Un mundo raro: lo que nos indigna, aplaudimos, asombra y aberramos

Por Aarón Estrada

Lo que indigna. Un par de jóvenes grafitean uno de los nuevos vagones (aún sin servicio) de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara, el proyecto sexenal más importante para Jalisco. Arden las redes sociales en la metrópoli por esos actos “vandálicos”.
¿Una aberración global? Una mujer transexual Ángela Ponce de 26 años de edad, gana el concurso Miss España, nació hombre, decidió ser mujer transexual y triunfa en el certamen de belleza femenil más importante de ese País. No pasaban los minutos de que grupos extremistas la devoraban en redes a Ángela, cuando en Mongolia, del otro lado del mundo, ocurría una coronación similar, se trataba de Belguun Batuskh, modelo transexual de 25 años de edad, también obtenía el título de belleza y representante de su País en Miss Universo.
Ambas cosas enfurecieron a las redes sociales, con discursos discriminatorios y peyorativos hacia los jóvenes que graffitearon el vagón de tren eléctrico y hacía los dos transexuales que obtuvieron el premio de belleza en su País. Indignación y aberración en ambos casos, muchos de estos usuarios serán conocidos en Jalisco, nuestra metrópoli y Tlajomulco.
Esos mismos usuarios, fueron los que aplaudieron y mostraron asombro, compartiendo días después la noticia de que el boxeador Saúl “El Canelo” Álvarez había firmado el contrato más millonario de todos los tiempos en la historia del pugilismo mexicano. Se trata de un contrato de 365 millones de dólares, algo así como siete mil 117 millones de pesos, para que durante cinco años se transmitan 11 peleas de él, en la plataforma digital de servicios straeming DAZN.
Lo de El Canelo es más o menos, ganar tres millones 900 mil pesos por día. En el escenario deportivo, es el costo de la compra de una franquicia de un equipo de segunda división profesional, aproximadamente. Es el deportista mexicano mejor pagado de todos los tiempos.
José Alfredo Jiménez uno de los mejores compositores mexicanos, considerado como un poeta por algunos escritores internacionales por su letra. Decía que vivimos en un “Mundo Raro”, en alusión a como somos, en ocasiones los mexicanos, cosas raras, algo que indigna, luego aborrecemos, odiamos, lo que alabamos, lo que aplaudimos y lo que denigramos.
Un mundo raro es asimilar los sucesos que cambian la forma de ser una civilización, somos raros en lo que debe de indignarnos, nos sorprende y se aplaude; lo que nos debe aborrecer, nos pasa desapercibido y lo que no es trascendental en nuestras vidas, nos ofende y llegamos al extremos de aborrecer.
Indigna mucho lo del grafiti en el vagón del tren eléctrico, tan indigno que rápido el Gobierno de Jalisco, por instrucciones del gobernador Aristóteles Sandoval, se detuvo a los jóvenes que “según la autoridad” fueron quienes hicieron el daño al vagón. Recibieron un castigo ejemplar, según él, al determinarse que repararán el daño, que fue quitar el grafiti del vagón.
Pero no indignó de la misma magnitud dos trailers cargados con más de 400 muertos paseando por el municipio, no aborreció o en el peor de los casos ni siquiera nos interesó conocer el caso del asesino serial de Ecatepec y su pareja cómplice, quienes confesaron haber matado a más de 10 mujeres, degollarlas vivas, descuartizarlas, cortar sus pedazos de carne en filetes, asarlos y comerlos como si fuese una parrillada de res cualquiera.
Se aplaude lo de El Canelo, es su esfuerzo, su forma de ganarse la vida, pero por qué el deporte se ha hecho una forma hiper-capitalista de ganancias. Con esa cantidad de dinero, donde estarían miles de niñas, niños, jóvenes, practicando algún deporte nacional. Esa cantidad de dinero, lejos de incentivar el deporte, como la forma de competir entre hombres más civilizada posible de nuestras existencias, en algo que fomenta desigualdad social.
Estamos en un mundo raro, no por los cambios y sucesos que se generan a diario en un proceso de evolución civil en el que estamos, sino que es raro la forma en que lo asimilamos, somos raros, pero si quieren saber de nuestro pasado, así hemos sido siempre como mexicanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s