Olvidan patrimonio, las ruinas de Guadalajara

La ciudad antigua se va perdiendo entre proyectos que prometen modernidad y ver a futuro, pero descuidan lo que ya existe y olvidan el pasado

Karen ortega/Guadalajara

El Centro Histórico de la Ciudad de Guadalajara ha sufrido modificaciones a lo largo de su existencia, entre ellas, la ampliación de la avenida Juárez (1948),  la Cruz de Plazas (1947-1959), la Plaza Tapatía (1982), mismas que han abierto paso a la creación de edificios y espacios de funcionalidad para la época en la que cada proyecto fue ejecutado, sin embargo, el valor al patrimonio histórico-arquitectónico no ha sido respetado y edificaciones que formaban parte de la esencia de la ciudad desde su fundación simplemente ya no existen.

La modificación más reciente a la imagen del Centro Tapatío es el Paseo Alcalde, proyecto que tiene como eje central el uso de este espacio para promover eventos culturales, con un ambiente familiar y que la movilidad de la zona se enfoque en el peatón. Sin embargo, en la búsqueda por el rescate de la imagen identitaria de Guadalajara se han dejado en el olvido a las pocas fincas que en su momento funcionaron como viviendas y que hoy en día se encuentran en abandono o simplemente derrumbadas, siendo un espacio perfecto para el depósito de basura y dormitorio para personas en situación de calle.

Esto se ha venido convirtiendo en un serio problema tanto para los habitantes de la zona, como para los visitantes y turistas, ya que afecta a la imagen pública y el incremento en la inseguridad se vuelve evidente, pues estos sitios también funcionan como escondites para delincuentes. Ante esta problemática se han buscado soluciones, sin embargo las fincas no pueden ser intervenidas, mucho menos modificadas, esto por ser patrimonio o estar categorizadas y protegidas por la Ley Federal sobre Monumentos y zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos del INAH quienes a la fecha no han intercedido en la conservación y rescate de las mismas.

En el mes de septiembre de este año 2019, el Presidente Municipal Ismael del Toro, presentó “Rehabilitar la ciudad” que en conjunto con el Instituto Municipal de la Vivienda en Guadalajara tiene como fin el rescate de las más de 660 viviendas con potencial de uso, de esas, 337 se encuentran en situación de abandono y se ubican dentro del polígono de las 206 hectáreas que comprende la zona Centro, esto como parte de la reestructuración de la imagen urbana, que en conjunto a la conclusión de la Línea 3 del Tren Eléctrico y la Ciudad Creativa Digital buscan que Guadalajara sea visualmente más atractiva y funcional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: