ver como se alardea de las comodidades que se han adquirido con el supuesto trabajo que realizan, incluso podemos notar que ciertos funcionarios gozan de presumir los bienes excesivos que en el ultimo año obtuvieron, el discurso es deshonroso, decepcionante y muy vergonzosos, la falta de educación los lleva a exponer un discurso de superioridad y autosuperación desde su cargo.

“He trabajado mucho para tener tantos autos o esta casa…”
(El cinismo al estilo gaviota)
¿Conocen funcionarios así?
Si el trabajo duro trajera los privilegios de los que se han hecho en el último año y medio, comerciantes y obreros que han trabajado por años y que ejercen largas jornadas de trabajo, incluyendo el desgaste de las horas en el transporte público quizá se igualarían en privilegios.

Nuestro ayuntamiento es el claro ejemplo de desigualdad social, de los jodidos que se enriquecen en poco tiempo y se venden como figura de éxito y trabajo duro. Mientras en las colonias de donde salieron continúan desde hace más de 17 años los mismos problemas sociales.

Estas elecciones deberán ser las más reflexivas y revolucionarias que hayamos vivido, quitando el hueso de los traicioneros, de los vividores y de los que vieron en la política la forma privilegiada de vivir. Pues a quien le gusta el dinero no debería ser político sino empresario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: