Madre Patria, testigo de la sangre derramada

Karen Ortega/Guadalajara

Al mediodía de este 07 de marzo un gran número de personas se dieron cita en la Plaza de la República (Av. México casi esquina con Av. Chapultepec) y frente a la Madre Patria se extendió el tejido monumental como símbolo de la sangre derramada por todas las mujeres y hombres asesinados o desaparecidos en nuestro país.

Los asistentes vestían playera blanca en símbolo de la paz que como ciudadanos buscamos y previo al inicio de la marcha, las integrantes del Colectivo Hilos, agradecieron a todos los participantes por sumarse a la causa principal de este movimiento “tejer a la sociedad” para con eso buscar la sanación de un país tan azotado por la violencia y enfatizando que todos somos parte de este dolor.

Las indicaciones de las organizadoras fueron claras, la marcha era totalmente pacífica y no se debía caer en provocaciones, dicho esto, cada uno de los participantes tomo parte del tejido e inició la caminata.  Ya sobre la avenida Chapultepec, las personas que transitaban por la zona, así como los comerciantes, capturaban el momento con sus celulares, sin embargo, pocos se sumaron a esta caminata manteniéndose al margen de la escena.

El silencio que se percibía, los rostros de esperanza, algunos otros de tristeza e incluso de coraje, ejemplificaban a la sociedad mexicana, pero en esta ocasión, sólo una parte de los millones de habitantes de este país, tenían entre sus manos la “sangre” derramada, sin volverse ajenos, sin ignorar las historias, siendo humanos que solo buscan disfrutar de la libertad para ya no tener miedo.

La Glorieta de los Niños Héroes, ahora conocida como la “Glorieta de las y los desaparecidos” donde están cientos de carteles y pancartas con fotografías acompañadas de un “Se busca” o “Desaparecido” que día a día hacen un recordatorio de que no estamos completos, que hacen falta miles de mexicanas y mexicanos, se encontraba a la espera de la llegada de este contingente, quienes al arribar al lugar colocaron  a los pies de este monumento la “mancha de sangre”, y al grito unísono de “¡Te buscare hasta encontrarte!”“¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” se dio fin a este movimiento que durante semanas fue planeado y que busca la concientización de la sociedad para rescatar en conjunto la paz.

Numeraría del movimiento “Sangre de mi sangre” organizado por el Colectivo Hilos, para la creación de este tejido monumental, realizado durante 9 domingos, teniendo como punto de encuentro el Parque Rojo:

Madejas de hilo rojo utilizadas140 de yute (cada una de 50 metros) 32 de rafia (cada carrete de 100 metros)
Total de participantesMás de 100 personas
  
Edades de los participantesEntre los 16 y 81 años de edad
Nacionalidades de los participantesMexicana, Francesa, Sueca, Española, Argentina, Griega
Sesiones extraordinarias para unir los tejidos3

A pesar de que no todos los participantes lograron entregar su tejido, se estimó que el resultado de la unión de los tejidos, tuvo una longitud de 20 x 12 metros aproximadamente distribuidos entre los participantes a la marcha del día de hoy.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: