Violencia, el mayor lastre del gobierno; cambios significativos para este año

Por Víctor Hugo Ornelas

Lunes 17 de junio de 2019

Desde Casa Jalisco y a seis meses de haber asumido el cargo, el gobernador Enrique Alfaro habló en exclusiva sobre el proceso que, a nivel personal y profesional, le ha representado dirigir un Estado como Jalisco, donde temas como violencia y desaparecidos se han convertido en las mayores de las dificultades.
El gobernador fija como plazo el término del presente año para que los jaliscienses logren notar cambios significativos en cada una de las agendas, por lo pronto, asegura que hoy existe un mejor gobierno en la entidad y que los seis años de mandato alcanzarán para lograr lo que se propuso, transformar al Estado más importante del occidente del País.

Processed with VSCO with fp4 preset

¿Disfrutas ser gobernador?
Yo me imaginaba que lo iba a disfrutar más en un inicio, pero no, han sido meses intensos, el tema de seguridad ha sido un desafío enorme. Yo siempre he creído que el primer año de gobierno lo sufres más de lo que lo disfrutas, pero no deja de ser el sueño de mi vida, llegué a dónde me lo propuse. Digamos que los momentos en que sí lo disfruto es cuando salgo y veo la gente, pero cuando llego a las seis de la mañana a las reuniones de seguridad, se vuelve más complicado.

¿Y crees que a la gente le guste tu trabajo?
Yo he creído siempre en el termómetro de la calle, en la calle me va muy bien con la gente, ellos saben que doy mi mejor esfuerzo, que no soy mentiroso, que no soy ladrón y que trabajo todo el día. En cualquier proceso de cambio de fondo la gente espera que vengan cambios de manera más rápida y que las cosas se den de forma más acelerada, pero en general sí hay un ánimo de respaldo, aunque estoy consciente de que la gente espera que las cosas vayan cambiando, se vayan transformando de manera más rápida.

Este es el punto más alto que has alcanzado en tu carrera política, pero a nivel personal ¿te sientes en tu mejor momento?
Yo creo que estoy en el camino de encontrar ese equilibrio que perdí en muchos momentos, sobre todo cuando inició el Gobierno de Guadalajara, creo que fue una etapa muy compleja en lo personal por todo el proceso que llevaba sobre todo para estabilizar el tema familiar, y que mis hijas estén bien me ha dado mucha tranquilidad, hoy esa parte está más en orden y estoy muy tranquilo, estoy en paz y estoy concentrado, tengo un enorme respaldo en mi casa y en términos personales me siento feliz, me siento contento y esa sí es una diferencia a como estuve en Guadalajara.

Son diez años de haber perseguido y alcanzado la gubernatura, ahora que la tienes ¿Cómo pretendes aprovecharlo?
Hay una parte de mi trabajo que representa como una especie de carga de batería automática, cuando salgo de gira, cuando voy a ver obras, cuando estoy con la gente, me doy cuenta que esa es la parte que más me gusta, sobre todo lo que entiendo cuando recibo el Estado, cuando veo los problemas de la gente y los desafíos que tenemos en Jalisco, es que sí tengo la oportunidad de construir un cambio; es decir, que puedo lograr lo que me propuse en campaña que es la refundación del Estado y la construcción de un nuevo acuerdo social. Pensar en eso me motiva más que la coyuntura diaria que es muy pesada y es muy difícil.

¿Cuál ha sido el momento más complicado que has enfrentado como gobernador en estos 6 meses?
No recuerdo un momento en específico pero sí ha habido momentos duros, a mí por ejemplo el tema de desaparecidos me genera mucho dolor, porque simplemente imaginar lo que una madre puede sentir porque no sabe dónde está su hijo es algo que afecta mucho; he tenido tiempo de atender a muchos padres de víctimas, esa parte me ha costado mucho trabajo o el día que mataron aquí afuera de Casa Jalisco a Vanessa, fue un día difícil porque a veces la gente no se lo imagina, pero yo estaba aquí en mi oficina, lo único que escuchamos fue de repente un golpe muy fuerte y luego balazos y lo que pensé es que estaban entrando a la casa, por menos que quieras, pues sí, esta es mi oficina pero también es mi casa y está mi hija, fue un susto enorme.
Además, fue un episodio muy doloroso, recibí a la mamá de Vanessa, nunca lo platiqué públicamente, pero trato de no perder la cercanía, el contacto con la gente sobre todo en esos temas que, aunque me pesa mucho, creo que sí me sirve para entender la naturaleza de mi trabajo y la responsabilidad que tengo, esa agenda (de desaparecidos y violencia) y la de la muerte de los policías ha sido lo más difícil y lo que más me ha pesado en mi trabajo.

Hablando de desaparecidos y de violencia ¿Cómo te encontraste la situación? ¿Realmente es como la imaginabas antes de asumir el cargo?
Es mucho más complejo de lo que creí, yo creo que estamos en la ruta para recomponer las cosas, es difícil convencer a la gente de las que las cosas van mejor porque hay asuntos y escenarios de violencia que te hacen pensar que las cosas están más mal de lo que realmente están, tenemos seis meses de constante baja en los índices de delitos, de violencia, pero ese avance todavía no se refleja en el ánimo de la gente y mientras eso no se logre, pues todavía no has cumplido.

Los números dicen una cosa, pero ¿Cómo le explicas con números a la mamá de alguien que lleva ya mucho tiempo desaparecido o una persona cuyo familiar fue asesinado?
No es fácil, más bien yo no tendría una respuesta de cómo se puede explicar. Mira esta es una gran ciudad, va a seguir habiendo violencia, seguirán habiendo delitos y seguirá habiendo desafortunadamente, desaparecidos. No hay soluciones mágicas vivimos en sociedades muy complejas, la violencia se está construyendo desde la célula básica de la sociedad y revertir los procesos que nos llevaron a dónde estamos va a ser un proceso larguísimo, pero si reitero el compromiso de que la ciudad va a ser más segura y que la gente se va a sentir más tranquila; pero como lo expliqué en campaña, no tengo una varita mágica y no lo voy a lograr de la noche a la mañana, llevo seis meses de gobernador y aunque siento que vamos por el camino correcto también sé que falta mucho por hacer.

¿6 años alcanzan?
Para pacificar al Estado sí, para transformar de fondo esta cultura de violencia, yo diría esta manera en que nos acostumbramos a la barbarie -sin exagerar es en lo que se convirtió el tema de seguridad- yo creo que nos va a llevar más tiempo, pero sí creo que en estos seis años vamos a pacificar Jalisco.

¿Qué diferencia hay del Enrique Alfaro de hoy, con el Enrique de 2010, que llegó al gobierno de Tlajomulco, que se peleó con la clase política, salía a atender todas las manifestaciones de manera personal, se peleaba con ejidatarios para conseguir terrenos para abrir caminos?
Yo creo que no muchas, lo que pasa es que el manejo de la información sobre lo que hago y cómo le hago, cada día lo hago menos público, antes estaba en proceso de construcción también de mi personaje, de mi historia, de mi perfil y de mi imagen. Ahora entiendo que mi responsabilidad es de otra naturaleza, yo sigo atendiendo prácticamente todos los temas de gobierno y estoy metido en todas las agendas, tengo muchísimo contacto directo con la gente, negocio, construyo acuerdos, me peleo directo, no tengo emisarios, he ido ganando también experiencia y creo que en mi posición de gobernador debo manejar un poco diferente las cosas.
Es cierto que debo de matizar algunas cosas y hay quien ve eso como que he ido perdiendo mi esencia, pero en el fondo siento que sigo siendo la misma persona y espero nunca dejar de serlo para la gente y los ciudadanos, ser un político que hizo diferencia y logró construir algo diferente a lo que estamos acostumbrados a la política en Jalisco.
Tus detractores dicen que eres arrogante, que en ocasiones te comportas como un gobernador mesiánico, que eres terco y soberbio, entre otras cosas, ¿te saben algo o te lo dicen al tanteo?
Pues sí lo soy en muchos sentidos, lo que pasa es que también es parte de lo que yo he construido como imagen, porque yo no me imagino hablando suavecito y siendo modosito, soy lo que soy y creo que la gente que me conoce en corto sabe que soy mucho más buena persona de lo que parezco, en el trato con la gente siempre he logrado tener una facilidad para conectar y hacerles ver que soy alguien cercano, pero como todos, vas creciendo, vas evolucionando y vas cambiando tus prioridades así como tu manera de ver la vida. Sí han cambiado cosas en mí, pero creo que mi esencia prevalece y creo que la gente me sigue viendo como espero me vean hasta el último día.

¿Crees que hay un mejor Jalisco hoy que el que teníamos el 30 de noviembre pasado?
Yo creo que hay un mucho mejor gobierno que el que teníamos el 30 de noviembre, pero la construcción del Jalisco que yo quiero dejar como legado está apenas en proceso, hay cosas que van mejor, pero es importante que la gente entienda que la reconstrucción de nuestro Estado inició con la reconstrucción del gobierno, hoy sí hay un mejor gobierno, pero todavía ese nuevo modelo de gobierno está apenas empezando a dar resultados y estos se van a ver con mayor claridad hacia finales del año.

¿Y qué es eso que el Jalisciense podrá ver a finales de 2019?
Vamos a poder ver un sistema de salud que funcione mejor, carreteras en mejor estado, escuelas ya en proceso de renovación y vamos a poder ver una agenda de seguridad que dé resultados mucho más fáciles de apreciar por la gente. Yo creo que vamos a tener avances muy importantes en agendas complejas como medio ambiente y que la gente verá también un cambio de fondo en el modelo de transporte.

Processed with VSCO with fp4 preset

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s