La democracia a la Padilla

Por Ángeles Arredondo

Domingo 10 de febrero de 2019

No importa el nombre de quien encabece la Universidad de Guadalajara, sea Juan o María, solo cambia el administrador del coto de poder de Raúl Padilla; sin embargo, no está de más que los ciudadanos estemos al pendiente de las propuestas de quienes fueron aspirantes a la Rectoría así como de su desempeño, pues son nuestros impuestos quienes cubren sus gastos y nuestros hijos los que quedan fuera de sus aulas.
Haciendo una síntesis de las ofertas que impulsaron los aspirantes, podemos encontrar temas importantes como la generación de un sistema de ingreso más justo y equitativo, la cobertura en los 125 municipios de la educación media superior, la modificación del sistema de campus temáticos para ahorrar costos y tiempos de traslado, la construcción de nuevos centros Universitarios y convertir a la universidad en un espacio público de vinculación y servicio a la sociedad, las cuales esperemos se lleven a cabo.
Sin embargo, a pesar de iniciativas tan interesantes encontramos una gran falta de autocrítica, lo que no escuchamos en el mensaje de quienes han participado en el proceso, es la democratización real de la máxima casa de estudios, las fallas, excesos y corrupción al interior de la misma; es por eso que haremos un breve análisis de las declaraciones del vicerrector de la UdeG, Iván Moreno Arellano, quien señaló en una entrevista que la institución pondría en marcha 21 estrategias para ahorrar recursos, ante las medidas de austeridad del gobierno federal; pero pongamos esto en contexto, empezaremos por señalar la subasta de 50 vehículos, (pero conservando 16 para rectores), la eliminación del pago de los gastos de telefonía, viáticos, viajes de representación, etc. Según su propio dicho se ahorrarán entre 60 y 75 millones de pesos en este momento, pero ¿cuánto podrían haberse ahorrado desde años atrás?, es una lástima que hasta este momento estén contemplando tomar medidas, cuando muchos de quienes aspiraron a la rectoría se beneficiaron y gozaron de estas prebendas.
El buen juez por su casa empieza y no cabe duda que las medidas que se están tomando si bien son positivas parecieran ser insuficientes y bastante tardías; existen más puntos cuestionables como las “empresas universitarias”, los manejos discrecionales existentes como las becas para los líderes estudiantiles e hijos de funcionarios, quienes además han disfrutado de espacios privilegiados académicos y laborales.
Pero pareciera que hay otras cualidades que han sido preponderantes para la elección del rector, como la disciplina incondicional, el no tener liderazgo propio, así como la lealtad absoluta, ya que Padilla no querría otro problema como el del golpe de estado de Briseño.
Pero existen otros temas para analizar, como el de las alianzas políticas del “Licenciado” con el partido del poder en turno, que le están fallando últimamente, el desencuentro con López Obrador al apoyar a Anaya y su fallida aspiración para estar en el Gabinete Presidencial hoy traen consecuencias, el anuncio del Presidente de apertura de nuevas Universidades le permitirá a la sociedad tener más oportunidades, además de la esperanza de terminar con la dominación de esta “familia eterna”, porque en esta ocasión la sociedad estará más vigilante para denunciar las irregularidades, corrupción, abusos y cualquier mal manejo en la “máxima casa de estudios”, efectivamente llegó la hora de que este tema que han olvidado todos los que han suspirado por la rectoría esté presente en la opinión pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s