EL PROTOCOLO ¿TEMA PASADO DE MODA?

Lorena Martínez

¿Qué es y para qué sirve el protocolo? “Podemos definir al Protocolo como un conjunto de reglas de formalidad que rigen los actos y ceremonias diplomáticos y oficiales”, pero, también, “Un conjunto de reglas de cortesía que se siguen en las relaciones sociales y que han sido establecidas por costumbre”.

Conocer el protocolo, ceñirse a él y entender que sirve para mantener el orden, que no es algo pasado de moda y que es urgente que se le preste atención en todos los ámbitos de interacción social, es prioritario para tener una buena imagen pública. La imagen es poder sólo cuando lo que dices, lo que haces y lo que crees, es congruente.

Contrariamente a lo que se piensa, las reglas de Protocolo están más vigentes que nunca en la vida de la sociedad moderna, no es algo propio de altas esferas y de asuntos de Estado, la complejidad de la actividad en todos los aspectos, tanto públicos como privados, hace necesaria una reglamentación protocolar.

El protocolo está basado en la cortesía, esencia de la educación, que significa el respeto a las personas, sea cual sea su condición tanto social como personal, y su objetivo es que las actividades en las que interviene o tiene prioridad de normativa, se hagan bien; debe resolver problemas, no buscarlos o crearlos.

Existen diferentes tipos de Protocolo, de acuerdo al colectivo al que va dirigido, entre los que se encuentran:

Protocolo oficial: Es el más habitual y más conocido, se aplica en los actos públicos promovidos por las autoridades, y que se puede ejecutar con solemnidad o sin ella. De éste se derivan dos tipos de protocolo que serían complementarios: el Protocolo Diplomático y el Protocolo Internacional.

Protocolo social: Es el que se suele llevar a cabo en eventos de carácter social y que es aceptado y seguido por todos los participantes.

Protocolo empresarial: Es el conjunto de normas por las que cada empresa privada decide regular todos sus actos, ya sean públicos o privados.

A estos podríamos añadir el Protocolo deportivo, militar, eclesiástico y universitario.

Entonces ¿Cuál es la clave para triunfar? Utilizar la imagen física para abrir puertas, el lenguaje verbal y no verbal para convencer, pero lo más importante es cumplir aquello a lo que nos hemos comprometido, en el tiempo y forma correctos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: