Lactancia favorece el desarrollo emocional

Por Redacción

Jueves 11 de julio de 2019

Este alimento trae múltiples beneficios para el bebé, comparados con la fórmula, que es más difícil de digerir

La lactancia materna no es solo un factor protector contra distintas enfermedades infectocontagiosas, cardiovasculares e intestinales, sino que también, tiene beneficios sobre el desarrollo emocional del bebé que la recibe.
En este mes de la madre, la Secretaría de Salud Jalisco destaca las bondades que tiene este líquido producido por la propia mamá para su pequeño, como alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida de los niños.
La dependencia llama a las mujeres, sobre todo primerizas, a no sentirse inseguras sobre las propiedades de la leche materna. Así como a sacudirse mitos y pensamientos no ciertos como que este alimento no es suficiente, o que los bebés se quedan con hambre y que deberían de recurrir a fórmulas lácteas para darles los nutrientes que necesitan, de hecho, esta última es más difícil de digerir para los recién nacidos.
“La leche materna es un alimento diseñado por la naturaleza para el recién nacido y el lactante, el cual les aporta la nutrición ideal, pues contiene las vitaminas, proteínas y grasas requeridas en esta etapa de la vida”, señala la dependencia.
Está comprobado que los niños alimentados con leche materna presentan una población más estable y uniforme de la flora intestinal, comparados con aquellos alimentados con fórmula láctea.
Además, este líquido impacta positivamente en el neurodesarrollo del bebé. Mejora su coeficiente intelectual, y contribuye a disminuir el riesgo de que padezca déficit de atención o alteraciones de la conducta.
Todo esto sin contar que la experiencia de lactar fortalece la comunicación y la confianza entre madre e hijo, pues se estrecha el vínculo afectivo entre ambos.
Especialistas de la Secretaría de Salud recomiendan que luego de los seis meses exclusivos de este alimento, la leche materna sea complementaria hasta los dos años.

LOS BENFICIOS PARA EL BEBÉ:

  • Protección contra enfermedades intestinales, afecciones del oído, asma e infecciones respiratorias y padecimientos cardiovasculares.
  •  Reduce riesgo de hospitalizaciones.
  •  Previene sobrepeso y obesidad.
  • Favorece el desarrollo cognitivo y mayores logros educativos a futuro.

    PARA LA MADRE:

  •  Previene riesgo de anemia al reducir el sangrado posparto.
  • Reduce la probabilidad de sobrepeso y obesidad posterior al embarazo, y ayuda a que el útero regrese a su tamaño normal.
  • Disminuye el riesgo de padecer depresión posparto.
  • Reduce el riesgo de cáncer de ovario y cáncer de mama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s