Cáncer cérvico uterino, segundo más mortal

Por Redacción

Domingo 31 de marzo de 2019

De todas las enfermedades oncológicas, el cáncer de cuello uterino es la segunda causa de incidencia y muerte en Jalisco y México, sin embargo, al tratarse de un padecimiento silencioso en sus primeras etapas, no muchas mujeres saben que lo padecen.
A propósito del Día Mundial de la Prevención del cáncer cérvico uterino, celebrado el pasado 26 de marzo, el oncoginecológico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Juan Carlos Cantón Romero, detalló que, entre las mexicanas, la incidencia de cáncer de útero es del 6.6 por ciento de la población, en tanto la mortalidad por esta patología registra una incidencia del 7. 5 por ciento.
El especialista resaltó que muchas de las pacientes llegan a recibir atención ya en una etapa avanzada de la enfermedad; a pesar de que este tipo de cáncer se desarrolla lentamente, la falta de estudios constantes provoca que quienes lo tienen, no lo sepan. Agregó que este cáncer es uno sumamente agresivo que puede derivar en metástasis hacia otros órganos como ganglios, hígado, piel, cerebro y huesos.
Cuando ya avanzó y comienza a presentar síntomas, estos son: presencia de sangrados anormales incluyendo al tener contacto sexual, dolor al tener coito, e infecciones vaginales con repetición.
Generalmente, quienes lo contraen son mujeres que desarrollaron infecciones malignas al contraer el Virus del Papiloma Humano (VPH), que por cierto es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes entre la población, sin que muchos sepan que lo tienen.
El experto señaló que el haber parido en varias ocasiones aumenta las posibilidades de desarrollar este padecimiento, y que, a diferencia de otros cánceres, la herencia familiar no tiene un papel relevante en la patología.
El Papanicolau detecta el papiloma, a través del cual se puede conocer el riesgo de tener este cáncer, por ello es importante que las mujeres que ya iniciaron su vida sexual se sometan al estudio por lo menos una vez al año, éste es rápido e indoloro. En caso de que a través de él se encuentre una lesión sospechosa, es necesario hacer una colposcopía para descartar el cáncer.
Así mismo el médico indicó que es importante detectar a tiempo el VPH si es que se tuvo alguna práctica sexual de riesgo.
Durante el 2018 el Hospital de Ginecoobstetricia del IMSS en la entidad, brindó 354 consultas de primera vez a pacientes con diagnóstico de cáncer de cuello uterino y 2047 atenciones en consulta subsecuente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: