Alfaro y su arrepentimiento

Por Ángeles Arredondo

Lunes 18 de marzo de 2019

El PRI jamás había recibido en sus instalaciones a un Gobernador de una afiliación política distinta, esto tiene muchas interpretaciones, para algunos que es acto de entrega total y acuerdos entre este instituto político y Movimiento Ciudadano, para otros que quieren verlo de forma institucional, es una señal de madurez donde la Confederación Nacional Campesina “CNC” está realizando vinculación y gestiones con el gobierno en turno para fortalecer a sus agremiados.
Sin embargo cabe señalar que su servidora ha denunciado en múltiples ocasiones cómo estos lazos de hermandad tienen más implicaciones, como el hecho de que el PRI se haya convertido en una extensión de los intereses naranjas en el Congreso del Estado, donde en los temas más importantes le han dado el respaldo total a la fracción mayoritaria, además de que el tricolor ha hecho muy pocas denuncias en temas relevantes para la ciudadanía y esto nos abre otras dudas, de tantas anomalías que en su momento han denunciado respecto a la administración de Aristóteles Sandoval en distintas áreas como las Secretarías de Salud, Educación, el Instituto de Pensiones, entre muchas otras… pareciera que esta red de complicidad ha pactado una gran simulación, donde se canjean unos favores por otros y esto implicaría que para consolidar una alianza electoral para el próximo proceso, uno de los requisitos sea que queden sin castigo los actos de corrupción de los colaboradores del exgobernador.
Al final la historia se repite: se hacen un sin fin de señalamiento antes y después de las campañas, se presentan las denuncias, se abren las investigaciones y acaban con una resolución absolutoria o con un leve extrañamiento, solo el tiempo nos permitirá corroborar esta tesis.
Lo cierto es que parece ser que tras los grandes tropiezos de Alfaro en sus primeros 100 días de gobierno, él y su equipo de colaboradores están tratando de retomar el rumbo, fortaleciendo sus alianzas, pidiendo perdón como en el caso de la rectificación a la desaparición del Instituto Jalisciense de las Mujeres, y dándose el abrazo de la paz con el delegado Carlos Lomelí tras la visita de Andrés Manuel López Obrador a Guadalajara, también es de resaltar que dicen en los pasillos que se está reforzando la estructura electoral con la conformación de los comités de Movimiento Ciudadano, perdón, los comités sociales, y han anunciado con bombo y platillo la reducción en índices delictivos en este último trimestre, aún es muy pronto para saber si este rectificación le será suficiente o si seguirá teniendo nuevos tropiezos.
Lo cierto es que un día hace las paces con el gobierno federal y al otro anuncia que Jalisco no entregará a AMLO el sistema de salud, pareciera que este pleito no tiene final y que los únicos que estamos en riesgo de perder somos los jaliscienses, mientras el Presidente de México ha señalado la importancia de terminar con politiquerías, generar diálogo y acciones de beneficio social, fue de extrañar que en la visita oficial que realizó le desconectarán el sonido durante su intervención y según se vio en redes sociales nuestro gobernador se llevó al gabinete y a toda su porra (con cuota de acarreo por funcionario) para seguir las confrontaciones con AMLO, cosa que la mayoría de los ciudadanos han desaprobado.
El aparente arrepentimiento del gobernador parece no ser sincero, a mi parecer existen muchos temas en los que aún no acepta sus errores ni pide disculpas, pero ya veremos si sus acciones pueden mejorar los pésimos niveles de evaluación que tiene en este momento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: