El teatro del castigo anticorrupción

Por Ángeles Arredondo

Lunes 25 de marzo de 2019

Existen diversos tipos de corrupción, no solo la económica, también la política, que es una predominante y después se ramifica en muchas otras.
Es por eso que Alfaro y MC deberían de cuidar rectificar la corrupción política que han promovido, como lo sucedido en Pensiones del Estado donde se han hecho denuncias de afectaciones económicas importantes, pero cuando analizamos las primeras acciones de este nuevo gobierno nos damos cuenta de dos puntos relevantes: el incremento de súper salarios y la inflación de la nómina política.
El primero simboliza crecer los lujos, excesos, quitarle el dinero a usted de los servicios públicos que debería recibir para destinarlo a pocos funcionarios que ganarán cifras exorbitantes en muy poco tiempo. El segundo, crecer la nómina política, significa crecer la burocracia, crear chambas que no se requieren en el gobierno e inventar una actividad a desempeñar para que cada vez que ocupamos un trámite sea más largo y tenga que pasar por más manos, así usted pagará más tiempo y dinero por un servicio público, al final es pagar los servicios de campaña con un empleo a costa de los ciudadanos.
Pero ejemplifiquemos algunas cifras, mientras a los empleados de base se les incrementó un 12%, que son 700 pesos aproximadamente, a los empleados de confianza (los que llegan por favores políticos) se incrementaron sus ingresos entre 30% y 70% y se crearon nuevas direcciones generales con salarios entre los 65,000 y los 72,000 pesos mensuales, además de privilegios como servicios médicos y hospitalarios particulares, otro gasto excesivo para este instituto.
Lo escandaloso de este tema es que en la administración de Alfaro existan por lo menos 30 funcionarios que ganan como el Presidente de México y muchos otros que tienen salarios de lujo, cuando el desempeño en los primeros 100 días de esta administración ha dado muy pocos resultados y han sido calificados negativamente.
Es por esto que no solo se deben castigar las consecuencias, se debe practicar la prevención, entonces les dejo otra pregunta ¿la contralora que repite administración no estaba al tanto de lo que sucedía? Lo dudo mucho, ella debió de haber determinado observaciones para que se aplicaran de forma correctiva, como resultado de las auditorías que practicó durante la pasada administración, me queda claro que lo hoy encontrado no era una sorpresa para ella.
Es por eso que tras los anuncios de que no habrá perdón, ni olvido, han empezado las denuncias en contra del primer funcionario señalado de grandes desfalcos en la Secretaría de Salud: su ex titular Antonio Cruces, como resultado de la auditoría hay 33 observaciones que alcanzan los 605 millones de pesos.
Esperemos que esto no sea un teatro mediático y que realmente se persiga hasta sus últimas consecuencias a los funcionarios que no solo de esta Secretaría sino en muchas otras, hayan cometido actos de corrupción en perjuicio de las personas más necesitadas de Jalisco. Ya que a pesar de que los gobiernos de diferentes colores han presentado múltiples denuncias usualmente al inicio de cada gobierno, al final de los mismos hemos visto pocos resultados, por “errores de procedimiento” o “negociaciones políticas”, muy pocos llegan a pisar la cárcel o duran pocos meses en salir, al final el dinero manda y mientras algunos purgan condenas de años por robos de comida para sus hijos, otros puedes robar millones y conservar lo que hurtaron después de un circo mediático, para al final decir “era inocente”….

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: