¿Cómo actuamos ante la crisis?

Por Aarón Estrada   

Viernes 18 de enero de 2019

En promedio 7 de cada 10 ciudadanos de la zona centro y occidente de país respalda la lucha del Gobierno Federal contra el robo de combustible, así lo indican diversas encuestas publicadas por medios como Grupo Reforma, Parametría y Consulta Mitofsky, presentadas el fin de semana pasado, fecha en que se agudizó la crisis del desabasto de gasolina en Jalisco, Michoacán, Ciudad de México, Guanajuato y Estado de México.
La aprobación existe pese a las largas filas, algunos impacientes automovilistas y otros soberanos conductores. ¿Cuánto durará el respaldo ciudadano? eso no lo sabemos, pero esta crisis ha mostrado diversas variantes y ha exhibido el comportamiento como individuos, qué tan solidarios y gandallas somos, pero sobre todo, qué tan preparados estamos como sociedad, ante la crisis.
Al inicio de esta estrategia del gobierno federal, cuando se cerró el ducto Salamanca – Guadalajara, a finales del año, Tlajomulco, junto con Tonalá y El Salto, fueron los municipios que menos sintieron la afectación. Fue del 4 al 6 de enero cuando el desabasto ya era notorio en Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque, algunas gasolineras en el municipio ladrillero aún contaban con suficiente combustible para vender. El precio de la gasolina se mantuvo en esa primera semana, incluso a la baja, pero en cuanto se prolongó el desabasto, éste comenzó a subir unos centavos.
Para el 7 y 10 de enero ya se empezaban a ver las primeras filas de vehículos en las gasolineras de Tlajomulco, aunque algunas ya habían cerrado y otras se surtían a cuenta gotas. La crisis se comenzó a agudizar, hubo quienes mejor se organizaron y llenaron el tanque, otros dejaron de usar el vehículo y comenzaron a caminar, lo que generó un transporte público más colapsado de lo que ya tenemos en el municipio. Eso es mucho decir, pero la gente se movió, porque había que moverse.
Sin duda, los momentos más agudos se vivieron el fin de semana pasado, del viernes 11 al 14 de enero, la crisis caló hondo, largas filas nocturnas, por la mañana, mala organización de algunas gasolineras para atender la demanda en cuanto llegaba una pipa, y la falta de solidaridad de algunos que no solo llenaban su tanque, sino también bidones e incluso barriles de gasolina extra de la que necesitan.
En este lapso, vecinos de la zona valle de Tlajomulco e incluso algunos mototaxistas protagonizaron un bloqueo en la avenida Adolf Horn por la falta de combustible, exigiendo a la autoridad su presencia. Obvio jamás llegó un representante, ni de Pemex, ni el del gobierno federal, mucho menos del estado y el municipio. Ante la crisis, pocos pueden dar resultados y dar la cara, lamentable para los tres niveles de gobierno.
Y es que muchos esperarían que la Secretaría de Movilidad montara operativos para evitar congestionamientos viales cuando se cargaba gasolina en vialidades importantes, como López Mateos, carretera a Morelia, carretera a Chapala o Adolf Horn, pero eso jamás pasó, mejor la gente, como siempre, se organizó y se puso de acuerdo, también algunos gasolineros se quedaron rezagados ante esa crisis.
En Tlajomulco vimos más de una imagen de gente intercambiando gasolina en bidones, formándose con ellos en las gasolineras. Eso trajo consigo congestionamientos viales, en las ya de por si complicadas vías del municipio: López Mateos Sur, Adolf Horn.
Ante una crisis como ésta se observan cambios de paradigmas sociales, nueva organización y sobre todo, deslumbra qué tan solidarios y buenos ciudadanos somos, en un hecho en el que una necesidad como la energía se ve agotada. Más de uno se quedó con la imagen de que aquellos que pregonan en redes sociales ser “ciudadanos” sólo por un matiz de un membrete de un partido político, en realidad, a la hora de la crisis, les sale el gandalla monstruoso que llevan dentro.
La imagen que proyectamos como individuos, en lo colectivo ante la crisis, nos marca lo que realmente podemos ser como persona y ciudadano. ¿Qué va pasar, por ejemplo, ante crisis de agua? Cómo nos veríamos. Es momento de replantearse qué tan solidarios somos y la famosa resiliencia, si aplica o no para esta sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s