PARA LOS DEMÁS SÓLO SOMOS UNA IMAGEN

El concepto de imagen tiene su origen en el latín imāgo y permite describir a la figura, representación, semejanza, aspecto o apariencia de una determinada cosa.

La complejidad que conlleva el proceso de la percepción en el cerebro humano ha motivado la curiosidad de muchos para tratar de comprender cuáles son los estímulos que debemos emitir para generar buena impresión. Se ha descubierto que las emociones que generamos en los demás influyen mucho más que las razones que podamos expresar.

La imagen es un concepto sencillo de definir, pero complejo para desarrollar. Todos tenemos una imagen porque siempre somos percibidos, nuestro nombre, nuestra apariencia física, nuestros conocimientos, nuestro comportamiento, nuestro lenguaje y muchas otras variables componen el todo de lo que somos, estos estímulos son percibidos por los demás y nos dan un valor, tal como sucede con las marcas de productos, organizaciones, etc.

Crear una imagen pública fuerte es un objetivo que todos deberíamos alcanzar. Muchos profesionistas exitosos se quedan a la mitad del camino por no poder capitalizar sus conocimientos a través de una marca poderosa. Otras personas tienen inconvenientes en sus ámbitos personales porque no son bien percibidos y generan impresiones erróneas.

La conceptualización y construcción de una imagen fuerte lleva consigo la definición de la esencia como el primer paso. ¿Quién soy? ¿Qué quiero? Y ¿A dónde pretendo llegar?, son preguntas que todos deberíamos hacernos antes de emprender distintas acciones. Una vez definida la esencia, el temperamento y las cualidades personales, se plantea la estrategia de cómo debo construir esa imagen que soy y que quiero que los demás conozcan de mí.

Algunos de los elementos que debemos considerar para la construcción de una buena imagen pública son los siguientes:

1.- Ser fieles a nuestra esencia es la base para construir una imagen fuerte y coherente.

2.- Utilizar el lenguaje verbal de forma correcta, cuidando la dicción, las palabras, el tono y el ritmo con el que expresamos las ideas, ya que todo ello influye en la comprensión del mensaje.

3.- Casi todo lo que captamos es a través de los ojos, por ello la apariencia física juega un papel fundamental en la forma en como somos percibidos, sin embargo, es tan importante la forma como el fondo.

4.- Los elementos visuales que nos representan, como las fotografías en las redes sociales, las tarjetas de presentación que utilizamos, los comunicados que enviamos, etc., son parte de la construcción de una imagen poderosa, descuidar estas áreas disminuye la credibilidad y la confianza.

Una buena imagen pública incrementa el poder de influencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s