Día: 23 de junio de 2020

Clausuran Centro Magno

Karen Ortega

El Centro Magno, ubicado sobre Avenida Vallarta en Guadalajara, se ha convertido en el primer centro comercial que se clausura de manera total por no acatar las medidas sanitarias.

El día de ayer por la tarde, autoridades municipales colocaron los respectivos sellos en la puerta principal que indican la clausura de este lugar.  El Director de Inspección y Vigilancia, Julián Enrique Cerda, señaló que en ninguno de los tres niveles que conforman centro comercial y que albergan a 70 locales comerciales, se contaba con los tapetes sanitizadores, ni se medía la temperatura a las personas que ingresaban, además de que el estacionamiento se encontraba a mayor capacidad de la permitida, pues los centros comerciales abrieron sus puertas con la condición de mantener un 25% de personas en su aforo, así como operar sólo de lunes a viernes.

Sumado a esto en el lugar no se contaba con personal que vigilara que los asistentes usaran cubrebocas, ni se llevaba a cabo la distribución del gel antibacterial, además de que el área de comida continuaba en operación y los espacios de uso común no fueron restringidos.

La recomendación por parte de la Dirección de Inspección y Vigilancia de Guadalajara, es que las Plazas Comerciales se mantengan atentas a cumplir con todos y cada uno de las medidas, ya que los operativos continuarán y de no acatar dichas reglas de operación, se procederá a la clausura acompañada de una respectiva multa que un Juez Calificador determinará.

Que los mantenga su madre patria.

“Si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente.”

Fabiola Serratos

Las lluvias trajeron consigo otros escenarios, los más reales repletos de violencia y abandono, los otros como pan y circo traen de nuevo la farándula desde los personajes políticos, que nuevamente nos entretienen como novela de Thalía en los años noventa.

Así es la política dentro de nuestro municipio que no ha cambiado el guión en muchos años. Viejas figuras políticas que se victimizan para popularizarse y otras más que se venden como héroes del mismo mal que construyeron ellos.

Es casi medio día de una mañana nublada, un son popular y un café me acompañan para escribir para ustedes un pensamiento que viene surgiendo desde los últimos días al indagar en nuestros grupos municipales. Mientras muchos perfiles nuevos se vienen posicionando como independientes o en la búsqueda del protagonismo de los partidos políticos.

Lo mas real de todo esto es la cantidad de personajes que nuevamente buscaran en los cargos públicos la forma cómoda de vivir ellos y sus familias, pues cabe recalcar que existen familias enteras que por años han vivido del erario público.
La esperanza de muchos esta puesta en los nuevos perfiles, esperando no ser decepcionados como en las candidaturas pasadas donde incluso lo nuevo resulto ser más de lo mismo (la grilla se calla con chamba, la justicia no tiene precio.)

Mientras nuestras figuras políticas descuidan su trabajo para iniciar su pre-campaña y no perder a sus seguidores, los ciudadanos nos preguntamos ¿no seria más sencillo posicionarse por su trabajo?
Realmente son contadas las personas que han fungido como funcionarios ya que en su mayoría solo desfilaron con campañas eternas. Esto no debería resultarnos sorprendente pues sabemos que muchos de aquellos personajes solo conocen principios éticos cuando de ellos se necesitan beneficiar.

Es muy común ver como se alardea de las comodidades que se han adquirido con el supuesto trabajo que realizan, incluso podemos notar que ciertos funcionarios gozan de presumir los bienes excesivos que en el ultimo año obtuvieron, el discurso es deshonroso, decepcionante y muy vergonzosos, la falta de educación los lleva a exponer un discurso de superioridad y autosuperación desde su cargo.

“He trabajado mucho para tener tantos autos o esta casa…”
(El cinismo al estilo gaviota)
¿Conocen funcionarios así?
Si el trabajo duro trajera los privilegios de los que se han hecho en el último año y medio, comerciantes y obreros que han trabajado por años y que ejercen largas jornadas de trabajo, incluyendo el desgaste de las horas en el transporte público quizá se igualarían en privilegios.

Nuestro ayuntamiento es el claro ejemplo de desigualdad social, de los jodidos que se enriquecen en poco tiempo y se venden como figura de éxito y trabajo duro. Mientras en las colonias de donde salieron continúan desde hace más de 17 años los mismos problemas sociales.

Estas elecciones deberán ser las más reflexivas y revolucionarias que hayamos vivido, quitando el hueso de los traicioneros, de los vividores y de los que vieron en la política la forma privilegiada de vivir. Pues a quien le gusta el dinero no debería ser político sino empresario.

Viejas tentaciones

Alfonso García Sevilla

Los órganos autónomos fueron creados a partir de la década de los 90 ante la perdida de legitimidad de las instituciones del Estado, basta recordar que el aquel entonces Instituto Federal Electoral (IFE) nace después de la controvertida “caída del sistema” de la elección de 1988, donde los comicios eran sancionados por la Secretaría de Gobernación, en ese entonces dirigida por Manuel Barttlet Díaz, actual director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y que le dio el triunfo al candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari, sobre el aspirante del Frente Democrático Nacional, Cuauhtémoc Cárdenas, en lo que se refiere a uno de los procesos más desaseados y oscuros de la historia contemporánea del país.

Actualmente, el presidente López Obrador ha dejado de manifiesto su desdén hacia el INE, al señalarlo de que es el aparato de organización de elecciones más caro del mundo y, además, no es capaz de garantizar elecciones limpias.

Cierto, el INE perdió autonomía cuando quedaron a merced de otros poderes, me explico, su conformación pasa por el Congreso Federal (y los congresos locales en los estados) mismos que en los últimos años los han tomado como un botín para reparto de “cuotas a cuates”, son conformados por los intereses de los partidos políticos y obviamente los consejeros, presidentes y autoridades de este, están sujetos a lo que les ordenen los que les dieron la chamba, que por cierto es muy bien remunerada.

Asimismo, su presupuesto anual depende aun del proyecto que el ejecutivo envíe al congreso para su aprobación, por lo que en la realidad NO se garantiza su “autonomía”.

La visión del actual presidente sobre el INE aún pasa por la cuestionada elección del 2006, donde perdió ante Felipe Calderón por una nariz, de donde se desprendió la toma de Paseo de la Reforma durante meses y hoy pareciera ser que con sus recurrentes declaraciones en contra de organismos autónomos, pretende volver a los viejos tiempos de control total de las actividades del Estado, lejos de buscar su eficiencia y autonomía, ante su amago de que más adelante presentará la estructura del INE y el salario total que perciben, y buscar reajustar las estructuras para evitar las duplicidades,

Creo que lo que hace falta es una reforma que realmente garantice su autonomía y haga eficiente su funcionamiento, que sea garante de la limpieza y transparencia en los procesos electorales y que en realidad su conformación no pase por los partidos representados en los congresos. No se vale regresar al pasado y menos en una institución de las características del Instituto Nacional electoral.

A %d blogueros les gusta esto: