Se secó la presa Cruz Blanca

Por Aarón Estrada

Domingo 07 de abril de 2019

Seca, apenas un charco, así se encuentra la presa de la Cruz Blanca, en Cuexcomatitlán, que esta temporada de estiaje padece su peor sequía en más de una década. Ya ni siquiera parece que allí, en un terreno que ahora está plano, años atrás hasta se pescaba.
La razón de la sequía en ese cuerpo de agua es el mal temporal de lluvias que se registró en esa zona del municipio desde 2017, continúo en 2018 y prácticamente esta primavera ha desparecido el agua.
Esta presa se alimenta de agua pluvial de temporal, cuyos escurrimientos provienen de cerros como el de la Cruz Blanca -el cual da el nombre al embalse- así como otros de la zona, por ello tiene gran capacidad de almacenamiento de agua pluvial, que se mantiene durante el estiaje y se retroalimenta en cada época de lluvias.
Pero en los últimos años, no se llevaron a cabo labores de desazolve de la presa, ni se limpiaron los cauces que le llevan agua pluvial.
La presa la comparten los ejidos de San Miguel y Cuexcomatitlán, es un cuerpo de agua que se utilizaba anteriormente para el riego a parcelas, sin embargo, al pasar de los años, se comenzó a usar para la actividad acuícola.
En 2016, en la presa de la Cruz Blanca se sembraron un millón de alevines -crías de carpa -, como parte de un programa agropecuario del gobierno de Tlajomulco, para incentivar la actividad acuícola en embalses, presas y cuerpos de agua de todo el municipio.
Posterior a esa siembra de peces, los niveles de agua en la presa, descendieron drásticamente y comenzó la sequía; hoy ha desaparecido por completo la vida acuática y éste ha dejado de ser un sitio para aves migratorias, como el pelícano borregón, que viene desde Canadá cada año a embalses de la zona centro de Jalisco.

En 2016 allí se sembraron un millón de alevines, como parte de un programa agropecuario

Tiran arbolitos en Cuexcomatitlán

DSC_6710

A un costado del camino a la Cruz Blanca, en Cuexcomatitlán, aparecieron cientos de arbolitos tirados. Ya están completamente secos, y algunos tenían hasta un metro de crecimiento. Se desconoce quién y por qué los desechó en este espacio que se ha convertido en un basurero urbano y el lugar predilecto para ir a tirar cosas que ya no les sirven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s