Transparencia y herramientas de evaluación

Por Víctor Hugo Ornelas

Viernes 01 de febrero de 2019

Tras algunos años de poder presumir estar en los escalones más altos en materia de transparencia en el País, los gobiernos que logran las mejores calificaciones, entre ellos Tlajomulco, Guadalajara y Zapopan, ya deberían estar pensando en la innovación y no solo en cumplir con indicadores a evaluar, sino en ir más allá y generar sus propios parámetros para lograr ejecutar los ejercicios de rendición de cuentas que la sociedad pueda utilizar para evaluarles.
Las autoridades de todos los niveles tienen la obligación de generar diagnósticos de sus comunidades y ciudades, y no sólo eso, tienen también que brindar la atención pertinente para resolver cada uno de los problemas que de manera individual puede que no representen o signifiquen prácticamente nada, pero en lo colectivo se convierten en algo verdaderamente grave.
Un pequeño bache en una calle ubicada dentro de una colonia o un fraccionamiento podría considerarse un mal menor porque representa apenas un daño de menos de un metro de diámetro cuándo, por ejemplo, Tlajomulco cuenta con 700 mil metros cuadrados de extensión territorial, sin embargo, si comenzamos a medir cada uno de los baches que hay en el municipio y sumamos dichas medidas para generar un volumen único, nos daríamos cuenta que hablamos de un problema importante.
Ocurre de manera similar con las fallas en el alumbrado público, porque de manera irónica los gobiernos presumen cuando inauguran una calle con luminaria led y se hinchan el pecho anunciando que con esa incorporación, la red de alumbrado ya cuenta con tantos cientos de espacios públicos iluminados, pero suelen desestimar reportes de calles y vialidades que se mantienen a oscuras y en ese caso no se ponen a considerar que contando todas ellas también se suman cientos de espacios públicos que no han sido atendidos de manera adecuada.
Todos los problemas de una localidad o de un municipio podrían cuantificarse para así generar una medición exacta del tamaño de la deficiencia que existe en la prestación de los servicios públicos básicos y no sólo eso, esta información debería estar al alcance de los ciudadanos para que cuando se realicen ejercicios como el presupuesto participativo, donde les preguntan en qué quieren que se gaste parte de la recaudación, los contribuyentes tengan el dato preciso de en qué es en lo que se requiere verdaderamente invertir y no se tengan que basar en una lista de obras que de pronto parecen favorecer más a los planes de un gobierno que a las necesidades de los ciudadanos, que de paso deben agradecer “haber sido tomados en cuenta”.
Los diagnósticos en un municipio son primordiales para atender cada uno de los problemas que le aquejan, hablamos de seguridad, de medio ambiente, recolección de basura, dotación de agua, alumbrado, educación, cultura y muchos otros que seguramente dirán que sí tienen cuantificados y perfectamente identificados, pero de ser realmente así, lo que estarían haciendo es aceptar de manera implícita sus omisiones, al igual que un médico que conoce los síntomas de un paciente pero sólo le receta paracetamol para que se le olvide de manera momentánea el dolor y no atiende la raíz ve sus problemas.
Desde principios de 2018 en este semanario se lleva a cabo un conteo de homicidios dolosos en el municipio, por medio del cual se documenta no solamente la cantidad de personas que fueron asesinadas de manera violenta, sino también la localidad en donde ocurrió el crimen, así como el sexo de las víctimas, datos simples que permitirían que en materia de prevención, se focalizara algún tipo de estrategia en zonas de alta incidencia, algo que a lo largo de todo el año pasado no ocurrió, pues la mayor cantidad de casos se presentaron en un perímetro que mantiene el mismo porcentaje de incidentes durante los últimos 13 meses, es decir, aunque se registren más o menos asesinatos en el municipio, más del 50 por ciento de los mismos ocurre en una misma zona.
Los ciudadanos necesitan conocer a detalle cuál es la realidad en la que se encuentran, tener acceso a elementos que les permitan definir si realmente un gobierno avanza o se rezaga, si los problemas crecen o se resuelven, o saber si realmente están trabajando o se la pasan papando moscas.
Aprovecho este espacio para invitarlos a partir del 04 de febrero a acompañarme todas las mañanas de lunes a viernes por el canal 6.1 en televisión abierta y Multimedios Jalisco en su sistema de cable, en el noticiero matutino Telediario, la nueva apuesta del grupo Multimedios en noticias para la entidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: