¿Cómo le va con su alcalde ausente?

Por Víctor Hugo Ornelas

Viernes 08 de febrero de 2019

Tan sólo se requirió que transcurriera el primer cuatrimestre de los gobiernos municipales en el Área Metropolitana de Guadalajara, para que en la mayoría de los municipios los ciudadanos se formulen exactamente la misma pregunta: ¿dónde está el presidente municipal?
La realidad actual dista mucho de la que vimos durante la campaña, cuando los ahora alcaldes sudaban bajo el sol en una Van entre las calles de las colonias más alejadas de cada uno de sus municipios, se tomaban fotografías con el ciudadano, y no sólo aseguraban comprender los problemas, sino también que les darían solución a ellos.
Y ahí va uno de bruto a tragarse cada una de sus palabras, en la promesa de un gobierno abierto y cercano a la gente, de diálogo y permanente comunicación.
Ahora los presidentes municipales lucen más como figuras ausentes, cuyos perfiles de redes sociales son atendidos por equipos de comunicación que pretenden hacer creer al ciudadano que los mandatarios son accesibles y están atentos mediante un canal de comunicación que además es de acceso limitado, puesto que el sector de la población que más requiere de apoyo no tiene acceso a internet.
La agenda de los alcaldes no puede estar tan saturada como para justificar su falta de contacto con el ciudadano, el cual, dicho sea de paso, lo eligió para atender los problemas que vive día a día y para dar la cara por el municipio, no para otorgarle un trienio sabático para que se pueda pasear y perseguir intereses personales con el goce de un salario que se produce con el pago de impuestos por parte de contribuyentes que sí cumplen con sus responsabilidades.
La presencia de un presidente municipal en las calles de la demarcación a la cual gobierna tiene una importancia trascendental con respecto a la percepción de los ciudadanos sobre su desempeño, pues aunque en el supuesto caso de que los gobiernos tuvieran un excelente desempeño, si la gente no ve a sus alcaldes en la calle, sentirán que no están trabajando.
Los ahora alcaldes ya no están en campaña, y con su actitud han dejado muy en claro que una cosa es el pretender el voto, y otra muy diferente está en el poder y ya no necesitar a los ciudadanos prácticamente para nada.
Seguramente veremos que conforme se vaya acercando la fecha del ejercicio de ratificación de mandato, en el que los ciudadanos podrán determinar la permanencia o no de los alcaldes, estos estarán de nuevo en constante comunicación con la gente presumiendo lo que consideran logros de su gestión y prometiendo un segundo periodo de “consolidación” de su gobierno.
Entonces, una vez más estará a prueba la memoria de la gente y si esta influye en la emisión de un resultado adverso para los gobernantes o si estos comprueban una vez más que el sistema empleado en la política de prometer y mostrar un rostro sólo para conseguir el respaldo popular, sigue siendo vigente.

1 pensamiento sobre “¿Cómo le va con su alcalde ausente?

  1. No es raro el actuar de los políticos de cualquier nivel y de cualquier lugar. Podrán decir que en campaña tenían todo el tiempo para andar endulzandole la vida y la ilusión al ciudadano, pero que ya en el cargo tienen muchas actividades. Pero, de antemano saben perfectamente que el ciudadano necesita y MERECE constantemente ser nuevamente visitado como en campaña para recibir de viva voz las inconformidades y halagos; y estos últimos solo serán de personas lamabiconas, pues no creo que haya muchos halagos del trabajo de la mayoría de los políticos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: