México se escribe con “C” de corrupción

Por Víctor Hugo Ornelas

Viernes 05 de abril de 2019

Cuando hablamos de corrupción, estamos haciendo referencia a un cáncer social que se expande de manera indiscriminada y que al igual que la brutal enfermedad mortal que ataca a los seres humanos, sus consecuencias sociales suelen ser catastróficas.
La ciudadanía de este País se ahoga a diario en las aguas turbias de esto que es un oasis para los criminales y que se le llama sistema.
La justicia en México, al igual que su riqueza, no se administra de la manera adecuada y los que pagamos las consecuencias somos quienes nos encontramos más abajo en la cadena alimenticia de la jungla urbana que es el territorio laboral de los criminales.
Y con criminales no nos referimos solo a quienes cometen homicidios, asaltan, roban automóviles o casa habitación, sino también y especialmente a todos aquellos que se valen de la fragilidad de los Gobiernos o de formar parte de ellos para crear imperios delictivos, que terminan cometiendo los mismos delitos antes mencionados pero a mucha mayor escala.
La corrupción es un negocio que ha encontrado su éxito en la impunidad que reina en las calles, la impunidad que hay dentro de los Gobiernos, el contubernio de la clase política, la omisión de aquellos encargados de hacer valer las leyes y la indiferencia ciudadana.
Actualmente vemos cómo grupos delictivos resuelven sus conflictos con brutal violencia, que con imágenes de cuerpos llenos de plomo con armas de grueso calibre, podemos caer en cuenta de la determinación de estos grupos para mantener su negocio.
Pero más aun, podemos darnos cuenta que las autoridades los han dejado crecer de tal manera que aunque estén cometiendo un ilícito, se sienten con el derecho de defenderse de la forma en que lo hacen, lo que a su vez nos deja en claro que han perdido el respeto para esos que representan la autoridad, cosa que no ocurre por otra razón sino porque la autoridad no está representada adecuadamente en nuestro País y cualquier persona siente que puede desafiarla, confrontarla y aniquilarla.
Todo lo anterior ocurre en un ambiente de cinismo que puede resultar increíble, los políticos roban de manera indiscriminada millones de pesos del Gobierno, mientras hay quienes padecen hambre, no tienen un techo o peor aún, no tienen acceso a la educación, aunque esto sea uno de los preceptos fundamentales de la Carta Magna.
México podrá siempre quedarse en el camino de las competencias mundiales de fútbol, podrá estar entre los peores en las competiciones olímpicas, podrá ser de los Países con peor nivel educativo en el mundo, pero si de corrupción hablamos, ahí sí sacamos la casta y nos posicionamos entre la élite mundial y aparecemos en los primeros puestos. Curiosamente los Países más corruptos que acompañan a México en esa lista también son los menos competitivos y están catalogados al igual que nuestra Nación como País en vías de desarrollo.
Antes la pregunta era ¿Hasta cuándo? Hoy la cuestión es ¿Hasta dónde?, porque parece no haber límites y hemos visto que gobiernos anteriores llegaron a extremos tales como avalar la deuda pública de los municipios y no solo no auditarla de manera adecuada, sino absorberla, así como lo hicieron con el FOBAPROA, como se hizo con PEMEX al querer invertirle dinero público en vez de cobrárselo al que se lo llevó y un sinfín de cosas que hacen que las farmacéuticas que elaboran medicamentos para combatir la ulcera gástrica, tengan éxito.
La corrupción es un mal que además de mantenerse vigente con el paso de los años, incrementa su presencia debido a que en este País resulta más sencillo entrarle a un negocio chueco, ya sea narcomenudeo, venta de combustible robado, tráfico de medicinas, gestiones con el Gobierno y muchas otras actividades similares, que poner por la vía de la legalidad un negocio propio con probabilidades de éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s