Una bronca cortesía de los “gurús de la comunicación”

Por Víctor Hugo Ornelas

Viernes 10 de mayo de 2019

Entre las cosas que menos necesita Jalisco en estos momentos, se encuentra un conflicto político, ya no digamos entre partidos, sino con otro Estado de la República, sin embargo, es la situación actual que se vive con Puebla, todo, derivado de un “error” que deja en evidencia mucho más allá del descuido que existe en el manejo de la información de un municipio como es Zapopan.
Desde hace muchos años, la empresa Indatcom, ha logrado generar un gran capital económico extraído directamente desde las arcas públicas, pues quienes la crearon, tuvieron la fortuna de encontrarse con un candidato con alto grado de empatía y que prácticamente podría conducir él solito sus estrategias de comunicación, como lo es Enrique Alfaro.
Esta empresa manejó la comunicación del propio Alfaro Ramírez, tanto como aspirante como gobernante, pero, además, se fue haciendo de un mayor número de clientes, la mayoría de ellos por obligación moral o petición expresa bajo el argumento de que se requería un mismo estilo de comunicación para todo lo que tuviera que ver con Movimiento Ciudadano.
Estos “vende espejos”, hacen lo que quieren con sus clientes, los que son sus amigos, son expuestos hasta el cansancio, mientras que aquellos que no son del agrado, a pesar de que pagan una cuota, a pesar de que forman parte del mismo proyecto político, son desplazados y podría decirse que borrados de la exposición pública.
Las estrategias de comunicación que emplean no tienen nada de extraordinario y les cuesta trabajo aceptar que sus mejores logros no han sido por ellos, sino por la fuerza de las figuras públicas que representan, pero la arrogancia que les caracteriza, la que les llevó a autonombrarse “gurús de la comunicación”, les tiene cegados.
Hasta el momento no han sido capaces de generar una imagen amable del Gobernador del Estado, poco a poco lo van alejando de la gente, lo confrontan con organismos civiles, con la prensa, con el Presidente, con todo mundo y siempre que vemos al mandatario en exposición pública, es o de malas o delante de unas banderitas en un marco frio e institucional.
Como en todos lados, ellos han cometido errores, algunos más graves que otros, como en este último caso el de publicar propaganda proselitista sobre la elección de Puebla, desde la cuenta oficial del gobierno municipal de Zapopan, lo que ha generado que la “oposición”, es decir Morena, se valga de este hecho para acusar a la ex villa maicera de desvío de recursos, pues sostienen que a la empresa de comunicación se le paga con dinero municipal para el manejo de sus cuentas y las mismas personas que realizan ese manejo, hacen publicaciones para otros clientes.
Lo anterior ha llevado al propio alcalde zapopano a anunciar públicamente que la empresa ya no brindará servicios a la demarcación que gobierna, tal como ha ocurrido con Guadalajara, donde las diferencias entre quienes están detrás de Indatcom y el alcalde Ismael del Toro, no permiten una relación laboral.
El problema es que los protagonistas reales de esta historia son Movimiento Ciudadano y Morena, representados en su máxima expresión por Enrique Alfaro Ramírez, y el Presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, que apenas están viviendo una etapa de reconciliación luego del abrupto inicio de relación que llevaron tras la toma de protesta de ambos mandatarios.
En cualquier momento, cuando sea necesario, este tema será un trapito al sol y habrá señalamientos, no para los que manejan a la empresa de comunicación “estratégica”, sino hacia la figura del mandatario jalisciense, que como en todo, es el que termina absorbiendo los golpes que sus vividores no han afrontado con la responsabilidad que deberían.
Jalisco está inmerso en un problema grave de seguridad, donde la localización de fosas clandestinas, viviendas en las que mantienen a gente privada de la libertad y desaparecidos, son el pan de cada día, un Estado que debe concentrar sus esfuerzos en generar condiciones que le den credibilidad y posicionen a la fuerza política que lo encabeza, como la opción que en verdad fue diferente, sin embargo, un error pesa más que diez aciertos y lo peor es que si los vamos contando, más o menos diríamos que en números, andan a la par.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s