Se viene abajo el mantenimiento del Cerro del Gato

Por Noemí Figueroa

El daño a las esculturas y envases de bebidas embriagantes, muestran una imagen diferente a la de un espacio que buscaban convertir en un bosque urbano



La apuesta del gobierno municipal de convertir el Cerro del Gato, ubicado en la zona valle, en un bosque que podría ser un pulmón más para este punto del municipio, comienza a mostrar un retroceso en su cuidado que podría derrumbar el trabajo ya llevado a cabo.
En 2017 y 2018, el Cerro del Gato, que a su pie está rodeado por nuevas viviendas, fueron llevadas a cabo al menos dos mega reforestaciones a las que se sumaron servidores públicos y ciudadanos, con el objetivo de transformar la imagen de este sitio.
Actualmente, y tras dos años de trabajo y cuidados, el Cerro del Gato brinda una postal que muestra indicios de vandalismo, reflejado en el daño a las esculturas arquitectónicas que fueron colocadas en el lugar, que han sido marcadas por grafiti y daños estructurales.
Especialmente envolturas de comida rápida y chatarra, así como botellas de plástico y de bebidas embriagantes, se han convertido en los principales invasores de este lugar que ya es utilizado por algunos ciudadanos como un atractivo natural para dar un breve paseo.
Como parte del cambio de imagen y rescate del Cerro del Gato, también fue creada un área de juegos infantiles y de ejercitación, de la cual y debido a su cercanía con las viviendas, protegen un grupo de colonos.
El resto del Cerro del Gato se encuentra en decadencia, las jornadas de limpieza y riego de las especies que con anterioridad se llevaban a cabo, han comenzado a disminuir.
Incluso, en la parte baja del Cerro del Gato, las lámparas de alumbrado público que iluminaban el lugar, algunas se encuentran fuera de funcionamiento, lo que los habitantes consideran que fomenta “a que los de las pandillas aquí se junten, con el pretexto de que usarán las instalaciones, pero no, aquellos se vienen a fumar y tomar y no pasa nada, nosotros no podemos exponernos a correrlos”, argumento Alicia Partida, vecina del lugar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: