Alfonso García Sevilla

Sin seriedad ni compromiso firme para combatir la corrupción se encuentra el Estado Mexicano, no solamente hoy, sino desde su etapa post revolucionaria y por lo que se ve, la actual “cuarta transformación”, tampoco tiene vistos de que le quiera entrar con todo al tema.

Para muestra las declaraciones del presidente López Obrador en torno a las ventajosas adjudicaciones que diversas secretarías de estado le han dado a los Barttlet, por 162 millones de pesos, donde dice “Pero lo que quiero destacar, lo que está en el fondo ese esa afán de querer debilitar a nuestro gobierno. Les molesta mucho la transformación. Ellos quisieran que continuara el mismo régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, eso es el fondo de todo. Estamos ante la disyuntiva, y sí, considero que no hay medias tintas, es corrupción o transformación”.

Sin embargo, explicó, la Secretaría de la Función Pública tiene que llevar a cabo una investigación, y sancionar, si así lo considera, a quienes resulten responsables. Al más puro estilo de lo acontecido en la sexenio de Peña Nieto con la investigación de la Casa Blanca a Virgilio Andrade.

Cabe recordar que el Índice de Percepción de Corrupción 2019 (IPC), nos ubica como país en el lugar 130 de los 180 países evaluados, y como la nación peor calificada (36 de 36) entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Pasa el tiempo y no se ven grandes avances en la lucha contra la corrupción, a pesar de los casos escandalosos, y siguen abundando los pretextos y las culpas a las anteriores administraciones. No se trata de desestabilizar al gobierno, se trata de exhibir y presionar para que se combata realmente la corrupción y a los corruptos.

Grandes retos se tienen en esta materia, que al año, pesos más pesos menos, nos cuesta a los mexicanos, según varios estudios realizados por la OCDE y la UNAM, alrededor de 21.9 millones de millones de pesos anuales, a esperar que la actual administración cumpla con su promesa de combatirla y erradicarla. ¿Usted cree que así se será? Yo lo dudo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: