Caos por desborde en San Gabriel: el llano después de las llamas

Por Aryana Benavides

Sábado 08 de junio de 2019

Cinco de la tarde. Era un domingo cualquiera, la gente de San Gabriel veía en sus casas su programa favorito de televisión, algunas familias se reunían para convivir, otras se encontraban en el Templo del Señor de la Misericordia de Amula escuchando el sermón del padre Beto, y algunos más caminaban por las calles sosteniendo con sus manos las bolsas llenas de ‘mandado’.
Los perros comenzaron a ladrar, volaban las aves, relinchaban los caballos a lo lejos, la gente jadeaba de cansancio y angustia tratando de desalojar rápido sus viviendas. “Solo escuchamos un fuerte tronido” mencionaron los que viven en el barrio de La alcantarilla, uno de los que se encuentran más cerca del cerro, yendo hacia Apango.
El río Salsipuedes empezó a llenar su cauce, una intensa corriente espesa y negra acompañada de troncos, ramas, basura, piedras y lodo, logró desbordarlo en cuestión de segundos, destruyendo puentes, rebasando las fachadas de las casas y negocios más cercanos hasta por más de dos metros y medio. A su paso arrastró automóviles, camionetas, animales, incluso personas, unas de ellas sobrevivieron a este desastre natural, aún no logran explicarse cómo fue que la libraron y otras más tuvieron la desgracia de no poder contarlo, sus fuerzas no fueron suficientes.
Ya eran las cinco y media, desde la azotea los del pueblo miraban la intensa corriente que seguía, familias enteras veían cómo perdían todo de sus hogares, los pequeños lloraban asustados, las madres intentando consolarlos, algunas abrazándolos en su pecho, no podían con la angustia y desesperación.
En “El llano” como lo describe Rulfo no llovió ese día, “solo cayó una brisita, no entendemos cómo fue que pasó esto” comentaron algunos habitantes. La plaza de armas lucía como si fuera una presa enorme llena de ramas, basura y piedras, que llegaba hasta los portales rojos construidos de cantera, las letras con el nombre del pueblo quedaron intactas.

WhatsApp Image 2019-06-06 at 11.11.55 AM
La calle 5 de junio parecía un río, se escuchaba la intensidad de la corriente con la que bajaba, algunas viviendas quedaron totalmente vacías, en el súper de “Los Palomino” no quedó rastro de nada, los productos, anaqueles y refrigeradores no supieron dónde quedaron “lo que construimos en años se acabó en segundos” dijo Mirna Palomino, perdieron todo.
Pasó una hora y el cauce seguía, con menor intensidad, pero seguía. Algunas de las calles aledañas al río quedaron con troncos apilados que rebasan más de medio metro de altura impidiendo el ingreso y la salida de las viviendas, otras más estaban llenas de ollas, equipales, mesas y automóviles destrozados.
“Yo no estaba cuando pasó todo esto, mis hijos no quisieron decirme nada, hasta que llegué me di cuenta, no se pudo rescatar nada de aquí” dijo Consuelo. Sin electricidad, sin agua potable y con mucho temor se encontraban los gabrielenses. Angustiados y desesperados, no sabían qué hacer, no sabían por dónde empezar, ninguna persona había presenciado un hecho tan catastrófico como el que pasó este 02 de junio.
Las autoridades se hicieron presentes, primero llegó Protección Civil y Bomberos de Jalisco para auxiliar a la ciudadanía y comenzar con las labores de rescate, pidieron que mantuvieran la calma para poder trabajar en conjunto. La gente se acercó y comenzaron a coordinarse. Algunos todavía con lágrimas en el rostro empezaron a limpiar sus viviendas.
En la madrugada del 03 de junio comienza el conteo de personas fallecidas y desaparecidas. La angustia continúa. Dependencias de los tres niveles de gobierno comienzan a llegar a San Gabriel. Se estima la causa del desastre, autoridades presumen que fue a raíz principalmente de los incendios forestales que azotaron en días pasados en los cerros que rodean el pueblo, las afectaciones comprenden los 4.5 km que cruza el río y 200 metros en ambos sentidos de su cauce, tres mil personas que sufrieron estragos y mil viviendas destruidas.
Cuatro de junio, se reestablece la energía eléctrica. En total se trabaja con un estado de fuerza de más de 144 personas, 17 unidades, el helicóptero (SAMU), así como personal de Rescate Aéreo. Se instalaron tres albergues, uno en la casa de la juventud, otro en el casino municipal y otro más en el casino de Jiquilpan. Sin embargo, los habitantes han preferido quedarse en casa de familiares y amigos, solo diez personas ocuparon los lugares. Los víveres comienzan a llegar.
Continúan las labores de rescate, cinco y seis de junio, los habitantes y las autoridades trabajan en conjunto, la calma comienza a hacerse presente.

WhatsApp Image 2019-06-06 at 11.11.37 AM

Como ocurrió en San Miguel en 2011, en el municipio del Sur el río salió de su cauce, y llenó las calles de lodo y ramas. Ahora se recupera

Tlajomulco envía brigadas

Por Redacción

Brigadas de apoyo de Tlajomulco llegaron al municipio de San Gabriel tras el desbordamiento del río que atraviesa la cabecera y que dejó graves afectaciones en sus calles y casas, y cobró la vida de al menos cinco personas.
Los elementos se integraron a otros de distintos municipios, del Estado y nacionales que acudieron a esta demarcación ubicada al Sur de la entidad, luego de la tragedia, para llevar a cabo labores de limpieza en la vía pública, no solo de lodo, sino también de los troncos –la corriente habría llegado así al municipio porque no había fauna para detener su paso- y todo aquello que arrastró la corriente y que incluyó hasta automóviles que quedaron volteados a media calle.
Para realizar sobrevuelos sobre el municipio y evaluar los daños, Tlajomulco también envió a la zona el helicóptero “El Palomo”, que se rentó para la temporada de estiaje. Además, se enviaron dos unidades 4×4 de Protección Civil y Bomberos, con el director a bordo y otros siete elementos, cuatro de ellos capacitados en búsqueda y rescate de estructuras colapsadas.

62070033_2793040250754202_6143961059209248768_n

Instalan centro de acopio

En el Centro Administrativo de Tlajomulco (CAT) se instaló un centro de acopio en apoyo de la comunidad de San Gabriel.
Los ciudadanos que quieran apoyar, podrán llevar a las instalaciones artículos de limpieza como escobas, jergas, toallas o franelas, cubetas, productos de limpieza e higiene y palas. También se reciben alimentos enlatados, bebidas hidratantes, agua embotellada, granos y cereales como arroz y frijol y azúcar o sal.
El CAT se ubica en la calle Higuera número 70, de la Cabecera Municipal. Los donativos se recibirán de lunes a viernes de las 08:00 a las 17:00 horas.
Para recibir más información se pueden comunicar al 3798 5141, extensión 604 y 605.

Elementos llegaron al municipio del Sur para ayudar en las labores de búsqueda y limpieza; instalaron centro de acopio en el CAT

SE RECIBEN DONATIVOS

  • Escobas
  • Jergas, toallas o franelas
  • Cubetas
  • Productos de limpieza
  • Palas
  • Alimentos enlatados
  • Agua embotellada
  • Granos y cereales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s