Alfredo ‘‘El Chafer’’ Preciado

Por Octavio Guevara

Lunes 04 de marzo de 2019

Hay quienes dejan huella por su actuar, su ingenio y sus capacidades que les valdrá el ser recordados por siempre. Ninguna persona muere, si su recuerdo y legado se mantienen encendidos. Estimado lector, le hablaré de don Alfredo Preciado Gutiérrez, oriundo de Concepción del Valle ‘‘La Concha’’, conocido como ‘‘El Chafer’’ y quien el próximo 15 de marzo cumplirá 13 años de haber dejado este mundo.
Los llantos de un niño irrumpieron la tranquila tarde del domingo 19 de febrero de 1928, en la hacienda de La Concepción. En ese momento, doña Ignacia Gutiérrez trajo al mundo a Alfredo, hijo de don Lázaro Preciado.
Su vida laboral se desarrolló a partir de los 15 años, ayudando a cargar la leche para trasladarla hasta Guadalajara. Dado que manifestaba la capacidad en el manejo de un automóvil, los administradores y el hacendado decidieron que el joven estudiara mecánica porque ‘‘ya iban a traer una troca lechera’’, una Chevrolet 1938. Fue así como Alfredo se convirtió en el primer chofer de La Concha y se ganó el apodo de ‘‘El Chafirete’’, o ‘‘El Chafer’’ tiempo después. La hacienda adquirió un tractor y el joven aprendiz se convirtió en maestro: enseñó a conducir a Serafín López, Pedro ‘‘El Toro’’ y a Trino Preciado (su hermano), para distribuirse el trabajo en los vastos terrenos del predio.
Las labores en la hacienda no lo eran todo para un joven inquieto, que tenía la pasión por el futbol y jugaba en muchos equipos, pese a la desaprobación de su padre, quien después aceptaría el gusto de su ya famoso hijo.
La ligereza de sus movimientos creó fama en Alfredo, invitado también a las ‘‘carreras de a pie’’ donde ganaba la mayoría de las veces. Su hijo Javier nos comparte: ‘‘El Chafer tuvo una gran virtud, se le consideraba uno de los mejores futbolistas del rancho y sus alrededores. Él fue el mejor goleador de la región, que hasta equipos como El águila de Tlajomulco y Los Cardenales de Santa Cruz de las Flores, lo invitaban a reforzarlos, así como otros equipos del municipio’’.
Las personas dan vida a sus terruños y dejan su presencia en otros. ‘‘El Chafer’’ es una referencia para la historia del deporte en Tlajomulco, en específico del futbol. Fue de aquellos hombres famosos por sus virtudes que no dejan, todavía al día de hoy, de nombrarse en los recuerdos de los futbolistas del pasado.
Alfredo contrajo matrimonio con María Pérez Quezada, el 16 de enero de 1949. Nuestro personaje se convirtió en padre de 11 hijos: Manuel, Alfredo, Elvira, Javier, Enrique, Sergio, Silvia, David, Susana, Ma. Guadalupe y Miguel Ángel. Al día de hoy, cuenta entre su descendencia, además de hijos, a 31 nietos, 28 bisnietos y 1 tataranieta.
Fue así como ‘‘El Chafer’’ sembró su recuerdo en numerosas localidades, manejó su futuro desde joven e invirtió su legado y ejemplo en el devenir de su familia, como padre de toda una descendencia que porta con orgullo el apellido Preciado, dentro y fuera de su tierra natal La Concha.
In memoriam Alfredo Preciado Gutiérrez (1928-2006).

octavio 945

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s