Fabiola Serratos

Recientemente se han visto publicaciones de diversos sectores molestos en el municipio, desde el corredor López Mateos que acusa de indiferencia y de destrucción de los bosques, hasta la zona valle que sin duda está en completo olvido. Lo intrigante, triste y muy decepcionante es ver la gran cantidad de funcionarios públicos con actitudes déspotas y soberbias, quienes a su vez rompieron muchos de los principios de justicia y protección a su comunidad.

Quienes ahora exigen se paguen los impuestos a pesar de que en sus campañas alardeaban de rebeldía contra el gobierno.
“Que nos se paguen los impuestos hasta que no se brinden los servicios”
Últimamente nuestro ayuntamiento a manejado el discurso inverso de hacer creer a los habitantes de las zonas marginadas que ellos viven así por merecerlo; cuando sabemos que un gobierno siempre será responsable de crear los escenarios correctos para sus comunidades y la mejora de las mismas.

Esta clase de discursos viene sugerido por los mismos que prometieron pintar mejores entornos para los que confiaron en ellos y es que entre la falta de seguridad, de agua, de transporte, la oscuridad ante la falta de alumbrado público,entre otros factores.

Somos en zona valle «el olvido absoluto» y no es en vano el que muchos rebeldes y revolucionarios continúen luchas de justicia que siguen siendo censuradas en las redes sociales del ayuntamiento, quien continúa utilizando la publicidad repetitiva solo para los eventos donde el acarreo y
la lambisconería es su principal forma de utopía.

“Conciencia y acción” dos partes importantes que como habitantes nos corresponde entender. La irrealidad y soberbia de un gobierno vanidoso que paga millones en publicidad y la realidad del entorno en el que vivimos para así poder cambiar aquello que hemos dado ya por vencido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: