Alfaro destruirá la participación ciudadana

Por Ángeles Arredondo

Domingo 03 de marzo de 2019

Tal y como lo hizo en Guadalajara, donde impuso y manipuló a los Consejos Sociales a través de Margarita Sierra, usando la violencia y la intimidación para callar las voces de denuncias e irregularidades en su administración, convirtiendo a los Consejos Sociales en Comités de Movimiento Ciudadano para fines electorales, ahora lo quiere hacer en el Gobierno del Estado.
Sería sumamente grave que le permitamos a el Gobernador hacer esta reforma con la que quiere trasladar funciones que en este momento realiza el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana en Jalisco (IEPC), (para que sea un simple “colaborador”) y que ahora dependan de su influencia directa, ya que pretende que la Secretaría de Participación Ciudadana sea la que se haga cargo a través de un Consejo de esas atribuciones que realizaba el IEPC, no soy la única en señalarlo, ya que lo que desea este “cuasi dictador” es ser él quien tenga el control de las voces que se denominen ciudadanas, porque necesita quien avale sus obras (negocios) e irregularidades y que le aplaudan sin refutar ninguna de sus acciones.
Recordemos casos como el de San Rafael o El Deán donde la colonia entera estaba en contra de sus obras y solo los “Consejos Sociales” salieron a darle su aval, en contra del sentir de la mayoría de los vecinos.
Para muestra basta un botón, a los consejeros del IEPC los designa el INE y a la Secretaría de Planeación y Participación Ciudadana, a su Secretario lo designa el Gobernador.
Si los ciudadanos nos quedamos callados e indiferentes el día de mañana pagaremos las consecuencias… por ejemplo imagínese usted que estemos en desacuerdo con alguna ley o gobernante, o simplemente que queramos impulsar una consulta ciudadana, un plebiscito, una iniciativa de ley, referéndum o que queramos quitar un mal mandatario (como él) con la revocación de mandato, pues nos vamos a quedar con las ganas… porque lo más probable es que bajo algún pretexto sea desechado por el Consejo o lo usen para golpeteo político.
Además esta incitativa incluye la figura de la ratificación pero resulta que será voluntaria, no a petición ciudadana; el funcionario que desee someterse a este mecanismo tendrá que presentar una solicitud expresa o en su defecto lo tendrán que solicitar regidores, diputados, presidentes municipales o el Gobernador.
Otro punto cuestionable es que antes los consejeros del IEPC de forma neutral analizaban los requisitos para su procedencia, pero con esta reforma sería un Consejo de 11 personas, quien lo decidiría (influenciados por él), y a pesar de la pluralidad que en apariencia tendría al integrarse por representantes de diferentes sectores de la sociedad y el gobierno, podrían ser la mayoría afines a su proyecto.
Las supuestas funciones de las que se encargaría serían promover la participación, la gobernanza y la cultura de la paz; primero trata de manipular y acallar las voces ciudadanas y después se dice promotor de la participación social.
La iniciativa de Ley de Participación Ciudadana se presentó el 12 de febrero y tienen 70 días en el Congreso para dictaminarla, es fundamental que los ciudadanos expresemos nuestro rechazo a esta abominación en los foros y en todo aquel espacio disponible, cabe hacer la aclaración de que se le ha dado muy poca difusión al tema y como siempre estas consultas express parecieran estar amañadas para que pasen de noche, por eso digamos hoy NO AL CONTROL de la participación ciudadana y compartamos esta información con nuestros vecinos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: