PLAN NACIONAL DE DESARROLLO (PND) 2018-2024

Por Quirino Velázquez 

Sábado 03 de mayo de 2019

“A UN PLAN OBEDECE NUESTRO ENEMIGO: DE ENCONARNOS, DISPENSARNOS, DIVIDIRNOS, AHOGARNOS. POR ESO OBEDECEMOS NOSOTROS A OTRO PLAN: ENSEÑARNOS EN TODA NUESTRA ALTURA, APRETARNOS, JUNTARNOS, BURLARLO, HACER POR FIN A NUESTRA PATRIA LIBRE. PLAN CONTRA PLAN”. -José Martí-

Si, el día 1° de mayo se cumplieron los primeros cinco meses del periodo presidencial y el
Presidente de la República presentó el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, con el que dijo, “estamos inaugurando una nueva etapa”.
A través de un video difundido en sus redes sociales, el primer mandatario presentó el PND 2018-2024 que entregó al Congreso en la fecha prevista por ley, y mencionó que no sólo es una formalidad, sino “por primera vez en 36 años de periodo neoliberal se presenta un Plan de Desarrollo que no se ajusta a los dictados de los organismos internacionales ni de los gobiernos extranjeros”.
Explicó que el documento tiene sus bases en el plan de Partido Liberal, de los hermanos Flores Magón, que se publicó por primera vez en 1906 y que debería considerarse como una lectura obligatoria para muchos “que fueron influenciados por el pensamiento neoliberal, que les trabajaron la mente, que les lavaron el cerebro, para decirlo coloquialmente”. Y que otra de las fuentes de inspiración del texto es el Plan Sexenal que presentó desde su campaña electoral el expresidente Lázaro Cárdenas.
Detalló que el Plan Nacional de Desarrollo que presentó incluye por primera vez en la historia reciente la palabra corrupción, a la que calificó como el mayor problema de México. Se habla también de combatir la impunidad y de crear empleos.
Incluyó también el bienestar del pueblo y como garantizar la paz y la tranquilidad: “Los invito a que lo lean, bájenle a la polémica”, invitó, y añadió que “con este documento se ‘pinta la raya’, ya no estamos en el periodo neoliberal. Es un periodo que hemos llamado postneoliberalismo”, aseguró.
El Ejecutivo federal aseguró que se trata de un cambio de paradigma, de un nuevo modelo de desarrollo que “va a funcionar bien en México y que -sin presumir- va a ser ejemplo a nivel internacional, es una nueva vía”, indicó.
Por su parte los artículos 25 y 26 de la Constitución describen los lineamientos que debe tener dicho documento. El primero dice que “el Estado velará por la estabilidad de las finanzas públicas y del sistema financiero para coadyuvar a generar condiciones favorables para el crecimiento económico y el empleo”. Agrega que el PND y los planes estatales y municipales “deberán observar dicho principio”. El segundo establece que “el Plan Nacional de Desarrollo considerará la continuidad y adaptaciones necesarias de la política nacional para el desarrollo industrial, con vertientes sectoriales y regionales”.
La actual administración federal entregó un texto que se ajusta estrictamente a la plataforma electoral que llevó a López Obrador a la Presidencia de la República. En ese sentido, no representa sorpresa alguna. En la presentación del PND 2019-2024 se puede leer lo siguiente: “En la elección del 01 de julio de 2018 el pueblo de México determinó un cambio de rumbo en la vida pública y en las instituciones. Fue una sublevación legal, pacífica y democrática fruto de una paulatina toma de conciencia; el pueblo se unió y se organizó para enterrar el neoliberalismo”.
Por otra parte, vale contar que quienes se adscriben a la “utopía” neoliberal sueñan con un México individualista, consumista y “competitivo”, donde las riquezas sigan acumulándose en pocas manos y el interés público se subordine totalmente a la ambición privada. Estas voces repudian el legado de la Revolución Mexicana y les da horror el estilo de liderazgo popular de Andrés Manuel López Obrador. La vieja élite neoliberal se niega a aceptar que “su” país sea gobernado por alguien externo a su círculo de poder y de complicidades, y se lanza con furia contra las mismas instituciones del Estado mexicano que antes supuestamente la defendían y protegían de la multitud.
A esos neoliberales nada les parece. Apenas lanzado el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, por AMLO, critican los términos utilizados en la presentación. Honradez y honestidad; no al gobierno rico con pueblo pobre; nada al margen de la ley, por encima de la ley, nadie; el mercado no sustituye al Estado; por el bien de todos, primero los pobres; el derecho al respeto ajeno es la paz; no más migración por hambre y violencia… Reclaman el estilo, lo califican de novela de ficción o de acabar con el lenguaje neoliberal. No ven más allá. El PND 2018-2024 plantea un crecimiento promedio de 4% y, quiéranlo o no, regirá las reglas de este país para el futuro inmediato. En México hay plan de desarrollo. En hora buena.
A propósito del plan de lo neoliberales y del PDN 2018-2024 cabe la frase del político y escritor cubano, destacado precursor del modernismo literario hispanoamericano y uno de los principales líderes de la independencia de su país José Julián Martí Pérez (José Martí) “A UN PLAN OBEDECE NUESTRO ENEMIGO: DE ENCONARNOS, DISPENSARNOS, DIVIDIRNOS, AHOGARNOS. POR ESO OBEDECEMOS NOSOTROS A OTRO PLAN: ENSEÑARNOS EN TODA NUESTRA ALTURA, APRETARNOS, JUNTARNOS, BURLARLO, HACER POR FIN A NUESTRA PATRIA LIBRE. PLAN CONTRA PLAN”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s