Los sueños que se cumplen

Alberto Reveles

Cuando somos niños estamos tan lejos del pesimismo que todo nos resulta fácil de hacer, podemos cuestionar a cada niño de 5 o 6 años con la siguiente pregunta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande?, en segundos te darán su respuesta con mucha más seguridad que la que tenías en tu
primer día de trabajo después de egresar la carrera profesional.

Reflexionando un poco seguramente de niño respondiste esa pregunta y tal vez no recuerdes la respuesta o no la quieras recordar. También estoy seguro que tuviste sueños que no se han concretado o que quizá ya salieron de los planes porque te «lesionaste la rodilla».

Si no estás haciendo nada por conseguir algo especial o algo fuera de lo común, te invito a que te des un espacio de 15 minutos para que sueñes despierto, que te hagas muchas preguntas al respecto y te pongas a soñar sobre lo que quieres conseguir o como quisieras que fuera tu vida en
los próximos años.

Si ya estas trabajado en hacer realidad tus sueños te recomiendo que lo hagas como un proyecto de trabajo, como si fuera parte de tu desempeño laboral el cual va a ser entregado a tu jefe o a un cliente. Esto incluye hacer una lista, clasificarlos por temporalidad (largo, mediano y corto plazo),
definir objetivos cortos, simples y ponerles fechas de realización, conocer a los involucrados, rendir cuentas y mucha acción, por mencionar algunos elementos.

Cuando vamos cumpliendo esos anhelos nos vamos diferenciando del resto, comenzamos a ser otras personas, identificados por esa pasión por ejemplo personas que corren maratones (runners), compositores, músicos, lectores, etc. En otras palabras, dejamos de ser los típicos, los comunes que por nuestras acciones laborales nos etiquetan o identifican la mayor parte del
tiempo, el ejecutivo de aquel banco, el gerente de aquella tienda departamental, el carnicero de la esquina.

Sin embargo, si perteneces al segmento de personas cuya actividad profesional es aquello que soñaste, todo mundo te recordará porque lo harás con pasión y siempre darás un plus en la atención y servicio, transmitirás ese gusto por la actividad que desempeñas y considero que eso es lo mejor que te puede pasar, el hecho de que nos levantemos todos los días sabiendo que iremos a hacer lo que más nos gusta, que ayudaremos a muchas personas en nuestro ramo y que además nos van pagan por ello, es algo que todo mundo deseamos.

Los sueños por lo general vienen acompañados de pasión y de energía por realizarlo, también debes saber que los sueños son personales, intransferibles y de autogestión, así que lo más seguro es que inicies solo y termines solo, nadie va a trabajar por tus sueños podrá existir colaboración
por parte de personas de tu entorno, pero eres tú el que debe estar todos los días a por ello.

Los sueños a partir de hoy deben significar metas, acciones llenas de pasión y optimismo, anhelos, deseos, pero por encima de eso es que son posibles, a la mayoría de las personas nos pasa que le damos prioridad a las cosas cotidianas, en lugar de priorizar aquello que hemos deseado desde
pequeños.

Es momento de retomar planes, organizar, prepararse, aprender y como dice Richard Bach, “rechazar todo lo que nos limite” para ser diferentes del resto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: