El ocaso de Rosario Robles

“Rosario Robles ha vivido la política como en una montaña rusa; de la izquierda radical pasó a derrochar dinero en las mismas tiendas que Marta Sahagún y Elba Esther Gordillo” -Caleb Ordoñez-

 

Les cuento que conocí a María del Rosario Robles Berlanga cuando era dirigente del PRD nacional allá por el año 2002, luego la vi que le gustó el dinero fácil y convertirse en corrupta y traicionera. La deslumbro el poder. Termino en el peor PRI (el del grupo Atlajomulco) y hoy está en prisión.

La carrera de Rosario Robles no sólo ha estado llena de puestos políticos y en la administración pública (secretaria general y jefa del estoces DF, legisladora, secretaria de estado y dirigente partidista, entre muchos otros) sino de tropiezos que la han puesto en el ojo de la justicia mexicana en diferentes ocasiones.

Su primera aparición en la vida política de México ocurrió como parte del grupo fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989 después fue diputada federal, jefa de gobierno y presidenta del comité nacional en 2002-2003, durante este último cargo, recuerdo que se le acusó de haber dejado una duda al partido de 289 millones de pesos por posibles actos de corrupción, entre ellos: irregularidades en la remodelación de las oficinas centrales del PRD y la desviación de recursos por compras realizadas por personas no autorizadas.

Otro sonado caso que la involucra en hechos de corrupción y traición ocurrió en 2004 después de que salieran a la luz una serie de videos que implicaron a diferentes políticos del entonces DF (cuando lo jefaturaba AMLO), entre ellos el coordinador del PRD en la ALDF, René Bejarano, mientras recibían dólares (30 mil si no mal recuerdo) del fatuo empresario argentino Carlos Ahumada. Rosario Robles estaba directamente relacionada con el empresario, el cual era su pareja sentimental y del cual fue cómplice para la celada (auspiciada por el panista Diego Fernández y el priista Carlos Salinas) que involucró, al sin dudad honorable, profesor Bejarano y Calos Imaz (esposo de la actual jefa de gobierno de la ciudad de México).

Años después, en 2013, la Fiscalía General de la República reactivó la investigación en contra de Carlos Ahumada por una denuncia presentada por Rosario Robles por los delitos de extorsión, fraude específico, falsificación de documentos y uso de documento falso. La ex funcionaria fue contrademandada por Ahumada por un préstamo de 200 millones de pesos que presuntamente éste le realizó al PRD durante la dirigencia de Robles.

Rosario Robles es señalada por el caso conocido como la “ESTAFA MAESTRA”, que involucró a 11 dependencias del gobierno federal, ocho universidades públicas y 186 empresas para presuntamente desaparecer miles de millones de pesos de recursos públicos. Las anomalías que se presentaron en la SEDESOL y SEDATU por las que se acusa a Robles Berlanga son catastróficas y ofensivas; la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades en el 85% de los recursos que la SEDATU ejerció en 2016, en 19 contratos con entes y universidades públicas. Sólo ese año, se desviaron 1,747 millones de pesos. Entre 2012 y 2016, el desfalco asciende a 6 mil 879 millones de pesos.

“No te preocupes, Rosario; hay que aguantar…”, le decía el entonces presidente Enrique Peña Nieto el 17 abril del 2013, cuando era acusada de utilizar los programas sociales con fines electorales en Veracruz. Cómo da vueltas la vida. Hoy, quien podría pender de un hilo es justamente Peña Nieto y a quien le gustaría escuchar las palabras de Rosario Robles diciéndole: “No te preocupes, Enrique”. Hace apenas unos meses ambos personajes se reunían en Acapulco, en la boda de la hija del abogado Juan Collado, quien hoy está en prisión. El triángulo de estos amigos tendrá que ser expuesto en juicio, algunos creen que hay un cerco hacia el primer círculo del “peñanietismo” y rodarán más cabezas.

En diferentes ocasiones Rosario Robles ha sido expuesta al ojo de los medios de comunicación por sus gustos en marcas de lujo y atuendos de valor exorbitante. En una ocasión fue vista en la exclusiva tienda de ropa “Hermés” durante su horario laboral y en otra más, portando un bolso Louis Vuitton de más de 30 mil pesos en una visita al Senado.

Hoy la desafiante mujer que se bañó en el poder está viviendo la peor pesadilla que parece ya no podrá detener, su nuevo hogar (por lo menos en dos meses) es la prisión de Santa Martha Acatitla, algunas de sus compañeras serán Juana Barraza, la “mataviejitas” y Esperanza Gutiérrez, la gatillera que asesinó a dos mafiosos israelíes en la plaza Artz Pedregal en la ciudad de México.

Lo cierto es que el ocaso político de Rosario Robles deja un mensaje a todos aquellos que se fascinan por el poder, que se dejan deslumbrar por los puestos y la oportunidad de hacerse de dinero mal habido (para compran casa y departamentos en fraccionamientos residenciales, ranchos, caballos, camionetas y carros de lujo, departamentos, viajar continuamente y otras linduras más que se les ve hacer y que creen que la gente no se fija y no registra) al amparo de los cargos públicos.

Hoy Rosario Robles es abominada en todas las esferas de la izquierda, desechada por el prianismo (PAN-PRI) al que sirvió y con el repudio general de los ciudadanos. En completa soledad enfrenta una realidad seguramente depresiva, un drama que debe ser ejemplo de cómo el poder (mal entendido) corrompe hasta la médula, y que no se debe olvidar que, en materia de corrupción, ahora sí, “el que la hace la paga” (o cómo decimos en el vulgo: “el que la caga la limpia”).

El resultado de ver a Rosario Robles en prisión también lleva a la reflexión de cómo una joven con raíces de pensamiento izquierdistas terminó traicionando, no nomás a compañeros lucha (Bejerano, Imaz, Somantes, Cárdenas, etc.), sino a idéales que profesaba y sínicamente participó en la corrupción que tanto daño hace a este país, y como lo dijo el abogado, comunicador y especialista en periodismo digital por la Universidad Complutense de Madrid, Caleb Ordeñez:“Rosario Robles ha vivido la política como en una montaña rusa; de la izquierda radical pasó a derrochar dinero en las mismas tiendas que Marta Sahagún y Elba Esther Gordillo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s