¿Romanticismo? ¡También en la ropa!

Por Cynthia Astorga

Jueves 30 de mayo de 2019

Hoy hablaremos del estilo romántico, empezaremos platicando un poco de la historia y cómo surgió todo.
El siglo XIX fue muy importante y revolucionario dentro del mundo de la moda, la burguesía tenía un protagonismo total, la sastrería se fue apoderando totalmente con diseñadores con sus propias firmas, aparecieron las primeras revistas de moda, los cambios de temporada y justo ahí apareció el romanticismo.
El corsé regresó para quedarse, era utilizado para resaltar la esbeltez de la cintura, esto mismo ayudaba a que las mangas, faldas y hombros lucieran con volumen; abundaron los vestidos abiertos por el centro, las capas, los trajes completos, todas estas prendas eran muy exageradas, de hecho, la exageración era sinónimo de riqueza. El cabello se ondulaba hasta formar pequeños caracoles pegados a la cabeza, los sombreros de ala ancha con plumas y enormes lazos era lo más visto en las calles, teatros y reuniones sociales.
En la actualidad el estilo romántico tiene la característica de ser mucho más complejo y con mayor estructura que otros estilos, el romanticismo tiene la característica de exigir gran decoración, la cual la gran mayoría de las veces llega a ser excesiva.
Los tonos que caracterizan este estilo son los colores pastel, colores claros, se complementan con los tonos tierra, neutros y color dorado. Las prendas más características son los vestidos, faldas, blusas, shorts, todas estas prendas deben tener algún toque romántico, como encaje, perlas, listones, flores o algún detalle femenino.
Las telas deben ser delgadas, vaporosas, transparentes o semi, con estampados de flores, dots, líneas delgadas, encajes, crochet, todo en tonos tenues.
Este estilo destaca la cintura en su máximo esplendor. Prendas con corte a la cintura o ayudándonos con cinturones para resaltar más, escote en V, offshoulders, partes bajas con largo midi, mangas amplias, variedad de holanes, hombros bombachos, drapeados, bordados y plisados, son los detalles clave para vernos dentro del romanticismo.
Los peinados que les recomiendo son las trenzas u ondas fluidas, cabello suelto con ondas poco marcadas, mechones sobre el rostro, peinados tipo moño con algún accesorio, como flores o listones.
El maquillaje debe ser sumamente ligero, muy simple, ¡entre más natural, mejor! Bb cream, un poco de rubor, labial en tonos rosados, rímel, ceja delineada… y con eso basta!
Las personas que usan este estilo suelen proyectar amabilidad, sensibilidad, confianza, sencillez, ternura, cercanía y calidez.
Es muy difícil llevar éste estilo y que no te relacionen con un look “aniñado”, debes de tomar en cuenta que el estilo no debe de caracterizarte por completo, al contrario, debe de expresar una parte de tu actitud, combínalo con otros estilos y creando el outfit que te caracteriza.
¡A ponernos bonitas y románticas!

Ed. 947

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: