Lomas del Mirador como fraccionamiento viejo

Por Noemí Figueroa

Deterioro, vandalismo, fallas en materia de servicios públicos y obras que avanzan a paso lento, definen a la unidad habitacional antes mencionada



Lomas del Mirador es un fraccionamiento que en sus más de cinco años de haber sido edificado, ha recibido mantenimiento en sus avenidas principales, la creación de murales con el objetivo de erradicar el graffiti, así como aprovechar y dar uso a algunos sitios públicos, aunque todo lo anterior cambia drásticamente al ingresar a las etapas.
El fraccionamiento está conformado por 14 etapas de las cuales una de ellas se encuentra en medio de obra negra desde la entrega de las primeras viviendas, sin embargo, las intervenciones que poco a poco han sido llevadas a cabo en sus calles, al ingresar a las etapas cambia de manera radical.
Las calles pavimentadas se convierten en socavones, los parques públicos presentan fallas en sus luminarias que en ocasiones encienden o que se mantienen prendidas las 24 horas y que regularmente están rodeadas por largos pastizales.
En algunos puntos, las calles se reducen drásticamente hasta dar paso a andadores que conectan una etapa con otra y que regularmente tienen como fondo, apartamentos que con el paso del tiempo han sido desmantelados y vandalizados.
Sobre boulevard Granada, misma vialidad que conecta con Chulavista, la colocación de concreto hidráulico, sin duda mejoró la imagen del lugar y agilizó el paso del tránsito local, no obstante a la altura de Lomas del Mirador, la imagen que ofrece es la de un cauce a cielo abierto sin barandas de protección, con basura en su interior y como imagen principal, unos gigantescos murales urbanos que para su creación fueron invertidos varios miles de pesos.
Laura Martínez es vecina de la etapa 11 desde hace un año, a su llegada se encontró con un Lomas del Mirador diferente al que le había prometido la inmobiliaria cuando adquirió su departamento que aún continúa pagando, “todo este tiempo había estado rentandole a una pareja hasta que me comenzó a ir mal económicamente, entonces me tuve que venir a vivir para acá con mis dos hijos, lo primero que viví fue la cantidad de robos y asesinatos que ocurren por acá, no siempre tenemos agua y ni hablar del pandillerismo, esta feo e inseguro”, dice la ama de casa.
Como Laura, son cientos de familias que llegar a vivir a Lomas del Mirador se ha convertido en una queja constante, pues pese a que es un fraccionamiento que a través de mesas vecinales de trabajo, la rehabilitación de calles y otras más intervenciones por parte del Gobierno Municipal, el deterioro al interior de las etapas avanza a pasos agigantados, convirtiéndolo en lo que pareciera ser un fraccionamiento con varios años de antigüedad.
Incluso sus aceras muestran fragmentaciones en donde deberían de existir parabuses en los que puedan esperar sus usuarios, una de las por lo menos seis rutas de transporte público que circulan por Lomas del Mirador.
Por otra parte, el comercio informal en sus calles, invade parte del arroyo vehicular sobre avenida Monte Sevilla, lo que brinda una muestra a simple vista, del mucho trabajo que hay por hacer en esta zona.

513a1d4d-4654-4e1f-9476-c4bfe9ff019c

“Me gustaría que mis hijos crecieran sin ver casas llenas de muertos, que no tengan por ejemplo la vida de pandillerismo para cuando sean grandes, no quiero que salgan a la calle y yo este con el pendiente de que vayan a regresar sin sus pertenecías o que no vayan a regresar, le urge un cambio a Lomas del Mirador, crecí en El Zapote y duele ver que ahora las tierras de cultivo son casa, son nidos de delincuencia”, finalizo la entrevistada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: