El Coronavirus y los liderazgos políticos

Quirino Velázquez

El hombre es un animal político, como decía Aristóteles. La política abarca todas las actividades de la vida pública de los ciudadanos y sus consecuencias invaden la vida privada, la seguridad, la educación y todos los aspectos de la vida, incluyendo la economía y la salud.

Así, la emergencia sanitaria detonada por la aparición del Covid-19 ha trastocado la vida de todos. El aislamiento en casa, el trabajo a distancia, la escuela virtual, el lavado de manos, la sanitización constante y el uso del tapabocas de quienes tienen que poner un pie en la calle, forma parte de los nuevos hábitos adquiridos. La emergencia sanitaria ha cambiado de tajo planes y prioridades. Ha cambiado también la forma y el fondo de las decisiones políticas.

En efecto, la crisis de sanidad y económica que ha provocado la pandemia del coronavirus en nuestro país tiene múltiples rostros políticos. Nos ha quedado ya muy claro que las carencias en el sector salud (federal y estatal) han evidenciado años de descuido y saqueo y, principalmente, de ser considerado como un botín político por los gobiernos (federal y estatal) de aquel mal recordado PRIANISMO. Por otro lado, los especialistas nos advierten que la crisis económica en la que nos encontramos será como una vorágine que devorará las ilusiones políticas y la estabilidad de las finanzas públicas y privadas durante los próximos años.

Por ello, un buen liderazgo político es hoy más decisivo que nunca ante la incertidumbre de futuro, en un momento en el que el poder político es más difícil de ejercer con eficacia y, por consiguiente, más fácil de extraviar. De las decisiones u omisiones, del gobierno federal y del gobierno estatal, depende la vida de millones, como en tiempos de guerra. Quienes lo entiendan pueden abrir oportunidades, los que no, cerrarán el horizonte a sus ciudadanos. Estos son temores que recorren México y Jalisco.

¿Pero qué tipo de liderazgo se ocupa?

La flexibilidad y la imaginación para generar respuestas a las difíciles acumulaciones de la realidad, más que los principios inflexibles y el aferramiento a los grandes proyectos políticos, es lo que hace virtuosos a los líderes políticos en las democracias, donde el diálogo y la negociación son parte del arreglo mismo y donde se entiende que no existe una razón única, sino razones que necesitan contrastarse y conciliarse constantemente. Cuando un líder gobernante se pretende como el único depositario de la racionalidad en una comunidad política, entonces se asoma la cabeza de la serpiente del autoritarismo, con sus males intrínsecos, y a lo largo de la historia hay pruebas suficientes de como a grandes terquedades, surgidas de la visión megalómana de la razón, suelen corresponder grandes desastres sociales.

Frente a los líderes razonables siempre encontramos a los líderes iluminados, quienes están completamente seguros de la certeza de sus objetivos, que confían absolutamente en sus intuiciones, por encima de cualquier conocimiento técnico, y se imaginan a sí mismos como los salvadores de la patria, destinados a cumplir con un papel heroico que cambie el rumbo de la historia. Es evidente que se trata de personajes con una visión extraviada de sí mismos y de la realidad en la que se desempeñan, pero que suelen ser exitosos en la política porque son muy hábiles a la hora de manipular las emociones sociales, sobre todo en tiempos de crisis o después de grandes fracasos. El miedo, la fe, los instintos comunitarios, suelen ser el alimento de los líderes carismáticos que arrastran tras de sí esperanzas de redención.

Los iluminados suelen ser tercos; de hecho, conciben la terquedad como virtud, pues suele ocurrir que su obstinación es lo que les ha permitido enfrentar los fracasos en su camino al poder. Sin embargo, si la terquedad es virtud en una carrera política, suele ser catastrófica a la hora de gobernar, sobre todo cuando se carece de habilidad para procesar la información que produce la realidad cambiante y para adecuar las estrategias y los objetivos.

Lo cierto es que esta crisis del coronavirus está exhibiendo de cuerpo entero a los líderes políticos; está descarnando su entraña ética, pero también su talento (o la falta de él), su sensibilidad, su empatía, su comprensión de la complejidad social.

Las respuestas ante la crisis y sus resultados en el corto y mediano plazo van a marcar, en nuestra democracia, los destinos de los políticos que hoy están en el poder y de sus partidos y coaliciones. Yo creo que ninguno va a salir del todo bien librado (ni el nuevo partido oficial, ni la raquítica y convenenciera oposición), pero la manera en la que se reduzca el daño va a ser producto de decisiones políticas, que requieren de flexibilidad y capacidad de adaptación. Los políticos mexicanos se enfrentarán al electorado cuando pase la tormenta, más pronto que tarde, y el liderazgo se consolidará o se renovará, para diseñar las salidas en la siguiente ronda. A nivel federal y local habrá las elecciones en el 2021, cuyos procesos electorales empiezan en septiembre y octubre de este año (casi cuando se ande terminado lo más duro de la crisis sanitaria y en plena recesión económica). En los comicios del 2021 la sociedad evaluará si prefieren a los obstinados o a los creativos y flexibles.

Por lo pronto, se ve, lamentablemente, que la terquedad oficial de nuestros líderes les nubla la capacidad de análisis de la realidad y que no están tomando decisiones con base en los hechos, sino en función de sus objetivos políticos inmediatos. Sus ideas misionales parecen irrenunciables y todo hecho de la realidad que las contradiga es eliminado del análisis. Solo se retroalimentan de los signos que refuerzan su respectiva misión. Los fallos son culpa de los malvados conservadores o en su caso de la ineficiente federación. Ellos vinieron a redimir. Van derecho y no se quitan, y si le pegan se desquitan.

Ojalá que la pertinacia de nuestros líderes (federal y estatal) nos conduzca a buen puerto, ellos tienen legitimidad electoral por cuatro y medio años más. Es urgente, sin embargo, que ambos tengan contrapesos democráticos en serio. Y, sobre todo, que en esta crisis le hagan caso al Director de la Organización Mundial de la Salud Tedros Adhanom Gebreyesus cuando dice: “Dejen de politizar el coronavirus, si no quieren ver más bolsas con cadáveres. No se puede utilizar el COVID-19 para ganar puntos políticos, no hay necesidad. Hay muchas otras formas de probarse a sí mismos, este virus no es el que debe ser utilizado para eso. Es como jugar con fuego. La unidad nacional es esencial si nos importa la gente. Por favor, trabajemos más allá de partidos políticos, ideologías, creencias, cualquier diferencia que tengamos, tenemos que comportarnos”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: