Peatones y automovilistas enfrentan las consecuencias de no contar con orden vial

Por Noemí Figueroa

Miércoles 30 de enero de 2019

Ni la intervención de la asociación de ciudadanos denominada Poder Antigandalla, ni el gobierno municipal, han podido erradicar de raíz la invasión de la vía pública que es obstruida por una variedad de objetos y negocios, sin que nadie implemente una sanción.
La zona de mayor conflicto es la Cabecera Municipal, en donde las aceras y las calles son obstruidas por comercios, anuncios, maniquíes, mesas, sillas, puestos y una infinidad más de artículos que son colocados de manera fija y semifija.
En 2016, a las calles de Tlajomulco arribó el colectivo Poder Antigandalla, mismo que acompañado de elementos de Seguridad Pública, retiró de las calles todo aquel objeto que entorpeciera el paso peatonal, lo que originó asombro y molestia entre los habitantes de la Cabecera Municipal, sobre todo de aquellos que hacían uso indebido de las vialidades.
Sin embargo, dicha limpia no fue suficiente para erradicar este problema, debido a que no se le dio continuidad, por lo que los cachivaches volvieron.
Un año más tarde el gobierno de municipal realizó una serie de estudios en materia peatonal, esto en la zona valle, para conocer más a detalle las necesidades de la ciudadanía, de allí derivó la construcción de una banda eléctrica al ingreso del fraccionamiento Santa Fe, sin embargo, posterior a ello, no fue ejecutada ya ninguna obra más a favor de los transeúntes en esa zona.
Avenida López Mateos es otra vía en la que los transeúntes se exponen al paso vehicular, puesto que en algunos puntos de la misma las aceras no existen, aún con la aparición de fraccionamientos en la zona en los últimos años.
Así mismo, esta vialidad que tiene cuatro carriles en cada sentido, no cuenta con un espacio dedicado exclusivamente para los ciclistas, a pesar de que la bicicleta es el medio de transporte de muchos ciudadanos que circulan por un costado del arrollo vehicular, que además, no muestra señalamientos.

ae3e68b1-d0fa-46d9-807d-3ff13a0758a6.jpg

La cabecera entre apartados

El aparcamiento de lugares en la vía pública, es otro conflicto que cada vez se agrava más en las calles de la Cabecera Municipal, donde sin permiso alguno, cubetas, piedras y cajas son suficientes para que se aparte un lugar que debería ser libre para todos.
Vías como Porfirio Díaz, Flaviano Ramos, Vallarta y Constitución, enfrentan el aparcamiento de espacios sin permiso, lo que origina tráfico vehicular ante los ojos omisos de la autoridad, que no pone orden.
Víctor es vecino de la calle Nicolás Bravo y durante años, se ha encargado de conservar un espacio libre afuera de su vivienda, debido a que un familiar de avanzada edad hace uso de silla de ruedas. “Aparto desde que el DIF lo cambiaron para acá, porque a veces se estacionan todo el día y no saben de las condiciones en las que está mi suegro, por eso cuido ese lugar”, justificó.
Tlajomulco tiene una dirección de Movilidad, a la que le corresponde organizar y poner orden al caos vial que existe en las calles del municipio, sin embargo, esta área se ha mostrado incompetente, permitiendo que cada vez sea mayor el tema obstrucción de la vía pública.
Incluso, para el aparcado de sitios en las calles, existen permisos que pueden ser tramitados y adquiridos con costo en la dirección de Padrón y Licencias del gobierno, no obstante, por desidia o desconocimiento, esta posibilidad es ignorada por muchos ciudadanos, aunque ya hay quienes han delimitado sus espacios con línea amarilla y un número clave otorgado por autoridades municipales, con lo cual los automovilistas se ven obligados a respetar el sitio de estacionamiento o de lo contrario podrá hacerse uso de grúa.

c2e7eb77-33f9-4cdb-8912-428e5ce7f993

Municipios metropolitanos se modernizan

La necesidad de crecer como ciudad ha traído para Guadalajara, Zapopan e incluso Tlaquepaque la instalación de parquímetros virtuales y la puesta en marcha del denominado programa de estacionómetros “Aquí Hay Lugar”, que ha puesto orden en las calles del centro de cada municipio.
La habilitación de este tipo de sistema, ha agilizado de manera notoria el tráfico de calles, diminutas principalmente, pues incluso a través de una aplicación para teléfonos inteligentes se puede consultar la disponibilidad de los lugares, así como verificar el cobro de multas por estacionómetros.
Pese a ello, en Tlajomulco no existe al menos un plan de intervención dado a conocer que por lo menos contemple la colocación de parquímetros en las calles, ni mucho menos la intervención próxima de agentes viales en las calles, por lo que peatones y automovilistas continúan enfrentado las consecuencias de no hacer valer el reglamento vial.

ae4ac56d-1bf7-4f3c-af2b-7ca860dcb506.jpg

  • Los parquímetros virtuales colocados en la zona metropolitana funcionan mediante la compra de tiempo para estacionarte, se puede adquirir en establecimientos autorizados con pago en efectivo o a través de un mensaje de texto.
  • Tarifas por parquímetros: una hora 8 pesos y por cada hora que pase el usuario, la tarifa incrementa un peso.
  • En Tlajomulco, durante la administración del ex presidente Ernesto Díaz, por allá del año 2002, existió la dirección de Estacionamientos que se encargó de poner orden en las calles del municipio, puesto que esta área gubernamental, también expedía permisos para estacionamientos de uso exclusivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s