ALFARO, EL ZAPOTE Y EL AEROPUERTO DE GUADALAJARA

Por Quirino Velázquez 

Tiempo de contar…

“Antes de vender leche hay que tener la vaca. Mientras no se resuelva el problema legal no hay nada que discutir y el esfuerzo de todos debe dirigirse hacia allá”-Enrique Alfaro-

ALFARO, EL ZAPOTE Y EL AEROPUERTO DE GUADALAJARA

La semana pasada tuve la fortuna de estar presente en una importante reunión ente el gobernador electo, Enrique Alfaro, y el representante, vocero y líder moral del Ejido de El Zapote, Nicolás Vega. En ese encuentro también estuvieron presentes el que será el próximo Secretario General de Gobierno Don Enrique Ibarra, el presidente municipal Salvador Zamora y el diputado local por el distrito 12 (Municipio de Tlajomulco) Gerardo Quirino Velazquez.
De ese encuentro el próximo gobernador expresó que “la lucha del Ejido de El Zapote es legítima”, y anunció que se compromete a hacer su parte “para que se haga justicia y el gobierno federal salde esta deuda histórica”. Además “dejó claro el compromiso de los ejidatarios para empujar una agenda de trabajo” para lograr “el Aeropuerto que merecemos y resolver la legítima demanda de los ejidatarios, que han ganado todos los juicios en todas las instancias”, es ahora un compromiso del nuevo gobierno.
Este problema tiene origen desde el año de 1949 cuando el gobierno federal de manera arbitraria e ilegal despojo de 307 hectáreas de terreno al ejido para la construcción del Aeropuerto Civil Federal de la ciudad de Guadalajara. Posteriormente en el año de 1975 con un decreto expropiatorio también ilegal quiso remediar el mal causado al Ejido. Mas tarde, en julio de 2014 el decreto presidencia de expropiación fue dejado insubsistente por sentencia dictada el Juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa y de Trabajo en el Estado de Jalisco. En abril de 2016, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, confirmó la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión en cuanto ve al decreto expropiatorio emitido en el año de 1975. La ejecutoria referida literalmente dispone: “CUARTO. Se CONFIRMA la concesión del amparo y la protección de la Justicia de la Unión al quejoso, poblado “EL ZAPOTE”, del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, por cuanto ve al decreto expropiatorio reclamado, con el consecuente pago de la indemnización con motivo de la expropiación…”.
En estos momentos ya agotada todas las instancias legales, el nefasto gobierno federal priísta (ya por concluir en caridad de Dios) que encabeza Peña Nieto, con el apoyo del infausto gobierno priista de Jalisco (también por concluir gracias a Dios) encabezado por Aristóteles Sandoval, ha dilatado hasta estas fechas el pago que por orden de autoridad debió hacer al Ejido El Zapote por las 307 hectáreas donde se ubica parte del aeropuerto internacional de Guadalajara, incluso después de haber alcanzado varios acuerdos (incumplidos todos).
Las tácticas dilatorias han llegado al punto de detener a los líderes del ejido, mientras se realizaba una manifestación pacífica. La Fiscalía General del Estado de Jalisco ordenó la detención de 15 manifestantes, entre ellos el presidente del Ejido en ese entonces Nicolás Vega Pedroza, así como ejidatarios y asesores legales, argumentando delitos “fabricados”. Los ejidatarios fueron incomunicados por más de 10 horas, vejados y sometidos a diversos tipos de abusos. La falta de cargos contra los detenidos dio lugar a su posterior liberación, lo que dejó clara la estrategia de intimidación contra los ejidatarios, que han ganado en todas las instancias los juicios en reclamo del pago por sus tierras.
Por otro lado, dicen que detrás de un problema viene la oportunidad. Así lo vieron los empresarios de Jalisco que, ante la decisión del Presidente electo AMLO de suspender las obras de NAICM en Texcoco, olfatearon la oportunidad de convertir a Guadalajara en el primer aeropuerto de carga del país y, me atrevería a decir que, si se hacen bien las cosas, se abre la posibilidad de incrementar los vuelos internacionales desde y hacia este destino.
En lo referente a carga la oportunidad es clara. El aeropuerto de Ciudad de México está saturado y con la cancelación de Texcoco lejos de incrementar su capacidad para recibir y enviar carga tendrá que reducirla. Si además entendemos que Manzanillo es el puerto de Occidente, se abre una gran oportunidad para hacer de Guadalajara un gran proveedor de logística. Por otro lado, Santa Lucía resultará tan impráctico que para algunos destinos -Asia y Oeste de Estados Unidos, por ejemplo- puede resultar más eficiente volar desde Guadalajara. Todo eso es cierto, pero antes de echar a volar la imaginación se tiene que resolver el problema con el Ejido El Zapote pagándoles las 307 hectáreas y, por supuesto, construir la segunda pista y ampliar significativamente la terminal.
Hay una resolución en firme que ordena pagar a los ejidatarios. Lo que urge es que se establezca el método de cálculo para fijar la cantidad a pagar y luego ver de dónde sale. Tiene razón el gobernador electo, Enrique Alfaro: “Antes de vender leche hay que tener la vaca. Mientras no se resuelva el problema legal no hay nada que discutir y el esfuerzo de todos debe dirigirse hacia allá”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: