La prueba del ácido ciudadano ELECCIONES DEL DOMINGO

Por Quirino Velázquez 

Sábado 01 de junio de 2019

“LAS ELECCIONES, A VECES, SON LA VENGANZA DEL CIUDADANO. LA PAPELETA ES UN PUÑAL DE PAPEL”. -David Lloyd George-

El próximo domingo 02 de junio alrededor de 13 millones de ciudadanos acudirán a las urnas en seis entidades del País, para elegir 148 cargos de elección popular, destacando entre ellos dos gubernaturas.
Se trata de los Estados de Puebla, Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas. Destaca el caso de Puebla, en donde se realizarán elecciones extraordinarias para elegir a su gobernador, así como cinco presidencias municipales.
La otra entidad que elige gobernador es Baja California, tradicionalmente tierra panista, donde también se renovarán 17 diputaciones de mayoría relativa y ocho de representación proporcional y cinco ayuntamientos.
En Durango y Aguascalientes se dará la renovación de 39 y 11 ayuntamientos, respectivamente.
Mientras que en Quintana Roo habrá renovación de 15 diputaciones de mayoría relativa y 10 de representación proporcional.
Caso similar el de Tamaulipas que acudirá a las urnas para votar por 22 diputados de mayoría relativa y 14 de representación proporcional.
Será la primera vez que dichos Estados celebren elecciones locales con un partido diferente al PRI y al PAN al frente del Ejecutivo federal.
Trascendentes elecciones, sin duda, toda vez que por un lado será la primera prueba electoral para AMLO-Morena; y, por otro, sus resultados se asumirán como una evaluación al régimen. Este domingo (02 de junio), la llamada “Cuarta Transformación” vivirá su primera experiencia frente a las urnas; será un primer examen ante el electorado que hace un año se volcó mayoritariamente en favor de López Obrador.
Para la coalición Morena-PT-PES (y su nuevo aliado, el PVEM), significa la oportunidad de confirmar su racha ganadora iniciada en 2018 y extender su dominio.
Para el PAN, el desafío es no perder en seis Estados que gobierna. Sin embargo, de acuerdo con sondeos, El PAN, no se ha consolidado como una oposición seria, teniendo ante sí el reto de conservar dos gubernaturas, Baja California y Puebla, la mayoría en los congresos de Baja California, Quintana Roo y Tamaulipas, y los ayuntamientos de Baja California y Durango. Baja California es gobernado por el PAN desde hace 30 años y en Puebla ganó las tres últimas elecciones para gobernador.
Los gobernadores panistas de las entidades donde se llevarán elecciones serán sometidos al escrutinio ciudadano, las condiciones de los últimos procesos electorales han cambiado radicalmente. El tsunami morenista amenaza con quitarles el control de los congresos locales y arrebatarles el par de gubernaturas en juego.
Para el PRI, representa la posibilidad de recuperar algo de lo que perdió entre 2016 y 2018. Pero, según las encuestas, el tricolor perdería todas las elecciones del domingo venidero. Esta crisis del PRI los ha obligado poco a poco a reconocer que son un partido con un pasado oscuro. Pero no solo eso, también se ha usado al gobierno de Enrique Peña Nieto como el ejemplo de lo que no se quiere hacer en el futuro.
Casi un año después de las pasadas elecciones federales, los altos índices de popularidad de AMLO y las altas preferencias electorales hacia los morenistas presagian triunfos del partido en el poder. Las encuestas señalan que Morena les arrebatará al PAN las gubernaturas de Baja California y Puebla, y que podrá convertirse en fuerza preponderante en los Congresos de Quintana Roo y Tamaulipas, y ganar municipios importantes en Aguascalientes y Durango.
De ser así, el PAN estaría perdiendo un bastión histórico que gobierna desde 1989 (Baja California), simbólico porque ahí se produjo la primera alternancia a nivel estatal y porque lo gobernó ininterrumpidamente durante tres décadas. En Puebla, Morena estaría ganando una de las pocas gubernaturas que no se echó a la bolsa en 2018.
Estas elecciones también serán un parámetro para medir los efectos de la sobreexposición mañanera de la investidura presidencial. Y un referente para conocer la aceptación o rechazo social a las principales decisiones del presidente López Obrador y su estilo personal de gobernar. Sin duda será la prueba del ácido ciudadano.
Estos comicios son, además, un primer termómetro del ánimo social casi un año después de aquél primero de julio en el que AMLO y Morena arrasaron con casi todo. El domingo próximo se sabrá si la popularidad de López Obrador (de más del 60 por ciento según el tracking diario de Consulta Mitofsky) todavía tiene el don de convertirse en votos a favor de cualquiera que sea postulado por Morena.
Bien lo decía el político liberal británico que fue primer ministro entre 1916 y 1922 David Lloyd George: “LAS ELECCIONES, A VECES, SON LA VENGANZA DEL CIUDADANO. LA PAPELETA ES UN PUÑAL DE PAPEL”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: