EL CONFLICTO DEL AEROPUERTO, LAS MENTIRAS O MEDIAS VERDADES DEL DIRECTOR DEL GAP -PARTE 2-

Quirino Velázquez

En la entrega anterior (-parte 1-) les conté de las mentiras o medias verdades del Director General del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP Lic. Raúl Revuelta Musalem en sus declaraciones en torno al antiguo conflicto, entre el gobierno federal (SCT) que en contubernio con el GAP han sostenido en contra del ejido de El Zapote, suscitado por las tierras donde se encuentra parte del aeropuerto internacional de Guadalajara.

Pues bien, en esta segunda entrega le cuento que el pasado día 12 de febrero en entrevista (de la cual tengo grabación) con el periodista Enrique Toussaint en el programa #Zona3Noticias de la estación de radio 91.5 FM, el Director General del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdeclaró:

1.- “…SÓLO POR RECORDAD, NOSOTROS SOMOS UNA CONCESIÓN FEDERAL, LOS TERRENOS SON DEL GOBIERNO FEDERAL…”. (1er mentira o media verdad).

Lo expresado por el Director del GAP es verdad en cuanto a que es una concesión federal, aunque, respecto a las casi 307 hectáreas de conflicto con el ejido El Zapote, yo le recomendaría que leyera la condición 11 de su título de concesión de fecha 29 de junio de 1998 y la condición 3.2. de la modificación, a ese título de concesión, ambas condiciones reemiten a los artículos 16 y 20 de la entonces vigente Ley General de Bienes Nacionales, que textualmente disponen: 

Artículo 16.- Los bienes de dominio público son inalienables e imprescriptibles y no estarán sujetos, mientras no varié su situación jurídica, a acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

Artículo 20.- Las concesiones sobre bienes de dominio público no crean derechos reales; otorgan simplemente frente a la administración y sin perjuicio de terceros, el derecho a realizar los usos, aprovechamientos o explotaciones, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezca las leyes.

Las disposiciones legales trascritas son claras en su redacción y de fácil interpretación. Así, el artículo 16 en su porción normativa mientras no varié su situación jurídica advierte que los bienes del dominio público pueden variar su situación jurídica (como las casi 307 hectáreas del ejido El Zapote por el ilegal decreto expropiatorio de 1975, nulificado por el amparo y protección de la justicia federal concedido al ejido en 2016) y entonces podrán ser objeto acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional.

El artículo 20 contiene la disposición de “sin perjuicio de terceros” que ha operado históricamente como una garantía implícita, es decir, una conditio iuris en favor de quienes tienen títulos de propiedad o derechos reconocidos, frente a la concesión de bienes del dominio público que pudiera perturbar situaciones consolidadas con anterioridad, cómo puede ser el caso de las casi 307 propiedad del ejido El Zapote, dada la nulificación del decreto expropiatorio.

Lo que sí es una gran mentira o media verdad del Director del GAP es lo que, en la entrevista referida, expresó: “…los terrenos son del gobierno federal…” ya que en lo que respecta a las casi 307 hectáreas, expropiadas ilegalmente al ejido El Zapote, no son del gobierno federal en razón, de que precisamente el procedimiento y consecuente decreto expropiatorio (emitido en el año 1975) se declaró inconstitucional (sentencia ejecutoriada dictada en abril del 2016) por haberse violentado en perjuicio del ejido El Zapote la garantía de audiencia. Ello es así, porque al haberse calificado de inconstitucional el procedimiento y el decreto expropiatorio, la consecuencia natural sería devolver el terreno (casi 307 hectáreas) al ejido. Es decir, el efecto de la sentencia de amparo es restablecer las cosas al estado que guardaban antes de que se efectuara la violación. Por lo tanto, las casi 307 hectáreas no son propiedad de gobierno federal, sino que volvieron al estado o condición de propiedad ejidal que antes (del decreto expropiatorio tildado de ilegal) tenían; y mientras no les sean pagada la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido, éste sigue siendo propietario de esas tierras.

También le recomendaría al Director del GAP que conozca y lea la nota marginal donde se ordena dejar insubsistente la inscripción del Decreto Presidencial de fecha 19 de septiembre de 1975 registrado con el número 584663, del expediente 627 a fojas 34-35 de 27 de noviembre de 1975 del Registro Agrario Nacional.

En la referida entrevista el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpresó:

2.- “…YA LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y YA DIO SU DICTAMEN FINAL… SÓLO POR CAMINAR RÁPIDO EL ASUNTO LLEGO A LA SUPREMA CORTE Y LA SUPREMA CORTE DIJO: 1 LOS TERRENOS FUERON PAGADOS; 2 LOS PAGOS NO OCURRIERON EN EL TIEMPO QUE DEBÍAN OCURRIR; …HAY UN TERCER PEDAZO QUE DEBE HABER UN TIPO DE INDEMNIZACIÓN POR ESE DESFACE…”. (2da mentira o media verdad).

En efecto el asunto llego a la Suprema Corte, pero jamás la SCJN ha dicho que los terrenos fueron ya pagados eso es una grave mentira, argüida por el Director del GAP para distraer la atención o quien sabe por qué razón. La Suprema Corte jamás ha dicho que los pagos no ocurrieron en el tiempo que debían ocurrir eso es otra grave mentira; y la Corte jamás ha dicho que debe haber un tipo de indemnización por ese desface esa es otra grave mentira del Director del GAP.

Yo no sé, si el director del GAP es o sea hace… o simplemente tiene, al respecto, mala información de sus abogados (que puede ser) por eso y para que no incurra en mentiras ni medias verdades yo le recomiendo al Lic. Raúl Revuelta que lea el Incidente de Cumplimiento Sustituto radicado en la Suprema Corte de Justica de la Nación con el número de expediente  7/2018  derivado del juicio de amparo indirecto 1788/2009 del Juzgado Tercero de Distrito en materia Administrativa y del Trabajo promovido por el ejido El Zapote. Dicho incidente fue resuelto, por unanimidad de votos de los Ministros integrantes de la Segunda Sala de la SCJN, en sesión de fecha 20 de junio de 2018, determinando: “Esta Suprema Corte considera… en el caso debe… ordenarse la devolución de los autos al órgano jurisdiccional que conoció el juicio a fin que incidentalmente proceda a desahogar las pruebas necesarias para determinar si ha lugar al cumplimiento sustituto y… en la propia interlocutoria también se cuantifiquen los correspondientes daños y perjuicios…” (foja 23).

Para que no incurra en mentiras ni medias verdades, también le recomiendo al Director del GAP que lea la Inconformidad número 17/2017 resuelta, por Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, el día 31 de agosto de 2017, que esencialmente dice: “En consecuencia,… a efecto de que, en esta primera fase, esto es, a partir de que se solicitó el cumplimiento sustituto de la sentencia de amparo, el Juez de Distrito reponga el procedimiento en el capítulo de cumplimiento del fallo protector, y proceda en términos de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, relativa al incidente de cumplimiento sustituto…” (foja 136).

En la entrevista aludida el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemdijo:

3.- “…SOLO QUEDA LA INDEMNIZACIÓN HAY QUE ESPERAR QUE LOS JUECES DICTAMINEN…”. (3ra mentira o media verdad).        

Efectivamente sólo queda la indemnización constitucional a que tiene derecho el ejido El Zapote y que se viene tramitando conforme lo marca la Ley de Amparo, es decir, mediante un Incidente de Cumplimiento Sustituto en el que las partes contarán con la oportunidad de aportar diversas pruebas tendentes a precisar el monto de la indemnización que deba pagarse a la parte quejosa (en este caso al ejido El Zapote) por concepto de daños y perjuicios y tiene por efecto que la ejecutoria se dé por cumplida. También procede celebrar un convenio entre las partes (cómo sucedió con el ejido Santa Cruz del Valle).

Es cierto que “…solo queda la indemnización hay que esperar que los jueces dictaminen…”, al respecto cabe señalar que la Suprema Corte de Justica de la Nación, ha señalado que: “La propiedad privada o ejidal… es un derecho humano que el Estado puede afectar a través de las formas que el orden jurídico previene, entre otras, la expropiación. Para evitar afectaciones injustificadas a ese derecho, el pago de la indemnización en caso de expropiación, en términos de los artículos 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se erige como una medida para resarcir su afectación y garantizar el debido y adecuado respeto al mencionado derecho humano. (Tesis, Registro 2017905).

Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que en casos de expropiación: «El pago de una indemnización constituye un principio general del derecho internacional, el cual deriva de la necesidad de buscar un equilibrio entre el interés general y el del propietario». Y que para alcanzar el pago de una justa indemnización ésta debe ser «adecuada, pronta y efectiva» (Corte IDH. Caso Salvador Chiriboga Vs. Ecuador. Excepción Preliminar y Fondo. Sentencia de 6 de mayo de 2008. Serie C No. 179. Párrafo 96.).

En la entrevista antedicha el Director del GAP Lic. Raúl Revuelta Musalemexpuso:

4.- “…EL VOLUMEN DE OBRA QUE ESTAMOS PLANTEANDO EN GUADALAJARA PARA LOS PRÓXIMOS 5 AÑOS ES DEL MISMO TAMAÑO DE LOS ÚLTIMOS 70 AÑOS (que se ha hecho en el aeropuerto) …” (4ta mentira o media verdad).

En este pedazo (como el Director del GAP dice) de la entrevista el Lic. Raúl Revuelta además de mentiroso parece que se muestra con desvergüenza. No es verdad que hace 70 años ya había aeropuerto en Guadalajara, en 1950 apenas empezaba la construcción del Aeropuerto denominado “Las Animas” hoy aeropuerto de Guadalajara (véase Periódico el Informador de fecha 21/07/1950 pág. 1ª.) Y al señor se le olvida que la empresa Aeropuerto de Guadalajara, S.A. de C.V. (subsidiaria del GAP Grupo Aeroportuario del Pacifico, S.A.B. de C.V.) se le concesionó los servicios aeroportuarios y los bienes del dominio público desde el año de 1998 es decir, desde hace de 22 años. Por lo que si no han hecho obras es precisamente porque la empresa que representa ha sido negligente e incumplida en cuanto a las obras de infraestructura que tenía que llevar a cabo en esos 22 año de concesión.

Lo que sí es verdad es que el GAP a través de su Director General y otros diversos voceros intentan permanentemente maquillar la realidad, cerrar los ojos ante la evidencia o usar subterfugios respecto al conflicto sobre las casi 307 hectáreas propiedad del ejido El Zapote y en las cuales se asienta parte del aeropuerto de Guadalajara, como una manera de engañar a los ciudadanos en particular a los inversionistas y propietarios de las acciones que se cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (GAP BMV) y en la Bolsa de Valores de Nueva York (PAC NYSE). Pero al público, y por supuesto a los medios de comunicación, les toca desvelar las mentiras deliberadas y las medias verdades malintencionadas del Director y de otros empleados y voceros del Grupo Aeroportuario del Pacifico GAP.

Para finalizar les cuento que el día de hoy 05 de marzo de 2014 (fecha en que hice la entrega de esta colaboración) el GAP ofreció una rueda de prensa en la que su vocero Miguel Alejandro Solís dijo una sarta de mentiras y medias verdades en torno al conflicto del que les vengo hablando. Pero sobre eso y las mentiras o medias verdades del Director del GAP (parte -3-) en próximas colaboraciones les contaré.     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: