MISMOS DIABLOS DIFERENTE INFIERNO

Alfonso García Sevilla

De cara a la elección del 2021 varias asociaciones políticas buscan su registro, de ellos, los más avanzados son “México Libre” del ex presidente Felipe Calderón y “Redes Sociales Progresistas” de la lideresa moral del Sindicato de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, no descarte que al obtener el registro vayan en alianza, los primeros en contra de Morena y los segundos a favor del partido del presidente López Obrador.

Este año se proyecta dar a los partidos en México 5,239 millones de pesos, lo que nos convierte en uno de los países con el sistema de partidos más caro del planeta.

Desde la ruptura del viejo régimen priista en el 2000, los mexicanos vivimos una borrachera tremenda e interminable de partidos de todas las ideologías, colores, sabores y personajes, que han dado como resultado el que desde entonces, hayan desfilado por las boletas electorales un total de 21 partidos políticos, sin dejar un legado trascendente en la democracia mexicana.

¿Realmente necesitamos en nuestro país tantos partidos y tan caros? Sin duda, NO. Los partidos en México han sido incapaces de resolver, una vez accediendo al poder, resolver los graves problemas que por décadas se han ido acumulando en detrimento de los que aquí vivimos, derivado de políticos cada vez más improvisados o incompetentes, carentes de todo compromiso con la sociedad y hambrientos de dinero y poder.

Esto se afirma al ver que los intereses de los políticos traspasan las líneas ideológicas de los partidos (¿sabrán los políticos qué es una ideología?) así pues, hay quien por seguir mamando del presupuesto ha pasado por todo el espectro ideológico e incluso, venderse como “ciudadano”, renegando de sus orígenes partidistas para garantizar posiciones en otros proyectos políticos que le dejen mayores ganancias.

De esta manera, estamos presenciando lo que nunca en los tiempos del priismo partidazo, imaginamos, ex priistas se juntan con ex panistas y ex perredistas para unirse a un ex priista y ganar los comicios federales del 2018, para tratar de corregir el cochinero de país que les “dejaron”. Lamentablemente esto seguirá hasta que los verdaderos ciudadanos no se involucren en cuestiones públicas y sigan dejando todo en manos de aquellos que hasta hoy, nos tienen en las condiciones que ellos mismos han generado y que prometen van a resolver, sin que se tenga la certeza de que así sea.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: