Convierte tus propósito en un hábito

Alberto Reveles

Todos los años en los días de inicio y con la emoción de arrancar con nuevos objetivos o propósitos tenemos la idea de implementar nuevos hábitos para nuestra vida, para esto nos pronunciamos los propósitos nuevos, los propósitos repetidos que no fueron cumplidos en años pasados y algunos otros contagiados por nuestras amistades.

Sin embargo, al ser ideas las que tenemos se quedan en representaciones mentales de lo que queremos lograr, inclusive hasta casi sentimos el dolor muscular que viene después de ejercitar cualquier musculo, porque siempre nos proponemos una vida saludable que implica ejercicio y buena alimentación.

Por otro lado, los hábitos son conductas que se adquieren por la practica constante y una vez formados y desarrollados se vuelven parte de la vida diaria del ser humano. Y aquí cabe la pregunta, ¿Qué es aquello que hacemos de manera habitual?, una vez que lo identifiques te darás cuenta que los hábitos forman o deforman personas.

Por lo anterior, los expertos recomiendan que al iniciar con nuevos hábitos los relaciones con un motivo, con algo que de verdad te apasione porque de ese modo te mantendrás puesto en acción de manera ininterrumpida; por ejemplo, cuando a una persona que padece de “altos niveles de colesterol”, se ve motivada a hacer ejercicio cardiovascular, porque quiere recuperar su estado de salud y lo más probable es que después de librar el padecimiento adquiera el hábito del ejercicio cardiovascular, conozco muchas personas con diferentes hábitos adquiridos después de diferentes padecimientos.

La salud es un buen motivo para cambiar hábitos, pero podemos tener listas muy grandes de motivos y así adquirir hábitos nuevos en temas de educación, convivencia, afectivos, mentales, higiene, recreativos, etc.

Dos recomendaciones más, la primera es que este año te propongas a dejar un hábito que pueda ocasionarte algún daño, por ejemplo: tomar menos o dejar de tomar bebidas alcohólicas, y/o fumar menos o dejar de fumar, sobre todo si padeces alguna enfermedad crónica; la segunda es que inicies con un hábito nuevo de preferencia en beneficio a tu persona, dedicándole poco tiempo, por ejemplo: hay quien lee solo 5 minutos al día, sí solo invirtieras 5 minutos en leer de los 1,440 que tiene, con este tiempo podrías leer hasta 14 libros al año, o caminar 1 km en 10 minutos y con solo 10 minutos de tu día podrías caminar 365km en el año.  

Por último, te comparto una frase de uno de los jugadores más grandes y legendarios de la historia del Basquetbol Michael Jordan, “paso a paso, no concibo otra manera de lograr las cosas”, los hábitos no están precargados en nuestra personalidad los vamos adquiriendo y desarrollando a lo largo del tiempo de vida, y tú ¿Cuáles tienes en lista?.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: