Los Valdez (primera parte)

Por Octavio Guevara

Martes 07 de mayo de 2019

Hace unas semanas, estimado lector, le hablaba sobre el privilegio de todos en la escritura de la historia, individuos que hacen funcionar la sociedad de forma tan diversa que ninguno queda relegado para el historiador. Todos le dan vida a su terruño y hacen que la generalización pierda sentido: no todos son igual ni piensan lo mismo, la categoría preestablecida se rompe. Cuando el individuo fallece, solo queda al historiador reconstruir a partir del testimonio de su familia, los documentos, o experiencias que él mismo dejó asentados en el pasado en correspondencia o entrevista con alguien más.
En esta ocasión, con el aporte de Rey Orozco, le hablaré de la familia Valdez en Concepción del Valle, de este municipio, cuyos integrantes dieron y dan testimonio de un pasado distinto al que conocemos. ¿Por qué diferente? Porque se trata de personas que mantuvieron en el pasado una jerarquía social, en la hacienda del lugar, por encima del común de trabajadores y solo por debajo del hacendado. Estamos hablando del mayordomo, el administrador, ‘‘tenedor de libros’’ y el sacristán. Con la familia abordamos dos periodos: antes y después del ejido, es decir cuando existía la hacienda y después de haber perdido su importancia hasta quedar el casco en ruinas.
Nuestra historia comienza en Mexicaltzingo, Guadalajara, en el hogar del matrimonio de Donaciano Valdez López (nacido hacia 1845) e Isabel Hernández Cisneros, cuando nació Juan Valdez Hernández el 26 de mayo de 1867. Sobre los abuelos de Juan no hay mucha información, tampoco de los movimientos de la familia por el territorio, solo sabemos que era nieto de Ignacio Valdez (nacido hacia 1820) y de Basilia López. Después del nacimiento de Juan, la estancia de la familia Valdez López en Mexicaltzingo debió ser breve, pues todavía en 1874 residían ahí. Sin especificar cuándo y con quiénes de la familia, Juan Valdez Hernández llegó a la hacienda de La Concepción posiblemente en la década de 1880.
Don Juan Valdez contrajo matrimonio con una joven llamada Pomposa Macías, en noviembre de 1890, en Tlajomulco. En su registro se escribió la actividad económica del joven, que era poco común para un residente de una hacienda: comerciante. Al año siguiente, al registrar a su primer hijo, su actividad era la de agricultor. Si alguna de las dos era verdad, no sabemos con certeza, pero deducimos que su posición era favorable en comparación con el resto.
La posición socioeconómica de la familia Valdez Macías se demuestra en un padrón levantado en la hacienda de La Concepción y el Rancho de San Miguel, por Donaciano Miranda, el 1º de noviembre de 1923. Don Juan Valdez y sus hijos Rafael y Ambrosio eran los mayordomos, y sus otros dos hijos, Juan y José, eran ‘‘lecheros’’; todos ellos tenían el lugar más privilegiado entre decenas de campesinos peones. Juan Valdez Hernández, falleció la tarde del jueves 04 de abril de 1929 en la hacienda de La Concepción, sin presenciar el final de la extensa propiedad. En la próxima entrega, veremos cómo algunos cercanos al hacendado Tomás Orozco vivieron el reparto agrario y qué hicieron después.

Valdez.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s