Las emergencias siempre pasan.

Alberto Reveles

Siempre tienes planes, hay planes de fin de semana, de fin de semana, de puente, o ya de plano las vacaciones soñadas a aquel paraíso.

Seguro tienes esa alcancía etiquetada para esa salida, y me refiero a esas salidas que no corresponden a un fin de semana y mucho menos a un destino del mismo estado, me refiero esa salida que se refiere a un lugar que está de moda o que pertenece a un lugar que alguien publicó o me recomendó, una salida que implica la salida del año.

Todos han vivido estas situaciones, tu que vas de inicio y que tienes toda la pila para ahorrar hasta lo cuesta un chicle para conocer Cuba, y luego resulta que sucede algo fuera de lo planeado, y cualquiera que sea el tema resulta en gasto, dinero a destinar para resolver el inconveniente y seguir con el plan.

Sin embargo, todo plan incluye que todo salga bien, ¿Cierto?, Si la respuesta es sí, entonces la siguiente recomendación es para ti, debes tener siempre un “colchón” de dinero para cualquier emergencia por que las emergencias pueden ser bastante diversas. Por mencionar algunos ejemplos, resfriados, infecciones, torceduras, llantas ponchadas, multa de tránsito, una enfermedad, descompostura de auto, choque, enfermedades, reposiciones por robo, etc.

La sugerencia es que consideres que siempre habrá una eventualidad y eso cambiará tu plan inicial, por lo tanto, guarda un cantidad suficiente y necesaria para subsanar estas situaciones. La autora Sofía Macías recomienda que se tenga un fondo que corresponda a los gastos fijos de tres meses para que ante cualquier situación ese dinero liquide cualquier requerimiento de medicamento, consulta, o tratamiento ante una situación que ha sido causada por un accidente.

En capítulos anteriores, se atendió la situación de ahorrar para objetivos a futuro y todos pudieron tener fechas de realización, ahora estamos hablando de situaciones no contempladas que siempre suelen pasar, por lo que se recomienda que la primera alcancía debe ser etiquetada como “colchón de emergencia”, con ese apartado consideramos que podemos solventar un gasto no contemplado referente a la salud, que por cierto el descuido de ella es lo más caro.

Diversos autores hablan que monto de emergencia aparte de ser intocable, debiéndose utilizar en caso de alguna emergencia, para luego poder ahorrar otro monto destinado a otros fines. En caso de ser utilizado deberá reponerse la cantidad tomada para que siempre exista el mismo monto y exista el dinero para amortiguar el gasto por lo no previsto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: